El dis­co que lle­va a la Luna

Tran­qui­lity Ba­se Ho­tel & Ca­sino es el pri­mer lan­za­mien­to de la ban­da bri­tá­ni­ca Ar­ctic Mon­keys en cin­co años

El Observador Fin de Semana - Luces - - Recomendados - NI­CO­LÁS TA­BÁ­REZ twit­ter.com/ni­co­ta­ba­rez93

••• Tran­qui­lity Ba­se Ho­tel & Ca­sino es un dis­co re­tro­fu­tu­ris­ta •••

La Ba­se Tran­qui­li­dad es el pun­to de la Luna en el que, el 21 de ju­lio de 1969, la na­ve Apo­lo 11 to­có la su­per­fi­cie del sa­té­li­te por pri­me­ra vez. Es el si­tio don­de Neil Arms­trong plan­tó su pie. Y es tam­bién el lu­gar que da nom­bre al sex­to dis­co de la ban­da in­gle­sa Ar­ctic Mon­keys, el pri­me­ro des­pués de un hia­to de cin­co años y un quie­bre abrup­to con res­pec­to a lo mos­tra­do en tra­ba­jos an­te­rio­res.

El im­pac­to fue tal que el gui­ta­rris­ta de la ban­da, Ja­mie Cook, le su­gi­rió al vo­ca­lis­ta, gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor, Alex Tur­ner, que lo pre­sen­ta­ra co­mo un dis­co so­lis­ta, ya que to­das las can­cio­nes eran pro­pias y no es­ta­ban se­gu­ros de si el cuar­te­to po­día en­ca­rar­las. Tur­ner se ne­gó, y el pro­yec­to fue fi­nal­men­te desa­rro­lla­do por la ban­da. Co­mo no­ve­dad, Tur­ner fue pro­duc­tor del dis­co.

Otra pe­cu­lia­ri­dad de su lan­za­mien­to fue que –a pe­sar de ser un dis­co es­pe­ra­do por sus se­gui­do­res (o qui­zá jus­ta­men­te a cau­sa de eso)– no tu­vo cor­tes de di­fu­sión, sino que se edi­tó en su to­ta­li­dad el pa­sa­do 11 de ma­yo. Con­si­de­ran­do que se pu­bli­có des­pués de AM, el an­te­ce­sor in­me­dia­to del gru­po y lue­go de una pau­sa, la sor­pre­sa que ge­ne­ró el cam­bio so­no­ro fue ele­va­da, y el re­sul­ta­do, si bien lla­ma­ti­vo, no de­ja de ser exi­to­so.

Tur­ner tro­có la gui­ta­rra por el piano, y eso se no­ta. Las te­clas es- tán pre­sen­tes en to­do el ál­bum y jue­gan un pa­pel esen­cial. Des­pués de una ca­rre­ra edi­fi­ca­da con la po­ten­cia de la dis­tor­sión, las guitarras y una in­fluen­cia de las ban­das es­ta­dou­ni­den­ses de co­mien­zos de los 2000, co­mo The Stro­kes, Ar­ctic Mon­keys apun­tó a una es­té­ti­ca so­no­ra más pau­sa­da y se­re­na.

Tran­qui­lity Ba­se Ho­tel & Ca­sino es un dis­co re­tro­fu­tu­ris­ta. Hay una mi­ra­da al pa­sa­do, a so­ni­dos del jazz, de la obra de Da­vid Bo­wie y al­go de Nick Ca­ve. Pe­ro tam­bién es fu­tu­ris­ta en su es­té­ti­ca y con­cep­to (un ho­tel en la Luna), y tam­bién pre­sen­te, por­que en las le­tras Tur­ner ana­li­za as­pec­tos del mun­do mo­derno, aun­que con una na­rra­ti­va que trans­cu­rre en un fu­tu­ro de cien­cia fic­ción.

El pro­pio ar­tis­ta lo ex­pli­có en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta mu­si­cal bri­tá­ni­ca NME: “La cien­cia fic­ción crea es­tos otros mun­dos den­tro de los que po­de­mos ex­plo­rar el nues­tro, y que­ría es­cri­bir al­go so­bre esa idea. En­ton­ces em­pe­cé a leer cien­cia fic­ción, a ac­ce­der a ese ti­po de vo­ca­bu­la­rio y de pron­to es­tá­ba­mos ha­blan­do de ex­pe­rien­cias de reali­dad vir­tual so­bre ca­si­nos en la Luna”.

Es un dis­co que pue­de con­si­de­rar­se ci­ne­ma­to­grá­fi­co en su so­ni­do, las imá­ge­nes que pre­sen­ta y las in­fluen­cias que de­mues­tra. “¿Có­mo que nun­ca vis­te Bla­de Run­ner?”, se pre­gun­ta Tur­ner en Star Treat­ment el te­ma que abre el dis­co. Y real­men­te son can­cio­nes que es­té­ti­ca­men­te no desen- to­na­rían en la pe­lí­cu­la de Rid­ley Scott so­bre un po­li­cía ca­za­dor de ro­bots en un fu­tu­ro dis­tó­pi­co. La pe­lí­cu­la to­ma­ba ele­men­tos del ci­ne ne­gro clá­si­co, lo que tam­bién po­dría apli­car­se al dis­co de los Ar­ctic Mon­keys.

Tran­qui­lity Ba­se Ho­tel & Ca­sino es me­lan­có­li­co y cí­ni­co; un tra­ba­jo que co­men­ta con tris­te­za la de­ca­den­cia del mun­do. Lo can­ta Tur­ner mi­tad en per­so­na­je y mi­tad co­mo re­fle­xión, pe­ro tam­bién po­dría ser un par­la­men­to leí­do por Harrison Ford en el rol del de­tec­ti­ve Dec­kard, o de un in­ves­ti­ga­dor de los años

40 en una ciu­dad anó­ni­ma don­de siem­pre llue­ve y siem­pre hay un misterio por re­sol­ver.

La cien­cia fic­ción es­tá, pe­ro tam­bién el aná­li­sis au­to­bio­grá­fi­co. En Star Treat­ment, Tur­ner tam­bién ana­li­za su re­co­rri­do co­mo ar­tis­ta, que co­men­zó a los

16 años cuan­do la ban­da “que­ría ser co­mo los Stro­kes”, se­gún can­ta en la pri­me­ra lí­nea, aun­que la ma­yo­ría del dis­co se de­di­ca a con­tem­plar as­pec­tos so­cia­les.

En la dis­to­pía plan­tea­da por Tran­qui­lity Ba­se se con­tem­pla el pe­li­gro po­ten­cial de la tec­no­lo­gía. En cues­tio­nes más es­pe­cí­fi­cas hay múl­ti­ples re­fe­ren­cias a la reali­dad vir­tual y la po­ten­cial des­co­ne­xión del mun­do real; en el te­ma que ti­tu­la el dis­co se men­cio­na a un “Mark” que so­lo pue­de ser Zuc­ker­berg, el crea­dor de Fa­ce­book, al­guien so­bre quien Tur­ner ha di­cho que es una per­so­na “en una po­si­ción con de­ma­sia­do po­der pa­ra su pro­pio bien”.

En tan­to, la can­ción She looks li­ke fun co­men­ta la ima­gen que se pro­yec­ta en las re­des so­cia­les y la fic­ción per­so­nal que se cons­tru­ye pa­ra el res­to. En el dis­co, Tur­ner can­ta que “la vi­da es un de­por­te con es­pec­ta­do­res”.

Qui­zá lo que le fal­te a Tran­qui­lity Ba­se pa­ra ser re­don­do es te­ner una can­ción con po­ten­cial de hit. Hay can­cio­nes me­mo­ra­bles, co­mo Four out of fi­ve o Star treat­ment, pe­ro nin­gu­na es de esas me­lo­días que que­dan pe­ga­das du­ran­te años, co­mo sí ocu­rre con al­gu­nos te­mas de la ban­da en tra­ba­jos an­te­rio­res.

La no­ve­dad de los Ar­ctic Mon­keys es un dis­co li­neal, don­de nin­gu­na can­ción se im­po­ne al res­to. Es, por lo tan­to, una obra co­mo tal, un con­cep­to que ca­da vez se per­ci­be me­nos den­tro de la mú­si­ca do­mi­na­da por play­lists, YouTu­be y re­pro­duc­cio­nes ve­lo­ces. Re­quie­re tam­bién unas cuan­tas es­cu­chas pa­ra com­pren­der­lo del to­do y no­tar to­dos sus ma­ti­ces, pe­ro la re­pe­ti­ción no se sien­te obli­ga­to­ria, por­que el ho­tel es­tá bien cons­trui­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.