Mis ami­gos, ¿real­men­te lo son?

Las re­des so­cia­les y la tec­no­lo­gía cam­bia­ron la na­tu­ra­le­za de las amis­ta­des pe­ro hay que man­te­ner un equi­li­brio en­tre el mun­do vir­tual y los en­cuen­tros fí­si­cos

El Observador Fin de Semana - Luces - - Psicología - TEDDY WAY­NE New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Ya tie­nes su­fi­cien­tes ami­gos, uno más te ha­rá da­ño”, ase­gu­ra un pe­tu­lan­te per­so­na­je lla­ma­do Max en

Kic­king and Screa­ming, la pe­lí­cu­la de cul­to de Noah Baum­bach, de 1995, cuan­do un miem­bro de su gru­po de ami­gos in­ten­ta in­cluir a un quin­to in­di­vi­duo. “Em­pie­zas a re­par­tir el ca­ri­ño y co­mien­za a des­gas­tar­se, crée­me”, di­ce.

Es­ta re­fe­ren­cia de ha­ce 20 años po­dría pa­re­cer pa­sa­da de mo­da, pe­ro ten­ga en cuen­ta el pe­rio­do en el que se am­bien­tó la cin­ta y có­mo in­ter­ac­túan los per­so­na­jes. Sue­na le­jano y evo­ca­dor en com­pa­ra­ción con la ma­ne­ra en que la ju­ven­tud so­cia­li­za en la ac­tua­li­dad. Las lla­ma­das por te­lé­fono fi­jo, los lar­gos men­sa­jes en la con­tes­ta­do­ra, el co­rreo pos­tal y qui­zá has­ta los co­rreos elec­tró­ni­cos lar­gos son co­sa del pa­sa­do. Las sa­li­das noc­tur­nas con los ami­gos son in­te­rrum­pi­das por las pu­bli­ca­cio­nes in­me­dia­tas de las fo­to­gra­fías to­ma­das y otras apli­ca­cio­nes que dis­traen la aten­ción.

Las re­des so­cia­les y los te­lé­fo­nos re­par­ten el ca­ri­ño con ma­yor fa­ci­li­dad; las amis­ta­des pue­den des­gas­tar­se.

De 1985 a 2004 en Es­ta­dos Uni­dos, la can­ti­dad de ami­gos con­fi­den­tes que las per­so­nas afir­ma­ban te­ner se re­du­jo de 2,94 a 2,08, y el por­cen­ta­je de quie­nes no te­nían nin­guno pa­só de una dé­ci­ma par­te a ca­si una cuar­ta par­te, se­gún la en­cues­ta Ge­ne­ral So­cial Sur­vey.

No obs­tan­te, en 2011, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, di­ri­gi­dos por Keith N. Ham­pton, en­con­tra­ron evi­den­cia de que “las re­la­cio­nes so­cia­les cer­ca­nas no se ven afec­ta­das por el uso del in­ter­net y sus usua­rios sue­len te­ner re­des per­so­na­les más ex­ten­sas”, ade­más de que el ais­la­mien­to so­cial era me­nor en 2008 que en 1985.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién com­pro­ba­ron que la ex­ten­sión de la red de “con­fi­den­tes cen­tra­les” se aso­cia con más fuer­za a dos ac­ti­vi­da­des po­pu­la­res en las re­des so­cia­les: la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea y la pu­bli­ca­ción de fo­to­gra­fías. Quie­nes tie­nen un mó­vil y rea­li­zan es­tas ac­ti­vi­da­des tie­nen una red un 34% más am­plia que quie­nes ca­re­cen de uno.

Otros en­sa­yos de Ham­pton ar­gu­yen que el in­ter­net y las re­des so­cia­les pue­den fa­ci­li­tar la co­ne­xión so­cial fue­ra de lí­nea. Uno de ellos afir­ma que “el uso del in­ter­net po­dría aso­ciar­se con ma­yo­res ni­ve- les de par­ti­ci­pa­ción en en­tor­nos tra­di­cio­na­les que fo­men­tan la for­ma­ción de dis­tin­tas re­des”, co­mo vi­si­tar es­pa­cios pú­bli­cos o co­no­cer a más gen­te en el ve­cin­da­rio.

Es­tos descubrimientos co­rres­pon­den con la in­ves­ti­ga­ción de Ro­bin Dun­bar, un pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía Evolutiva en Ox­ford. La teo­ría de Dun­bar se­ña­la que el “ta­ma­ño de los gru­pos”, tan­to en pri­ma­tes hu­ma­nos co­mo no hu­ma­nos (la can­ti­dad de in­di­vi­duos, o de chim­pan­cés, con los que uno pue­de man­te­ner una cohe­sión so­cial) se co­rre­la­cio­na con la pro­por­ción del neo­cór­tex con el res­to del ce­re­bro.

La “ci­fra de Dun­bar”, ci­ta­da muy a me­nu­do, es un pro­me­dio de 150 ami­gos ca­sua­les (en reali­dad, un ran­go de en­tre 100 y 200). Esa es la ci­fra pro­me­dio de per­so­nas que po­drían asis­tir a su bo­da o a su fu­ne­ral.

Den­tro de es­te lis­ta­do hay ni­ve­les de in­ti­mi­dad: 50 de es­tas per­so­nas so­lo son compañeras, unas 15 son bue­nas ami­gas, cin­co son con­fi­den­tes den­tro de nues­tro círcu­lo de con­fian­za y, por úl­ti­mo, te­ne­mos un pro­me­dio de 1,5 per­so­nas a quie­nes con­si­de­ra­mos nues­tras ami­gas más cer­ca­nas. Por el con­tra­rio, po­de­mos se­guir la pis­ta de apro­xi­ma­da­men­te 500 co­no­ci­dos y 1.500 ros­tros que po­de­mos aso­ciar con un nom­bre.

Las re­des so­cia­les “te per­mi­ten man­te­ner las re­la­cio­nes que de otro mo­do se per­de­rían”, afir­mó Dun­bar. “Nues­tra in­for­ma­ción de­mues­tra que si no te reúnes con las per­so­nas con la fre­cuen­cia re­que­ri­da, irás ba­jan­do de ni­vel has­ta sa­lir de ese círcu­lo de los 150 y te con­ver­ti­rás en ‘al­guien que al­gu­na vez co­no­cí’. Cree­mos que lo que su­ce­de es que, si no nos reuni­mos con al­guien ca­ra a ca­ra, las re­des so­cia­les dis­mi­nu­yen la ve­lo­ci­dad de de­te­rio­ro de las re­la­cio­nes”.

De es­te mo­do, el re­sul­ta­do pue­de ser una sa­tu­ra­ción de vie­jos co­no­ci­dos que su­pri­men el desa­rro­llo de nue­vas amis­ta­des en per­so­na.

“El tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra so­cia­li­zar es li­mi­ta­do y pue­des pa­sar­lo fren­te a fren­te o en in­ter­net”, ex­pli­có Dun­bar. Si lo pa­sas con gen­te que se en­cuen­tra le­jos, ya sea geo­grá­fi­ca­men­te o so­lo por­que es­tán re­pre­sen­ta­dos di­gi­tal­men­te, “no tie­nes tiem­po pa­ra cul­ti­var las nue­vas re­la­cio­nes en el lu­gar don­de te en­cuen­tras”.

Los en­cuen­tros en per­so­na tie­nen be­ne­fi­cios fi­sio­ló­gi­cos que no se com­pa­ran con las in­ter­ac­cio­nes di­gi­ta­les o por te­lé­fono. “Tu pre­sión san­guí­nea dis­mi­nu­ye, hay sin­cro­nía, imi­tas la pos­tu­ra de tu ami­go in­cons­cien­te­men­te”, di­jo Car­lin Flo­ra, au­to­ra

de Friend­fluen­ce: The Sur­pri­sing Ways Friends Ma­ke Us Who We

Are. “Se tra­ta de una com­pe­ne­tra­ción que han desa­rro­lla­do los se­res hu­ma­nos a lo lar­go de mi­les de años y no es po­si­ble ha­cer­lo cuan­do so­lo si­gues a al­guien en re­des so­cia­les”.

“Si hay un gru­po de per­so­nas en un bar y to­das po­nen aten­ción a su te­lé­fono no es­tán ha­cien­do gran co­sa pa­ra se­cre­tar las en­dor­fi­nas que ge­ne­ra la sen­sa­ción de com­pe­ne­tra­ción”, di­jo Dun­bar.

De 1885 a 2004 en Es­ta­dos Uni­dos, la can­ti­dad de ami­gos con­fi­den­tes que las per­so­nas afir­ma­ban te­ner se re­du­jo de 2,94 a 2,08 y el por­cen­ta­je de quie­nes no te­nían nin­guno pa­só de una dé­ci­ma par­te a ca­si una cuar­ta par­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.