Vol­vió Queer Eye y se ve en Net­flix

El reality show Queer Eye vol­vió des­pués de 10 años; en la era Trump las his­to­rias ha­cen fren­te a te­mas can­den­tes de la reali­dad es­ta­dou­ni­den­se

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - CA­MI­LA CIBILS twit­ter.com/Ca­mi­la_Ci­bils

Son sim­pá­ti­cos, elegantes, gra­cio­sos y ayu­dan al pró­ji­mo a cam­biar su apa­rien­cia. Así son los cin­co con­duc­to­res de Queer Eye, el pro­gra­ma que se pue­de ver des­de ha­ce unas se­ma­nas en Net­flix. Los “fa­bu­lo­sos cin­co” son los en­car­ga­dos de apa­re­cer, co­mo un tor­be­llino, en la vi­da de hom­bres su­mi­dos en el aban­dono y de­te­rio­ro.

Los Fab Fi­ve, son un gru­po de ase­so­res ho­mo­se­xua­les, que asis­ten, ayu­dan, so­co­rren al hom­bre en ves­ti­men­ta, ima­gen per­so­nal, decoración del ho­gar, ali­men­ta­ción y vi­da cul­tu­ral. Mien­tras tan­to el te­le­vi­den­te ve el pro­ce­so.

El reality show Queer Eye for a straight guy, (Una mi­ra­da gay pa­ra un hom­bre he­te­ro­se­xual), na­ció en 2003 en el ca­nal de ca­ble Bra­vo de Es­ta­dos Uni­dos con el fin de con­tar his­to­rias de trans­for­ma­ción. Diez años des­pués de su úl­ti­ma emi­sión vuelve con una nue­va ver­sión. Aho­ra las his­to­rias lo­gran cam­bios pro­fun­dos, pro­vo­can mo­men­tos emo­ti­vos en los que se tra­tan te­mas de­li­ca­dos co­mo la vio­len­cia ra­cis­ta o la re­li­gión.

Des­de su na­ci­mien­to, el for­ma­to le sa­có el ju­go al es­te­reo­ti­po de hom­bre gay que se ve bien, cui­da su apa­rien­cia y apli­ca ese buen gus­to a su tiem­po li­bre y ali­men­ta­ción. Hoy ese pun­to po­dría ser ob­je­ta­ble y has­ta ho­mo­fó­bi­co, por­que pro­mue­ve la ima­gen del ma­cho des­ali­ña­do y el gay pro­li­jo. Pe­ro la idea re­sul­tó un éxi­to en su país de ori­gen. ¿Quién no co­no­ce a un hom­bre con po­co cri­te­rio de la es­té­ti­ca que ne­ce­si­ta­ría de los Fab Fi­ve?

Hu­bo cin­co tem­po­ra­das has­ta 2007, que lle­ga­ron a Amé­ri­ca La­ti­na a tra­vés de di­fe­ren­tes señales de ca­ble.

Es­te 2018 no es un año cual­quie­ra pa­ra el re­gre­so de Queer Eye (sus pro­duc­to­res acor­ta­ron el nom­bre pa­ra es­te re­gre­so). Do­nald Trump go­bier­na Es­ta­dos Uni­dos con Mi­chael Pen­ce co­mo vi­ce­pre­si­den­te, abier­ta­men­te con­tra­rio a los de­re­chos con­quis­ta­dos por la co­mu­ni­dad LGBTQ en Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do Net­flix anun­ció que lle­ga­ría un re­no­va­do equi­po de ase­so­res dis­pues­tos a con­quis­tar a la au­dien­cia mi­llen­nial, in­for­mó que el fo­co es­ta­ría pues­to en los es­ta­dos ro­jos, es de­cir re­pu­bli­ca­nos/con­ser­va­do­res. “Ma­king Ame­ri­ca Fa­bu­lous Again”, fue uno de los es­lo­gans en alu­sión al le­ma de cam­pa­ña de Trump “Ma­ke Ame­ri­ca Great Again”.

Así, la pri­me­ra tem­po­ra­da de es­ta nue­va eta­pa de Queer Eye via­ja por Atlan­ta y por pe­que­ños pue­blos del es­ta­do de Geor­gia pa­ra ayu­dar a ocho hom­bres, uno por ca­pí­tu­lo, uno a la vez. El pro­ta­go­nis­ta de uno de los epi­so­dios tie­ne seis hi­jos y aban­do­nó su ima­gen per­so­nal por las res­pon­sa­bi­li­da­des co­ti­dia­nas; otro es un jo­ven negro con un apar­ta­men­to da­do vuel­ta que no pu­do de­cir­le que era gay a su pa­dre mien­tras vi­vía; tam­bién trans­for­man la vi­da de un po­li­cía con so­bre­pe­so con po­co tiem­po pa­ra cui­dar su apa­rien­cia y abre la tem­po­ra­da la his­to­ria un obre­ro cu­ya hi­ja lla­mó a los Fab Fi­ve por­que lo veía des­trui­do, muy so­li­ta­rio y sin más planes que ver te­le­vi­sión to­do el día.

Las vidas gri­ses de es­tos vo­lun­ta­rios se ven sa­cu­di­das por la lle­ga­da de “los cin­co fan­tás­ti­cos”: An­to­nio Po­rows­ki es el ex­per­to en gas­tro­no­mía, Bobby Berk, el di­se­ña­dor de in­te­rio­res, Ka­ra­mo Brown es el ex­per­to en cul­tu­ra, Jo­nat­han Van Ness es el gu­rú en estilismo ca­pi­lar y fa­cial y Tan Fran­ce es el en­car­ga­do de una par­te im­por­tan­tí­si­ma pa­ra la trans­for­ma­ción, que es el guar­da­rro­pas.

Si la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va bá­si­ca pa­ra con­tar cual­quier his­to­ria es: plan­teo, desafío, clí­max y desen­la­ce, es­tos cin­co gays la si­guen a la per­fec­ción. Queer Eye pre­sen­ta a un hom­bre des­cui­da­do, lue­go los desafíos pa­ra trans­for­mar­lo, los cam­bios y, al fi­nal, el re­sul­ta­do. Ese re­co­rri­do es el que ha­ce tan atrac­ti­vos a los reali­ties de trans­for­ma­ción, por ejem­plo Ex­tre­me Ma­keo­ver, gé­ne­ro que es­tá en picada en el mer­ca­do lo­cal fren­te a los con­cur­sos de gas­tro­no­mía.

Ca­da epi­so­dio de Queer Eye mues­tra, pri­me­ro, el shock de los ase­so­res al en­con­trar­se con la reali­dad del hom­bre a trans­for­mar. Los cin­co ha­cen co­men­ta­rios des­de el hu­mor so­bre lo que tie­nen que desechar pa­ra dar lu­gar a lo nue­vo. Des­pués, lo acom­pa­ñan a cam­biar su ro­pa, su cor­te de pe­lo, la decoración y or­ga­ni­za­ción de su ca­sa, y lo ayu­dan emo­cio­nal­men­te a afron­tar un desafío per­so­nal. Ya sea con su es­po­sa, ex es­po­sa, ma­dre, pa­dre, o pa­re­ja, los ase­so­res acom­pa­ñan al su­so­di­cho a su­pe­rar cier­ta ad­ver­si­dad. ¡Y lo ha­cen bien!

A di­fe­ren­cia de la ver­sión an­te­rior, los ase­so­res abren su co­ra­zón, a ve­ces con­tan­do sus ex­pe- rien­cias per­so­na­les. Eso su­ce­de en el epi­so­dio de AJ, el jo­ven que no pu­do de­cir­le a su pa­dre que era gay por mie­do a las con­se­cuen­cias. AJ se ves­tía muy abu­rri­do an­tes de que los ase­so­res lle­ga­sen a su vi­da. Que­ría ocul­tar­se del mun­do. Mien­tras re­co­rren una tien­da de ro­pa, uno de los ase­so­res le cuen­ta que al sa­lir del clo­set pen­só que de­bía ves­tir­se con ro­pa lla­ma­ti­va que anun­cia­ra su ho­mo­se­xua­li­dad y lue­go se dio cuen­ta de que no era ne­ce­sa­rio, que se sen­tía más có­mo­do vis­tien­do co­mo an­tes. Eso le ayu­dó al vo­lun­ta­rio a sa­ber que no de­bía ejer­cer to­da la re­pre­sión en su ves­tua­rio y sim­ple­men­te re­la­jar­se.

Otro ca­so con­mo­ve­dor es el del po­li­cía. En un via­je en au­to que ha­ce jun­to a Brown, el afro­ame­ri­cano ex­per­to en cul­tu­ra, am­bos abor­dan el te­ma de la vio­len­cia po­li­cial con­tra la co­mu­ni­dad ne­gra en Es­ta­dos Uni­dos. Ha­blan so­bre la per­cep­ción que ca­da la­do tie­ne del otro y es per­cep­ti­ble un acer­ca­mien­to sin­ce­ro que to­ca un te­ma de­li­ca­do sin pa­re­cer for­za­do ni caer en lu­ga­res co­mu­nes.

Des­pués de 10 años, en un mun­do diferente, es­ta re­ma­ke co­rría el ries­go de ser un fra­ca­so y de en­fren­tar­se, ade­más, con las peores crí­ti­cas de la co­mu­ni­dad LGBTQ. Sin em­bar­go con un ma­yor in­vo­lu­cra­mien­to de sus pre­sen­ta­do­res, su in­ne­ga­ble ca­ris­ma, y ca­sos fuertes, Queer Eye ya es un éxi­to en Es­ta­dos Uni­dos y fir­mó pa­ra ha­cer una se­gun­da tem­po­ra­da. •

Es­te 2018 no es un año cual­quie­ra pa­ra el re­gre­so de Queer Eye. Do­nald Trump go­bier­na Es­ta­dos Uni­dos con Mi­chael Pen­ce co­mo vi­ce­pre­si­den­te, abier­ta­men­te con­tra­rio a los de­re­chos con­quis­ta­dos por la co­mu­ni­dad LGBTQ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.