El jue­go que nun­ca ter­mi­na

El le­ga­do de los es­pías, del in­glés John le Ca­rré, es una no­ve­la atra­pan­te don­de el au­tor re­cu­pe­ra la fi­gu­ra de Geor­ge Smi­ley pa­ra se­guir fus­ti­gan­do al MI6 bri­tá­ni­co

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros - AN­DRÉS RICCIARDULLI

Si bien es cier­to que la caí­da del mu­ro de Berlín su­pu­so el fi­nal for­mal de la guerra fría, a la vis­ta de sucesos re­cien­tes hoy mu­chos se pre­gun­tan si real­men­te el con­flic­to aca­bó. Pue­de que sí y pue­de que no. Pe­ro de lo que no ca­be du­da es que el es­pio­na­je a ni­vel glo­bal go­za de muy bue­na sa­lud, co­mo lo de­mues­tran el ca­so Snow­den, los pa­pe­les de Wi­ki­leaks o el re­cien­te es­cán­da­lo di­plo­má­ti­co en­tre In­gla­te­rra y Ru­sia por el en­ve­ne­na­mien­to de un exes­pía de Moscú ra­di­ca­do en la is­la.

Y así, co­mo re­vi­ven vie­jos odios y téc­ni­cas su­ti­les de ase­si­na­to, re­sur­ge John le Ca­rré, el au­tor vi­vo más pres­ti­gio­so de no­ve­las de es­pías que, a pe­sar de ha­ber anun­cia­do su re­ti­ro tras la pu­bli­ca­ción de sus me­mo­rias en 2016, vuel­ve a las li­bre­rías con El le­ga­do de los es­pías, una no­ve­la don­de re­gre­sa a escena su agen­te más fa­mo­so: Geor­ge Smi­ley.

Es­te vol­ver a los orí­ge­nes le sien­ta bien a un au­tor que en sus úl­ti­mas no­ve­las ha­bía di­ri­gi­do su mi­ra­da ha­cia Orien­te, don­de siem­pre ar­de un fue­go digno de ser co­men­ta­do, pe­ro que se sien­te real­men­te có­mo­do cuan­do ha­bla de lo que co­no­ció de pri­me­ra mano cuan­do tra­ba­ja­ba co­mo es­pía del MI6.

Co­mo es un es­cri­tor de fus­te, le Ca­rré no op­ta por el ca­mino fá­cil, sino que la no­ve­la va cons­tan­te­men­te del pre­sen­te al pa­sa­do y vi­ce­ver­sa. Pe­ro lo ha­ce su­til­men­te, de for­ma que al prin­ci­pio se cuen­ta lo que su­ce­de en tiem­po real y po­co a po­co lo que se va na­rran­do del pa­sa­do me­dian­te ar­chi­vos, cartas, re­la­tos y tes­ti­mo­nios, va aca­pa­rán­do­lo to­do has­ta ser el cen­tro de la obra.

Aun­que Smi­ley apa­re­ce va­rias ve­ces en la no­ve­la, no es el per­so­na­je cen­tral. Un an­ti­guo ayu­dan­te su­yo, Pe­ter Gui­llam, aho­ra re­ti­ra­do en la cam­pi­ña fran­ce­sa, es el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de una his­to­ria creí­ble de ca­bo a ra­bo gra­cias a la ma­gia de su au­tor.

Cuan­do re­ci­be una car­ta pi­dién­do­le que via­je a Lon­dres, Gui­llam no ima­gi­na que lo que le es­pe­ra es una du­ra lu­cha con los ser­vi­cios mo­der­nos de es­pio­na­je in­glés, pa­ra los que él es sim­ple­men­te una ré­mo­ra del pa­sa­do pe­ro tam­bién una pie­dra en el za­pa­to.

La cues­tión es que el or­ga­nis­mo es­tá sien­do de­man­da­do por los hi- jos de dos es­pías muer­tos que bus­can ven­gan­za pe­ro tam­bién una mi­llo­na­ria com­pen­sa­ción.

Se pro­du­ce en­to­nes un do­ble jue­go don­de por un la­do Gui­llam de­be de­mos­trar su inocen­cia fren­te a sus nue­vos je­fes, al mis­mo tiem­po que in­ten­ta reco­nci­liarse con un pa­sa­do ba­ña­do de san­gre y trai­cio­nes.

Hay pa­sa­jes ex­cep­cio­na­les don­de el au­tor, de 86 años, se lu­ce co­mo en sus me­jo­res épo­cas. La vi­si­ta a una an­ti­gua gua­ri­da que per­ma­ne­ce in­tac­ta has­ta en el más mí­ni­mo de­ta­lle, la due­ña de un ga­to que se nie­ga re­ve­lar el nom­bre del mi­nino por amor a la tra­di­ción de es­pía, la des­crip­ción del cli­ma al pie del mu­ro de Berlín en el mo­men­to más te­rri­ble o el ca­tá­lo­go de las téc­ni­cas de es­pio­na­je del MI6, la KGB y la STASI son so­lo una par­te de las vir­tu­des de una his­to­ria atra­pan­te.

Pe­ro John le Ca­rré no se li­mi­ta a eso, sino que ade­más es ca­paz de ofre­cer­le al lec­tor una pin­tu­ra de ca­rac­te­res so­ber­bia don­de los per­so­na­jes tie­nen una jus­ti­fi­ca­ción psi­co­ló­gi­ca pa­ra ca­da ac­ción que rea­li­zan.

El au­tor, que siem­pre ha si­do res­pe­ta­do por su ob­je­ti­vi­dad al re­la­tar sucesos his­tó­ri­cos y no to­mar par­ti­do por na­die, no ha­ce la ex­cep­ción aquí, aun­que de­ja dos per­las. Una, cuan­do Smi­ley di­ce que to­do lo que ha he­cho es por Eu­ro­pa y no por In­gla­te­rra. La otra, cuan­do Gui­llam di­ce que hoy es me­jor con­fiar en el eu­ro que en la li­bra es­ter­li­na. Los dos co­men­ta­rios mues­tran la opo­si­ción fir­me de John le Ca­rré al bre­xit.

El le­ga­do de los es­pías es una ma­ra­vi­lla del gé­ne­ro por don­de se la mi­re.

Y así, co­mo re­vi­ven vie­jos odios y téc­ni­cas su­ti­les de ase­si­na­to, re­sur­ge John le Ca­rré, el au­tor vi­vo más pres­ti­gio­so de no­ve­las de es­pías que, a pe­sar de ha­ber anun­cia­do su re­ti­ro tras la pu­bli­ca­ción de sus me­mo­rias en 2016, vuel­ve a las li­bre­rías con El le­ga­do de los es­pías

Au­tor: John le Ca­rré Editorial: Pla­ne­ta Pá­gi­nas: 263 Pre­cio: $ 379 EL LE­GA­DO DE LOS ES­PÍAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.