Mar­ce­lo Danza es el nue­vo de­cano de la FADU

Una mi­ra­da del nue­vo de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño y Urbanismo so­bre la re­la­ción en­tre la cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca de Mon­te­vi­deo y las ne­ce­si­da­des so­cia­les

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - PÍA SUPERVIELLE twit­ter.com/pia­su­per­vie­lle

An­tes de to­do es­tu­vo el di­bu­jo. A los 6 años Mar­ce­lo Danza se en­fer­mó de mo­no­nu­cleo­sis. Eran los pri­me­ros años de la dé­ca­da de 1970. No ha­bía pan­ta­llas así que el tiem­po se ma­ta­ba con otros re­cur­sos. Pa­ra com­ba­tir el te­dio de los tres me­ses en ca­ma, él di­bu­ja­ba. Pa­só la ni­ñez y lle­gó la ado­les­cen­cia, el mo­men­to en que hay que de­ci­dir el fu­tu­ro. Danza –hi­jo, nie­to y her­mano de mé­di­co– cre­yó que su vo­ca­ción era la psi­co­lo­gía. Has­ta que en un 181, rum­bo al Pra­do, don­de vi­vía su fa­mi­lia, se en­con­tró con el pri­mo de un ami­go que le di­jo que es­ta­ba es­tu­dian­do ar­qui­tec­tu­ra. La char­la fue, más o me­nos, así:

–¿Y qué ha­ce un ar­qui­tec­to? –Es una ta­rea muy crea­ti­va. Te­nés que di­se­ñar co­sas y en fa­cul­tad te pa­sás mu­cho di­bu­jan­do.

Danza pen­só que eso era su­fi- cien­te. Y en 1985, aún sin mu­cha idea de qué era ser ar­qui­tec­to, subió las es­ca­le­ras del edi­fi­cio que, dé­ca­das an­tes, di­se­ña­ron Ro­mán Fres­ne­do Si­ri y Ma­rio Muc­ci­ne­lli.

Aho­ra Danza tie­ne 51 años. Es­tá sen­ta­do en una ofi­ci­na aus­te­ra y des­po­ja­da que da al pa­tio de la re­cien­te­men­te nom­bra­da Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño y Urbanismo (FADU). Es la ofi­ci­na del de­cano y el de­cano, des­de no­viem­bre, es él. No hay de­ma­sia­dos ele­men­tos que ha­blen de sus gus­tos, sus pa­sio­nes, sus ob­se­sio­nes. Tal vez el ma­te, la Mac so­bre el es­cri­to­rio, al­gu­nos li­bros de con­sul­ta.

Ha­ce unos días, el día de co­mien­zo de cla­ses, Danza se pa­ró –ca­mi­sa azul os­cu­ra, jeans, pa­la­bras y for­mas cá­li­das– fren­te a cien­tos de jó­ve­nes y les dio la bien­ve­ni­da.

Cuan­do ha­ce el ejer­ci­cio de re­cor­dar sus pri­me­ros tiem­pos en la fa­cul­tad, en tiem­pos en que –se­gu­ro– se sen­tía con la mis­ma efer­ves­cen­cia e in­cer­ti­dum­bre que las de esos cien­tos de pa­res de ojos que lo mi­ra­ron ha­ce unos días en el au­di­to­rio de la FADU, Danza ver­ba­li­za lo si­guien­te: “En­tré en un mun­do que em­pe­zó a fas­ci­nar­me. Lo des­cu­brí de ce­ro. Hu­bo un mo­men­to en que me di cuen­ta de que ahí ha­bía una ve­ta de cons­truc­ción cul­tu­ral y no so­lo de cons­truc­ción de edi­fi­cios. De­jé de ju­gar al fút­bol, de mi­li­tar en po­lí­ti­ca, de­jé to­do por la fa­cul­tad. En­tré a fa­cul­tad el pri­mer año des­pués de la dic­ta­du­ra. To­do era aper­tu­ra, ex­plo­ta­ba la mú­si­ca, el ar­te, to­do. Lo que es­ta­ba prohi­bi­do, de­jó de es­tar­lo. Y a eso se su­ma­ba que te­nía 18 años. Apa­sio­nar­se con la ar­qui­tec­tu­ra en ese mo­men­to era muy na­tu­ral”.

La pa­sión por la ar­qui­tec­tu­ra si­gue sien­do na­tu­ral. Y las ho­ras que le de­di­ca son mu­chas. Ca­tor­ce o más. Es lu­nes y Danza lle­gó a la FADU a las 7.30 de la ma­ña­na. To­da­vía es­tá en un pe­río­do de adap­ta­ción, or­de­nán­do­se, ar­man­do sus equi­pos, plan­teán­do­se sus ob­je­ti­vos. En al­gún mo­men­to de la jor- na­da pa­sa­rá por el es­tu­dio que tie­ne jun­to con Tho­mas Sprech­mann –pro­fe­sor, men­tor y so­cio–. “Si­go dan­do ta­ller (es pro­fe­sor ca­te­drá­ti­co de pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y ur­ba­nos des­de 2005) y si­go con la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. No quie­ro ni pue­do de­jar­lo. Creo que es for­ma­ti­vo pa­ra acá. En la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal uno se nu­tre tam­bién de mu­chas co­sas que son fun­da­men­ta­les pa­ra la do­cen­cia y pa­ra el car­go de de­cano. Me in­sis­tie­ron mu­cho en que era una ac­ti­vi­dad ad­mi­nis­tra­ti­va prin­ci­pal­men­te, pe­ro lo con­ci­bo co­mo una ac­ti­vi­dad do­cen­te y es­toy con­ven­ci­do de que se pue­de.

¿Por qué es­tá tan con­ven­ci­do de que tam­bién es una ac­ti­vi­dad do­cen­te?

Es­te ti­po de car­gos tie­nen una par­te ad­mi­nis­tra­ti­va en la me­di­da en que ca­da com­pra se tie­ne que apro­bar por el con­se­jo o por el de­cano. Eso hay que asu­mir­lo. Tam­bién tie­ne un com­po­nen­te po­lí­ti­co-aca­dé­mi­co. Y ade­más en lo que res­pon­de a la par­te do­cen­te se vin­cu­la mu­cho con la orien­ta­ción que se le da a la fa­cul­tad. El pri­mer día de cla­ses les di­je a los es­tu­dian­tes que se ima­gi­na­ran lo que era es­te es­pa­cio, don­de es­tá el edi­fi­cio de la fa­cul­tad, ha­ce 300 o 400 años. Les mos­tré una foto y lo que veías era na­da, pas­to, una pe­ni­lla­nu­ra. Des­pués les mos­tré la foto del hoy. La di­fe­ren­cia en­tre aquel, lla­mé­mos­le, cam­po y lo que hay hoy, el es­pa­cio que ha­bi­ta­mos, es el di­se­ño. Ca­da ele­men­to, los car­te­les, los cor­do­nes de la ve­re­da, la co­mu­ni­ca­ción vi­sual de la ciu­dad, las cons­truc­cio­nes, to­do es­to que bo­rró la na­tu­ra­le­za es una cons­truc­ción co­lec­ti­va ge­ne­ra­da por di­se­ño. Vo­lun­ta­ria o in­vo­lun­ta­ria. Que al­guien lo hi­zo con con­cien­cia o sin ella. El há­bi­tat en el que vi­vi­mos es­tá vin­cu­la­do a las dis­ci­pli­nas de di­se­ño y es es­ta fa­cul­tad la que for­ma a esa gen­te que tra­ba­ja en la ge­ne­ra­ción de esos es­pa­cios. Vi­vi­mos en un es­pa­cio ge­ne­ra­do inevi­ta­ble­men­te por nues­tra cul­tu­ra. Es par­te de la cul­tu­ra ur­ba­na ha­bi­tar es­pa­cios he­chos por otros. Y te­ne­mos que ge­ne­rar esos es­pa­cios del fu­tu­ro. Co­sa que no nos ha si­do sen­ci­lla a los uru­gua­yos re­cien­te­men­te. Ha­bi­ta­mos es­pa­cios fan­tás­ti­cos ge­ne­ra­dos por un mo­men­to his­tó­ri­co y nos es­tá cos­tan­do ge­ne­rar es­pa­cios de la mis­ma ca­li­dad pa­ra el fu­tu­ro. Las de­ci­sio­nes de pos­gra­dos, in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la fa­cul­tad, in­vi­tar pro­fe­so­res a ser par­te, es­ti­mu­lar a los es­tu­dian­tes den­tro de de­ter­mi­na­das lí­neas crea­ti­vas... hay mu­chas de­ci­sio­nes de orien­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal que pa­ra mí tie­nen con­te­ni­do aca­dé­mi­co.

A tra­vés de va­rias ac­cio­nes la FADU es­tá ge­ne­ran­do un víncu­lo más flui­do y es­tre­cho con los mon­te­vi­dea­nos. ¿Qué tan im­por­tan­te es ese la­zo?

Fun­da­men­tal. La FADU en Uru­guay es la ins­ti­tu­ción por excelencia que asu­me esos te­mas y su víncu­lo con la cul­tu­ra. Es im­por­tan­te el diá­lo­go por­que ca­da uno de no­so­tros, sin ha­ber­nos for­ma­do pa­ra el te­ma, es un cons­truc­tor. Lle­gás al lu­gar don­de vi­vís con tus mue­bles, tu ba­ga­je de mu­dan­za y des­ple­gás en ese es­pa­cio va­cío tu his­to­ria. Es tu ro­pa que te­nés pues­ta más un mon­tón de ele­men­tos –ob­je­tos,

amu­le­tos, li­bros– que lle­vás con­ti­go y vas trans­for­man­do tu es­pa­cio. En el lu­gar don­de vi­vís es no­to­rio. Pe­ro tam­bién ca­da es­pa­cio co­mo un jar­dín, un bal­cón al­te­ra los es­pa­cios de la ciu­dad. Tus de­ci­sio­nes al­te­ran el es­pa­cio que to­dos ha­bi­ta­mos. Si to­más la de­ci­sión de pin­tar tu pe­da­ci­to de fa­cha­da de vio­le­ta, ca­da vez que pa­se en el óm­ni­bus o ca­mi­nan­do voy a ver­lo. Y ese vio­le­ta ge­ne­ra­rá al­go que de re­pen­te se­rá fan­tás­ti­co u ho­rri­ble. To­dos so­mos cons­truc­to­res del es­pa­cio que ha­bi­ta­mos. Cuan­do ti­rás un pa­pe­li­to en la ca­lle, cuan­do po­nés un car­tel en el tra­ba­jo que im­pri­mis­te así no­más. Si to­dos lo asu­mi­mos y te­ne­mos una sen­si­bi­li­dad ele­men­tal, el re­sul­ta­do es una ciu­dad de esas que son dis­fru­ta­bles. En esas ciu­da­des eso su­ce­de por­que hay una con­cien­cia so­cial cul­tu­ral, ge­ne­ral. Ha­ce tiem­po To­más Sprech­mann, mi so­cio y ami­go, via­jó a Sui­za, me tra­jo de re­ga­lo un bi­lle­te que tie­ne a Le Cor­bu­sier. Cuan­do pa­sa que, en los bi­lle­tes, ade­más de te­ner po­lí­ti­cos, mú­si­cos, li­te­ra­tos hay ar­qui­tec­tos es una se­ñal de apro­pia­ción. La FADU ha he­cho un tra­ba­jo bue­ní­si­mo en ese acer­ca­mien­to y hay que se­guir en ese ca­mino. Son cons­truc­cio­nes muy len­tas. En un mo­men­to fue­ron muy na­tu­ra­les, des­pués se se­pa­ra­ron un po­co y me pa­re­ce que aho­ra hay que se­guir por ese ca­mino.

¿Por qué de­jó ser na­tu­ral esa con­cien­cia de que cons­trui­mos la ciu- dad? ¿Dón­de es­tá el quie­bre? Hu­bo un mo­men­to en que la uru­gua­ya era una so­cie­dad pe­que­ña. Y te­ne­mos una Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra for­ma­da muy tem­pra­na­men­te, es una de las pri­me­ras de Amé­ri­ca La­ti­na. Hay una ge­ne­ra­ción for­ma­da por Jo­seph Ca­rré –un fran­cés al que se fue a bus­car es­pe­cial­men­te–, en un mo­men­to en que el país se es­ta­ba cons­tru­yen­do y es­ta­ba bien eco­nó­mi­ca­men­te. Le Cor­bu­sier vi­si­ta Uru­guay en 1929 y que­da fas­ci­na­do con lo que su­ce­de acá. Se im­pac­ta más con Mon­te­vi­deo que con Bue­nos Ai­res, si bien ha­bía pa­sa­do mu­chos me­ses allá. A eso se le su­ma que es­tá­ba­mos ali­nea­dos en la van­guar­dia tecnológica del mo­men­to. Así se for­ma es­ta ciu­dad atí­pi­ca en su ma­triz. Des­pués vie­ne un pro­ce­so so­cial di­fí­cil. Apa­re­cen los pri­me­ros asen­ta­mien­tos, hay una di­fi­cul­tad de en­ten­der­los des­de el cam­po de la cul­tu­ra ur­ba­na. Se va ge­ne­ran­do una frag­men­ta­ción. No es un pro­ce­so so­lo uru­gua­yo, es tam­bién la­ti­noa­me­ri­cano. Con el pa­so del tiem­po se em­pe­zó a en­ten­der que in­ter­ac­tuar con eso sig­ni­fi­ca­ba un es­fuer­zo so­cial mu­cho ma­yor y que la ar­qui­tec­tu­ra y el urbanismo te­nían mu­cho que ver. Hoy lo que re­cién es­tá pa­san­do es que ela­bo­ra­mos el due­lo de ese país que ya no so­mos. Nos asu­mi­mos en una si­tua­ción di­fe­ren­te y nue­va y di­ji­mos: “¿Qué po­de­mos ha­cer con es­te pro­ble­ma pro­yec­tán­do­nos a fu­tu­ro?”. En es­te due­lo en el que nos en­con­tra­mos hay mu­chas dis­cu­sio­nes que se re­la­cio­nan con ese con­flic­to eterno en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro, pa­tri­mo­nio y al­tu­ras, por ejem­plo. Son pun­tos cla­ves. Los uru­gua­yos te­ne­mos un pro­ble­ma con la al­tu­ra. ¿En qué mo­men­to una so­cie­dad se sien­te con la ca­pa­ci­dad tal de de­cir: “Has­ta acá lle­gó el pro­ce­so de la ciu­dad y na­da va a ser más al­to que es­to”? Es­te cui­da­do de la ciu­dad en­cie­rra una arro­gan­cia en de­cir: “El tiem­po lle­gó has­ta nues­tro tiem­po, los cam­bios lle­ga­ron has­ta nues­tros cam­bios”. En el cam­po del urbanismo eso es bas­tan­te pe­li­gro­so. Tam­bién te­ne­mos un pro­ble­ma con el pa­tri­mo­nio. Nues­tro pa­tri­mo­nio es mo­derno. La vi­sión cul­tu­ral y so­cial del pa­tri­mo­nio es de edi­fi­cios muy an­ti­guos. “Cuan­do al­go es muy an­ti­guo se vuel­ve pa­tri­mo­nio, es tan vie­jo que va­le la pe­na con­ser­var­lo pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras”. Ese es, un po­co, el con­cep­to po­pu­lar. En cam­bio, el de­ba­te que se da en torno a la re­si­den­cia Po­sei­dón es el de un pa­tri­mo­nio re­cien­te, con­tem­po­rá­neo. Ahí se pro­du­ce cier­to des­con­cier­to res­pec­to a lo que es o no pa­tri­mo­nio. Era un de­ba­te ne­ce­sa­rio y que des­de la fa­cul­tad es­ta­mos in­ten­tan­do pro­mo­ver. Es com­pli­ca­do por­que in­vo­lu­cra as­pec­tos eco­nó­mi­cos. Tam­bién es ra­zo­na­ble que ha­yan re­glas de jue­go cla­ras. No es ló­gi­co que a un in­ver­sor, en el mo­men­to en que po­ne el car­tel, se le ven­ga la so­cie­dad en­ci­ma. Lo que creo que es ne­ce­sa­rio es que una so­cie­dad se sien­ta iden­ti­fi­ca­da con la cons­truc­ción de un tiem­po. Hay al­go que es muy de­mos­tra­ti­vo. Cuan­do se quie­re mos­trar una ima­gen de Mon­te­vi­deo pu­jan­te se uti­li­za la to­rre de An­tel, muy cues­tio­na­da en su mo­men­to, o el World Tra­de Cen­ter del Bu­ceo. Se bus­can ese ti­po de símbolos y edi­fi­cios con­tem­po­rá­neos, por­que ne­ce­si­ta sen­tir que ha­ce pre­sen­te y que cons­tru­ye fu­tu­ro. Que no so­lo ha­bi­ta símbolos del pa­sa­do re­co­di­fi­cán­do­los. Es fun­da­men­tal que ha­ya una con­vic­ción de una so­cie­dad que pue­da cam­biar su mun­do pre­sen­te.

¿Có­mo se da la con­ver­sa­ción en­tre la FADU y el Es­ta­do en te­mas pa­tri­mo­nia­les?

La FADU tie­ne que ge­ne­rar ese víncu­lo y es­tar abier­to. No de­be ser vis­to co­mo un ele­men­to so­lo de re­sis­ten­cia, tie­ne que ser proac­ti­vo, pro­po­si­ti­vo. Que el po­der pú­bli­co, los mi­nis­te­rios, las in­ten­den­cias y quie­nes to­man las de­ci­sio­nes al res­pec­to la vean co­mo un alia­do. No es­tá bueno so­lo apa­re­cer re­cla­man­do, re­pro­chan­do. Por eso no quie­ro de­jar mi tra­ba­jo pro­fe­sio­nal. Por­que en­tien­do lo que es­tá pa­san­do en la ciu­dad, ahí en­tien­do el pro­ble­ma del in­ver­sor, del pro­mo­tor, del que cons­tru­ye ciu­dad, de las tra­bas o no que tie­ne. Y eso es lo que el es­tu­dian­te tie­ne que for­mar­se pa­ra ser. Un cons­truc­tor de ciu­dad. Hay que re­com­po­ner el diá­lo­go en­tre la cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca y la cul­tu­ra y ne­ce­si­dad so­cial.

“Tus de­ci­sio­nes al­te­ran el es­pa­cio que to­dos ha­bi­ta­mos. Si to­dos lo asu­mi­mos y te­ne­mos una sen­si­bi­li­dad ele­men­tal, el re­sul­ta­do es una ciu­dad de esas que son dis­fru­ta­bles”

D. BATTISTE

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.