LA NUE­VA MA­GIA CRIO­LLA

Los ma­gos tu­vie­ron su épo­ca do­ra­da, pe­ro el avan­ce de la ofer­ta cul­tu­ral los pu­so en aprie­tos. Hoy se rein­ven­tan pa­ra se­guir vi­vien­do de su ar­te

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - FA­CUN­DO MAC­CHI @fa­cun­do­mac­chi

Ha­ce cien­tos de años, la ma­gia te­nía un so­lo ob­je­ti­vo: en­ga­ñar. Du­ran­te mu­cho tiem­po, opor­tu­nis­tas y es­ta­fa­do­res uti­li­za­ron la ex­cu­sa de la he­chi­ce­ría y el mis­ti­cis­mo pa­ra ex­pli­car fe­nó­me­nos so­bre­na­tu­ra­les o mi­la­gros y así me­ter­se a los in­cré­du­los en los bol­si­llos.

Hoy el en­ga­ño ocu­rre con per­mi­so de los es­pec­ta­do­res. Es un jue­go. Ma­gos que pre­ten­den te­ner el po­der en­can­tan a un pú­bli­co que se des­ve­la por en­ten­der la tram­pa.

–Yo tra­ba­jo con mi voz y con mi ener­gía –di­ce Harry Scott. Es­tá de pie en el me­dio de la sa­la de es­tar de su ca­sa, que bien po­dría ser la de un con­ta­dor, un eco­no­mis­ta, un mé­di­co. En su atuen­do no hay ca­pas, ga­le­ras ni bri­llos; tie­ne pues­ta una ca­mi­sa ro­ja y un sa­co in­for­mal.

Ese es­tar es hoy sa­la de en­sa­yo y es­ce­na­rio. Su vo­lun­ta­rio es un jo­ven clien­te del ta­ller de mo­tos que que­da a una ca­sa de por me­dio y que se ofre­ció a par­ti­ci­par en una de­mos­tra­ción de men­ta­lis­mo. Los del ba­rrio ya es­tán acos­tum­bra­dos a que el ma­go ne­ce­si­te de al­guien pa­ra pro­bar sus nue­vas téc­ni­cas.

Scott sa­cu­de su mano. Des­pués: si­len­cio.

–Es­to se lla­ma pun­to fi­jo –el ma­go su­su­rra y apunta su de­do ín­di­ce en el en­tre­ce­jo del vo­lun­ta­rio–, el in­cons­cien­te de una per­so­na se en­cuen­tra en es­ta zo­na del ce­re­bro.

El jo­ven se tam­ba­lea y el su­su­rro del ma­go se con­vier­te en bra­mi­do.

–¡Fi­ja tu vis­ta en mi de­do! Res­pi­ra pro­fun­do. ¡Sien­te mi ener­gía!

Scott to­ma la ca­ra del mu­cha­cho con la mano y em­pu­ja su ca­be­za ha­cia atrás.

–Uno, dos, tres, ¡sue­ño! –ex­cla­ma.

El vo­lun­ta­rio se de­rrum­ba con los ojos ce­rra­dos. ¿Es­tá dor­mi­do? o ¿es­tá fin­gien­do? Pa­re­ce­ría que el ma­go lo hi­zo.

Un so­ni­do me­tá­li­co in­te­rrum­pe la es­ce­na oní­ri­ca. La puer­ta chi­lla des­de el otro la­do de la ha­bi­ta­ción y una mu­jer ru­bia en­tra en­vuel­ta en una bu­fan­da ver­de.

–Mi es­po­sa –Scott son­ríe y por unos se­gun­dos aban­do­na su per­so­na­je. La mu­jer atra­vie­sa la sa­la sa­lu­dan­do con una mano a los des­co­no­ci­dos, mi­ra al jo­ven dor­mi­do ti­ra­do en el pi­so y con­ti­núa su ca­mino im­pá­vi­da. Es­tá acos­tum­bra­da a ese des­plie­gue.

Lo que si­gue a par­tir de ahí es una ma­ni­pu­la­ción in­só­li­ta. Con un chas­qui­do de de­dos Scott pue­de ha­cer que al­guien se ol­vi­de de un nú­me­ro, el ocho por ejem­plo, o con­ven­cer­lo de que en vez de Juan Car­los, se lla­ma Ma­rie­la. Tam­bién pue­de ha­cer­lo ol­vi­dar una pa­la­bra, un idio­ma en­te­ro o la di­rec­ción de su ca­sa.

Con otro chas­qui­do el vo­lun­ta­rio des­pier­ta. No re­cuer­da na­da. –¿Có­mo lle­gué al si­llón? –pre­gun­ta con los ojos som­no­lien­tos y el cuer­po re­la­ja­do.

Fue ma­gia.

Más allá del se­cre­to

“Ma­má, pa­pá, quie­ro ser ma­go”. Scott ja­más ol­vi­da­rá los ros­tros de sus pa­dres cuan­do les dio la no­ti­cia de que de­ja­ba la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra pa­ra de­di­car­se de lleno a la ma­gia.

El men­ta­lis­ta es­tá en la in­dus­tria ha­ce 30 años. Des­cu­brió su gus­to por la pro­fe­sión cuan­do te­nía 20 gra­cias a una chan­ga co­mo fo­tó­gra­fo que lo lle­vó a sa­car fo­tos en una es­pec­tácu­lo de Tu­sam –hip­nó­lo­go ar­gen­tino– en Pun­ta del Es­te.

El asom­bro des­per­tó una vo­ca­ción dor­mi­da y lo con­ven­ció de que

que­ría ha­cer el res­to de su vi­da lo mis­mo que vio esa no­che so­bre el es­ce­na­rio. A las cer­te­zas les si­guie­ron años de tra­ba­jo y apren­di­za­je.

A Da­niel Ket­ched­jian (38) –Da­niel K en los afi­ches de tea­tro– le in­tere­sa­ba des­cu­brir el se­cre­to. Veía a gran­des ma­gos, co­mo el ar­gen­tino Henry Evans, en te­le­vi­sión y so­lo po­día pen­sar en una co­sa: “¿có­mo lo ha­cen?”

Eso lo lle­vó a in­ves­ti­gar de ni­ño y a des­cu­brir un mun­do que lo he­chi­zó al ins­tan­te. Hi­zo cur­sos, par­ti­ci­pó en con­gre­sos en Bue­nos Ai­res y pa­ra el fi­nal del ba­chi­lle­ra­to ya da­ba shows to­dos los fi­nes de se­ma­na. Su pa­dre era el asis­ten­te. Lo lle­va­ba a los even­tos y lo es­pe­ra­ba en el au­to a que ter­mi­na­ra pa­ra se­guir la gi­ra o re­gre­sar a ca­sa.

“Por suer­te des­pués des­cu­brí que la ma­gia no era el se­cre­to, era otra co­sa. Y eso me enamo­ró más to­da­vía. El se­cre­to que­dó en un se­gun­do plano”, ex­pli­ca Ket­ched­jian sen­ta­do en una de las bu­ta­cas de la pla­tea del tea­tro Un­der Mo­vie, don­de se pre­sen­ta to­dos los vier­nes con su es­pec­tácu­lo De­ci­sio­nes.

Pa­ra los ma­gos de ver­dad, la ma­gia no es so­lo un efec­to. Es tea­tro, mú­si­ca, dan­za, psi­co­lo­gía, co­mu­ni­ca­ción, mí­mi­ca, hu­mor. Es dis­ci­pli­na y com­pro­mi­so; un en­sa­yo atrás del otro.

Y en tiem­pos de stand-up, pe­lí­cu­las en 4D, so­bre­do­sis de se­ries y mu­cha ofer­ta de en­tre­te­ni­mien­to, los ma­gos de­ben ofre­cer un di­fe­ren­cial pa­ra se­guir sien­do vi­gen­tes en el mer­ca­do.

¿Có­mo rein­ven­tar un ar­te mi­le­na­rio?

Que na­die la vea ve­nir

El ma­go Ariel Ta­ba­res Ju­nior es la se­gun­da ge­ne­ra­ción de ma­gos en su fa­mi­lia. El pri­me­ro fue su pa­dre, que hi­zo me­lla en la his­to­ria de la ma­gia uru­gua­ya: era una emi­nen­cia. Ta­ba­res tra­ba­ja ha­ce 47 años en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to na­cio­nal. De chi­co se co­la­ba en los en­sa­yos de su pa­dre y ob­ser­va­ba. “Mi ca­sa era Dis­ney­lan­dia”, re­cuer­da. La ma­gia le dio to­do, in­clu­so a su fa­mi­lia, por­que co­no­ció a su ac­tual es­po­sa en un show.

Si Ta­ba­res man­tie­ne la ac­ti­vi­dad de su agen­da es por­que en­tien­do

“La ma­gia no es so­lo el se­cre­to, es otra co­sa. Y eso me enamo­ró más to­da­vía. El se­cre­to que­dó en un se­gun­do plano” Da­niel Ket­ched­jian MA­GO

“Hoy no po­dés ha­cer los mis­mos jue­gos que ha­ce 15 o 20 años por­que no tie­nen el mis­mo efec­to. Aho­ra hay que ha­cer una ma­gia de knock out” Ariel Ta­ba­res MA­GO

de más que na­die lo que im­pli­ca rein­ven­tar­se.

“Hoy no po­dés ha­cer los mis­mos jue­gos que ha­ce 15 o 20 años por­que no tie­nen el mis­mo efec­to”, con­clu­ye mien­tras ob­ser­va su pro­pia ver­sión del mu­ro de la fa­ma, una pa­red en su ca­sa re­ple­ta de fo­to­gra­fías y afi­ches de ma­gos im­por­tan­tes del mun­do. El re­tra­to de su pa­dre es­tá in­clui­do.

“Aho­ra hay que ha­cer una ma­gia de knock out, fuer­te, de sor­pre­sa”, agre­ga.

So­bre es­to, Ket­ched­jian opi­na: “Es­ta­mos en la era de la ma­gia zap­ping: rá­pi­da y que lo­gre co­nec­tar con la gen­te”.

Los gran­des des­plie­gues ya no son atrac­ti­vos pa­ra el pú­bli­co. Hay es­pec­tácu­los de ma­gia en to­do el mun­do que re­cu­rren más al hu­mor que a los efec­tos. Ket­ched­jian, de he­cho, se con­si­de­ra a ve­ces más un show­man que un ma­go. Ha­ce seis tem­po­ra­das que ac­túa en el Mo­vie. Su fór­mu­la fun­cio­na.

Acer­car­se al pú­bli­co es efec­ti­vo, creen los ma­gos, y pa­ra eso hay que eli­mi­nar la pa­ra­fer­na­lia. Vol­ver­se ac­ce­si­bles. Ta­ba­res no usa el tur­ban­te y la ca­pa que dis­tin­guían a su pa­dre en épo­cas pa­sa­das, pre­fie­re el sa­co y la cor­ba­ta.

Más allá de esos in­ten­tos de per­ma­ne­cer, hoy hay me­nos tra­ba­jo. De 15 shows y pre­sen­ta­cio­nes se­ma­na­les, los ma­gos han ba­ja­do a en­tre seis y ocho. Pe­ro que el mer­ca- es­té atra­ven­san­do un mo­men­to com­ple­jo no sig­ni­fi­ca que la ma­gia ha­ya des­apa­re­ci­do; aún tie­ne su lu­gar en el cir­cui­to co­mer­cial. Al me­nos en Mon­te­vi­deo, al­gu­nos ma­gos pue­den vi­vir ex­clu­si­va­men­te de eso. Ta­ba­res, Ket­ched­jian y Scott, con es­ti­los y eda­des di­fe­ren­tes, to­da­vía la pe­lean.

So­bre­vi­vir a re­des y más­ca­ras

Un me­ca­nis­mo de su­per­vi­ven­cia fue la agru­pa­ción. Se fun­dó la Aso­cia­ción de Ma­gia del Uru­guay, un lu­gar en el que ma­gos de to­do el país pu­die­ran co­no­cer­se, com­par­tir sus se­cre­tos, de­li­near el fu­tu­ro y co­mer asa­dos.

“El am­bien­te de la ma­gia es ce­lo­so y abier­to al mis­mo tiem­po”, di­ce Ket­ched­jian. Igual lo pri­me­ro es la co­la­bo­ra­ción. So­bre to­do co­mo le­ga­do de épo­cas pa­sa­das en las que si un ma­go uru­gua­yo que­ría in­no­var en su es­pec­tácu­lo no le que­da­ba más op­ción que ver­sio­nar jue­gos de la te­le­vi­sión con me­ca­nis­mos ar­te­sa­na­les y téc­ni­cas com­par­ti­das. Tam­bién por­que a Uru­guay so­lían lle­gar ma­gos en cir­cos o gi­ras que com­par­tían sus co­no­ci­mien­tos con co­le­gas lo­ca­les.

Aho­ra es más sen­ci­llo: se ob­tie­nen li­cen­cias de tru­cos sin ma­yor es­fuer­zo que un clic y se com­pran jue­gos he­chos en tien­das es­pe­cia­li­za­das o con­gre­sos in­ter­na­cio­na­les.

La lle­ga­da del Ma­go En­mas­ca­ra­do a la pan­ta­lla cam­bió las re­glas del jue­go; las re­des so­cia­les las des­tru­ye­ron. Los ma­gos cuen­tan que aho­ra las per­so­nas es­cri­ben sin pu­dor al­guno a tra­vés de chats y fo­ros pa­ra pe­dir que se re­ve­len las téc­ni­cas de los jue­gos. Hay fal­ta de éti­ca y de res­pe­to al tra­ba­jo, se­ña­lan. Los tu­to­ria­les en YouTu­be y los blogs obli­gan a los ma­gos a ajus­tar sus téc­ni­cas por­que cual­quie­ra pue­de des­cu­brir se­cre­tos des­de la pan­ta­lla del ce­lu­lar.

Ta­ba­res di­ce: “Hoy la gen­te, más que asom­brar­se, quie­re di­ver­tir­se”. La apues­ta es­tá en los guio­nes y las ocu­rren­cias.

Man­te­ner el ba­lan­ce en­tre ri­sas y ex­cla­ma­cio­nes, res­pe­tar los se­cre­tos y tra­di­cio­nes, y no con­ver­tir­se en un jue­go de ni­ños. Oja­lá pu­die­ran sa­car la fór­mu­la de aden­tro de una ga­le­ra.

“An­tes los ma­gos eran otra co­sa. Les ofre­cían tra­ba­jo en un cum­plea­ños in­fan­til y con­tes­ta­ban que pa­ra esas co­sas es­ta­ban los pa­ya­sos. Tra­ba­ja­ban so­lo en even­tos de pres­ti­gio” Harry Scott MA­GO

Da­niel K, Ariel Ta­ba­res y Harry Scott, tres ma­gos uru­gua­yos con per­fi­les y eda­des di­fe­ren­tes, con­ti­núan vi­vien­do de la ma­gia. FO­TOS: F. MAC­CHI

An­tes de de­di­car­se al men­ta­lis­mo, Harry Scott tra­ba­jó con ilu­sio­nes

De ni­ño, Da­niel K par­ti­ci­pó del pro­gra­ma Ca­cho Bo­chin­che con su ma­gia

El ma­go Ariel Ta­ba­res con Da­vid Cop­per­field, emi­nen­cia de la ma­gia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.