El tan­go des­pués de Piaz­zo­lla

En­tre­vis­ta con Lau­ra Es­ca­la­da, viu­da del com­po­si­tor y ges­to­ra de su le­ga­do

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - NI­CO­LÁS TABÁREZ twit­ter.com/@ni­co­ta­ba­rez93

“El gran amor de su vi­da fue la mú­si­ca. No­so­tros fui­mos to­dos satélites a su al­re­de­dor” “En Bue­nos Ai­res me ata­can mu­cho, y se me­ten en co­sas de mi vi­da en las que la úni­ca que pue­de ha­blar con pro­pie­dad soy yo” Lau­ra Es­ca­la­da AC­TRIZ, CAN­TAN­TE, VIU­DA DE ASTOR PIAZ­ZO­LLA

En el tan­go hay un an­tes y un des­pués de Astor Piaz­zo­lla. Y hoy es­ta­mos en un pá­ra­mo. Así lo ve Lau­ra Es­ca­la­da, la se­gun­da es­po­sa y viu­da del maes­tro tan­gue­ro ar­gen­tino. “El de­cía: ‘me gus­ta­ría que des­pués que yo me va­ya de es­ta Tie­rra ven­ga al­guien que me su­pere, al­guien que le dé una vuel­ta al gé­ne­ro y que sor­pren­da con for­mas nue­vas de es­cri­bir la mú­si­ca pa­ra el tan­go’ Él te­nía la ca­be­za lle­na de tan­gos. Es di­fí­cil re­vo­lu­cio­nar al­go des­pués de to­do ese cau­dal y crear un rit­mo di­fe­ren­te. Y ves que úl­ti­ma­men­te no hay au­to­res. Él pen­só siem­pre en la gen­te jo­ven” di­ce la mu­jer, que ase­gu­ra que se ro­dea so­la­men­te de jó­ve­nes y que no tie­ne ni si­quie­ra ami­gos de su edad.

Es­ca­la­da se en­cuen­tra en Uru­guay –la tie­rra de su fa­mi­lia pa­ter­na– pa­ra pre­sen­tar el con­cier­to que da­rá el 10 de abril el Quin­te­to Astor Piaz­zo­lla, crea­do y ma­ne­ja­do den­tro de la Fun­da­ción que vi­gi­la el le­ga­do del ar­tis­ta, de la que Es­ca­la­da es di­rec­to­ra. El gru­po se pre­sen­ta­rá jun­to a Hu­go Fat­to­ru­so en el Tea­tro So­lís exac­ta­men­te trein­ta años des­pués del úl­ti­mo show de Piaz­zo­lla en ese es­ce­na­rio.

Cria­da en un ho­gar don­de so­lo se es­cu­cha­ba mú­si­ca clá­si­ca, Es­ca­la­da fue can­tan­te lí­ri­ca y ac­triz, pe­ro de­ci­dió pro­bar suer­te en te­le­vi­sión pa­ra ga­nar di­ne­ro. A Piaz­zo­lla (cu­ya mú­si­ca ha­bía des­cu­bier­to no mu­cho an­tes y la ha­bía ma­ra­vi­lla­do) lo co­no­ció cuan­do fue co­mo in­vi­ta­do al pro­gra­ma don­de tra­ba­ja­ba.

“Piaz­zo­lla ve­nía, ha­bla­ba con­mi­go y me sor­pren­día, por­que sa­bía qué ha­cía yo. Y yo me pre­gun­ta­ba, por­que él nun­ca es­ta­ba en Ar­gen­ti­na, co­mo es que sa­bía de mí. Me in­vi­tó al con­cier­to de esa no­che y co­mo no sa­lía con na­die, le di­je que sí pe­ro que íba­mos to­dos mis com­pa­ñe­ros. To­dos a la pri­me­ra fi­la. Y des­pués me in­vi­tó a co­mer, y fui­mos to­dos. Co­mi­mos os­so­bu­co y me da­ba lo que tie­ne la car­ne con pan, y un com­pa­ñe­ro me di­ce ‘te es­tá dan­do pri­vi­le­gio, te es­tá cor­te­jan­do’, y yo de­cía ‘im­po­si­ble, de nin­gu­na ma­ne­ra, si es el gran Astor Piaz­zo­lla, có­mo se va a fi­jar en mi, lo ha­ce de aten­to’.

Des­pués de esa ce­na le pi­dió si lo lle­va­ba al apar­ta­men­to don­de es­ta­ba vi­vien­do, y Es­ca­la­da se­guía pre­gun­tán­do­se por qué el ban­do­neo­nis­ta y com­po­si­tor se fi­ja­ba en

ella. “Yo pen­sa­ba que ha­bía si­do por mi in­te­lec­to, por­que ha­blá­ba­mos el mis­mo idio­ma, pe­ro des­pués me en­te­ré que le ha­bía di­cho a un ami­go ‘que lo­mo que tie­ne la Es­ca­la­da’”.

La di­rec­to­ra de la Fun­da­ción con­si­de­ra que su vi­da con Piaz­zo­lla fue en­can­ta­do­ra­men­te ri­ca, y es­tá or­gu­llo­sa de por­tar su ape­lli­do. Re­cor­dó que el mú­si­co era pu­ri­tano en al­gu­nos sen­ti­dos y se ter­mi­na­ron ca­san­do tres ve­ces pa­ra que ella pu­die­ra ser ofi­cial­men­te su es­po­sa.

Esa vi­da com­par­ti­da du­ran­te dos dé­ca­das, en las que Es­ca­la­da acom­pa­ñó a Piaz­zo­lla en to­dos y ca­da uno de sus es­pec­tácu­los, le per­mi­te a la ex ac­triz y can­tan­te te­gra­bó,

ner una vi­sión cla­ra del le­ga­do de su ma­ri­do. Con­si­de­ra que si­gue vi­gen­te y res­pe­ta­do, pe­ro que Ar­gen­ti­na es la gran ex­cep­ción.

“He­mos te­ni­do años de ig­no­ran­cia y tris­te­za. Cues­ta mu­cho en un país que fue cul­tu­ral­men­te pa­ra atrás im­po­ner al­go de mu­cha ca­li­dad. Ve­nir a Uru­guay es un oa­sis, por­que han te­ni­do una con­duc­ta que no­so­tros no. Los ar­gen­ti­nos es­ta­mos ata­dos al pa­sa­do co­mo ni­ños chi­qui­tos que no pue­den de­jar de ma­mar de la te­ta de la ma­dre. Hay que ser abier­tos, pro­gre­sis­tas, no sea­mos Mon­tes­cos y Ca­pu­le­tos. La di­vi­sión nos ha­ce mu­cho da­ño”, la­men­tó Es­ca­la­da.

En ese con­tex­to, la Fun­da­ción lu­cha por re­cuperar el ni­vel cul­tu­ral y ge­ne­rar es­pa­cios pa­ra que la obra de Piaz­zo­lla ocu­pe el lu­gar que me­re­ce. Fue así que la or­ga­ni­za­ción ins­ta­ló tres con­ser­va­to­rios en Bue­nos Ai­res y co­mo Es­ca­la­da po­see la mar­ca re­gis­tra­da del nom­bre del maes­tro, hay aho­ra tam­bién una es­cue­la mu­si­cal en Ca­la­bria, Ita­lia, que lle­va el nom­bre del au­tor de Li­ber­tan­go, don­de se for­man ban­do­neo­nis­tas.

“Astor es­cri­bió mú­si­ca pa­ra el año 3001”, afir­mó su viu­da, que con­si­de­ra que en su vi­da co­me­tió un so­lo error: vi­vir una vi­da nor­mal. Ni ella ni su es­po­so pen­sa­ron que su obra y su tras­cen­den­cia se­ría tan al­ta, por lo que Es­ca­la­da nun­ca sa­có fo­tos o re­gis­tró su vi­da do­més­ti­ca. “Yo vi­ví. Nor­mal­men­te, con un hom­bre nor­mal, dul­ce y en­can­ta­dor, al me­nos con­mi­go. Ha­blo al me­nos des­de lo que me pa­só a mí”, acla­ró. Las ex­pli­ca­cio­nes de Es­ca­la­da res­pon­den a que en enero de es­te año la can­tan­te Ame­li­ta Bal­tar –pa­re­ja de Piaz­zo­lla du­ran­te seis años– lo acu­só de vio­len­cia de gé­ne­ro.

“Lo ex­tra­ño: fue pa­dre, aman­te, her­mano, ami­go, to­do. Hay días que me an­gus­tio mu­cho por­que lo ne­ce­si­to”, la­men­tó . “En Bue­nos Ai­res me ata­can mu­cho, y se me­ten en co­sas de mi vi­da en las que la úni­ca que pue­de ha­blar con pro­pie­dad soy yo, que es­tu­ve las 24 ho­ras del día en los años que es­tu­vi­mos jun­tos”.

La ru­ti­na del ar­tis­ta im­pli­ca­ba sen­tar­se an­te el piano a las ocho de la ma­ña­na, y de allí no se mo­vía has­ta las cin­co de la tar­de, sal­vo por una pau­sa pa­ra al­mor­zar. “Yo lo re­ta­ba pa­ra que no es­cri­bie­ra tan rá­pi­do, le pe­día que fue­ra más len­to pa­ra que pen­sa­ran que le cos­ta­ba más, pe­ro la ver­dad es que no le cos­ta­ba na­da. Y des­pués era un ni­ño de seis años, a ve­ces de cua­tro. Ha­cía tra­ve­su­ras. Le gus­ta­ba co­ci­nar e in­ven­ta­ba co­sas. Ha­cía unas be­ren­je­nas al es­ca­be­che que eran in­com­pa­ra­bles. Era sen­ci­llo, que­ri­ble y dul­ce”.

Pe­ro Es­ca­la­da sa­be que, a pe­sar del amor, ella y el res­to de la hu­ma­ni­dad eran se­gun­dos. “El gran amor de su vi­da fue la mú­si­ca. No­so­tros fui­mos to­dos satélites a su al­re­de­dor. Yo es­toy con­ten­ta de ha­ber si­do sa­té­li­te. Las fe­mi­nis­tas me han cri­ti­ca­do mu­cho y me im­por­ta un pi­to. He ama­do, ad­mi­ra­do y ayu­da­do a un hom­bre al que ha­bía que cui­dar”, con­clu­yó. •

Lau­ra Es­ca­la­da en el So­lis y jun­to a Astor Piaz­zo­lla

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.