50 años de 2001, Odi­sea del es­pa­cio, la obra cum­bre de Ku­brick

Ha­ce cin­cuen­ta años se es­tre­nó 2001, Odi­sea del es­pa­cio, la obra más gran­de de Stan­ley Ku­brick y de la cien­cia fic­ción

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - EMA­NUEL BREMERMANN twit­ter.com/ema­bre­mer­mann

Le di­je­ron que te­nía que ha­blar con Art­hur C. Clar­ke. Que le es­cri­bie­ra. El bri­tá­ni­co era el au­tor de al­gu­nas his­to­rias cor­tas de cien­cia fic­ción pa­ra re­vis­tas, ha­bía apa­re­ci­do co­mo con­sul­tor en te­le­vi­sión y seguro lo­gra­ría crear al­go digno pa­ra lle­var a la pan­ta­lla gran­de. Por­que eso que­ría, ¿no? Ha­cer una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción dig­na.

No. No que­ría eso. Que se lo plan­tea­ran lo fas­ti­dia­ba bas­tan­te y de fas­ti­dios él sa­bía mu­cho. No que­ría ha­cer al­go digno, no que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la más de cien­cia fic­ción. El gé­ne­ro le fas­ci­na­ba, pe­ro que­ría ir más allá. Que­ría crear la pe­lí­cu­la de­fi­ni­ti­va. Que­ría al­can­zar un hi­to que mar­ca­ra un an­tes y un des­pués pa­ra el ci­ne mis­mo. Que­ría que sus ini­cia­les es­tu­vie­ran li­ga­das por siem­pre a una de las pe­lí­cu­las más am­bi­cio­sas de la ci­ne­ma­to­gra­fía. Que­ría ha­blar de evo­lu­ción, ex­tra­te­rres­tres, exis­ten­cia­lis­mo e his­to­ria uni­ver­sal. Y con to­do eso, ma­ra­vi­llar. Y des­pués de eso, per­du­rar. Stan­ley Ku­brick no lo iba a con­se­guir con una pe­lí­cu­la “dig­na” de cien­cia fic­ción. Que­ría más.

De to­dos mo­dos, de­ci­dió se­guir la re­co­men­da­ción de su co­le­ga Ro­ger Ca­ras y se con­tac­tó con Clar­ke, que no era ni tan fa­mo­so ni tan des­co­no­ci­do. Ku­brick ya ha­bía leí­do al­go de él y a pe­sar de que el au­tor no era tan bien con­si­de­ra­do den­tro del círcu­lo de es­cri­to­res de cien­cia fic­ción, las his­to­rias que ha­bía en­con­tra­do en al­gu­nas re­vis­tas le ha­bían gus­ta­do bas­tan­te. Por eso, le es­cri­bió una car­ta y acor­da­ron en­con­trar­se pa­ra al­mor­zar en Nue­va York, ciu­dad en la que el ci­neas­ta vi­vía por aquel en­ton­ces.

“Que­ri­do Sr. Clar­ke: Qué in­tere­san­te coin­ci­den­cia que nues­tro ami­go en co­mún Ca­ras lo ha­ya men­cio­na­do en una con­ver­sa­ción so­bre el te­les­co­pio Ques­tar. He si­do un gran ad­mi­ra­dor de sus his­to­rias des­de ha­ce un tiem­po y me gus­ta­ría dis­cu­tir con us­ted la po­si­bi­li­dad de ha­cer una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción real­men­te bue­na. Mis in­tere­ses se ins­cri­ben en las si­guien­tes áreas, siem­pre asu­mien­do, ade­más, que ten­dre­mos la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar un gran ar­gu­men­to y bue­nos per­so­na­jes…”

Era 1964 y en el pri­mer en­cuen­tro –y a pe­sar de los egos enor­mes que en­fren­ta­ban– se en­ten­die­ron bien. Es­tu­vie­ron ho­ras ti­ran­do ideas, ade­lan­tan­do las po­si­bi­li­da­des de una fu­tu­ra crea­ción con­jun­ta. An­tes de la reunión na­die po­dría ha­ber­lo ima­gi­na­do, pe­ro el in­so­por­ta­ble de Ku­brick y el in­dó­mi­to Clar­ke con­ge­nia­ron en­se­gui­da.

El es­cri­tor ha­bía vis­to la adap­ta­ción de Ku­brick de Lo­li­ta de Vla­di­mir Na­bo­kov y le ha­bía en­can­ta­do. Que­ría sa­ber có­mo tra­ba­ja­ba el di­rec­tor. Ku­brick, por su par­te, ha­bía hur­ga­do en­tre la bi­blio­gra­fía del bri­tá­ni­co y se ha­bía en­con­tra­do con al­gu­nas his­to­rias que le in­tere­sa­ban co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra su epo­pe­ya. El cen­ti­ne­la, por ejem­plo.

“Nos me­ti­mos de lleno en mis his­to­rias cor­tas pa­ra ver qué po­día­mos sa­car pa­ra la pe­lí­cu­la. Nos que­da­mos con unas seis. Una por una, las fui­mos des­car­tan­do. En un mo­men­to nos que­da­mos con dos: El cen­ti­ne­la y En­cuen­tros en el ama­ne­cer. La se­gun­da te­nía na­ves ate­rri­zan­do en la Tie­rra an­tes de que exis­tie­ra el hom­bre y via­je­ros que co­no­cían a los pri­me­ros ca­ver­ní­co­las. Al prin­ci­pio, que­ría­mos lla­mar a la pe­lí­cu­la Có­mo se con­quis­tó el Sis­te­ma So­lar”, co­men­tó Clar­ke en una en­tre­vis­ta con The New York Ti­mes en 1999.

A partir de ese pri­mer en­cuen­tro, Ku­brick y Clar­ke inau­gu­ra­rían una tem­po­ra­da de lar­gas y ten­sas jor­na­das de es­cri­tu­ra, de plan­tea­mien­tos es­pa­cia­les y de dis­cu­sio­nes aca­lo­ra­das. El es­ce­na­rio fue el mí­ti­co Chel­sea Ho­tel, un cen­tro cul­tu­ral que des­de la ca­lle 23 oeste de Man­hat­tan mar­ca­ba el pul­so ar­tís­ti­co de la ciu­dad en aque­llas épo­cas de hip­pies y re­vo­lu­cio­nes.

Y un día sur­gió el guion. Jour­ney be­yond the stars. Viaje más allá de las es­tre­llas, una his­to­ria de Stan­ley Ku­brick y Art­hur C. Clar­ke. Hoy, a 50 años del es­treno, se la co­no­ce con un tí­tu­lo más fa­mi­liar: 2001, Odi­sea del es­pa­cio.

El es­treno

Na­die es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra lo que Ku­brick y Clar­ke ha­bían crea­do. El 3 de abril de 1968, el Sol emer­gió por pri­me­ra vez de­trás de una Tie­rra en pe­num­bras, mien- tras las cin­co notas más re­co­no­ci­bles de Ri­chard Strauss in­va­dían los par­lan­tes de las sa­las. En ci­nes no muy lle­nos, los mo­no­li­tos ne­gros hi­cie­ron su pri­me­ra pre­sen­ta­ción. Y con ellos el ama­ne­cer del hom­bre y el viaje a la Lu­na y la tra­ve­sía es­pa­cial de Da­vid Bow­man y HAL 9000 y su re­be­lión, al fi­nal, el fe­to, flo­tan­do gi­gan­te en la in­men­si­dad del es­pa­cio.

Pe­ro, en el prin­ci­pio, to­do sa­lió mal. La crí­ti­ca que la ha­bía vis­to en las fun­cio­nes pre­vias al es­treno fue du­ra. Se de­cía que la gen­te se le­van­ta­ba y se iba. El bo­ca a bo­ca con­de­nó la pe­lí­cu­la a la ca­te­go­ría de bo­drio in­su­fri­ble. ¿Tan com­pli­ca­da era que na­die lo­gra­ba so­por­tar­la? Los es­pec­ta­do­res ase­gu­ra­ban que des­pués de 2001

sa­lían con­fun­di­dos y con do­lor de ca­be­za. “La gen­te salía de las fun­cio­nes pre­vias al es­treno pre­gun­tán­do­se qué era esa mierda sin sen­ti­do”, ex­pli­có, por ejem­plo, el pro­ta­go­nis­ta Keir Du­llea a la re­vis­ta Va­nity Fair ha­ce po­cas se­ma­nas.

El ro­da­je tam­bién ha­bía si­do com­pli­ca­do. Los ro­ces en­tre Ku­brick y Clar­ke eran va­rios (Ku­brick le re­tra­sa­ba cons­tan­te­men­te la po­si­bi­li­dad de pu­bli­car la no­ve­la que Clar­ke es­ta­ba es­cri­bien­do so­bre la his­to­ria de for­ma pa­ra­le­la al ro­da­je), la ac­ti­tud del di­rec­tor era in­so­por­ta­ble –marca re­gis­tra­da del bueno de Stan­ley– y los ac­to­res no en­ten­dían el guion que te­nían en­fren­te. Pa­ra col­mo de ma­les, la rea­li­za­ción se es­ti­ró de­ma­sia­do y cos­tó mu­cho más di­ne­ro de lo es­ti­pu­la­do. Los res­pon­sa­bles de la Me­tro Goldwyn Ma­yer se que­rían mo­rir. 2001 ter­mi­nó cos­tan­do US$ 10 mi­llo­nes y su pro­duc­ción lle­vó cua­tro años en­tre ro­da­je y post­pro­duc­ción. El aca­ba­do de los efec­tos es­pe­cia­les, que Ku­brick que­ría que fue­ran im­pe­ca­bles, ter­mi­nó re­tra­san­do las fe­chas to­da­vía más.

Pe­ro al fi­nal, el di­rec­tor y su odi­sea con­si­guie­ron jus­ti­cia. De a po­co, la pe­lí­cu­la fue te­nien­do éxi­to en­tre es­pec­ta­do­res sec­ta­rios que la en­sal­za­ban co­mo la obra maes­tra de la cien­cia fic­ción.

Un gru­po es­pe­cí­fi­co, ade­más, co­men­zó a pres­tar­le es­pe­cial aten­ción. En pleno au­ge de las dro­gas sin­té­ti­cas, el viaje es­pa­cial de Bow­man, aquel en el que Ku­brick des­plie­ga du­ran­te va­rios mi­nu­tos su ar­se­nal de lu­ces y efec­tos de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da, fue vis­to co­mo el viaje li­sér­gi­co de­fi­ni­ti­vo, The ul­ti­ma­te trip.

Y así, de ma­ne­ra pau­la­ti­na, 2001, Odi­sea del es­pa­cio se con­vir­tió en uno de los block­bus­ters

más im­pro­ba­bles de la his­to­ria del ci­ne. Y Ku­brick, el maes­tro fi­nal. Un di­rec­tor que de­rri­bó las fron­te­ras se­mán­ti­cas, fi­lo­só­fi­cas y ar­tís­ti­cas con su ci­ne.

“Al prin­ci­pio, que­ría­mos lla­mar a la pe­lí­cu­la ‘Có­mo se con­quis­tó el Sis­te­ma So­lar’” Art­hur C. Clar­ke

ES­CRI­TOR Y GUIO­NIS­TA

“La gen­te salía de las fun­cio­nes pre­vias al es­treno pre­gun­tán­do­se qué era esa mierda sin sen­ti­do” Keir Du­llea

PRO­TA­GO­NIS­TA

Ver 2001, Odi­sea del es­pa­cio por pri­me­ra vez es di­fí­cil. Aden­trar­se en la máxima epo­pe­ya es­pa­cial que sur­gió de Holly­wood no pue­de ser un ac­to to­ma­do a la li­ge­ra. Hay que sa­ber que Ku­brick la va a com­pli­car des­de el mi­nu­to ce­ro. Un acer­ca­mien­to des­preo­cu­pa­do, cen­tra­do sim­ple­men­te en pa­sar un buen ra­to pue­de ter­mi­nar en una de las peo­res ex­pe­rien­cias po­si­bles. ¿Por qué? Por­que el fil­me es una pro­pues­ta de com­ple­ji­dad in­men­sa y con una ca­ta­ra­ta de sig­ni­fi­ca­dos que re­quie­ren de múl­ti­ples re­vi­sio­nes.

Ku­brick es­ta­ba con­ven­ci­do de la exis­ten­cia e in­fluen­cia de se­res de otra ga­la­xia en la evo­lu­ción hu­ma­na, y jun­to a Clar­ke desa­rro­lla­ron es­ta teo­ría en tres gran­des ar­cos na­rra­ti­vos. Por eso la pe­lí­cu­la es­tá guia­da por la apa­ri­ción de cua­tro mo­no­li­tos de ori­gen ex­tra­te­rres­tre, que afec­tan de ma­ne­ra di­fe­ren­te el ac­cio­nar de los per­so­na­jes en ca­da mo­men­to de la pe­lí­cu­la.

Su preo­cu­pa­ción por el te­ma era tal que te­mía fa­llar y que su

pe­lí­cu­la fue­ra tan so­lo otra pro­duc­ción de cien­cia fic­ción. Así lo ex­pli­ca, por ejem­plo, Ant­hony Fre­win en su ar­tícu­lo Stan­ley Ku­brick y la bús­que­da ex­tra­te­rres­tre: “SK ne­ce­si­ta­ba es­ta­ble­cer que la bús­que­da de vi­da ex­tra­te­rres­tre era un asun­to le­gí­ti­mo pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca

y que la pre­gun­ta “¿Es­ta­mos so­los?” te­nía una pro­fun­da im­por­tan­cia pa­ra la hu­ma­ni­dad. Si no lo po­día ha­cer, creía que 2001

se­ría des­car­ta­da co­mo otro ju­gue­teo con la ga­la­xia, otra ópe­ra es­pa­cial, otro acom­pa­ña­mien­to pa­ra el pop”.

Ese no fue el úni­co te­ma que in­co­mo­dó a Ku­brick. La evo­lu­ción del ser hu­mano y la po­si­bi­li­dad de ser su­pe­ra­do por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial son los otros dos gran­des te­mas de la pe­lí­cu­la, tó­pi­cos que ter­mi­na­ron de con­so­li­dar un com­bo im­pe­re­ce­de­ro que in­flui­ría a mu­chí­si­mos ci­neas­tas, pen­sa­do­res y es­cri­to­res con el trans­cur­so de los años. Geor­ge Lu­cas, Ste­ven Spiel­berg, Syd­ney Po­llack, Wi­lliam Fried­kin, Ch­ris­top­her No­lan y Rid­ley Scott son al­gu­nos de los tan­tos nom­bres que, en obras pos­te­rio­res, re­pli­ca­ron y ho­me­na­jea­ron los con­cep­tos y las en­se­ñan­zas que Ku­brick de­jó con su epo­pe­ya es­pa­cial.

Cin­cuen­ta años des­pués de que en el es­pa­cio so­na­ra el Da­nu­bio Azul, 2001, Odi­sea del es­pa­cio

si­gue sien­do una de las pe­lí­cu­las más in­flu­yen­tes de to­da la his­to­ria. Des­pués de aquel es­treno, el es­pa­cio nun­ca vol­vió a ser tan in­son­da­ble, Así ha­bló Za­ra­tus­tra

nun­ca vol­vió a ser tan sig­ni­fi­ca­ti­va y el ci­ne nun­ca vol­vió a ser el mis­mo. Ku­brick con­si­guió su obra maes­tra, un Os­car, se subió al po­dio de los ci­neas­tas más re­le­van­tes de la his­to­ria e im­pul­só los sue­ños de mi­les de es­pec­ta­do­res.

Ro­ger Ca­ras tu­vo ra­zón. Es­cri­bir­le a Art­hur C. Clar­ke, al fi­nal, fue una bue­na idea. •

2001 ter­mi­nó cos­tan­do US$ 10 mi­llo­nes y su pro­duc­ción lle­vó cua­tro años en­tre ro­da­je y post­pro­duc­ción

Keir Du­llea co­mo Da­vid Bow­man, tri­pu­lan­te de la Dis­co­very 1

Stan­ley Ku­brick en el set de una de las es­ce­nas fi­na­les de 2001, Odi­sea del es­pa­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.