Cien­cia fic­ción en es­ta­do pu­ro

Aniquilación –una de las pro­pues­tas más osa­das del año– es una só­li­da his­to­ria de cien­cia fic­ción que se ins­cri­be en­tre lo me­jor del gé­ne­ro en los úl­ti­mos años

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - EMA­NUEL BREMERMANN twit­ter.com/ema­bre­mer­mann

En el gé­ne­ro hay des­de pro­pues­tas li­via­nas que so­lo es­ti­mu­lan la capa más su­per­fi­cial del en­tre­te­ni­mien­to, has­ta obras só­li­das que in­ten­tan lle­var al pú­bli­co ha­cia otros pla­nos de en­ten­di­mien­to

De re­pen­te, to­do pa­re­ce más vas­to. Un abis­mo in­fi­ni­to de pre­gun­tas sin res­pues­tas que se abre y se eter­ni­za. Ahí den­tro, to­do es os­cu­ro y den­so. Una grie­ta des­co­no­ci­da que atrae y nos lla­ma. La mano se ade­lan­ta, so­la, e in­ten­ta al­can­zar lo que to­da­vía no nos con­ta­ron. La men­te co­mien­za a tra­ba­jar, a apre­tar en­gra­na­jes que ace­le­ran las si­nap­sis neu­ro­na­les. Hay un “chu­cho”, un es­ca­lo­frío in­con­tro­la­ble que in­sis­te en re­co­rrer­nos ca­da cen­tí­me­tro de la piel eri­zan­do a su pa­so los ve­llos cor­po­ra­les. La in­co­mo­di­dad exis­ten­cial se re­mue­ve, cho­ca con las creen­cias que nos im­po­nen la his­to­ria y la tra­di­ción. Na­da es co­mo pa­re­ce ser; na­da es de la for­ma en la que nos di­je­ron que te­nía que ser. Hay al­gu­nas cer­te­zas; hay mu­chas más pre­gun­tas.

Cuan­do la cien­cia fic­ción se eje­cu­ta bien, el pá­rra­fo an­te­rior pa­sa a ser par­te de la ex­pe­rien­cia de su con­su­mi­dor. El gé­ne­ro bien rea­li­za­do re­mue­ve ma­te­rial cal­ci­fi­ca­do por los años, nos lle­va a expandir las fron­te­ras de la men­te y a tra­tar de al­can­zar res­pues­tas que en ge­ne­ral asus­tan, por­que re­ve­lan con­di­cio­nes dis­rup­ti­vas de nues­tra pro­pia exis­ten­cia.

Des­de su gé­ne­sis, la cien­cia fic­ción ha eri­gi­do mo­no­li­tos en la li­te­ra­tu­ra, el ar­te y el ci­ne. En la ac­tua­li­dad hay pa­ra to­dos los pa­la­da­res: des­de pro­pues­tas li­via­nas que so­lo es­ti­mu­lan la capa más su­per­fi­cial del en­tre­te­ni­mien­to, has­ta obras só­li­das que in­ten­tan lle­var al pú­bli­co ha­cia otros pla­nos de en­ten­di­mien­to. En el úl­ti­mo tiem­po, ha si­do una cons­tan­te en­con­trar en el ci­ne una o dos pe­lí­cu­las por año de es­te úl­ti­mo gru­po: La Lle­ga­da, Ex Ma­chi­na, Bla­de Run­ner 2049, Ni­ños del hom­bre, Snow­pie­cer o Sec­tor 9 son al­gu­nos de es­tos tí­tu­los.

Pe­ro el 2018 y la ca­da vez más fre­cuen­te ac­ti­tud de los es­tu­dios de sub­es­ti­mar al es­pec­ta­dor y de ro­dear­lo de pro­pues­tas “di­ge­ri­bles” ca­si pri­va a los aman­tes del gé­ne­ro de Aniquilación, una pe­lí­cu­la que, con mu­chos acier­tos y po­quí­si­mos erro­res, tam­bién se une a es­ta lis­ta de la cien­cia fic­ción re­cien­te más pu­ra y du­ra.

Aniquilación es la se­gun­da rea­li­za­ción co­mo di­rec­tor de Alex Gar­land, un nom­bre que gol­peó fuer­te con Ex Ma­chi­na en 2014 y que ya ha­bía mos­tra­do sus ap­ti­tu­des en los guio­nes de Ex­ter­mi­nio y Suns­hi­ne. La pe­lí­cu­la gus­tó mu­cho en sus pri­me­ras ex­hi­bi­cio­nes, pe­ro te­nía un so­lo pro­ble­ma: Pa­ra­mount que­ría mu­ti­lar­la pa­ra dis­tri­buir­la fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos. Los lí­de­res del es­tu­dio ase­gu­ra­ban que los con­cep­tos ver­ti­dos por Gar­land en su nue­va obra (que no eran ori­gi­na­les, ya que el fil­me se ba­sa en un li­bro de Jeff Van­de­rMeer) eran de­ma­sia­do com­pli­ca­dos pa­ra el en­ten­di­mien­to del pú­bli­co.

Gar­land se ne­gó a to­car su pe­lí­cu­la y los es­tu­dios de­cli­na­ron con­ti­nuar con su co­mer­cia­li­za­ción fue­ra de fron­te­ras nor­te­ame­ri­ca­nas. Y fue allí cuan­do apa­re­ció Net­flix, en­tre sal­va­dor y opor­tu­nis­ta, pa­ra ase­gu­rar su dis­tri­bu­ción en paí­ses ex­tran­je­ros. La ac­ción es la res­pon­sa­ble de que hoy Aniquilación sea una de las nue­vas pro­pues­tas que el si­tio de strea­ming em­ban­de­ra co­mo “ori­gi­na­les” y que se pue­da ver en su pla­ta­for­ma en Uru­guay.

Des­pués del um­bral

En sí, no hay com­pli­ca­cio­nes pa­ra cap­tar el plan­teo de Aniquilación. Un me­teo­ri­to cae so­bre un fa­ro y co­mien­za a ges­tar a su al­re­de­dor una es­pe­cie de cam­po de fuer­za bio­ló­gi­co con pin­ta de bur­bu­ja de ja­bón que se ex­pan­de ca­da vez más. El go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos co­mien­za, en­ton­ces, a man­dar ex­pe­di­cio­nes mi­li­ta­res a lo que de­no­mi­nan “el res­plan­dor”. Nin­gu­na de ellas re­gre­sa.

Pe­ro en reali­dad al­guien sí lo­gra re­gre­sar. Es Ka­ne (Oscar Isaac), el es­po­so mi­li­tar de Le­na (Na­ta­lie Port­man), una bió­lo­ga y an­te­rior­men­te tam­bién mi­li­tar. Pe­ro co­mo Ka­ne es­tá –bas­tan­te– cam­bia­do el go­bierno los to­ma

co­mo rehe­nes en una ba­se cer­ca de “el res­plan­dor”. Con su es­po­so en cui­da­dos in­ten­si­vos, Le­na de­ci­de –un tan­to obli­ga­da– in­te­grar un gru­po de mu­je­res que cru­za­rán el um­bral del mis­te­rio­so cam­po pa­ra ave­ri­guar qué es lo que su­ce­de allí den­tro.

Ade­lan­tar lo que ocu­rre en “el res­plan­dor” es qui­tar­le al es­pec­ta­dor, que aún no se en­fren­tó al puzzle de Aniquilación, la oportu­nidad y la sor­pre­sa de ex­pe­ri­men­tar el via­je sen­so­rial de la pe­lí­cu­la. Bas­ta de­cir que allí to­do cam­bia, que las re­glas del tiem­po y la na­tu­ra­le­za no se ri­gen por los pa­rá­me­tros ra­cio­na­les y que to­do ser bio­ló­gi­co pue­de te­ner una mu­ta­ción as­que­ro­sa, te­mi­ble y has­ta her­mo­sa.

En las pri­me­ras tres cuar­tas par­tes de la pe­lí­cu­la el es­pec­ta­dor no ten­drá pro­ble­mas en iden­ti­fi­car qué es lo que su­ce­de en pan­ta­lla, pe­ro se­rá en su úl­ti­mo frag­men­to don­de la fra­se “¿Qué pa­sa acá?” apa­re­ce­rá con fre­cuen­cia. Aniquilación sien­ta sus ba­ses en la teo­ría bio­ló­gi­ca de la di­vi­sión ce­lu­lar y la ca­pa­ci­dad del cuer­po de “au­to­des­truir­se” pa­ra sub­sis­tir. Con epi­so­dios li­sér­gi­cos y una ban­da so­no­ra ex­tra­ñí­si­ma, la pe­lí­cu­la su­ma esos con­cep­tos a es­ce­nas hip­nó­ti­cas que re­bo­tan por ho­ras e in­clu­so días en la ca­be­za del es­pec­ta­dor. Las pre­gun­tas se amon­to­nan cuan­do apa­re­cen los cré­di­tos y es di­fí­cil no caer en la ten­ta­ción de co­rrer a In­ter­net pa­ra leer al­gu­nas teo­rías so­bre lo que se aca­ba de ver.

La dua­li­dad de sig­ni­fi­ca­dos y con­clu­sio­nes pue­de lle­gar a ser fas­ti­dio­so pa­ra cier­tos es­pec­ta­do­res, pe­ro es uno de los gran­des va­lo­res de la pe­lí­cu­la. Ade­más, plan­tea sus in­quie­tu­des bio­ló­gi­cas con una his­to­ria que si bien cae en al­gu­nos ab­sur­dos que hay que ob­viar (¿En se­rio van a en­trar a “el res­plan­dor” ca­si sin pro­tec­ción?), lo ha­ce a tra­vés de imá­ge­nes exu­be­ran­tes y una na­rra­ti­va muy ágil. Es fá­cil pen­sar que hu­bie­se si­do in­tere­san­te ver­la en pan­ta­lla gran­de.

Aniquilación no tie­ne la tras­cen­den­cia se­mán­ti­ca que su­pu­so La lle­ga­da, o las ape­la­cio­nes a la hu­ma­ni­dad de Ex Ma­chi­na, pe­ro se­gu­ra­men­te sea con­si­de­ra­da co­mo una de las gran­des obras de cien­cia fic­ción del 2018 y por su apues­ta arries­ga­da, una de las pro­pues­tas más osa­das de lo que va del si­glo XXI. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.