De pa­sión de la in­fan­cia a ex­po­si­ción del año

La mues­tra –que inau­gu­ra en ju­nio en Nue­va York y es un frag­men­to de una co­lec­ción gigante– in­clu­ye 140 pie­zas de nom­bres ce­le­bra­dos del ar­te y la cien­cia

El Observador Fin de Semana - Luces - - Cultura - JA­NE L. LEVERE New York Times News Ser­vi­ce

La pa­sión de un ni­ño bra­si­le­ño por co­lec­cio­nar au­tó­gra­fos co­men­zó ha­ce ca­si cin­cuen­ta años y se ha con­ver­ti­do en una de las más inusua­les y en­can­ta­do­ras ex­po­si­cio­nes del año. La ma­gia de la ca­li­gra­fía: La co­lec­ción de Pe­dro Co­rrêa do La­go, en la Bi­blio­te­ca y Mu­seo Mor­gan en Man­hat­tan.

La mues­tra de 140 pie­zas in­clu­ye cartas es­cri­tas a mano, ma­nus­cri­tos ori­gi­na­les y com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les, así co­mo fo­to­gra­fías con ins­crip­cio­nes, di­bu­jos y do­cu­men­tos de per­so­nas des­ta­ca­das. En­tre ellos, los cien­tí­fi­cos New­ton y Eins­tein; los pin­to­res Mi­guel Án­gel y Van Gogh; los es­cri­to­res Emily Dic­kin­son, Jor­ge Luis Bor­ges y Mar­cel Proust; los com­po­si­to­res Mo­zart y Beet­ho­ven, y los ar­tis­tas Char­les Cha­plin y Bi­llie Ho­li­day.

No es coin­ci­den­cia que la co­lec­ción de Co­rrêa do La­go es­tu­vie­ra ins­pi­ra­da, en par­te, por la gran di­ver­si­dad de la co­lec­ción del fi­nan­cie­ro Pier­pont Mor­gan y por una vi­si­ta a la Bi­blio­te­ca Mor­gan cuan­do era ado­les­cen­te.

A los 11 años, Co­rrêa do La­go co­men­zó a es­cri­bir­le a la gen­te que ad­mi­ra­ba. El no­ve­lis­ta in­glés JRR Tol­kien se ne­gó a man­dar­le al­go. En cam­bio, el ci­neas­ta fran­cés Fra­nçois Truf­faut le man­dó un li­bro ilus­tra­do y au­to­gra­fia­do so­bre su pe­lí­cu­la de 1970 El pe­que­ño sal­va­je.

A fi­na­les del si­glo XIX, Mor­gan co­men­zó su co­lec­ción de li­bros in­cu­na­bles y ma­nus­cri­tos ilu­mi­na­dos, así co­mo ma­nus­cri­tos au­to­gra­fia­dos (los tex­tos ori­gi­na­les, es­cri­tos a mano por sus au­to­res) de los no­ve­lis­tas Char­les Dic­kens y Mark Twain, en­tre otros. Con­tra­tó al ar­qui­tec­to Char­les McKim pa­ra di­se­ñar un pa­la­ce­te de es­ti­lo re­na­cen­tis­ta ita­liano pa­ra sal­va­guar­dar su co­lec­ción, ubi­ca­do a un la­do de su ca­sa en la ave­ni­da Ma­di­son y la ca­lle 36. Su hi­jo, J. P. Mor­gan Jr. abrió la co­lec­ción a los aca­dé­mi­cos y al pú­bli­co en 1924, on­ce años des­pués de la muer­te de su pa­dre.

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, den­tro de un sa­lón ador­na­do del si­glo XIX en el Mor­gan, Co­rrêa do La­go re­cor­dó su pri­me­ra vi­si­ta a Nue­va York, y al Mor­gan, cuan­do te­nía más o me­nos 17 años.

“Me fas­ci­nó el mu­seo”, di­jo. “Pa­ra mí fue co­mo lle­gar a la pun­ta del Eve­rest, en­tre sus fas­ci­nan­tes ma­nus­cri­tos mu­si­ca­les y cartas de es­cri­to­res”.

Co­mo hi­jo de un di­plo­má­ti­co bra­si­le­ño, Co­rrêa do La­go, quien cum­pli­rá 60 años el 15 de mar­zo, vi­vió en va­rios lu­ga­res del mun­do y lo­gró apren­der cin­co idio­mas. Aho­ra, co­mo edi­tor, es­cri­tor e his­to­ria­dor de ar­te re­si­de en Río de Ja­nei­ro y en São Pau­lo, y es­tá ca­sa­do con Ma­ria Bea­triz Fonseca, una guio­nis­ta que ha

es­cri­to cin­co li­bros con él.

“Nun­ca tu­ve los re­cur­sos de Mor­gan”, di­jo, pe­ro al igual que Pier­pont Mor­gan, fue “muy am­bi­cio­so” en cuan­to al al­can­ce de su co­lec­ción.

“Gano di­ne­ro pa­ra po­der gas­tar­lo en mi co­lec­ción”, di­jo Co­rrêa do La­go, quien com­pra ma­te­rial au­to­gra­fia­do de ca­sas gran­des de subas­tas co­mo Bon­hams, Ch­ris­tie’s y Sot­heby’s, así co­mo a tra­vés de co­mer­cian­tes y ven­tas par­ti­cu­la­res. “He tra­ba­ja­do mu­cho más de lo que de­be­ría pa­ra po­der sos­te­ner y pa­gar mi pa­sión. Soy pe­re­zo­so, pe­ro sa­bía que te­nía cuen­tas por pa­gar de las subas­tas. Las subas­tas nun­ca su­ce­den cuan­do tie­nes mu­cho di­ne­ro en los bol­si­llos”.

Es miem­bro de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Bi­blió­fi­los, un gru­po de co­lec­cio­nis­tas de li­bros y ma­nus­cri­tos a tra­vés del cual co­no­ció a Wi­lliam Gris­wold, an­ti­guo di­rec­tor del Mor­gan y aho­ra di­rec­tor del Mu­seo de Ar­te de Cle­ve­land. Las con­ver­sa­cio­nes en­tre ellos y con la ac­tual di­rec­ti­va, pre­si­di­da por Co­lin Bai­ley, die­ron ori­gen a la ex­hi­bi­ción que se inau­gu­ra­rá en ju­nio.

Co­rrêa do La­go, a quien le gus­ta de­cir: “Ca­da fir­ma es un au­tó­gra­fo, pe­ro no ca­da au­tó­gra­fo es una fir­ma”, tu­vo al­gu­nas di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer una se­lec­ción de sus 100.000 au­tó­gra­fos pa­ra la ex­hi­bi­ción, que abar­can des­de 1140 has­ta 2017. Las 140 pie­zas que se mos­tra­rán en el Mor­gan se se­lec­cio­na­ron jun­to con va­rios de los cu­ra­do­res del mu­seo, in­clu­yen­do en fe­chas re­cien­tes a Ch­ris­ti­ne Nel­son, una cu­ra­do­ra de ma­nus­cri­tos li­te­ra­rios e his­tó­ri­cos.

“Hay mu­chos gui­ños” en su se­lec­ción a au­to­res des­ta­ca­dos de la co­lec­ción del Mor­gan y a ex­hi­bi­cio­nes pa­sa­das y fu­tu­ras, di­jo, co­mo An­toi­ne de Sain­tE­xu­péry, Mary Wolls­to­ne­craft She­lley y Er­nest He­ming­way, ade­más de pie­zas de gus­to más po­pu­lar, co­mo una fo­to­gra­fía de 1965 de The Beatles au­to­gra­fia­da por el cuar­te­to.

En­tre las pie­zas pa­ra la ex­po­si­ción fa­vo­ri­tas de Nel­son es­tá la car­ta de 1871 que la poe­ta Emily Dic­kin­son le es­cri­bió a su ami­ga Ade­lai­de Hills, quien tu­vo una hi­ja a quien nom­bró Emily. La car­ta di­ce: “Ser re­cor­da­da es co­mo ser ama­da y ser ama­da es co­mo es­tar en el cie­lo, ¿es­toy en la Tie­rra? Nun­ca lo he sen­ti­do así”.

Nel­son di­jo: “Es tan con­mo­ve­dor ver de la pro­pia mano de Dic­kin­son lo que le es­cri­bió a una ami­ga en un mo­men­to es­pe­cí­fi­co. Se le con­si­de­ra una er­mi­ta­ña, pe­ro en reali­dad es­ta­ba pro­fun­da­men­te co­nec­ta­da, me­dian­te cartas, me­dian­te su ca­li­gra­fía. Mi tra­ba­jo se tra­ta de re­cuer­dos y re­co­pi­la­cio­nes; son es­tos ras­tros de la vi­da co­ti­dia­na de la gen­te lo que nos per­mi­te re­cor­dar­la”.

La ex­po­si­ción fue di­se­ña­da por Da­nie­la Tho­mas, es­ce­nó­gra­fa tea­tral bra­si­le­ña y di­se­ña­do­ra de mues­tras mu­seo­grá­fi­cas, quien fun­gió co­mo di­rec­to­ra de la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra de los Jue­gos Olím­pi­cos de Ve­rano de 2016 en Río. Pa­ra ayu­dar a que los vi­si­tan­tes se con­cen­tren, ca­da do­cu­men­to se ex­hi­bi­rá sin mar­co, con­te­ni­do en un es­tu­che gris in­de­pen­dien­te in­cli­na­do co­mo si fue­ra un es­cri­to­rio; la in­for­ma­ción de la ficha se­rá fá­cil­men­te le­gi­ble en un ta­ble­ro co­lo­ca­do so­bre ca­da es­tu­che.

Los es­tu­ches se di­vi­di­rán en seis sec­cio­nes, de­di­ca­das al ar­te, la his­to­ria, la li­te­ra­tu­ra, la cien­cia, la mú­si­ca y el en­tre­te­ni­mien­to. La pie­za más an­ti­gua se­rá una vi­te­la de to­ro que da­ta de 1153 y es­tá fir­ma­da por cua­tro pa­pas; la pie­za más nue­va se­rá un au­tó­gra­fo de hue­lla di­gi­tal de 2006 del fí­si­co Step­hen Haw­king.

Co­rrêa do La­go di­jo que es­pe­ra que su co­lec­ción sea atrac­ti­va pa­ra cual­quier per­so­na de “es­pí­ri­tu li­bre”.

“No tie­nes que ser un aca­dé­mi­co pa­ra que te gus­te la ex­po­si­ción”, di­jo. “Ca­si ca­da pie­za que es­co­gí pa­ra la mues­tra es una pie­za que ge­ne­ra con­ver­sa­ción”.

Co­rrêa do La­go, quien de­cli­nó ha­cer un cálcu­lo del va­lor de su co­lec­ción com­ple­ta, di­jo que al­gu­nas pie­zas in­di­vi­dua­les cues­tan más de 100.000 dó­la­res.

En cuan­to al fu­tu­ro, pre­di­ce que co­lec­cio­nar au­tó­gra­fos de in­di­vi­duos famosos ac­tua­les po­dría ser ca­da vez más di­fí­cil.

Re­co­no­ció que es­cri­be no­tas de agra­de­ci­mien­to qui­zá dos ve­ces al año y aña­dió: “Los au­tó­gra­fos de nues­tros con­tem­po­rá­neos se­rán mu­cho más ra­ros. Las cartas de Ste­ve Jobs son ex­tre­ma­da­men­te va­lio­sas por­que hay muy po­cas; son más va­lio­sas que las de Lin­coln”. •

“He tra­ba­ja­do mu­cho más de lo que de­be­ría pa­ra po­der sos­te­ner y pa­gar mi pa­sión. Soy pe­re­zo­so, pe­ro sa­bía que te­nía cuen­tas por pa­gar de las subas­tas. Las subas­tas nun­ca su­ce­den cuan­do tie­nes mu­cho di­ne­ro en los bol­si­llos” Pe­dro Co­rrêa do La­go COLECCIONISTA

Pe­dro Co­rrêa do La­go, el coleccionista de­trás de la ex­po­si­ción

Al­gu­nos de los do­cu­men­tos de la mues­tra La ma­gia de la ca­li­gra­fía: La co­lec­ción de Pe­dro Co­rrêa do La­go, en la Bi­blio­te­ca y Mu­seo Mor­gan en Man­hat­tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.