EL FA­TA LLE­GÓ

En bus­ca de con­quis­tar nue­vos te­rri­to­rios, Fa­bián Del­ga­do can­tó en el So­lís, un pun­to al­to en una ca­rre­ra de dé­ca­das

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - NI­CO­LÁS TA­BÁ­REZ twit­ter.com/ni­co­ta­ba­rez93

To­da­vía guar­da la fo­to. La que ates­ti­gua que cuan­do te­nía 7 años re­cién cum­pli­dos, Fa­bián Del­ga­do par­ti­ci­pó del Fes­ti­val de la Can­ción In­fan­til que or­ga­ni­za­ba Mon­te Car­lo TV. Aún no era el Fa­ta, pe­ro ya le gus­ta­ba can­tar. Le que­dó gra­ba­da la ima­gen de es­tar so­bre el escenario y ver a la iz­quier­da, en los pal­cos, a Kurt Pah­len, di­rec­tor de or­ques­ta aus­tría­co y una emi­nen­cia mu­si­cal. El ve­te­rano, de tra­je blan­co, lo ob­ser­va­ba mien­tras el ni­ño can­ta­ba en el escenario del Tea­tro So­lís.

Que­dó ter­ce­ro y no lle­gó al pre­mio, un via­je a Dis­ney. Pe­ro fue su pri­me­ra vez so­bre un escenario gran­de, el mis­mo al que re­gre­só cua­tro dé­ca­das y me­dia des­pués y que su­pu­so el show más am­bi­cio­so de su tra­yec­to­ria, por la cual se con­vir­tió en una de las vo­ces más po­pu­la­res de la mú­si­ca tro­pi­cal uru­gua­ya. Me­jor di­cho, de la mú­si­ca uru­gua­ya. Y pun­to.

“Los ner­vios y la adre­na­li­na pre­via del es­pec­tácu­lo ya los vi­ví en otros lu­ga­res, en otros es­pec­tácu­los con Los Fa­ta­les co­mo el de la Sa­la Zi­ta­rro­sa de 2017, pe­ro es­te es el desafío más gran­de. No por el lu­gar, sino por­que me pro­pu­se ha­cer al­go más gran­de, pen­san­do en ojos y oí­dos de fue­ra del país, que ya es­tán acos­tum­bra­dos a ver otras co­sas y hay que po­ner­se a ti­ro”, ex­pli­có en un bar de la Agua­da una se­ma­na an­tes del es­pec­tácu­lo, en me­dio de en­sa­yos, reunio­nes de pro­duc­ción pa­ra re­pa­sar los as­pec­tos téc­ni­cos de la pre­sen­ta­ción, y el re­gis­tro en DVD del even­to, pa­ra con­tar con es­te co­mo cu­rrí­cu­lum fue­ra de fron­te­ras.

A pe­sar de ase­gu­rar que los ner­vios no pe­sa­ban, du­ran­te el show del mar­tes (ver re­se­ña apar­te), le ga­nó la emo­ción y la fe­li­ci­dad, lo que de­mos­tró a lo lar­go de to­do el show.

De su idea de sa­lir al ex­te­rior tam­bién vino la elec­ción del So­lís co­mo escenario. Es un tea­tro co­no­ci­do a ni­vel re­gio­nal, to­car en él ge­ne­ra pres­ti­gio y era lo más ade­cua­do pa­ra rea­li­zar un show en el que los clá­si­cos se cru­za­ron con las no­ve­da­des del ál­bum más re­cien­te de Del­ga­do, Otra ca­lle. En es­te se apos­tó a un so­ni­do más in­ter­na­cio­nal, com­ple­jo y con una ma­yor de­di­ca­ción a los arre­glos, na­ci­do de la co­la­bo­ra­ción en­tre el ar­tis­ta y su pro­duc­tor, Ma­teo Mo­reno. “Yo po­dría ha­ber to­ca­do en el So­lís en otro mo­men­to, pe­ro era es­te, con es­te dis­co y esas an­sias que me tra­jo”, afir­mó.

Y allí lle­gó, aun­que el ca­mino has­ta el tea­tro de la ca­lle Bue­nos Ai­res no es­tu­vo li­bre de idas y vuel­tas.

Esa in­ten­ción de in­ter­na­cio­na­li­zar­se y de mo­di­fi­car su so­ni­do (sin per­der su iden­ti­dad y la mi­sión ori­gi­nal de su ca­rre­ra mu­si­cal que ha si­do la de di­ver­tir al pú­bli­co) res­pon­den a lo que Del­ga­do se­ña­la co­mo los in­gre­dien­tes cla­ves de su per­ma­nen­cia, po­pu­la­ri­dad y éxi­to: rein­ven­tar­se con­ti­nua­men­te, tra­ba­jar con pro­fe­sio­na­lis­mo y cum­plir con to­do lo que se pro­pon­ga.

Ca­da año, des­de 1997, el Fa­ta se to­ma 15 o 20 días de enero de va­ca­cio­nes. La tra­di­ción la em­pe­zó lue­go del de­but de Los Fa­ta­les, su pro­yec­to más cé­le­bre, en 1996. El des­gas­te lue­go de 10 me­ses de gra­ba­cio­nes, com­po­si­cio­nes y gi­ras lo ago­ta. “To­do el mundo tie­ne li­cen­cia en su tra­ba­jo, pe­ro en la mú­si­ca no pa­rás nun­ca. In­clu­so si vos pa­rás, el gru­po si­gue can­tan­do”, co­men­tó. En­ton­ces avi­só que se iba dos se­ma­nas. Y en esas va­ca­cio­nes apro­ve­chó pa­ra dia­gra­mar el año, pa­ra no re­sol­ver día a día las si­tua­cio­nes de la agen­da. Des­de en­ton­ces ese pa­ra­te es­ti­val le ha ser­vi­do pa­ra desa­rro­llar ideas, ar­mar su ca­len­da­rio anual y es­ta­ble­cer ob­je­ti­vos que sí o sí de­ben ser cum­pli­dos, o al me­nos em­pe­za­dos a tra­ba­jar.

Nun­ca pa­rar

Nun­ca pa­rar. Esa fi­lo­so­fía, su­ma­da a si­tua­cio­nes per­so­na­les, le tra­jo pro­ble­mas a Del­ga­do. Uno de esos pro­ble­mas fue el tin­ni­tus, un fe­nó­meno que pa­de­cen va­rios mú­si­cos (Neil Young, Bob Dy­lan, Phil Co­llins) y que con­sis­te en un zum­bi­do per­ma­nen­te en el oí­do. La ex­po­si­ción a la mú­si­ca fuer­te y can­tar al la­do de ins­tru­men­tos de vien­to co­mo hi­zo to­da su ca­rre­ra fue­ron las cau­sas que lo in­ten­si­fi­ca­ron, por­que lo sen­tía des­de que iba a bai­lar de jo­ven. “Lo te­nía en el oí­do iz­quier­do. En 2011 lo em­pe­cé a sen­tir más fuer­te pe­ro pen­sé que era al­go nor­mal, ga­jes del ofi­cio. Pe­ro en 2013 con el es­trés de la muer­te de mis vie­jos se me in­ten­si­fi­có. Mu­rió mi pa­dre y a los seis me­ses mi ma­dre, fue to­do muy se­gui­do, y el es­trés emo­cio­nal me lo des­per­tó”, re­cor­dó el can­tan­te.

El sus­to vino cuan­do en una pre­sen­ta­ción en vi­vo per­dió el equi­li­brio. El oí­do le in­for­ma al ce­re­bro los múscu­los que hay que mo­ver pa­ra no per­der­lo, por lo que con un oí­do en es­ta­do crí­ti­co la co­sa se com­pli­ca. Fue des­pués de ese epi­so­dio que el Fa­ta de­ci­dió re­cu­rrir a un es­pe­cia­lis­ta. “El mé­di­co que me tra­tó me di­jo que te­nía que pa­rar por lo me­nos tres me­ses pa­ra re­cu­pe­rar el oí­do. Y yo nun­ca pa­ré. Pa­ra­ba de do­min­go a jue­ves, y los vier­nes to­ca­ba, pe­ro me iba pa­ra ca­sa, por­que no te­nía mu­cha es­ta­bi­li­dad. Es­ta­ba

con mie­do, pen­sa­ba que me iba a pa­sar de nue­vo. Pe­ro lo fui lle­van­do, con tra­ta­mien­to; cam­bié mi plan de vi­da y lo ten­go con­tro­la­do. Apun­to a ha­cer shows pun­tua­les, des­can­sar y se­guir, pa­ra no des­tro­zar­me el oí­do”, con­tó.

Des­pués de ese tran­ce co­men­zó el tra­ba­jo en Otra ca­lle, un dis­co que ade­más de in­ten­tar ser el pie en la puer­ta de la re­gión, es un cam­bio con res­pec­to al pa­sa­do de Del­ga­do y sus pro­yec­tos mu­si­ca­les. “Los Fa­ta­les vi­ven de las fies­tas pri­va­das, no de bai­les. Los bai­les son una mo­da cons­tan­te, en­ton­ces te­nés que es­tar siem­pre gra­ban­do un te­ma por­que to­do cam­bia tan se­gui­do que tu can­ción sue­na y en­se­gui­da apa­re­ció otra ban­da con otro te­ma. Es una re­no­va­ción cons­tan­te y la vi­ví du­ran­te 17 años. Pe­ro la fies­ta no te exi­ge. Y en ese sen­ti­do, el ca­mino de es­te dis­co no es pe­gar un te­ma y que des­pués se pin­che. Es ha­cer un desa­rro­llo. Que el dis­co ten­ga un tiem­po, por­que es una in­ver­sión muy gran­de pa­ra gra­bar­lo pa­ra que des­pués que­de en un ca­jón”, con­tó so­bre su tra­ba­jo más re­cien­te.

Abrien­do puer­tas

Con el dis­co en la ca­lle, Del­ga­do via­jó en 2017 a Ar­gen­ti­na, Chi­le y Pe­rú, con la in­ten­ción de co­men­zar a pro­yec­tar­se en esos te­rri­to­rios. Sus can­cio­nes, afir­mó, sue­nan, pe­ro la pre­gun­ta cons­tan­te era: “¿Es­to sue­na así en vi­vo?”. De nue­vo, la ne­ce­si­dad de res­pal­dar los te­mas con una pre­sen­ta­ción au­dio­vi­sual lo lle­vó al show del So­lís.

Pa­ra el Fa­ta es vol­ver a rea­li­zar un ca­mino ya he­cho, aun­que con mú­si­ca con­tem­po­rá­nea, con in­ter­net –que fa­ci­li­ta el víncu­lo– y con más ex­pe­rien­cia. En al­gu­nos de esos lu­ga­res ya te­nía los an­te­ce­den­tes de su pe­río­do de ex­plo­sión con Los Fa­ta­les.

La cla­ve en aquel mo­men­to, en­tre 1999 y el 2000, fue la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na, que no so­lo se ve allí –y acá– sino tam­bién en Pa­ra­guay y Bo­li­via, otros dos mer­ca­dos a los que lle­ga­ron en aquel mo­men­to, ade­más de Chi­le, aun­que en me­nor me­di­da, por­que al otro la­do de los An­des no se ve de­ma­sia­da te­le­vi­sión ar­gen­ti­na. “Fui­mos los pri­me­ros en lle­gar al pro­gra­ma de Ti­ne­lli des­de acá. Y, por ejem­plo, íba­mos mu­cho a Bo­li­via; pa­sa­mos por to­das las ciu­da­des, ha­cía­mos gi­ras de se­ma­nas. Era un mer­ca­do fuer­te de shows, no de ven­ta de dis­cos. Lle­ná­ba­mos so­los el es­ta­dio del Jor­ge Wils­ter­man, po­ne­le”, apun­tó.

Esa era do­ra­da es­ta­ba po­ten­cia­da por el he­cho de que no eran la úni­ca ban­da de la mo­vi­da. “Yo pien­so que so­lo con Los Fa­ta­les no nos po­dría­mos ha­ber man­te­ni­do. En un mo­men­to hu­bo que te­ner un Pe­ña­rol-Na­cio­nal con Cho­co­la­te; Ma­yo­ne­sa con­tra el Bi­cho bi­cho. Cuan­do to­cá­ba­mos jun­tos era

una lo­cu­ra. Así cre­ci­mos. Co­mo an­tes pa­só con Ka­ri­be y Pa­la­cio. Gen­te con vin­chas de uno y otros con las del otro. Un con­tra­pun­to, que ha­ce que el pro­duc­to se for­ta­lez­ca y que con el tiem­po ha­ya gen­te que di­ga ‘yo me crié con eso’”, di­jo a El Ob­ser­va­dor.

En 2003 el dó­lar se dis­pa­ró y to­do se vino aba­jo. La dis­co­grá­fi­ca ale­ma­na que te­nía con­tra­to con ellos ce­rró, su fi­lial en Ar­gen­ti­na dio quie­bra, y la ban­da tu­vo que re­for­mu­lar­se con el mer­ca­do uru­gua­yo co­mo te­rreno ex­clu­si­vo.

Re­for­mu­lar­se. Una de las pa­la­bras cla­ves del dic­cio­na­rio del Fa­ta Del­ga­do. Que reali­zó su gran apues­ta con el So­lís y aho­ra tra­ba­ja pa­ra bus­car los re­sul­ta­dos. •

L. CA­RRE­ÑO

FOTOS: L. CA­RRE­ÑO

Los hits de Los Fa­ta­les no fal­ta­ron a la ci­ta: La no­che del te­rror, Bi­cho bi­cho, El apa­gón y El bai­le del pim­po­llo so­na­ron en el Tea­tro So­lís, ade­más de sus nue­vas can­cio­nes. La fies­ta fue to­tal

Com­pa­ñía, co­lor e in­vi­ta­dos Un gru­po de ocho bai­la­ri­nas acom­pa­ñó to­do el es­pec­tácu­lo, del que par­ti­ci­pa­ron tam­bién otras vo­ces icó­ni­cas de la mú­si­ca tro­pi­cal ver­ná­cu­la, co­mo Yesty Prie­to, Ma­rihel Bar­bo­za y Luis “Cha­to” Aris­men­di.

La pri­me­ra pre­sen­ta­ción La pri­me­ra vez que el Fa­ta Del­ga­do se subió a un escenario fue a los 7 años, cuan­do par­ti­ci­pó de un concurso de can­to y ob­tu­vo el ter­cer lu­gar; fue en el Tea­tro So­lís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.