Cin­co dé­ca­das de la Ro­lling

El do­cu­men­tal Ro­lling Sto­ne. Sto­ries from the Ed­ge re­co­rre los 50 años de la re­vis­ta y los he­chos so­cia­les, po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les que mar­ca­ron su agen­da

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - PÍA SUPERVIELLE twit­ter.com/pia­su­per­vie­lle

Afi­nes de 1967 –me­ses des­pués de aquel fes­ti­val que reunió, en San Fran­cis­co, a mi­les y mi­les de hip­pies en un acon­te­ci­mien­to que que­dó in­mor­ta­li­za­do ba­jo el nombre “ve­rano del amor”– un jo­ven de 22 años lla­ma­do Jann Wen­ner de­li­neó los pri­me­ros pes­pun­tes de lo que se­ría, des­pués, una de las re­vis­tas más in­flu­yen­tes de la cul­tu­ra jo­ven.

“Pro­ba­ble­men­te se es­tán pre­gun­tan­do qué es­ta­mos tra­ta­mos de ha­cer. Es di­fí­cil de de­cir: al­go así co­mo una re­vis­ta, al­go así co­mo un dia­rio. Su nombre es Ro­lling Sto­ne, que vie­ne del vie­jo di­cho ‘A Ro­lling Sto­ne gat­hers no moss’ (re­fie­re a una per­so­na que es­tá cons­tan­te­men­te via­jan­do, cam­bian­do de tra­ba­jo y no tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des). Muddy Wa­ters usó el nombre pa­ra una can­ción que com­pu­so; los Ro­lling Sto­nes to­ma­ron el nombre del te­ma de Muddy y Li­ke a Ro­lling Sto­ne fue el tí­tu­lo del pri­mer ál­bum de rock and roll de Bob Dy­lan. (...) Ro­lling Sto­ne no es so­lo so­bre mú­si­ca, sino tam­bién so­bre las co­sas y las ac­ti­tu­des que la mú­si­ca abra­za”.

De es­ta ma­ne­ra, Wen­ner –pe­rio­dis­ta, fun­da­dor, di­rec­tor his­tó­ri­co de la pu­bli­ca­ción– dio la bien­ve­ni­da. Fue su pri­me­ra car­ta del edi­tor. Era no­viem­bre de 1967 y en la por­ta­da la ima­gen de John Len­non –en su pe­lí­cu­la How I Won the War– con sus len­tes re­don­dos y uni­for­me de com­ba­te sen­ta­ba las ba­ses de una re­vis­ta (en aquel en­ton­ces edi­ta­da en pa­pel de dia­rio) que pre­ten­día re­tra­tar lo que, así lo creía Wen­ner en ese en­ton­ces, na­die re­tra­ta­ba. La con­tra­cul­tu­ra, la ebu­lli­ción del rock, los mo­vi­mien­tos so­cia­les y cul­tu­ra­les; en con­clu­sión, los ra­bio­sos años ‘60.

Pa­sa­ron cin­co dé­ca­das de ese mun­do. Ro­lling Sto­ne aho­ra se edi­ta en pa­pel sa­ti­na­do, tie­ne ver­sio­nes en un aba­ni­co ex­ten­so de idio­mas y apa­re­ce en los kios­kos de ciu­da­des re­cón­di­tas. De­jó de te­ner sus oficinas en San Fran­cis­co pa­ra mu­dar­se a la glo­ba­li­za­da y vi­go­ro­sa Nue­va York. El mun­do es otro. La pu­bli­ca­ción tam­bién. Wen­ner ya no tie­ne 22. Aho­ra ya son 72.

La evo­lu­ción, los cambios, el pa­so del tiem­po (el de Ro­lling Sto­ne y sus pe­rio­dis­tas y co­la­bo­ra­do­res, tam­bién, de ar­tis­tas y po­lí­ti­cos que for­ma­ron par­te de sus pá­gi­nas), los tex­tos me­mo­ra­bles, las fo­tos que es­tán en­tre las imá­ge­nes que hi­cie­ron his­to­ria y –aho­ra– son la His­to­ria, las dis­cu­sio­nes, los erro­res, es­tán re­tra­ta­dos en el do­cu­men­tal de cua­tro ho­ras –di­vi­di­do en dos frag­men­tos– Ro­lling

Sto­ne: Sto­ries from the Ed­ge.

La rea­li­za­ción –dis­po­ni­ble en HBO GO o en los ca­na­les de HBO MAX (ver pro­gra­ma­ción en su si­tio web)– del ga­na­dor del Os­car Alex Gib­ney (Ta­xi to the Dark Si­de) jun­to a Blair Fos­ter fun­cio­na co­mo un ho­me­na­je a los 50 años de Ro­lling Sto­ne. La pri­me­ra par­te del do­cu­men­tal es un re­co­rri­do hip­nó­ti­co por los ‘60, ‘70 y ‘80.

Es­tá, por ejem­plo, Len­non –uno de los ar­tis­tas más re­tra­ta­dos y en­tre­vis­ta­dos por la pu­bli­ca­ción– en ca­da una de las eta­pas de su vi­da. En enero de 1981, se­ma­nas des­pués de su ase­si­na­to, Ro­lling Sto­ne pu­bli­có una in­men­sa en­tre­vis­ta. La por­ta­da de esa edi­ción tie­ne una de las fo­tos más em­ble­má­ti­cas de la his­to­ria re­cien­te de la mú­si­ca. Pri­me­ro por­que el exBeatle es­tá des­nu­do en po­si­ción fe­tal abra­zan­do a Yo­ko Ono. Se­gun­do por­que el re­tra­to se reali­zó el mis­mo día de su ase­si­na­to (ver Las ta­pas).

Tam­bién es­tán, por su­pues­to, los Ro­lling Sto­nes, Bob Dy­lan, Ji­mi Hen­drix, Ja­nis Jo­plin, Bru­ce Springs­treen, Ti­na Tur­ner (im­po­si­ble de ad­je­ti­var lo que esa mu­jer ha­cía arri­ba del es­ce­na­rio). To­dos jo­ven­cí­si­mos, te­me­ra­rios, sal­va­jes. Pe­ro no es­tán so­lo las es­tre­llas. Apa­re­cen las grou­pies, es­tas chi­cas que mo­rían por acos­tar­se con los ro­que­ros. Y des­pués es­tán to­dos los en­tre­te­lo­nes. La his­to­ria del ci­neas­ta Cameron Cro­we con Ro­lling Sto­ne y su in­cur­sión en el pe­rio­dis­mo cuan­do era un ado­les­cen­te (sus pe­ri­pe­cias cu­brien­do

la es­ce­na del rock and roll en los ‘70 se pue­den ver tam­bién en la pe­lí­cu­la Ca­si fa­mo­sos); el tra­ba­jo de Hun­ter S. Thom­pson, pa­dre del pe­rio­dis­mo gon­zo y su co­ber­tu­ra de te­mas po­lí­ti­cos y so­cia­les (la cu­na del nue­vo pe­rio­dis­mo era, has­ta ese mo­men­to, la re­vis­ta Es­qui­re); y Wen­ner, por su­pues­to, ex­pli­can­do las ba­ses de la pu­bli­ca­ción.

En una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va de los pri­me­ros tiem­pos de Ro­lling Sto­ne, el fun­da­dor di­ce lo si­guien­te: “No ha­bía otra pu­bli­ca­ción que cu­brie­ra el rock and roll de la for­ma en que me­re­cía ser cu­bier­to, en que se tra­ta­ra de la for­ma en que de­bía ser tra­ta­do”.

El se­gun­do frag­men­to de Ro­lling Sto­ne: Sto­ries from the Ed­ge na­rra el cam­bio, la evo­lu­ción, la ma­du­rez de las pá­gi­nas y de los pe­rio­dis­tas que es­ta­ban de­trás. “La gen­te se que­ja­ba de que ha­bía­mos aban­do­na­do la mú­si­ca. Pe­ro no, cu­bría­mos cul­tu­ra”, ex­pli­ca Wen­ner, aho­ra adul­to pe­ro con el mis­mo ai­re desafian­te.

En­ton­ces –en los úl­ti­mos años del si­glo XX– apa­re­cen las boy bands co­mo los Back Street Boys y el as­cen­so de la no­ve­do­sa Brit­ney Spears. Así, el pop se apro­pia de las por­ta­das. No es lo úni­co. Ro­lling Sto­ne siem­pre tu­vo sus pá­gi­nas de po­lí­ti­ca, pe­ro en la úl­ti­ma par­te del do­cu­men­tal hay un es­pe­cial én­fa­sis en fi­gu­ras co­mo Bill Clin­ton, Geor­ge W. Bush, Ba­rack Oba­ma (la re­vis­ta en 2008 de­ci­dió apo­yar pú­bli­ca­men­te la can­di­da­tu­ra del de­mó­cra­ta), Ber­nie San­ders, Hi­llary

Clin­ton y, aho­ra, Do­nald Trump.

El do­cu­men­tal –pro­du­ci­do por la pro­pia re­vis­ta– se ocu­pa de uno de los úl­ti­mos gran­des dra­mas de Ro­lling Sto­ne: ha­ber da­do por ver­da­de­ra la his­to­ria de vio­la­ción de una es­tu­dian­te en una fies­ta de la co­no­ci­da fra­ter­ni­dad Phi Kap­pa Psi a tra­vés del ar­tícu­lo Ra­pe on Cam­pus. La re­vis­ta, ade­más de per­der unos cuan­tos cien­tos de mi­les de dó­la­res en te­mas le­ga­les, per­dió lo más re­le­van­te del pe­rio­dis­mo: la con­fian­za.

Re­su­mir 50 años en cua­tro ho­ras no de­be ser sen­ci­llo y por, mo­men­tos, los rea­li­za­do­res fa­llan en la na­rra­ción que va de una dé­ca­da a la otra sin mu­cho preám­bu­lo. La crí­ti­ca de Va­riety, por ejem­plo, di­ce que más que un do­cu­men­tal es una edi­ción re­car­ga­da de aniver­sa­rio. Wen­ner, de he­cho, lo di­ce con ho­nes­ti­dad: es­ta es su car­ta de amor a Ro­lling Sto­ne.

La pe­lí­cu­la fun­cio­na co­mo un re­co­rri­do edul­co­ra­do que jue­ga con la emo­ción de los que vi­vie­ron y los que hu­bie­sen desea­do vi­vir esos tiem­pos. Es­tá la mú­si­ca, es­tán las imá­ge­nes (mu­chas de ellas iné­di­tas). Pa­ra mu­chos eso es más que su­fi­cien­te. Ro­lling Sto­ne: Sto­ries from the Ed­ge, ade­más, da un vis­ta­zo rá­pi­do a la co­ci­na del pe­rio­dis­mo. Y no hay na­da más atrac­ti­vo que me­ter las na­ri­ces en es­pa­cios a los que ha­bi­tual­men­te no se tie­ne ac­ce­so. Más si se tra­ta de la pu­bli­ca­ción que for­mó a nu­me­ro­sas ge­ne­ra­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos y el res­to del mun­do. •

Jann Wen­ner y su fu­tu­ra es­po­sa Ja­ne Schin­del­heim en los ini­cios de Ro­lling Sto­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.