El Sal­vo se lu­ce en Ve­ne­cia

La obra re­ci­bió una men­ción en el pre­mio Young Ar­chi­tects in La­tin Ame­ri­ca y has­ta no­viem­bre pue­de ver­se una ex­po­si­ción en la bie­nal de esa ciu­dad

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - GA­BRIE­LA VIE­RA Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

En di­ciem­bre del 2017 el ar­qui­tec­to Federico La­go­mar­sino se postuló al pre­mio Young Ar­chi­tects in La­tin Ame­ri­ca con el fa­ro que reali­zó pa­ra el Pa­la­cio Sal­vo y que ha­ce un año ilumina la cúpula del edi­fi­cio. Su pro­yec­to fue se­lec­cio­na­do en­tre 201 par­ti­ci­pan­tes en Amé­ri­ca La­ti­na y re­ci­bió una men­ción ho­no­rí­fi­ca, en el mar­co de la Bien­na­le di Ve­ne­zia. Pa­ra La­go­mar­sino es­ta dis­tin­ción es muy re­le­van­te, ya que la obra ge­ne­ró va­rios de­ba­tes en la opi­nión pú­bli­ca.

“Que el tra­ba­jo sea re­co­no­ci­do en Ita­lia, país de ori­gen del ar­qui­tec­to Ma­rio Pa­lan­ti, crea­dor del Pa­la­cio Sal­vo, le da cier­ta cohe­ren­cia al con­jun­to y me gus­ta pen­sar que ayu­da a con­so­li­dar la obra; es, sin du­das, un gran pre­mio pa­ra to­da la ciu­dad”, di­jo La­go­mar­sino.

La Bien­na­le di Ve­ne­zia de ar­qui­tec­tu­ra es el acon­te­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal de ma­yor pres­ti­gio y re­co­no­ci­mien­to en torno al es­ta­do con­tem­po­rá­neo de la dis­ci­pli­na y su in­ves­ti­ga­ción. Bá­si­ca­men­te se or­ga­ni­za en tres es­pa­cios: el edi­fi­cio del Ar­se­na­le, El Giar­di­ni (don­de se en­cuen­tra el pa­be­llón de Uru­guay con la ex­po­si­ción Pri­son

to pri­son) y lo que le lla­man ‘’Ciu­dad’’, que son va­rios edi­fi­cios dis­tri­bui­dos por la ciu­dad.

El fa­ro que reali­zó La­go­mar­sino jun­to a otros pro­fe­sio­na­les pa­ra el Sal­vo, así co­mo to­das las obras se­lec­cio­na­das pa­ra el Young Ar­chi­tects in La­tin Ame­ri­ca, es­tán ex­pues­tas en la Ca’asi, una de las ca­sas ‘’Ciu­dad’’ de la Bien­na­le has­ta fi­na­les de no­viem­bre.

“Des­de prin­ci­pios del si­glo XX, Amé­ri­ca La­ti­na sa­cri­fi­có par­te de su pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y na­tu­ral, cre­yen­do que así se pri­vi­le­gia­ría el pro­gre­so; una des­me­su­ra que con­lle­vó a un desa­rro­llo des­con­tro­la­do de las gran­des me­tró­po­lis. Lue­go de aquel ac­to cri­mi­nal, la reac­ción opues­ta y na­tu­ral fue con­ce­bir la va­lo­ri­za­ción de obras he­re­da­das del pa­sa­do te­nien­do úni­ca­men­te co­mo ob­je­ti­vo su res­tau­ra­ción, evi­tan­do to­da po­si­bi­li­dad de trans­for­ma­ción. Sin em­bar­go, el con­cep­to de pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio evo­lu­cio­nó, am­plián­do­se su cam­po a bie­nes in­tan­gi­bles: la cul­tu­ra, la me­mo­ria, la his­to­ria y man­te­ner un víncu­lo so­cial, en­tre otras con­si­de­ra­cio­nes. Pro­vo­car el pa­ra­dig­ma de con­ser­var orien­tan­do las in­ter­ven­cio­nes a re­va­lo­ri­zar, otor­gan­do nue­va vi­da y sen­ti­do. La obra de­te­ni­da en el tiem­po se com­ple­ta emi­tien­do men­sa­jes ha­cia el fu­tu­ro so­bre uto­pías, me­mo­rias o nue­vos usos y así vuel­ve a ser con­tem­po­rá­nea. Es­te fue el men­sa­je que pro­vo­có nues­tro fa­ro”, di­jo La­go­mar­sino so­bre la obra.

El co­mien­zo de la aven­tu­ra

La aven­tu­ra que lle­vó a ha­cer reali­dad la co­lo­ca­ción de un fa­ro al Sal­vo co­men­zó bas­tan­te an­tes de su fi­nal eje­cu­ción. En 2015, La­go­mar­sino reali­zó un pro­yec­to en Ciu­dad Vie­ja en el que le co­lo­có una nue­va cúpula a un edi­fi­cio que la ha­bía per­di­do por fal­ta de man­te­ni­mien­to. Fue el edi­fi­cio Tram­bauer, en la ca­lle Bue­nos Ai­res y Mi­sio­nes. En ese mo­men­to el pro­yec­to lo lle­vó ade­lan­te en for­ma de ta­ller en Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra. Con es­te an­te­ce­den­te si­guió tra­ba­jan­do el te­ma y en el 2016 se unió a Ig­na­cio “el Ogro” Sil­va, un gran ami­go y lue­go so­cio del pro­yec­to del Sal­vo.

“Pri­me­ro eva­lua­mos las po­si­bi­li­da­des técnicas de pen­sar al­go pa­ra el Pa­la­cio Sal­vo y su cúpula inexis­ten­te. Rea­li­cé el diseño y con­cep­to del nue­vo fa­ro y lo pri­me­ro que hi­ce fue pre­sen­tar la idea al al­cal­de Car­los Varela, quien nos pu­so en con­tac­to con quien era pre­si­den­te del Sal­vo en ese mo­men­to, Aní­bal An­dra­de, que re­ci­bió con bra­zos abier­tos la pro­pues­ta y fue un im­pul­sor del pro­yec­to den­tro del edi­fi­cio”, con­tó.

Ini­cial­men­te co­men­za­ron con al­gu­nos bo­ce­tos a mo­do de en­sa­yos con­cep­tua­les, prue­bas muy es­que­má­ti­cas y li­bres de apro­xi­ma­cio­nes al diseño fi­nal. Rea­li­za­ron más de 500 di­bu­jos que se des­car­ta­ron. En ese pro­ce­so fue­ron ob­ser­van­do có­mo se­ría el con­tras­te de lo nue­vo con lo exis­ten­te, la pro­por­ción o la fal­ta de ella, la cons­truc­ción de ícono y las po­si­bi­li­da­des técnicas pa­ra lle­var­lo ade­lan­te.

La­go­mar­sino ex­pli­có que, ha­ce un par de años, em­pe­zó a tra­ba­jar en ac­cio­nes en el es­pa­cio pú­bli­co, pa­ra lle­var la ar­qui­tec­tu­ra y el ar­te a la ciu­dad, “re­cu­pe­rar el rol po­lí­ti­co que te­ne­mos los ar­qui­tec­tos y ar­tis­tas y de­mos­trar que con una ac­ción de mí­ni­ma es­ca­la, en un pun­to es­tra­té­gi­co, po­de­mos ac­cio­nar a gran es­ca­la, cons­truir ima­gi­na­rio y pro­vo­car más allá de las ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas”, se­ña­ló.

“El rol sim­bó­li­co que pro­du­cen los ele­men­tos de las ciu­da­des cu­bre a to­dos los de­más as­pec­tos de la so­cie­dad, fá­cil de es­tar in­vi­si­bi­li­za­do pe­ro que sus­ten­ta el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo que fi­nal­men­te es el te­rreno so­bre el cual las per­so­nas to­ma­mos nues­tras de­ci­sio­nes. En ese sen­ti­do la obra bus­ca apor­tar a es­ta sen­sa­ción de ciu­dad, y man­te­ner al in­cons­cien­te tran­qui­lo por­que nues­tro sky­li­ne es­tá com­ple­to”, aña­dió.

Tam­bién in­ves­ti­ga­ron so­bre la cúpula ori­gi­nal. Con Sil­va y Luis Blau –otro co­la­bo­ra­dor del equi­po– via­ja­ron a Bue­nos Ai­res a ver có­mo ha­bía si­do la res­tau­ra­ción del fa­ro del edi­fi­cio Ba­ro­lo. “Pro­cu­ra­mos ras­trear el fa­ro en Mon­te­vi­deo pe­ro no tu­vi­mos éxi­to”, con­tó.

El equi­po de la luz

¿Es una obra de ar­qui­tec­tu­ra? ¿Una es­cul­tu­ra lu­mí­ni­ca? ¿Una in­ter­ven­ción ur­ba­na o una pro­pues­ta tec­no­ló­gi­ca? Son al­gu­nas de las pre­gun­tas que na­cen al­re­de­dor del pro­yec­to. “Es­to tam­bién es par­te de lo que me in­tere­sa tra­ba­jar y a ni­vel per­so­nal ten­go cu­rio­si­dad por se­guir ex­plo­ran­do los re­sul­ta­dos. Más que una in­ten­ción es­pe­cí­fi­ca, tra­ba­jo so­bre las opor­tu­ni­da­des que lo­gro de­tec­tar, bus­can­do es­pa­cios y pro­cu­ran­do cier­ta per­mea­bi­li­dad al con­tex­to que co­mu­ni­ca la ciu­dad”, ex­pre­só.

En el pro­yec­to tam­bién tra­ba­ja­ron otros ar­tis­tas y pro­fe­sio­na­les. Bruno Agui­rre, que es el so­cio tec­no­ló­gi­co en­car­ga­do del desa­rro­llo de la lí­nea di­gi­tal del pro­yec­to que, ac­tual­men­te, es­tá en pro­ce­so. Ade­más in­te­gra­ron el equi­po los ingenieros Se­bas­tián Dies­te y Mar­tín Rei­na, que se en­car­ga­ron del ase­so­ra­mien­to es­truc­tu­ral; el ingeniero Ri­car­do Hofs­tad­ter se en­car­gó de ase­so­rar en ilu­mi­na­ción.

En la cons­truc­ción del fa­ro del Sal­vo el tra­ba­jo de pro­duc­ción eje­cu­ti­va fue fun­da­men­tal a fin de con­se­guir fon­dos pa­ra lle­var ade­lan­te la obra, de lo con­tra­rio el desa­rro­llo de la obra hu­bie­se si­do im­po­si­ble. •

“Con una ac­ción de mí­ni­ma es­ca­la, en un pun­to es­tra­té­gi­co, po­de­mos ac­cio­nar a gran es­ca­la, cons­truir ima­gi­na­rio y pro­vo­car más allá de las ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas”

Más de 500 bo­ce­tos se rea­li­za­ron an­tes de la idea fi­nal

El ar­qui­tec­to ini­ció el pro­yec­to en 2016 jun­to con Ig­na­cio Sil­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.