Elo­gio de la bes­tia

Me­mo­rias de una osa po­lar, de la es­cri­to­ra ja­po­ne­sa Yo­ko Ta­wa­da, es una no­ve­la muy ori­gi­nal que les ce­de la pa­la­bra a los ani­ma­les pa­ra re­tra­tar el con­vul­so si­glo XX

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros - AN­DRÉS RICCIARDULLI Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Ape­sar de las fá­bu­las de Eso­po, de Moby Dick, Col­mi­llo Blan­co, la mo­na Chi­ta, el ca­ba­llo Sil­ver, los ani­ma­les de la gran­ja de Or­well, la rata Fir­min o el sua­ve y pe­lu­do Pla­te­ro, el per­so­na­je ani­mal más ex­tra­or­di­na­rio y con­mo­ve­dor con­ti­núa sien­do Ar­gos, perro de Uli­ses, que en una es­ce­na in­mor­tal de la li­te­ra­tu­ra re­co­no­ce a su due­ño des­pués de 20 años de au­sen­cia a pe­sar de que el in­ge­nio­so grie­go re­gre­sa dis­fra­za­do a Íta­ca.

Den­tro de es­ta lar­ga tra­di­ción ani­ma­lis­ta hay que ubi­car Me­mo­rias de una osa po­lar, de la ja­po­ne­sa ra­di­ca­da en Ale­ma­nia Yo­ko Ta­wa­da, que no so­lo pre­sen­ta tres ge­ne­ra­cio­nes de osos po­la­res muy in­te­li­gen­tes sino que les ce­de la pa­la­bra la ma­yor par­te del li­bro. Cá­li­da y muy in­ge­nio­sa, la no­ve­la es, ade­más de una gran his­to­ria ,un ver­da­de­ro fres­co de épo­ca don­de los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos del si­glo XX tie­nen su lu­gar.

Aquí, co­mo en la cien­cia fic­ción, lo im­por­tan­te es que el lec­tor su­pere la in­cre­du­li­dad y se en­tre­gue al juego sin pre­jui­cios. Ta­wa­da lo lo­gra en so­lo tres pá­gi­nas gra­cias a su su­ges­ti­va pro­sa y al plan­teo de mil cues­tio­nes que ya de en­tra­da re­sul­tan atrac­ti­vas.

La pri­me­ra osa, a pe­sar de no ha­ber na­ci­do en la Ru­sia so­vié­ti­ca, es un or­gu­llo pa­ra el ré­gi­men, que no du­da en ex­plo­tar­la. Se­rá ella, la más amaes­tra­da y cas­ti­ga­da, la que dé el sal­to a la li­te­ra­tu­ra pa­ra bus­car una li­ber­tad que le ha si­do ro­ba­da des­de su in­fan­cia.

Hay que de­cir que la me­ta­mor­fo­sis de sim­ple ani­mal a ani­mal cons­cien­te es ge­nial, se vi­ve co­mo na­tu­ral y tie­ne con­se­cuen­cias in­sos­pe­cha­das pa­ra la osa, que rá­pi­da­men­te ve co­mo sus tex­tos se con­vier­ten en bes­tse­llers. Es­to le sir­ve a la au­to­ra no so­lo pa­ra ir cons­tru­yen­do la hui­da de la osa a Ale­ma­nia, sino tam­bién pa­ra po­ner­la en un mi­llón de si­tua­cio­nes lí­mi­te, co­mo ne­go­ciar con su edi­tor, elu­dir la cen­su­ra o es­cri­bir por en­car­go.

La pa­ro­dia, pre­sen­te a lo lar­go de to­do el li­bro, re­sul­ta tan efec­ti­va que el lec­tor pron­to ol­vi­da que quien ha­bla es un ani­mal. O me­jor di­cho, los hu­ma­nos pa­san a ser los ani­ma­les y la osa un ser hu­mano in­te­li­gen­te que los mi­ra a tra­vés de un mi­cros­co­pio. Una vez que Ta­wa­da se lan­za no hay quien la pa­re. De la Ale­ma­nia del mu­ro de Ber­lín a los skin­heads, rea­li­za una ra­dio­gra­fía pro­fun­da de una épo­ca con­vul­sa. De allí el ani­mal irá a Ca­na­dá, pa­raí­so de los osos po­la­res que ter­mi­na sien­do un fias­co y que la ha­ce re­gre­sar, ca­sa­da y em­ba­ra­za­da, al vie­jo con­ti­nen­te, don­de da­rá a luz a Tos­ca, la se­gun­da osa, que a su vez ten­drá a Knut, el úl­ti­mo del li­na­je que ya na­ce en un zoo­ló­gi­co de Ber­lín.

Pe­ro lo im­por­tan­te de Me­mo­rias de una osa po­lar es que es una no­ve­la que ha­bla so­bre mu­chos te­mas con pro­fun­di­dad y en­can­to. La bús­que­da de una iden­ti­dad per­so­nal, el des­arrai­go, el pe­so de la fa­ma, la fra­gi­li­dad del ar­te o la re­bel­día an­te la opre­sión son so­lo al­gu­nos ejem­plos.

La no­ve­la tie­ne ade­más una di­men­sión ex­tra, que es el re­la­to de có­mo ven es­tos tres osos a los se­res hu­ma­nos co­mo es­pe­cie. Ta­wa­da, por suer­te, no cae en lu­ga­res co­mu­nes y tra­za una sem­blan­za que aun­que de­ja al gé­ne­ro hu­mano bas­tan­te mal parado, tie­ne la su­fi­cien­te

La pa­ro­dia re­sul­ta tan efec­ti­va que el lec­tor pron­to ol­vi­da que quien ha­bla es un ani­mal. O me­jor di­cho, los hu­ma­nos pa­san a ser los ani­ma­les y la osa un ser hu­mano in­te­li­gen­te que los mi­ra a tra­vés de un mi­cros­co­pio

sa­bi­du­ría pa­ra mos­trar tam­bién ese la­do ama­ble y com­pa­si­vo que aún con­ser­va el lla­ma­do Ho­mo sa­piens.

Hay es­ce­nas lu­mi­no­sas co­mo cuan­do la osa po­lar des­cu­bre que es la úni­ca de piel blan­ca en­tre va­rios osos par­dos, lo que le sir­ve a Ta­wa­da pa­ra tratar el te­ma de la dis­cri­mi­na­ción. O cuan­do de­fien­de al cir­co ex­pre­san­do que es el lu­gar por ex­ce­len­cia del ar­te, ya que es el úni­co que no ex­clu­ye a los ni­ños. Tam­bién hay una dul­ce nos­tal­gia que im­preg­na to­do el li­bro. Y una cons­tan­te reivin­di­ca­ción del li­bre al­be­drío.

Me­mo­rias de una osa po­lar se dis­fru­ta de la pri­me­ra a la úl­ti­ma pá­gi­na. •

ME­MO­RIAS DE UNA OSA PO­LAR De: Yo­ko Ta­wa­da Edi­to­rial: Ana­gra­ma Pá­gi­nas: 289 Pre­cio: $ 990

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.