El res­pon­sa­ble del pre­sen­te de TV Ciu­dad

En 2017 Fe­de­ri­co Dalmaud se con­vir­tió en el di­rec­tor más jo­ven en la his­to­ria del ca­nal de la IM; a un año de asu­mir re­pa­sa el pre­sen­te y ade­lan­ta es­tre­nos

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - EMA­NUEL BREMERMANN twit­ter.com/ema­bre­mer­mann

TV Ciu­dad es un la­be­rin­to en el que cual­quie­ra se pue­de per­der. Pe­ro Fe­de­ri­co Dalmaud, que es­tá allí ha­ce tres años, ya lo co­no­ce bien. Al fon­do, su­bien­do es­ca­le­ras, atra­ve­san­do puer­tas de ma­de­ra y es­qui­van­do em­plea­dos y es­cri­to­rios, es­tá el des­pa­cho y la si­lla del di­rec­tor, que ocu­pa des­de ju­lio de 2017. Él, que fue pe­rio­dis­ta, que re­cién tie­ne 34 años y que fue el más jo­ven en po­ner­se al fren­te de la se­ñal.

Hoy, el ca­nal de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo se ve y se pien­sa di­fe­ren­te. Hay fic­cio­nes po­pu­la­res –El mar­gi­nal, Mer­lí–, hay even­tos en vi­vo –Mon­te­vi­deo Rock y Tro­pi­cal–, hay alian­zas con pro­duc­to­ras ex­tran­je­ras. La trans­for­ma­ción en una se­ñal di­gi­tal abier­ta, se­gún di­ce Dalmaud, los obli­gó a com­pe­tir; com­pe­tir, esa pa­la­bra que en un en­te pú­bli­co pue­de caer mal, pe­ro que él reivin­di­ca co­mo ne­ce­sa­ria. Su pro­yec­to –que ase­gu­ra es una con­ti­nua­ción de lo que ini­ció el an­te­rior di­rec­tor, Andrés Ro­drí­guez, con quién tra­ba­jó co­mo coor­di­na­dor ge­ne­ral– tie­ne un ob­je­ti­vo: que TV Ciu­dad dis­pu­te co­do a co­do la aten­ción del pú­bli­co con los otros ca­na­les pri­va­dos. Que la se­ñal se me­ta en la die­ta te­le­vi­si­va y que la gri­lla pré­mium uru­gua­ya le ha­ga lu­gar a su pan­ta­lla. Ma­te­rial, di­ce, tie­nen; fi­gu­ras, tam­bién. Y a 12 me­ses de su ges­tión, las ga­nas de pe­lear­la se man­tie­nen.

¿Có­mo eva­lúa el úl­ti­mo año?

Es el pe­río­do en el que he­mos con­cre­ta­do la ma­yor can­ti­dad de las es­tra­te­gias que te­nía­mos cuan­do asu­mi­mos con Andrés (Ro­drí­guez). Ha si­do un año de mu­chí­si­mo apren­di­za­je. Tam­bién fue un año de lo­gros. No so­lo a ni­vel in­terno, don­de lo­gra­mos acuer­dos im­por­tan­tes pa­ra los tra­ba­ja­do-

res, sino a ni­vel de pro­gra­ma­ción. Creo que lo­gra­mos dar el sal­to y asu­mir­nos co­mo un ca­nal abier­to que es­tá en igualdad de con­di­cio­nes con los ca­na­les co­mer­cia­les y pri­va­dos. Ser com­pe­ti­ti­vos es una ta­rea que va a lle­var mu­chos años, pe­ro en los tres años de la di­rec­ción, y en es­te úl­ti­mo año en par­ti­cu­lar, di­mos un sal­to a ni­vel de con­te­ni­dos. En­tre otras co­sas, for­ta­le­ci­mos alian­zas con pro­duc­to­ras y ca­na­les pú­bli­cos in­ter­na­cio­na­les que nos eli­gie­ron co­mo ven­ta­na pa­ra Uru­guay.

¿Abrir­se al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal era una me­ta pri­ma­ria?

Sí. Hay que ha­cer­lo si que­rés com­pe­tir. Hay co­mo un mie­do a la pa­la­bra com­pe­ten­cia. Es co­mo de­cir que la te­le­vi­sión pú­bli­ca y la

com­pe­ten­cia son in­com­pa­ti­bles. No es así. La te­le­vi­sión pú­bli­ca pue­de ser muy com­pe­ti­ti­va, pue­de ha­cer­lo con cual­quier ca­nal, mos­tran­do otro ti­po de con­te­ni­dos, po­nien­do a dis­po­si­ción de la ciu­da­da­nía con­te­ni­dos que no va a ver en otro la­do. Si que­ría­mos es­tar a la al­tu­ra te­nía­mos que, por ejem­plo, es­tar en las prin­ci­pa­les fe­rias de con­te­ni­dos y for­ma­tos del con­ti­nen­te. Y allá fui­mos, y nos hi­ci­mos co­no­cer a los co­da­zos, por­que cuan­do sos nue­vo y en­ci­ma chi­co te­nés que ir así, a lo (Lu­cas) To­rrei­ra. Fui­mos co­mo él y ahora so­mos una es­pe­cie de Ma­tías Ve­cino (ri­sas). Ahora nos in­vi­tan a la ma­yo­ría. Ga­na­mos cre­di­bi­li­dad, de­mos­tra­mos que po­de­mos ad­qui­rir con­te­ni­dos, que so­mos com­pra­do­res. ¿Que ne­ce­si­ta­ba cam­biar el ca­nal pa­ra lo­grar dar ese sal­to?

El há­bi­to. Cuan­do lle­ga­mos, ha­cia un año y po­co que el ca­nal era una se­ñal abier­ta, que se ha­bía pos­tu­la­do a la li­ci­ta­ción de la te­le­vi­sión di­gi­tal. Pe­ro te­nía una pro­gra­ma­ción que se re­gía ba­jo lo que lla­ma­mos “ló­gi­ca de ca­ble”. Eran pro­gra­mas de me­dia ho­ra, in­ter­pro­gra­mas, di­fí­ci­les de pro­gra­mar. Y no quie­ro ha­blar de las an­te­rio­res di­rec­cio­nes, pe­ro creo que tam­po­co ha­bía es­tu­dio de las au­dien­cias. Ha­bía pro­gra­mas a ho­ra­rios inusua­les. Era lla­ma­ti­vo. En­ton­ces, lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue cam­biar eso y tra­tar de ge­ne­rar há­bi­to, que el te­le­vi­den­te in­cor­po­ra­ra a su die­ta au­dio­vi­sual a TV Ciu­dad.

El há­bi­to lo ha­cés con con­te­ni­do si­mi­lar to­dos los días. Un ejem­plo es el in­for­ma­ti­vo. En cual­quier ca­nal, es el que es­truc­tu­ra la gri­lla. Ha­bía que te­ner uno. Ya ha­bía uno que se lla­ma­ba El día, pe­ro his­tó­ri­ca­men­te el ca­nal tu­vo uno que se lla­ma­ba In­for­me ca­pi­tal, que se in­te­rrum­pió. No­so­tros que­ría­mos apos­tar fuer­te a la in­for­ma­ción, por­que es un bien pú­bli­co, so­mos un ca­nal pú­bli­co y te­ne­mos que ga­ran­ti­zar el ac­ce­so de­mo­crá­ti­co a ella. Pe­ro no po­día­mos ir a cho­car con los tan­ques. Por eso hi­ci­mos el pri­mer in­for­ma­ti­vo cen­tral de la tar­de, lo pu­si­mos a las seis. Era me­dio ra­ro pa­ra un in­for­ma­ti­vo cen­tral, pe­ro fun­cio­nó de ma­ra­vi­lla. Fue de los prin­ci­pa­les acier­tos de es­ta ges­tión.

¿Qué que­da por re­sol­ver? Es­ta­mos ata­dos a cues­tio­nes pre­su­pues­ta­les. El pre­su­pues­to del ca­nal ha au­men­ta­do con re­la­ción a años an­te­rio­res, pe­ro no es su­fi­cien­te pa­ra ha­cer fren­te a la dinámica y las exi­gen­cias que tie­ne la in­dus­tria au­dio­vi­sual. En­tre otras co­sas, he­mos da­do prio­ri­dad a so­lu­cio­nar cues­tio­nes in­ter­nas, co­mo la re­gu­la­ri­za­ción de si­tua­cio­nes con­trac­tua­les y un mon­tón de co­sas que ha­cen que el cos­to de fun­cio­na­mien­to sea ca­da vez ma­yor. Sin em­bar­go, tam­bién ha­ce­mos ca­da vez más ho­ras de te­le­vi­sión. Es­ta­mos por lle­gar a las 1.500 ho­ras de es­tre­nos en el año. En ese mar­co, lo que nos que­da es for­ta­le­cer la ma­ña­na. Y no he­mos po­di­do ca­pi­ta­li­zar­la por cues­tio­nes pre­su­pues­ta­les. Tam­bién es­tá el te­ma de los in­gre­sos por ven­tas co­mer­cia­les. El ca­nal re­cién ha­ce tres años que­dó fa­cul­ta­do pa­ra ven­der pu­bli­ci­dad. Sin em­bar­go, nos es­tá cos­tan­do mu­chí­si­mo por­que la te­le­vi­sión di­gi­tal abier­ta no ha te­ni­do la pe­ne­tra­ción que se que­ría. No se ha pro­du­ci­do el fa­mo­so apa­gón analó­gi­co. Y mu­cha gen­te no sa­be que exis­te la te­le­vi­sión di­gi­tal por ai­re. TV Ciu­dad ha asu­mi­do esa ban­de­ra por­que que­da­mos co­mo en un lim­bo. Te­ne­mos que sa­lir a

pro­mo­cio­nar, es­ta­mos bus­can­do so­cios. Pe­ro has­ta que no sea una po­lí­ti­ca de Es­ta­do... ¿Cuán­ta gen­te no sa­be, por ejem­plo, que pue­de mi­rar el Mundial en HD en su ca­sa con una antena? Se­gu­ro que mu­cha. Y tam­po­co se hi­zo el ejer­ci­cio por par­te de los ca­na­les co­mer­cia­les de dar­lo a co­no­cer.

¿De cuán­to es el pre­su­pues­to anual de TV Ciu­dad?

Se­ten­ta mi­llo­nes de pe­sos anua­les. Pa­ra ha­cer te­le­vi­sión, de acuer­do a los cos­tos de pro­duc­ción, no da pa­ra mu­cho. Ha cre­ci­do en con­si­de­ra­ción a años an­te­rio­res. Pe­ro si to­más en cuen­ta lo que la IM in­vier­te y lo di­vi­dís en­tre los con­tri­bu­yen­tes de la ciu­dad, la exis­ten­cia de TV Ciu­dad es muy ba­ra­ta, cues­ta cer­ca de $ 60 anua­les a ca­da uno apro­xi­ma­da­men­te. Te cues­ta me­nos que com­prar­te una Co­ca-Co­la de dos li­tros.

¿Qué tan im­por­tan­te fue la trans­mi­sión de Mon­te­vi­deo Rock y Mon­te­vi­deo Tro­pi­cal?

Fue fun­da­men­tal. Fue muy exi­gen­te a ni­vel téc­ni­co, y fue el sal­to que ter­mi­nó ha­cien­do que mu­cha gen­te, des­pués de años, vol­vie­ra a des­cu­brir el ca­nal. Fue un mo­jón im­por­tan­tí­si­mo. Si bien no te­ne­mos un nú­me­ro cla­ro de es­pec­ta­do­res, por­que la úni­ca me­di­do­ra de au­dien­cia es Ibo­pe y no nos mi­de, es­toy se­gu­rí­si­mo por otros da­tos que ese fin de se­ma­na TV Ciu­dad fue lo más vis­to de la te­le­vi­sión abier­ta.

¿No­tan un cam­bio en su au­dien­cia en es­ta úl­ti­ma eta­pa?

Nos ma­ne­ja­mos con da­tos de las re­des, de al­gu­nas en­cues­tas que se ha­cen a ni­vel de la in­ten­den­cia, por­que no te­ne­mos nú­me­ros. La úni­ca me­di­do­ra es Ibo­pe, y es una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal y mo­no­pó­li­ca y no tie­ne in­te­rés de me­dir a TV Ciu­dad. Pe­ro no por una cues­tión de ga­nas o de ene­mis­tad, sino por­que la pe­ne­tra­ción de la te­le­vi­sión di­gi­tal es tan ba­ja que no se dio el con­tex­to pa­ra que lo ha­gan. Es­ta­mos un po­co a cie­gas. Pe­ro por la res­pues­ta en re­des ha si­do muy bue­na, y los co­men­ta­rios en la ca­lle tam­bién. So­bre to­do por el cam­bio de ca­be­za, por te­ner se­ries en pan­ta­lla co­mo El mar­gi­nal o Mer­lí, que rom­pen con la lí­nea que te­nía­mos. Ahí se ve la in­ci­den­cia de las fe­rias. Los ca­na­les co­mer­cia­les si­guen más o me­nos una mis­ma ten­den­cia o van en blo­que, y eso a no­so­tros nos de­ja es­pa­cio pa­ra en­con­trar con­te­ni­dos que no ten­gan tan­ta pan­ta­lla.

Tie­nen ca­da vez más con­te­ni­do in­fan­til, ¿hay una apues­ta real a ese pú­bli­co?

Sí, ahora se estrena Cró­ni­ca ani­mal, que es for­mi­da­ble. Es una se­rie di­ri­gi­da por Gui­ller­mo Kloet­zer, que tie­ne una mi­ra­da her­mo­sa. Es un buen cie­rre pa­ra la ho­ra de Pa­seo ani­ma­do. Y su­ma pa­ra los con­te­ni­dos infantiles, don­de ya te­nía­mos el con­tra­to con Gloob, la se­ñal in­fan­til de la Globo. Tu­vi­mos un pri­mer acer­ca­mien­to en Can­cún, que­ría­mos ha­cer al­go con ellos. Nos di­je­ron que no po­dían ha­cer na­da pa­ra Uru­guay por­que te­nían acuer­do ex­clu­si­vo con Te­le­do­ce, pe­ro que te­nían in­te­rés de bus­car otras pan­ta­llas. Nos ofre­cie­ron su lí­nea in­fan­til, que tie­ne cin­co años, y fue bue­ní­si­mo, por­que fue la pri­me­ra ven­ta a La­ti­noa­mé­ri­ca y fue con no­so­tros. Sin­te­ti­zan­do, TV Ciu­dad lo­gró me­ter­se en la con­ver­sa­ción. Me cons­ta que en los otros ca­na­les se ha­bla de no­so­tros, que se mi­ra TV Ciu­dad, que a las seis de la tar­de se po­ne el in­for­ma­ti­vo y que se ve en qué an­da­mos. Se ha­bla bien y mal, co­mo to­do. Y al ser un ca­nal pú­bli­co más to­da­vía, por­que se cues­tio­na el gas­to, la exis­ten­cia, to­do.

¿Que lu­gar tie­ne la cuo­ta de mu­je­res en pan­ta­lla a la ho­ra de pro­gra­mar?

Siem­pre se tie­ne en men­te. Es más, en la in­ter­na se tra­ba­ja. Pi­lar Tei­jei­ro, con­duc­to­ra de In­fo ca­pi­tal, for­ma par­te de una co­mi­sión de gé­ne­ro que tra­ba­ja a ni­vel de la IM. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra, dos o tres ve­ces al año, ana­li­zar la pro­gra­ma­ción to­tal pa­ra ver cuál es la pre­sen­cia de las mu­je­res en la pro­gra­ma­ción, có­mo se tra­ta la cues­tión de gé­ne­ro en el ca­nal. Son ins­tan­cias sor­pre­si­vas,se mi­de un día en­te­ro y se ana­li­za có­mo se edi­tó ca­da ta­pe, cuál fue la pre­sen­cia de la mu­jer allí, el rol que cum­plió. Tam­bién que­re­mos ha­cer ta­lle­res pa­ra edi­to­res y di­rec­to­res, pa­ra que se­pan te­ner­lo en cuen­ta. Pa­ra que la cues­tión de gé­ne­ro es­té plan­tea­da des­de la is­la de edi­ción.

TV Ciu­dad tie­ne un ar­chi­vo enor­me, ¿Se es­tá pla­nean­do uti­li­zar­lo de al­gu­na ma­ne­ra?

Te­ne­mos 14 mil ho­ras de ar­chi­vo. Gran par­te del ma­te­rial se ha em­pe­za­do a di­gi­ta­li­zar, con la ayu­da de una par­ti­da de la IM, que nos au­to­ri­zó a cam­biar la ma­triz de la ges­tión de vi­deo y pa­ra traer un soft­wa­re. El ar­chi­vo es de la ciu­da­da­nía y la idea es po­ner­lo a dis­po­si­ción de los te­le­vi­den­tes, on de­mand pa­ra cuan­do quie­ran ver­lo. Se va a crear una web don­de va a es­tar to­do y que se va a lla­mar Ciu­dad Vi­va. Se­rá a fi­nes de es­te año o a prin­ci­pios del 2019.

¿Qué lu­gar ocu­pa la fic­ción na­cio­nal en los pla­nes de TV Ciu­dad? Acá vie­nen mu­chos di­rec­to­res, rea­li­za­do­res, gen­te de ca­na­les y pro­duc­to­ras di­cien­do que quie­ren ha­cer fic­ción. No­so­tros tu­vi­mos el año pa­sa­do a Ro­tos y des­co­si­dos, Fe­ria­dos y El mun­do de los vi­deos, que an­du­vo bár­ba­ro y con bue­na re­per­cu­sión en re­des. Pe­ro tam­bién so­mos im­pul­so­res de Se­rie­sUy. Se bus­ca­ron so­cios, se con­si­guie­ron ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas que te­nían ga­nas de que se fo­men­ta­ra la pro­duc­ción de fic­cio­nes pa­ra la te­le­vi­sión. Del pri­mer ga­na­dor de Se­rie­sUy, To­dos de­trás de Mo­mo, ya vi­mos un avan­ce el día que se anun­ció el ga­na­dor de la se­gun­da edi­ción. Que­da­mos muy en­tu­sias­ma­dos. Es una se­rie pen­sa­da pa­ra la te­le­vi­sión, en los tiem­pos que es­ta exi­ge, con la du­ra­ción que pi­de. Es­tá pen­sa­do que el estreno sea en si­mul­tá­neo con TNU en se­tiem­bre. El año que vie­ne te­ne­mos Gris, la ga­na­do­ra de la se­gun­da edi­ción, y va­mos por el ter­cer Se­rie­sUy. Gris, se­gún ten­go en­ten­di­do, vie­ne con fi­nan­cia­ción e in­te­rés del ex­te­rior. To­dos de­trás de Mo­mo tam­bién tie­ne in­tere­sa­dos en el ex­te­rior. Va a ser to­do un sím­bo­lo pa­ra la fic­ción na­cio­nal y pa­ra TV Ciu­dad cuan­do se es­tre­ne. •

“La te­le­vi­sión pú­bli­ca pue­de ser muy com­pe­ti­ti­va, pue­de com­pe­tir con cual­quier ca­nal”

“In­fo ca­pi­tal fue de los prin­ci­pa­les acier­tos de es­ta ges­tión”

“Me cons­ta que en los ca­na­les se ha­bla de no­so­tros, que se mi­ra TV Ciu­dad, que a las seis se po­ne el in­for­ma­ti­vo y que se ve en que an­da­mos” Fe­de­ri­co Dalmaud DI­REC­TOR TV CIU­DAD

C. PA­ZOS

Fe­dri­co Dalmaud es­tá al fren­te de TV Ciu­dad des­de ju­lio de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.