Bulldogs fran­ce­ses: her­mo­sos pe­ro frá­gi­les

Son una de las razas ca­ni­nas de mo­da, y su pre­sen­cia es ca­da vez ma­yor, pe­ro sus ras­gos fí­si­cos los con­vier­ten en ani­ma­les pro­pen­sos a la en­fer­me­dad

El Observador Fin de Semana - Luces - - Mascotas - JACOB BERNSTEIN New York Times News Ser­vi­ce

Ojos enor­mes, ore­jas pun­tia­gu­das y na­riz cha­ta: con su pe­que­ño cuer­po y su ros­tro arru­ga­do e in­qui­si­ti­vo, el bull­dog fran­cés es irre­sis­ti­ble­men­te lin­do.

Se­gún el Club Ken­nel de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta es la sex­ta ra­za más po­pu­lar en ese país. Ade­más, hay un nu­tri­do gru­po de ce­le­bri­da­des que le rin­de cul­to. Ma­don­na, Hugh Jack­man y Ash­ley Ol­sen tie­nen bulldogs fran­ce­ses.

Tam­bién Ree­se Wit­hers­poon, a quien se ha fo­to­gra­fia­do por to­da la ciu­dad de Los Án­ge­les con el su­yo, una pe­rri­ta neg­ra lla­ma­da Co­co Cha­nel. En el ho­gar de Dway­ne “La Ro­ca” John­son hay dos bulldogs fran­ce­ses y, se­gún la re­vis­ta Peo­ple, tam­bién son las mas­co­tas pre­fe­ri­das del ma­tri­mo­nio com­pues­to por Ch­rissy Tei­gen y John Le­gend.

Re­cien­te­men­te, Ko­ki­to, un cachorro de bull­dog de diez me­ses de edad, mu­rió en un avión de Uni­ted Air­li­nes que via­ja­ba de Hous­ton a Nue­va York, lue­go de que una au­xi­liar de vue­lo co­lo­có al cachorro en el com­par­ti­men­to su­pe­rior.

Su muer­te ini­ció un de­ba­te en ese país acer­ca de la cruel­dad ha­cia los ani­ma­les y las po­lí­ti­cas de trans­por­ta­ción acep­ta­bles pa­ra los acom­pa­ñan­tes de cua­tro patas.

De acuer­do con Kitty Block, pre­si­den­ta y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Hu­ma­ne Society en Es­ta­dos Uni­dos, co­lo­car a un ani­mal en un com­par­ti­men­to de al­ma­ce­na­je pue­de pro­vo­car un in­cre­men­to en su tem­pe­ra­tu­ra, así co­mo as­fi­xia. Pe­ro el ries­go es aún ma­yor en el ca­so de los “pe­rros bra­qui­cé­fa­los” que, se­gún di­jo, en jer­ga ve­te­ri­na­ria sig­ni­fi­ca “con ca­be­za cha­ta y an­cha”.

Cues­tión de ca­be­za

El crá­neo de es­tos ani­ma­les en par­ti­cu­lar es tan des­pro­por­cio­na­do con res­pec­to a su cuer­po que los ca­cho­rros a me­nu­do tie­nen que na­cer me­dian­te ce­sá­rea. Los pro­ble­mas de sa­lud sue­len es­tar pre­sen­tes en sus vi­das.

Es­to no sig­ni­fi­ca que me­rez­can mo­rir en los com­par­ti­men­tos su­periores, sino que los bulldogs fran­ce­ses son mu­cho más frá­gi­les de lo que apa­ren­tan: un

des­tino des­afor­tu­na­do ge­ne­ra­do por las de­ci­sio­nes de los hu­ma­nos al criar­los.

“Las per­so­nas com­pran es­tos ani­ma­les sin dar­se cuen­ta de que po­drían es­tar en­fer­mos des­de el mo­men­to en que los lle­van a ca­sa o de que ne­ce­si­ta­rán mu­chas ci­ru­gías a me­di­da que en­ve­jez­can. Es te­rri­ble pa­ra los pe­rros y tam­bién pa­ra los due­ños”, co­men­tó Block.

El es­tán­dar de la ra­za se ha de­pu­ra­do de for­ma con­ti­nua con ba­se en de­ter­mi­na­dos re­que­ri­mien­tos fí­si­cos que ha­cen que los pe­rros sean más lla­ma­ti­vos, pe­ro po­nen en ries­go su sa­lud.

“Los mis­mos ras­gos que los ha­cen lin­dos, los en­fer­man”, ex­pli­có Phi­lip­pa Pa­via, di­rec­to­ra mé­di­ca de Blue Pearl Ve­te­ri­nary Part­ners, en Man­hat­tan.

Lo lin­do es bueno pa­ra los ne­go­cios. Des­pués de to­do, se­ña­ló Pa­via, “Man­hat­tan tie­ne una po­bla­ción muy ses­ga­da” en lo que res­pec­ta a los bulldogs fran­ce­ses. In­clu­so la ge­ren­te de esa clí­ni­ca, Te­rri Cia­ra­me­llo, es una or­gu­llo­sa pro­pie­ta­ria de dos en­can­ta­do­res bulldogs fran­ce- ses, los cua­les tie­nen su pro­pia do­sis de pro­ble­mas de sa­lud.

Uno de los pe­rros, Ba­ron, tu­vo que ser so­me­ti­do a una ope­ra­ción de las vías res­pi­ra­to­rias cuan­do te­nía so­lo 13 me­ses de edad.

Daisy, la pe­rri­ta, tu­vo que pa­sar por una ci­ru­gía en el lo­mo a los dos años. “Era muy te­me­ra­ria”, co­men­tó Cia­ra­me­llo. “Le gus­ta­ba sal­tar y las co­lum­nas de es­tos pe­rros no es­tán he­chas pa­ra eso”.

En 2006, Jenny Co­mi­ta, una pe­rio­dis­ta que ha co­la­bo­ra­do con las re­vis­tas Vo­gue y W, se enamo­ró de la ra­za y en un cria­de­ro de Te­xas com­pró a Loui­se, una ca­cho­rra de ocho se­ma­nas de edad.

Se­gún Co­mi­ta, Loui­se nun­ca la­dra­ba y ne­ce­si­ta­ba po­co ejer­ci­cio. Ade­más es­ta­ba muy co­nec­ta­da con las emo­cio­nes hu­ma­nas. “Si te veía llo­ran­do, sal­ta­ba a tu re­ga­zo y co­men­za­ba a lle­nar­te de be­sos”, di­jo Co­mi­ta.

Al fi­nal, Loui­se ter­mi­nó por ser tan cos­to­sa co­mo ca­ri­ño­sa. De­bi­do a las aler­gias ali­men­ta­rias, Co­mi­ta te­nía que pre­pa­rar ali­men­tos es­pe­cia­les pa­ra Loui­se. Pa­ra cuan­do cum­plió sie­te años, Loui­se ya es­ta­ba pa­ra­li­za­da a cau­sa de sus pro­ble­mas en la co­lum­na.

Co­mi­ta y su es­po­so, Seth Ye­llin, la lle­va­ron al Cen­tro Mé­di­co Ani­mal de Nue­va York (al­go así co­mo el Me­mo­rial Sloan Ket­te­ri­ng de ani­ma­les) pa­ra que le hi­cie­ran una to­mo­gra­fía por re­so­nan­cia mag­né­ti­ca. Loui­se mu­rió ba­jo los efec­tos de la anes­te­sia.

“Su­frió mu­cho”, ase­gu­ró Co­mi­ta. “Tu­vo pro­ble­mas de sa­lud to­da su vi­da”.

Ac­tual­men­te, Co­mi­ta y Ye­llin tie­nen un crio­llo de nom­bre Scout. Res­ca­ta­ron a Scout en Hu­ma­ne Society, lo que sig­ni­fi­ca que el pe­rro fue mi­les de dó­la­res más ba­ra­to que Loui­se.

Co­mi­ta di­jo que no es exac­ta­men­te igual de ca­ri­ño­so: si es­tás tris­te, no sal­ta en tu re­ga­zo ni co­mien­za a be­sar­te pa­ra ha­cer­te sen­tir me­jor. Pe­ro Co­mi­ta no con­ci­be te­ner otro bull­dog fran­cés.

“Me en­can­tan, pe­ro ja­más ten­dría otro. Yo era jo­ven y bo­ba. Bá­si­ca­men­te, no de­be­rían exis­tir”, afir­mó. •

El crá­neo de es­tos ani­ma­les en par­ti­cu­lar es tan des­pro­por­cio­na­do con res­pec­to a su cuer­po que los ca­cho­rros a me­nu­do tie­nen que na­cer me­dian­te ce­sá­rea. Los pro­ble­mas de sa­lud sue­len es­tar pre­sen­tes en sus vi­das.

Se­gún el Club Ken­nel de Es­ta­dos Uni­dos, es la sex­ta ra­za más po­pu­lar en ese país. Ade­más, hay un nu­tri­do gru­po de ce­le­bri­da­des que le rin­de cul­to. Ma­don­na, Hugh Jack­man y Ash­ley Ol­sen tie­nen bulldogs fran­ce­ses.

PEXELS

Los bulldogs fran­ce­ses son una de las razas ca­ni­nas de mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.