La se­lec­ción más fe­liz del mun­do

Ale­ma­nia se pre­pa­ra pa­ra una fies­ta do­mi­nan­do la pe­lo­ta

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna - LUIS ROUX Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

La se­lec­ción ale­ma­na usa su cuen­ta de Twit­ter (en­tre otros idio­mas, en es­pa­ñol) pa­ra elo­giar a las de­más se­lec­cio­nes y a sus es­tre­llas y fo­men­tar la com­pe­ten­cia sana. Uru­guay re­ci­bió su cuo­ta de amor (“un mun­dial no es mun­dial si el úl­ti­mo cam­peón y el pri­me­ro no es­tán”) y tam­bién Go­dín y Suá­rez, en es­pe­cial, quie­nes son pre­sen­ta­dos co­mo “el pa­trón del fon­do ce­les­te” y “¿el 9 más te­mi­do de Ru­sia 2018?”, res­pec­ti­va­men­te.

Pe­ro tam­bién tie­ne pa­la­bras agra­da­bles pa­ra los que es­tán en su mis­mo gru­po (Sue­cia, Mé­xi­co y Co­rea del Sur) y pa­ra Es­pa­ña, Ma­rrue­cos e Irán. Yo su­pon­go que de aquí al mun­dial ha­brá cu­bier­to de elo­gios a to­dos sus ri­va­les.

Hay al­go de so­ber­bia en el asun­to, di­go yo. Se sien­te tan due­ña de la com­pe­ten­cia que has­ta les dan pa­ra ade­lan­te a los de­más. Ima­gí­nen­se a la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol ha­cien­do al­go pa­re­ci­do: “Les desea­mos a Egip­to, Ara­bia Sau­di­ta y Ru­sia que ten­gan un gran mun­dial” o “Sa­lu­da­mos a la ver­dea­ma­re­la, vi­va el jo­go bo­ni­to” o “a la gran se­lec­ción ar­gen­ti­na, sa­lud”.

Los ale­ma­nes tie­nen con qué. Yo creo que Uru­guay ha­bría he­cho al­go si­mi­lar en el mun­dial de Sui­za, en el 54, si hu­bie­ra exis­ti­do Twit­ter. Pro­ba­ble­men­te lo ha­ga­mos más ade­lan­te, si les se­gui­mos co­pian­do a los ale­ma­nes. Ya te­ne­mos un pro­ce­so, co­mo ellos. Nos fal­ta vol­ver a sa­lir cam­peo­nes y em­pe­zar a tui­tear.

Tal vez lo que pa­sa es que pa­ra Ale­ma­nia un mun­dial no es un gran es­trés. Ellos lo to­man co­mo un cam­peo­na­to amis­to­so, en el que siem­pre son fa­vo­ri­tos, con una fa­se de gru­pos que sir­ve pa­ra en­trar en ca­lor, des­pués ga­nar oc­ta­vos y ver qué pa­sa.

Ale­ma­nia ju­gó to­dos los mun­dia­les me­nos el del 30 y el del 50 (me­nos mal); nun­ca per­dió en fa­se de gru­pos y la única vez que fue de­rro­ta­da en oc­ta­vos fue en 1938. Sa­lie­ron cua­tro ve­ces cam­peo­nes, cua­tro ve­ces sub­cam­peo­nes y cua­tro ve­ces ter­ce­ros. Es la se­lec­ción que ju­gó más fi­na­les (8) y la que más ve­ces es­tu­vo en­tre los cua­tro me­jo­res del mun­do (13).

Dispu­taron 18 mun­dia­les y que­da­ron en­tre los ocho me­jo­res en 17. Si bien Bra­sil ga­nó un cam­peo­na­to más, a mí no me ca­be la me­nor du­da de que Ale­ma­nia es la gran po­ten­cia del fút­bol mun­dial. Si fal­ta­ba al­gún da­to pa­ra con­fir­mar­lo, que val­ga la se­mi­fi­nal en el Mi­nei­rão de ha­ce cua­tro años.

Otra cos­tum­bre que ha­ce a Ale­ma­nia muy gran­de es que se re­sig­na a ser lo que es. Cuan­do Jür­gen Klins­mann fue téc­ni­co, sa­lie­ron ter­ce­ros en su pro­pia ca­sa, un re­sul­ta­do de­plo­ra­ble, y sin em­bar­go le ofre­cie­ron se­guir con la se­lec­ción. Fue él quien no acep­tó. Ellos creen que un téc­ni­co de la se­lec­ción tie­ne que ser­lo du­ran­te tres o cua­tro mun­dia­les.

Cam­bian la for­ma de ju­gar, de acuer­do a los tiem­pos en que vi­ven, a có­mo es­tá el fút­bol, pe­ro por las du­das do­mi­nan to­das las áreas del jue­go. Des­de los go­le­ros –que se pe­lean en­tre ellos pa­ra ver quién es el me­jor del mun­do– has­ta los de­lan­te­ros, to­dos sa­ben ha­cer de to­do.

Aun­que tal vez lo más tre­men­do del ca­rác­ter de la se­lec­ción ale­ma­na sea la ga­rra charrúa. Sí: les gus­tan las di­fí­ci­les, se agran­dan cuan­do van per­dien­do, po­nen to­do en ca­da par­ti­do, no les preo­cu­pa na­da más que la glo­rio­sa ca-

••• Pa­ra Ale­ma­nia un mun­dial no es un gran es­trés; ellos lo to­man co­mo un cam­peo­na­to amis­to­so •••

mi­se­ta ale­ma­na.

Y cuan­do van ga­nan­do tam­bién se sien­ten muy có­mo­dos. No sé si se­rá cier­ta la anéc­do­ta que di­ce que en el en­tre­tiem­po con­tra Bra­sil, cuan­do Ale­ma­nia iba ga­nan­do 5 a 0, el téc­ni­co em­pe­zó a re­par­tir ci­ga­rri­llos y na­die fu­ma­ba pe­ro to­dos acep­ta­ron por cor- te­sía. Es un in­ven­to, cla­ro, pe­ro lo cier­to es que es­ta­ban tran­qui­los y que si­guie­ron así has­ta que sa­lie­ron cam­peo­nes.

Y en­ton­ces la Fe­de­ra­ción Ale­ma­na de Fút­bol tui­tea con­ten­ta, por­que si el mun­dial es una fies­ta pa­ra to­dos los par­ti­ci­pan­tes, Ale­ma­nia es la cum­plea­ñe­ra. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.