El ojo de Dios

Gé­ne­sis, de Se­bas­tião Sal­ga­do, es a la vez un ejer­ci­cio de la mi­ra­da y una de­cla­ra­ción vi­sual so­bre el sen­ti­do de la vi­da so­bre el pla­ne­ta

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna - VA­LEN­TÍN TRU­JI­LLO Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Es un di­fí­cil ar­te sa­ber ha­cer re­ga­los. Tie­ne el con­di­men­to ex­tra de que año a año las chan­ces se van re­du­cien­do, la ima­gi­na­ción re­ci­be un po­co más de pre­sión, las ideas se achi­can, la in­ten­ción de sor­pren­der se vuel­ve más com­pli­ca­da. Mi ob­se­sión son los li­bros y re­ci­bir li­bros de regalo siem­pre es mo­ti­vo de pla­cer. En mi úl­ti­mo cum­plea­ños, me re­ga­la­ron Gé­ne­sis, un li­bra­co enor­me y pe­sa­do del fa­mo­so fo­tó­gra­fo bra­si­le­ño Se­bas­tião Sal­ga­do, pu­bli­ca­do fi­na­men­te por la edi­to­rial ale­ma­na Tas­chen.

Edi­ta­do ori­gi­nal­men­te en 2013, Sal­ga­do des­cri­be su pro­yec­to fo­to­grá­fi­co de 10 años de du­ra­ción, a lo lar­go de los cin­co con­ti­nen­tes, en 32 via­jes dis­tin­tos por el glo­bo: des­de las mon­ta­ñas de Alas­ka has­ta los tró­pi­cos tó­rri­dos, des­de la sel­va afri­ca­na a sa­ba­nas etío­pes, las re­cón­di­tas is­las de Ocea­nía, los de­sier­tos de Áfri­ca y los tém­pa­nos an­tár­ti­cos, gi­gan­tes­cos co­mo ca­te­dra­les de hie­lo.

La in­ten­ción del fo­tó­gra­fo fue mos­trar la tie­rra, los ani­ma­les y los hom­bres co­mo si la cá­ma­ra es­tu­vie­ra en­fren­tan­do la na­tu­ra­le­za en su co­mien­zo pri­mi­ge­nio. “Des­cu­brí que más o me­nos la mi­tad del pla­ne­ta aún se con­ser­va en un es­ta­do prís­tino”, di­ce Sal­ga­do en la in­tro­duc­ción. “Lla­ma­mos Gé­ne­sis al li­bro –agre­ga– por­que ima­gi­na­mos atra­sar el re­loj has­ta las erup­cio­nes vol­cá­ni­cas y los sis­mos que die­ron for­ma al pla­ne­ta; has­ta el ai­re, el agua y el fue­go que die­ron ori­gen a la vi­da; has­ta las más an­ti­guas es­pe­cies que to­da­vía re­sis­ten la do­mes­ti­ca­ción; las tri­bus ais­la­das cu­yo es­ti­lo de vi­da ape­nas ha cam­bia­do; y has­ta las for­mas de or­ga­ni­za­ción hu­ma­na pri­mi­ti­vas”.

Las imá­ge­nes, to­das en ri­gu­ro­so con­tras­ta­do blan­co y ne­gro que abre una pa­le­ta in­fi­ni­ta de tex­tu­ras gri­ses y de opa­cos, tie­nen la cua­li­dad de mu­tar den­tro de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la crea­ción: el agua se vuel­ve me­tá­li­ca en un océano aus­tral va­cío, una mi­ne­ral mon­ta­ña ro­co­sa pre­sen­ta ele­men­tos eté­reos en su pro­pia ma­jes­tuo­si­dad, las nu­bes cu­bren los cie­los por don­de se cue­lan ra­yos so­la­res que im­pac­tan en el sue­lo de un va­lle cu­bier­to de hier­ba, co­mo el pri­mer ra­yo bí­bli­co: fiat lux. “Son imá­ge­nes de lo que no­so­tros –co­mo es­pe­cie– de­be­mos pre­ser­var”, aco­ta Sal­ga­do, con de­jo eco­lo­gis­ta.

Ateo con­fe­so y se­gui­dor de las ideas evo­lu­cio­nis­tas de Char­les Dar­win, Sal­ga­do de­mues­tra en su obra una es­pi­ri­tua­li­dad particular. Una co­la de ba­lle­na pa­re­ce sa­li­da del An­ti­guo Tes­ta­men­to, es la pri­me­ra ba­lle­na, la que fa­go­ci­tó a Jo­nás, la que to­da­vía sur­ca las aguas más pro­fun­das de los ma­res, la que nos re­cuer­da la be­lle­za sal­va­je y la in­men­si­dad de lo in­com­pren­si­ble. Una tor­tu­ga con­tem­pla la eter­ni­dad des­de el re­fu­gio de su ca­pa­ra­zón, tes­ti­go de las eras. Hom­bres y mu­je­res se arro­di­llan fren­te a sus creen­cias en ri­tos mi­le­na­rios fren­te a la cá­ma­ra, y Sal­ga­do los re­tra­ta con el res­pe­to de la dis­tan­cia y la cer­ca­nía plás­ti­ca de una ex­ce­len­te fo­to. El ci­neas­ta fran­cés Bruno Du­mont, que aca­ba de di­ri­gir una ver­sión mu­si­cal de la in­fan­cia de Jua­na de Ar­co, de­cla­ró en una en­tre­vis­ta: “La cues­tión re­li­gio­sa es una cues­tión pu­ra­men­te es­té­ti­ca que ha si­do ab­sor­bi­da por ins­ti­tu­cio­nes con fi­nes mo­ra­les y po­lí­ti­cos”. En ese sen­ti­do, Sal­ga­do es un ini­cia­do en la li­tur­gia del ar­te vi­sual, tan de­ca­den­te, en mu­chos sen­ti­dos, en el ini­cio del si­glo XXI.

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de la in­fi­ni­dad de pan­ta­llas, re­gis­tros, tex­tu­ras y dis­cur­sos atra­ve­sa­dos

Sal­ga­do des­cri­be su pro­yec­to fo­to­grá­fi­co de 10 años de du­ra­ción, a lo lar­go de los cin­co con­ti­nen­tes, en 32 via­jes dis­tin­tos por el glo­bo: des­de las mon­ta­ñas de Alas­ka has­ta los tró­pi­cos tó­rri­dos, des­de la sel­va afri­ca­na a sa­ba­nas etío­pes, las re­cón­di­tas is­las de Ocea­nía, los de­sier­tos de Áfri­ca y los tém­pa­nos an­tár­ti­cos, gi­gan­tes­cos co­mo ca­te­dra­les de hie­lo

ha pro­du­ci­do un caos crea­ti­vo y crí­ti­co, en el que el con­cep­to se trans­for­mó en al­go más im­por­tan­te que lo que se ve, la idea pre­do­mi­na so­bre la ma­te­ria, des­de la pin­tu­ra a la es­cul­tu­ra, ins­ta­la­cio­nes, el vi­deo ar­te y tam­bién el ci­ne. Des­de el otro la­do de su len­te, co­mo un ro­mán­ti­co tras­no­cha­do pe­ro vi­den­te, Sal­ga­do reivin­di­ca lo esen­cial: el sen­ti­do del hom­bre en la tie­rra, las cir­cuns­tan­cias de la vi­da de las es­pe­cies, el equi­li­brio, la vio­len­cia de los vol­ca­nes, la ra­cio­na­li­dad de un mun­do me­di­ta­do en el tiem­po.

Lue­go de la tor­ta y las ve­li­tas, des­pués de que to­dos se ha­bían ido a dor­mir, es­tu­ve bue­na par­te de la ma­dru­ga­da pa­san­do las ho­jas del enor­me li­bro, en la ex­pe­rien­cia de la poe­sía vi­sual y fluc­tuan­te de las fo­tos. Sal­ga­do con­si­guió, a su pe­sar, una sen­sa­ción tan ma­jes­tuo­sa co­mo trans­gre­so­ra: vol­ver­se el ojo de Dios. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.