Qué leen los edi­to­res na­cio­na­les

Ocho edi­to­res uru­gua­yos cuen­tan cuá­les son los libros que aglo­me­ran en sus me­sas de luz y có­mo son sus há­bi­tos de lec­tu­ra por pla­cer y por tra­ba­jo

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - PÍA SU­PER­VIE­LLE twit­ter.com/pia­su­per­vie­lle

Pri­me­ro es­tán las ra­zo­nes. Lee­mos por ne­ce­si­dad; con­vic­ción; pa­ra eva­dir lo que no se pue­de to­le­rar; co­mo an­tí­do­to; pa­ra en­ten­der lo inen­ten­di­ble; pa­ra su­frir me­nos, pa­ra su­frir más; pa­ra en­con­trar las pa­la­bras; por amor o desamor; por­que así nos lo en­se­ña­ron, por­que al­guien al­gu­na vez nos or­de­nó: “Leé es­to”; por­que es inevi­ta­ble, por­que no sa­be­mos ha­cer otra co­sa. Des­pués es­tán las for­mas y los lu­ga­res. Esos há­bi­tos par­ti­cu­la­res que ha­cen que ca­da uno ten­ga sus ru­ti­nas y ma­nías. En la ma­sa in­men­sa de lec­to­res es­tán los edi­to­res, hom­bres y mu­je­res que vi­ven de leer y son res­pon­sa­bles de pu­bli­car lo que, des­pués, con­su­mi­re­mos con ham­bre o, en el peor de los ca­sos, aban­do­na­re­mos has­tia­dos. Los edi­to­res –ha­bi­tual­men­te de un ba­jo per­fil ex­tre­mo, sal­vo ex­cep­cio­nes que po­de­mos enu­me­rar de me­mo­ria, co­mo Maxwell Per­kins, Gor­don Lish, Car­men Bal­cells– tie­nen, pa­ra mu­chos, un tra­ba­jo en­vi­dia­ble. Aun­que so­lo ellos sa­ben lo di­fí­cil que re­sul­ta di­fe­ren­ciar el pla­cer de los pla­zos, los límites, los au­tos lle­nos de so­bres con ma­nus­cri­tos, los es­cri­to­rios re­ple­tos de pa­pe­les, los PDF a me­dio leer, las de­vo­lu­cio­nes. Lo cier­to es que un buen edi­tor es, sin du­da, un buen lec­tor.

Con mo­ti­vo del Día del Li­bro, El Ob­ser­va­dor les con­sul­tó a ocho edi­to­res uru­gua­yos cuá­les son los libros que es­tán le­yen­do en es­te mo­men­to, cuá­les son los que los es­pe­ran en la me­sa de luz y cuá­les son sus pe­que­ños tru­cos pa­ra di­fe­ren­ciar el de­lei­te de la la­bor.

Al­ci­des Abe­lla Di­rec­tor de Ban­da Orien­tal

Por ra­zo­nes de tra­ba­jo es­toy le­yen­do un texto de Mar­tín Pon­ce de León y En­ri­que Ru­bio re­la­ti­vo a un pe­río­do de la his­to­ria re­cien­te. Tam­bién, un li­bro de pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo, en­tre­vis­tas vin­cu­la­das al fút­bol. En la lis­ta de es­pe­ra ten­go Lo­gi­có­mix, una pro­pues­ta muy ori- gi­nal en torno a Ber­trand Rus­sell, la ló­gi­ca y la ma­te­má­ti­ca. Ve­ré si por fin pue­do en­ten­der al­go de esas te­má­ti­cas. Por ra­zo­nes de tra­ba­jo y tam­bién por dis­fru­te es ha­bi­tual que es­té con dos o tres libros en la vuel­ta. Lo cu­rio­so es que mu­chos de esos tí­tu­los vin­cu­la­dos a lo la­bo­ral son muy dis­fru­ta­bles. Ten­go un pu­ña­di­to de libros en mi ca­sa de los cua­les no quie­ro des­pren­der­me. Por afec­to, por la for­ma en que es­tán es­cri­tos o por lo que in­ci­die­ron en mi for­ma­ción (soy egre­sa­do del IPA en Li­te­ra­tu­ra), hay tí­tu­los a los cua­les quie­ro vol­ver ca­da tan­to. La edu­ca­ción sen­ti­men­tal de Gus­ta­ve Flau­bert, por ejem­plo.

Vir­gi­nia Ar­ling­ton Edi­to­ra Pa­la­bra San­ta

Cuan­do leo en es­pa­ñol no pue­do evi­tar sen­tir que es­toy tra­ba­jan­do, así que el pla­cer de la lec­tu­ra, ese que te per­mi­te per­der­te en­tre los ren­glo­nes y for­mar par­te del mun­do que te pro­po­ne la au­to­ra o el au­tor lo re­ser­vo pa­ra los libros en in­glés. Ten­go mon­to­nes en mi Kind­le, pe­ro aho­ra abrió Books­hop a la vuel­ta de ca­sa y es­toy co­pa­da. Ter­mi­né dos al to­que: Get a li­fe de Nadine Gor­di­mer y Nuts­hell de Ian McE­wan. Aho­ra es­toy con The little friend de Don­na Tart que me tie­ne en­fer­ma. To­do lo que ha­go que no sea leer me re­sul­ta un fas­ti­dio, por lo que es­toy la ma­yor par­te del día fas­ti­dia­da. Dis­fru­to mon­to­nes los libros de fo­tos, me dan mu­cha paz, la con­tem­pla­ción pura sin pa­la­bras o con ape­nas una le­yen­da, ejer­ci­tan otra área de mi cuer­po y no la que es­tá acos­tum­bra­da a lo li­te­ra­rio. Me fi­jo mu­cho en el di­se­ño, soy bas­tan­te no­ve­le­ra en esa área y he com­pra­do libros “lin­dos” cu­yo con­te­ni­do no es­ta­ba a la al­tu­ra.

El li­bro de ca­be­ce­ra es uno que reúne no­tas de pren­sa de Ga­briel Gar­cía Már­quez, otro de cuen­tos com­ple­tos de Roald Dahl, The cat­cher in the rye de JD Sa­lin­ger, True ta­les of Ame­ri­can Li­fe, un ha­llaz­go edi­ta­do por Paul Aus­ter y es­cri­to por gen­te que no se de­di­ca a es­cri­bir. Amo a Si­ri Hust­vedt, a una es­co­ce­sa crack que se lla­ma Mag­gie O’Fa­rrell; hay una edi­to­ra di­vi­na re­con­tra in­gle­sa que se lla­ma Dia­na At­hill que es­cri­be con una ho­nes­ti­dad bru­tal. No ten­go lis­ta de es­pe­ra, soy de las que va a la li­bre­ría –vir­tual o fí­si­ca– y eli­ge ahí mis­mo.

Gonzalo Baz y Da­nie­la Oli­var Fun­da­do­res y edi­to­res de Pez en el hie­lo Edi­cio­nes Baz

Es­toy le­yen­do La úl­ti­ma no­che de

Fe­de­ri­co Cam­pag­na y En el cuer­po una voz de Ma­xi­mi­li­ano Ba­rrien­tos; A re­sis­tên­cia de Ju­lián Fuks, Ca­ba­llo de Ho­ra­cio Ca­va­llo, Si­lex de Mar­tín Ce­ri­so­la, Las be­llas ex­tran­je­ras de Mir­cea Car­ta­res­cu, De­leu­ze y la brujería de Mark Fis­her y Matt Lee. In­ter­ca­lo en­tre na­rra­ti­va y teo­ría más que na­da. Mis lec­tu­ras son bas­tan­te in­tui­ti­vas, na­da sis­te­má­ti­cas. Des­de ha­ce años, leo mu­cha na­rra­ti­va bra­si­le­ra y la­ti­noa­me­ri­ca­na, pe­ro ca­da tan­to me­cho al­gún nor­te­ame­ri­cano o al­gún ru­so. Si­go a va­rios es­cri­to­res que me gus­tan.

Me gus­ta leer siem­pre lo que es­tán es­cri­bien­do mis ami­gos. In­ten­to se­guir lo que es­tán pu­bli­can­do las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes de Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Chi­le y Bra­sil. Des­pués, el tra­ba­jo es es­ta­ble­cer ru­ti­nas pa­ra leer, co­rre­gir, es­cri­bir, pla­ni­fi­car. He per­di­do mi neu­ro­sis de ter­mi­nar con to­dos los libros que em­pie­zo. Y fue lo me­jor que me ha pa­sa­do co­mo lec­tor. Hay libros que vuel­ven a mi me­sa de luz ca­da tan­to. El úl­ti­mo que vol­vió es Los emi­gra­dos de WG Se­bald.

Oli­var

Aho­ra es­toy le­yen­do De­cla­ra­ción de Mi­chael Hardt y An­to­nio Ne­gri. El que siem­pre leo un po­co y de­jo es El psi­quia­tra, el lo­co y su psi­coa­ná­li­sis de Maud Man­no­ni. Soy de de­jar libros por la mi­tad y re­to­mar­los años des­pués. Es­toy por ter­mi­nar La adop­ción y otros re­la­tos de Syl­via La­go. Creo que la di­fe­ren­cia en­tre el tra­ba­jo y el pla­cer es el de­seo de ter­mi­nar.

Mar­tín Fer­nán­dez Fun­da­dor y edi­tor de Ca­sa edi­to­rial Hum y Es­tua­rio Edi­to­ra

Mu­chos me ha­blan de mi “lin­do y en­vi­dia­ble tra­ba­jo” y es que, real­men­te, no sé có­mo se­ría tra­ba­jar de otra co­sa. Mu­chas ve­ces me gus­ta­ría mar­car tar­je­ta y te­ner un je­fe, sa­ber que me re­ti­ro a tal ho­ra y que pue­do des­en­chu­far, co­sa que la­men­ta­ble­men­te no se me da por el sim­ple he­cho de es­tar al fren­te de es­te bu­que. Ser tu pro­pio je­fe no es­tá bueno. Es­tá cla­ro que se ca­mu­fla la pre­sión y te tran­qui­li­za que el con­ta­dor de la em­pre­sa no te va a echar por errar­le a ca­da bo­la, pe­ro sos tu pro­pio se­cre­ta­rio 24/7.

To­do es­to a cuen­to de las lec­tu­ras cons­tan­te­men­te pen­dien­tes: ra­ra vez ten­go tiem­po pa­ra leer libros que no es­tén re­la­cio­na­dos con la edi­to­rial e im­pli­quen un in­for­me de lec­tu­ra, de­vo­lu­ción al au­tor o edi­ción de texto. Por suer­te me gus­tan to­dos los tí­tu­los con los que tra­ba­ja­mos y eso sí que es­tá bueno: po­der leer a au­to­res que te co­pan, y que en­ci­ma te son cer­ca­nos y a los que, en mu­chos ca­sos, ad­mi­rás.

Por to­do lo an­te­rior, al dar­me vuel­ta me en­cuen­tran: una bio­gra­fía de Al­ber­to Nin Frías y su co­rre­la­to con la ho­mo­se­xua­li­dad en el 900, a car­go de Jo­sé As­san­dri, que es un des­pe­lo­te, se lee co­mo una his­to­ria del ar­te uni­ver­sal has­ta co­mien­zos de si­glo, años 30, con una va­rie­dad de per­so­na­jes reales hí­per co­no­ci­dos que lo ju­na­ban y lo te­nían co­mo re­fe­ren­te; un en­sa­yo so­bre Teo­ría del co­lor en las ar­tes vi­sua­les, de Fer­nan­do Ló­pez La­ge, con mu­chí­si­mas re­fe­ren­cias al ar­te con­tem­po­rá­neo des­de su ex­pe­rien­cia y la de otros re­fe­ren­tes in­elu­di­bles en ese cam­po; y en fic­ción en­tro y sal­go de las nue­vas no­ve­las de Ren­zo Ros­se­llo (una te­tra­lo­gía po­li­cial que sal­drá por la co­lec­ción de no­ve­la ne­gra Co­se­cha Ro­ja) y de Da­mián Gon­zá­lez Ber­to­lino (su pro­yec­to más am­bi­cio­so a la fe­cha, os­cu­ri­to, un Poe si­glo XXI im­pre­sio­nan­te). ¿Qué más pue­do pe­dir? Es­tán bue­ní­si­mos los cua­tro, sú­per dis­tin­tos y de un gran ni­vel in­te­lec­tual y con ofi­cio, ca­da uno des­de su lu­gar de crea­ción.

En la lis­ta de es­pe­ra, ten­go de­bes va­rios con au­to­res que nos es­tán es­pe­ran­do. So­mos len­tos, no nos da la es­pal­da ni la ca­be­za; po­cos pe­ro bue­na gen­te.

Des­de que ten­go me­mo­ria, lle­vo va­rios libros a la vez. In­clu­so pa­re­ce has­ta ser obli­ga­to­rio in­ter­ca­lar gé­ne­ros. Una vez que le en­tro a al­gún tí­tu­lo en es­pe­cial, es di­fí­cil no ter­mi­nar­lo. Pa­ra no de­jar­los por la mi­tad, ca­paz al­gu­na que otra vez me sal­teo al­gún ca­pí­tu­lo, co­mo pa­ra ace­le­rar el fi­nal y de­cir “ter­mi­né”.

Me gus­ta pi­co­tear en la bi­blio­te­ca, aga­rrar al­gún li­bro –que ya ha­ya leí­do, cla­ro– al azar y tra­tar de acor­dar­me de qué iba, có­mo era el tono, tra­tar de re­cor­dar in­clu­so cuándo y dón­de lo leí, por­que eso es cla­ve pa­ra uno, su­ma sa­tis­fac­cio­nes per­so­na­les al ac­to de la lec­tu­ra. Es re­cor­dar el li­bro pe­ro tam­bién la vi­da de uno mis­mo, re­cor­dar­te en otros tiem­pos, en otros con­tex­tos, con otra ca­be­za.

Clau­dia Ga­rín Di­rec­to­ra edi­to­rial de Pla­ne­ta

Es­toy le­yen­do sie­te libros en­tre in­fan­ti­les, fic­ción y bio­gra­fía: por suer­te siem­pre ten­go libros in­fan­ti­les por des­cu­brir: Arturo y Cle­men­ti­na, que es un clá­si­co y Mis­hi­yu, un li­bro de Ri­car­do Al­cán­ta­ra, un uru­gua­yo que vi­ve en Es­pa­ña. Ter­mi­né de leer el se­gun­do to­mo de Cuen­tos de bue­nas no­ches pa­ra ni­ñas re­bel­des que po­dría de­cir­se que es un ju­ve­nil. Ade­más: Las hi­jas del ca­pi­tán, la úl­ti­ma no­ve­la de Ma­ría Due­ñas, Pa­tria de Aram­bu­ru que la es­toy es­ti­ran­do por­que me gus­ta mu­cho y no quie­ro que ter­mi­ne, Re­la­tos de lo ines­pe­ra­do de Roald Dahl, ex­ce­len­tes cuen­tos, Cuen­tos reuni­dos de Cla­ri­ce Lis­pec­tor y El agen­te Zig­zag, una bio­gra­fía so­bre un es­pía de la se­gun­da Gue­rra. Nor­mal­men­te du­ran­te va­rias se­ma­nas so­bre­vi­ven las lec­tu­ras y si me abu­rro o se cru­za al­go más in­tere­san­te las aban­dono y las re­to­mo al tiem­po. Soy sú­per des­or­de­na­da pa­ra leer por­que, por suer­te, en­cuen­tro mu­chas co­sas que me in­tere­san.

Por mi tra­ba­jo, ne­ce­si­to al­ter­nar lec­tu­ras. Si edi­té en­sa­yo de his­to­ria o autoayuda me obli­go a leer fic­ción en mis ra­tos li­bres pa­ra cam­biar el chip y a la in­ver­sa. Tam­bién, siem­pre leo in­fan­ti­les por­que quie­ro me­jo­rar mi for­ma­ción en edi­ción in­fan­til y tra­to de sa­ber qué se pu­bli­ca. So­bre mi me­sa de luz siem­pre hay pen­dien­tes y al­terno ma­nus­cri­tos pen­dien­tes con libros. Hay un gé­ne­ro por el que ten­go de­bi­li­dad: las bio­gra­fías.

Ju­lia Ortiz Edi­to­ra Cria­tu­ra

Leo más de un li­bro si­mul­tá­nea­men­te, pe­ro no soy de las que tie­nen la me­sa de luz de­to­na­da. Los libros tie­nen un cor­to pa­sa­je por ahí, ya sea por­que los ter­mino o por­que los aban­dono. La única ex­cep­ción es Los libros de los otros, la co­rres­pon­den­cia de Ita­lo Cal­vino (edi­ción de Tus­quets), que ha­ce más de un año que es­tá ahí, mu­dan­za de por me­dio, y que leo de vez en cuan­do un po­co pa­ra no sa­tu­rar el gé­ne­ro car­tas y un po­co por­que no quie­ro que se ter­mi­ne. Aho­ra es­tán los que aca­bo de traer de la Fe­ria del Li­bro de Bue­nos Ai­res. Los re­cién leí­dos son Los me­jo­res días, de Ma­ga­lí Et­che­bar­ne (Te­ne­mos las má­qui­nas); Va­ria ima­gi­na­ción, de Syl­via Mo­lloy (Bea­triz Vi­ter­bo) y el que es­toy le­yen­do: Los ni­ños, de Ca­ro­li­na Sa­nín (Es­truen­do­mu­do); ade­más del pen­dien­te de lec­tu­ra Dia­rio del afue­ra/La vi­da ex­te­rior, de An­nie Er­naux (Mi­le­na Ca­se­ro­la). Ten­go La pasión se­gún GH, de Cla­ri­ce Lis­pec­tor (Cuen­co de Pla­ta), ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, es­pe­ran­do el mo­men­to per­fec­to pa­ra leer­lo. ¡Ah! Me ol­vi­da­ba, ha­ce co­mo dos años lee­mos en voz al­ta con mi pa­re­ja de Stend­hal. Ro­jo y ne­gro,

Ju­lián Ubi­ría Di­rec­tor li­te­ra­rio Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri

Es­toy le­yen­do aho­ra: una co­lec­ción de en­sa­yos de va­rios au­to­res que se lla­ma Ace­le­ra­cio­nis­mo. Es­tra­te­gias pa­ra una tran­si­ción ha­cia el post­ca­pi­ta­lis­mo, de Ca­ja Ne­gra, es­toy ter­mi­nan­do Frac­tu­ra, de An­drés Neu­man (Al­fa­gua­ra), y Caos, de Ma­ga­lí Ta­jes (Sud­ame­ri­ca­na). Tam­bién es­toy le­yen­do tex­tos aún no pu­bli­ca­dos. Las lec­tu­ras que ven­drán a con­ti­nua­ción son: El ban­que­te ce­les­tial de Do­nald Ray Po­llock (Ran­dom Hou­se), por­que me fas­ci­nó Knoc­kems­tiff, y Eva­sión y otros en­sa­yos, de Cé­sar Ai­ra. Leo mu­chos libros al mis­mo tiem­po (in­ter­ca­lo libros que leo por pla­cer con libros en los que es­toy tra­ba­jan­do). Si me de­ja de in­tere­sar aban­dono. Ten­go más fa­ci­li­dad pa­ra aban­do­nar un texto de no fic­ción que una no­ve­la, por ejem­plo. •

“To­do lo que ha­go que no sea leer me re­sul­ta un fas­ti­dio, por lo que es­toy la ma­yor par­te del día fas­ti­dia­da” Vir­gi­nia Ar­ling­ton EDI­TO­RA PA­LA­BRA SAN­TA

“He per­di­do mi neu­ro­sis de ter­mi­nar con to­dos los libros que em­pie­zo. Y fue lo me­jor que me ha pa­sa­do co­mo lec­tor” Gonzalo Baz EDI­TOR DE PEZ EN EL HIE­LO

“Me gus­ta pi­co­tear en la bi­blio­te­ca, aga­rrar al­gún li­bro al azar y tra­tar de acor­dar­me de qué iba, có­mo era el tono, tra­tar de re­cor­dar in­clu­so cuándo y dón­de lo leí (...) Es re­cor­dar el li­bro pe­ro tam­bién la vi­da de uno mis­mo, re­cor­dar­te en otros tiem­pos, en otros con­tex­tos, con otra ca­be­za” Mar­tín Fer­nán­dez EDI­TOR DE CA­SA HUM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.