Es­pías en el es­pe­jo

El desemas­ca­ra­mien­to de Vi­vián Trías co­mo in­for­man­te pa­ra la in­te­li­gen­cia che­ca me tra­jo a la men­te no­ve­la El fan­tas­ma de Har­lot, de Nor­man Mai­ler

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna -

La con­fir­ma­ción de que el pres­ti­gio­so en­sa­yis­ta, his­to­ria­dor, di­ri­gen­te so­cia­lis­ta y le­gis­la­dor uru­gua­yo Vi­vián Trías ac­tuó du­ran­te más de una dé­ca­da co­mo es­pía pa­ra el ser­vi­cio se­cre­to che­cos­lo­va­co (co­no­ci­do por su si­gla StB) pro­du­jo mu­cho rui­do en el am­bien­te aca­dé­mi­co y po­lí­ti­co na­cio­nal.

Los da­tos so­bre lo que aún que­da por pro­fun­di­zar, pro­duc­to de una in­ves­ti­ga­ción so­bre más de dos mil fo­lios que Trías le en­tre­gó a los che­cos, se­rán mo­ti­vos de ma­yor con­tro­ver­sia y ayu­dan a ha­cer más com­ple­ja la fi­gu­ra del his­tó­ri­co lí­der so­cia­lis­ta.

Pe­ro la no­ti­cia aca­rrea otro ele­men­to pa­ra na­da me­nor: las re­la­cio­nes en­tre los es­pías reales que pu­lu­la­ban por Mon­te­vi­deo en las dé­ca­das de 1940, 1950, 1960 y 1970. Las em­ba­ja­das te­nían sus agen­tes y sus agen­das más o me­nos se­cre­tas, pro­du­jo de es­pías in­fil­tra­dos en el país, al­gu­nos ex­tran­je­ros y otras com­pa­trio­tas. El es­cri­tor Fe­lis­ber­to Her­nán­dez, ca­sa­do con Áfri­ca Las He­ras –una es­pía (¿sin sa­ber­lo?) es­pa­ño­la al ser­vi­cio de la KGB so­vié­ti­ca–, te­nía un es­pa­cio ra­dial fi­nan­cia­do por la CIA pa­ra de­nos­tar al co­mu­nis­mo in­ter­na­cio­nal.

Bas­tan­te se ha es­cri­to so­bre Las He­ras y, qui­zás, las ac­tua­les re­ve­la­cio­nes pro­mue­van y ge­ne­ren tra­ba­jos bio­grá­fi­cos so­bre Trías, pe­ro to­do el epi­so­dio me dis­pa­ró un re­cuer­do li­te­ra­rio.

Mi ami­go Clau­dio Ro­ma­noff me pres­tó un gran li­bro ha­ce el tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra que es­ta co­lum­na tam­bién sea, de al­gu­na for­ma un ho­me­na­je y a la vez un pe­di­do de dis­cul­pas. Ese gran li­bro es El fan­tas­ma de Har­lot, la no­ve­la más vo­lu­mi­no­sa (1100 pá­gi­nas) de

Nor­man Mai­ler. El li­bro aún es­tá en mi po­der y, si aún sir­ve de con­sue­lo, Clau­dio, a buen res­guar­do.

Del mi­llar de pá­gi­nas del li­bro, más de dos­cien­tas trans­cu­rren en Mon­te­vi­deo, don­de el es­pía Harry Hub­bard (pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria) re­ca­ló en­tre 1956 y 1959 pa­ra ha­cer sus prác­ti­cas pa­ra la Agen­cia, den­tro del ám­bi­to de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se.

Con in­du­da­ble ta­len­to a tra­vés de un diá­lo­go epis­to­lar en­tre el per­so­na­je y una mu­jer es­pía a la que

Hub­bard le con­fie­sa las mi­nu­cias de su vi­da mon­te­vi­dea­na, Mai­ler mez­cla per­so­na­jes fic­ti­cios con per­so­nas reales que se vuel­ven fi­gu­ras de pa­pel en la no­ve­la, y re­tra­ta la vi­da can­si­na del Uru­guay de me­dia­dos de los cin­cuen­tas, des­de las pla­yas ma­rro­nes so­bre el río, la ram­bla don­de se vuel­ca la ju­ven­tud, los rit­mos cu­li­na­rios y so­cia­les de los uru­gua­yos, y los com­por­ta­mien­tos del per­so­nal de la CIA apos­ta­do en el país: sus in­fil­tra­cio­nes en ins­ti­tu­cio­nes tea­tra­les, los gol­pes al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, sus co­ne­xio­nes con la po­li­cía y con bue­na par­te del sis­te­ma po­lí­ti­co (sus eva­lua­cio­nes del pre­si­den­te Luis Batlle, al que lla­mar “de­ma­sia­do pro­so­vié­ti­co” y de Be­ni­to Nar­do­ne, so­bre el que pre­sa­gian un ru­ti­lan­te triun­fo elec­to­ral).

Lo más cu­rio­so es que en el epi­so­dio mon­te­vi­deano de El fan­tas­ma de Har­lot en dos opor­tu­ni­da­des apa­re­cen es­pías che­cos. La pri­me­ra men­ción se re­fie­re a una fies­ta or­ga­ni­za­da en la em­ba­ja­da de la Unión So­vié­ti­ca, en la que mar­ca pre­sen­cia per­so­nal de la “Re­pú­bli­ca So­cia­lis­ta de Che­cos­lo­va­quia”. La se­gun­da se co­nec­ta con la pre­sen­cia en Mon­te­vi­deo del des­ti­tui­do pre­si­den­te gua­te­mal­te­co Ja­co­bo Ar­benz. Hub­bard le in­for­ma a otro es­pía es­ta­dou­ni­den­se que Ar­benz ha­bía via­ja­do des­de Mon­te­vi­deo a Pra­ga con ayu­da de es­pías che­cos.

Mai­ler no era es­pía pe­ro in­ves­ti­gó du­ran­te años a la CIA y tu­vo ami­gos es­pías. Los in­gle­ses se va­na­glo­rian de ha­ber te­ni­do en sus fi­las a dos gran­des es­cri­to­res, co­mo Graham Gree­ne y John Le

Cuan­do se ter­mi­nen de tra­du­cir del che­co los dos mil y pi­co de fo­lios que Trías man­dó a Pra­ga qui­zá pue­da con­for­mar­se un ma­te­rial digno de abor­da­je por par­te de la li­te­ra­tu­ra

Ca­rré. Gree­ne in­clu­so lle­gó a afir­mar con sor­na en su au­to­bio­gra­fía Vías de es­ca­pe, que su ca­rre­ra literaria ha­bía si­do una gran cor­ti­na de hu­mo pa­ra ta­par su tra­ba­jo co­mo es­pía.

Cuan­do se ter­mi­nen de tra­du­cir del che­co los dos mil y pi­co de fo­lios que Trías man­dó a Pra­ga qui­zá pue­da con­for­mar­se un ma­te­rial digno de abor­da­je por par­te de la li­te­ra­tu­ra. La sor­pre­sa de su fa­ce­ta se­cre­ta ya pro­yec­ta ca­mi­nos na­rra­ti­vos. •

NOR­MAN MAI­LER - WIKIMEDIA

El es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Nor­man Mai­ler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.