Tu­ris­mo en la que­bra­da de los Cuer­vos

La que­bra­da de Los Cuer­vos, con su eco­sis­te­ma par­ti­cu­lar y di­ver­so, es una bue­na op­ción tu­rís­ti­ca pa­ra el cie­rre de Se­ma­na San­ta

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - GA­BRIE­LA VIE­RA Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

En me­dio de las sie­rras del de­par­ta­men­to de Trein­ta y tres se en­cuen­tra una de las áreas pro­te­gi­das del Uru­guay: la que­bra­da de los Cuer­vos, que tie­ne 4.413 hec­tá­reas de pai­sa­je pro­te­gi­do. Un sis­te­ma de cu­chi­llas, va­lles y cur­sos de agua que ofre­cen un eco­sis­te­ma par­ti­cu­lar y di­ver­so en el pai­sa­je. Ubi­ca­do a po­co más de 40 ki­ló­me­tros de la ciu­dad ca­pi­tal, el lu­gar ofre­ce un re­co­rri­do a pie de unos 3.250 me­tros en me­dio del mon­te na­ti­vo, as­cen­so y des­cen­so de la sie­rra en sen­de­ros de pie­dra y tie­rra pa­ra lle­gar a la cos­ta del Yer­bal Chi­co y a una grie­ta en me­dio de las sie­rras.

El ca­mino que nos lle­va al pa­raí­so ver­de

Cir­cu­lan­do por la ru­ta 8 ha­cia Me­lo, lue­go de pa­sar por la ciu­dad de Trein­ta y Tres, a unos 20 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal oli­ma­re­ña so­bre el ki­ló­me­tro 306,7 un car­tel anun­cia el in­gre­so al ca­mino que lle­va a la que­bra­da de los Cuer­vos. Allí co­mien­za una ru­ta de ba­las­to que lle­va di­rec­ta­men­te a la pri­me­ra área pro­te­gi­da del Uru­guay, de­cla­ra­da así en 1986. Hay que re­co­rrer 24 ki­ló­me­tros más pa­ra lle­gar al lu­gar. El ca­mino va ro­dean­do las sie­rras y ofre­ce una pa­no­rá­mi­ca en­vi­dia­ble del co­ra­zón del pai­sa­je se­rrano de la zo­na. Un ca­mino pa­ra ha­cer­lo a velocidad len­ta, lo que per­mi­te dis­fru­tar de las vis­tas, des­cu­brir al­gu­nos ani­ma­les co­mo zo­rros, per­di­ces y al­gu­nos pá­ja­ros. El pai­sa­je es­tá pin­ce­la­do de al­gu­nas ca­sas de cam­po que aso­man sus te­chos so­bre el ver­de, al­gu­na que otra ta­pe­ra y un es­ce­na­rio on­du­la­do de sie­rras y cu­chi­llas en su gran ma­yo­ría de­di­ca­da a la ga­na­de­ría.

Un ba­ño de bos­que y na­tu­ra­le­za

El lu­gar “for­ma par­te del gru­po de que­bra­das aso­cia­das a las se­rra­nías del Es­te que ac­túan co­mo co­rre­dor en­tre los di­fe­ren­tes am­bien­tes se­rra­nos del sur de Uru­guay y los bos­ques sub­tro­pi­ca­les de Río Gran­de del Sur en Bra­sil. Así la que­bra­da de los Cuer­vos pre­sen­ta una ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te, don­de con­vi­ven una gran di­ver­si­dad de ár­bo­les, ar­bus­tos, he­le­chos, plan­tas epi­fí­tas y tre­pa­do­ras”, di­ce el por­tal del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo.

Al lle­gar al ac­ce­so se en­cuen­tra el cen­tro de vi­si­tan­tes, don­de se ase­so­ra a los tu­ris­tas de las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas del lu­gar, las recomendaciones pa­ra la vi­si­ta y se le en­tre­ga un ma­pa del re­co­rri­do y de la zo­na. El in­gre­so es de $ 60 pesos por per­so­na. Za­pa­tos có­mo­dos, ideal pa­ra el sen­de­ris­mo y las ca­mi­na­tas, agua y ma­nos li­bres es lo que re­co­mien­dan los guar­da­par­ques del lu­gar, que an­tes de ini­ciar la ca­mi­na­ta de tres ki­ló­me­tros y po­co, in­for­man so­bre los pun­tos del re­co­rri­do que son 8 has­ta el mi­ra­dor, pun­to fi­nal del cir­cui­to. El pai­sa­je que se va des­cu­brien­do es­tá in­te­gra­do por di­ver­sos am­bien­tes, bos­que de que­bra­da y ga­le­ría jun­to al río, pen­dien­tes pro­nun­cia­das, pra­de­ras na­tu­ra­les y mon­te na­ti­vo. Se po­drá ver en el

Lo ideal es lle­gar al lu­gar en la ma­ña­na tem­prano pa­ra ha­cer el re­co­rri­do en las pri­me­ras ho­ras del día en la que­bra­da. De lo con­tra­rio, lo me­jor es alo­jar­se en al­gu­na de los si­tios que se en­cuen­tran en la zo­na y que per­mi­ten un fin de se­ma­na en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, el en­torno y los lu­ga­re­ños

re­co­rri­do to­do ti­po de flo­ra y fau­na na­cio­nal, es­pe­cies mu­chas de ellas ame­na­za­das y que son prio­ri­dad pa­ra el sis­te­ma pro­te­gi­do.

El tra­mo tie­ne zo­nas de di­fi­cul­tad me­dia y otras de di­fi­cul­tad al­ta, hay que te­ner en cuen­ta es­to an­tes de ini­ciar la ca­mi­na­ta.

La pri­me­ra par­te del sen­de­ro es más bien en des­cen­so, al ini­cio le­ve y que se va pro­nun­cian­do cuán­do se avan­za y el via­je­ro se va aden­tran­do en el pai­sa­je. El mon­te se va ce­rran­do so­bre el ca­mi­nan­te, y el sen­de­ro se es­tre­cha en va­rias par­tes del re­co­rri­do. Hay si­tios idea­les pa­ra una pa­ra­da, re­cu­pe­rar fuer­zas y se­guir. Son im­por­tan­tes es­tas pau­sas por­que per­mi­ten un ma­yor con­tac­to con la na­tu­ra­le­za que ofre­ce el lu­gar. Es­cu­char só­lo el si­len­cio, re­co­no­cer al­gu­nas es­pe­cies de flo­ra y apro­ve­char pa­ra hi­dra­tar­se. To­do el re­co­rri­do es­tá se­ña­li­za­do, tie­ne cuerdas en los tra­mos más di­fí­ci­les pa­ra po­der su­bir o ba­jar con ma­yor se­gu­ri­dad, ya que sin ellas mu­chos de los as­cen­sos o des­cen­sos se­rían muy di­fí­ci­les de sor­tear. El re­co­rri­do es en me­dio del mon­te, el tri­llo es en­tre pie­dras, raí­ces y tie­rra. Hay una zo­na de puen­tes rús­ti­cos de ma­de­ra que per­mi­ten cru­zar pe­que­ños hi­los de agua que des­cien­den de la ci­ma.

Lue­go co­mien­za una par­te del re­co­rri­do en as­cen­so, al que hay que ayu­dar­se con las cuerdas y los ár­bo­les del ca­mino que ha­cen de so­por­te pa­ra las subidas. Lue­go de unos mi­nu­tos se lle­ga­rá a la ci­ma de una de las sie­rras, lo que ofre­ce la pri­me­ra vis­ta pa­no­rá­mi­ca del pai­sa­je y del en­torno na­tu­ral. Des­de allí, si hay suer­te, se po­drán ver al­guno de los cuer­vos que vue­lan so­bre la que­bra­da.

Lue­go co­mien­za una zo­na de des­cen­sos pro­nun­cia­dos y so­bre sen­de­ro de pie­dra y raí­ces. Po­co a po­co el ca­mi­nan­te co­men­za­rá a es­cu­char la co­rrien­te del arro­yo lo que anun­cia la cer­ca­nía del cur­so de agua y de unas pla­yas de fon­do ro­co­so idea­les pa­ra re­fres­car­se lue­go de la ca­mi­na­ta. Pa­ra­da obli­ga­da del re­co­rri­do que per­mi­ti­rá des­cu­brir el me­jor pai­sa­je de la tra­ve­sía. Allí aba­jo es co­mo un tú­nel ro­dea­do de ver­de, ve­ge­ta­ción y pa­re­des de pie­dra. Al le­van­tar la vis­ta po­de­mos ver ár­bo­les na­ti­vos que con­vi­ven con pal­me­ras, he­le­chos y va­rie­dad de flo­res sil­ves­tres en las la­de­ras de las sie­rras. En la zo­na hay mu­chos ja­ba­líes y ca­bras que han si­do in­tro­du­ci­das por el hom­bre y que es­tán pro­vo­can­do al­gu­nos pro­ble­mas en el eco­sis­te­ma ya que se co­men mu­cha de la ve­ge­ta­ción na­ti­va.

Lo me­jor es ha­cer la ca­mi­na­ta en la ma­ña­na y lle­gar al arro­yo, des­can­sar un ra­to o co­mer al­go y lue­go su­bir nue­va­men­te. Hay que te­ner en cuen­ta que el as­cen­so lue- go del arro­yo es un tra­mo bas­tan­te pro­nun­cia­do con un nivel de di­fi­cul­tad me­dio al­to, que per­mi­te lle­gar al mi­ra­dor. Pun­to vi­tal pa­ra ter­mi­nar el re­co­rri­do y te­ner una vis­ta pri­vi­le­gia­da de to­da la zo­na.

Las per­so­nas que no pue­dan ha­cer el des­cen­so y as­cen­so por el cir­cui­to lar­go de 8 pun­tos, pue­den rea­li­zar só­lo la ca­mi­na­ta por el sen­de­ro de ma­de­ra has­ta el mi­ra­dor. Es­ta op­ción es ideal pa­ra per­so­nas con al­gu­na di­fi­cul­tad, ni­ños pe­que­ños o aque­llos que no se ani­men a la aven­tu­ra de la ca­mi­na­ta lar­ga.

Alo­ja­mien­tos rús­ti­cos y co­mi­da ca­se­ra

La zo­na de la que­bra­da de los Cuer­vos ofre­ce al­gu­nas al­ter­na­ti­vas de alo­ja­mien­to (ver arri­ba) y co­mi­da ca­se­ra, ade­más de otras ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das, co­mo ca­bal­ga­tas y ca­mi­na­tas a otros si­tios pri­va­dos de la zo­na que bien valen la pe­na.

Lo ideal es lle­gar al lu­gar en la ma­ña­na tem­prano pa­ra ha­cer el re­co­rri­do en las pri­me­ras ho­ras del día en la que­bra­da. De lo con­tra­rio, lo me­jor es alo­jar­se en al­gu­na de los si­tios que se en­cuen­tran en la zo­na y que per­mi­ten un fin de se­ma­na en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, el en­torno y los lu­ga­re­ños.

Den­tro del área de que­bra­da de los Cuer­vos hay una zo­na de cam­ping con pa­rri­lle­ro y las ca- ba­ñas mu­ni­ci­pa­les que se pue­den al­qui­lar pa­ra pa­sar unos días allí. Son seis, con ca­pa­ci­dad to­tal de 36 vi­si­tan­tes. El cam­ping cues­ta unos $ 55 por per­so­na y las ca­ba­ñas en tem­po­ra­da al­ta unos $ 1.300. De todas for­mas hay que con­fir­mar las ta­ri­fas y dis­po­ni­bi­li­dad an­tes de lle­gar.

Ape­nas se sa­le de la zo­na de ca­mi­na­ta y se lle­ga al es­ta­cio­na­mien­to, lue­go de re­co­rrer unos me­tros en el au­to y an­tes de la sa­li­da del par­que, hay un lu­gar de ven­ta de co­mi­da ca­se­ra que bien vale la pe­na pro­bar. Un car­tel rús­ti­co al la­do del ca­mino in­di­ca la en­tra­da al lu­gar.

Nue­ve ki­ló­me­tros an­tes de lle­gar al ac­ce­so al Área pro­te­gi­da de la que­bra­da de los Cuer­vos, se en­cuen­tra al la­do del ca­mino de ba­las­to la ca­sa de cam­po Ca­ña­da del Bru­jo, un lu­gar re­co­men­da­ble pa­ra alo­jar­se. Es un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar que fun­cio­na en el edi­fi­cio de lo que fue una vie­ja es­cue­la ru­ral que de­jó de fun­cio­nar en 1971. Cons­trui­da por Ela­dio Dies­te, y las tí­pi­cas on­du­la­cio­nes de su te­cho ha­rán fá­cil su iden­ti­fi­ca­ción en el pai­sa­je ver­de de las sie­rras que la ro­dean. Allí, ade­más de alo­ja­mien­to, ofre­cen ca­bal­ga­tas pa­ra sus hués­pe­des, sen­de­ris­mo y co­mi­da ca­se­ra.

El alo­ja­mien­to pue­de ser con pen­sión com­ple­ta, só­lo con una co­mi­da, o alo­ja­mien­to y de­sa- yuno. El lu­gar de es­ti­lo sim­ple, au­tén­ti­co y rús­ti­co, es una in­vi­ta­ción a co­nec­tar­se con el en­torno. No cuen­ta con te­le­vi­sión, ni na­da que in­te­rrum­pa la cal­ma. Un gui­so a la no­che o un cordero a las bra­sas con vi­nos uru­gua­yos pue­de ser uno de los me­jo­res pla­nes pa­ra ha­cer an­tes o des­pués de la vi­si­ta a la que­bra­da.

El nombre del em­pren­di­mien­to res­pon­de a la ubi­ca­ción de la pri­me­ra es­cue­la que se ins­ta­ló a po­cos pa­sos de la Ca­ña­da del bru­jo, unos ki­ló­me­tros más aba­jo, en me­dio del cam­po. Cuan­do se reali­zó el ca­mino de in­gre­so a la que­bra­da de los Cuer­vos, la es­cue­la se mu­dó a es­te edi­fi­cio que cons­tru­yó Dies­te so­bre el ca­mino y man­tu­vo el nombre de su ubi­ca­ción ini­cial. Cuan­do la Po­sa­da de­ci­dió abrir sus puer­tas, se le man­tu­vo el nombre que iden­ti­fi­ca­ba el lu­gar des­de siem­pre.

Puer­tas de ma­de­ra, mue­bles de cam­po, una es­tu­fa a le­ña gran­de y car­te­li­tos que pi­den cui­dar el agua y la luz – ge­ne­ra a tra­vés de pa­ne­les so­la­res su ener­gía – son una in­vi­ta­ción a cui­dar y a de­jar­se lle­var por la paz del lu­gar. La hos­pi­ta­li­dad del si­tio es ideal pa­ra lar­gar char­las a la no­che en torno a una me­sa que com­par­ten to­dos los hués­pe­des. La Ca­ña­da del Bru­jo tie­ne tres ha­bi­ta­cio­nes y es un si­tio ideal pa­ra que­dar­se un fin de se­ma­na y su­mar­se a las ac­ti­vi­da­des que el mis­mo

Es re­co­men­da­ble alo­jar­se en la zo­na, ya que es la me­jor for­ma de co­no­cer la esen­cia del lu­gar

pro­pie­ta­rio rea­li­za, ya sean las ca­bal­ga­tas o las ca­mi­na­tas por los cam­pos que la ro­dean.

Otra de las op­cio­nes pe­ro a dos ki­ló­me­tros del in­gre­so a la que­bra­da de los Cuer­vos, es El Ca­pri­cho, una po­sa­da de cam­po tam­bién aten­di­da por una fa­mi­lia que de­ci­dió ra­di­car­se allí ya ha­ce unos años. Al ini­cio co­men­zó co­mo al­ma­cén y res­tau­ran­te, hoy tie­ne ade­más dos ha­bi­ta­cio­nes. Bue­na co­mi­da y bue­na for­ma de ha­cer una pa­ra­da, co­mer ri­co y con­ti­nuar el pa­seo.

Es re­co­men­da­ble alo­jar­se en la zo­na, ya que es la me­jor for­ma de co­no­cer la esen­cia del lu­gar. Dis­fru­tar de las no­ches es­tre­lla­das y la ple­ni­tud de la no­che ape­nas alum­bra­da por fa­ro­les o ge­ne­ra­do­res per­mi­te dis­fru­tar me­jor de la cal­ma y se­re­ni­dad del lu­gar. Sin im­por­tar la op­ción de alo­ja­mien­to que eli­jan, lo me­jor es co­nec­tar­se de­ján­do­se lle­var por la magia y el so­sie­go que ofre­cen es­tas sie­rras del Yer­bal.

La que­bra­da de los Cuer­vos es­tá en el de­par­ta­men­to de Trein­ta y Tres, a vein­te ki­ló­me­tros de su ca­pi­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.