En el ojo del hu­ra­cán

El año del de­sier­to, de Pe­dro Mai­ral, es una no­ve­la que par­te de la cri­sis ar­gen­ti­na de 2001

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros - ANDRÉS RICCIARDULLI Especial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Co­mo si fue­ra un en­fer­mo cró­ni­co, un re­sig­na­do epi­lép­ti­co que al­ter­na bre­ves pe­río­dos de paz con fu­rio­sas con­vul­sio­nes, Ar­gen­ti­na ha ter­mi­na­do por na­tu­ra­li­zar las su­ce­si­vas cri­sis so­cia­les y eco­nó­mi­cas que la gol­pean sis­te­má­ti­ca­men­te des­de ha­ce dé­ca­das. Pe­ro nun­ca se es­tu­vo tan cer­ca de la de­ba­cle co­mo en 2001, cuan­do en me­dio de una cri­sis bru­tal las hor­das de­ci­die­ron co­men­zar a sa­quear co­mer­cios por to­do el te­rri­to­rio.

En El año del de­sier­to, de Pe­dro Mai­ral, esas hor­das de ciu­da­da­nos ham­brien­tos y furiosos del in­te­rior de Ar­gen­ti­na ata­can Bue­nos Ai­res y traen co­mo re­sul­ta­do la lla­ma­da “in­tem­pe­rie”, un tsu­na­mi apo­ca­das líp­ti­co que trans­for­ma ciu­da­des en bal­díos, don­de el pró­ji­mo pa­sa a ser el enemi­go nú­me­ro uno y la ci­vi­li­za­ción un es­ta­men­to a des­truir a co­mo dé lu­gar.

Pe­ro lo ver­da­de­ra­men­te in­tere­san­te de ver es có­mo Mai­ral (Una no­che con Sabrina Lo­ve, El gran su­ru­bí, La uru­gua­ya) se las arre­gla pa­ra, sin caer en la cien­cia fic­ción, sub­ver­tir el or­den na­tu­ral de las co­sas. El ar­gen­tino lo lo­gra a tra­vés de un re­cur­so mag­ní­fi­co, que es un pro­gre­si­vo via­je ha­cia el pa­sa­do, una de­cons­truc­ción de la his­to­ria, que ha­ce que la mo­der­na Bue­nos Ai­res va­ya pau­la­ti­na­men­te re­tro­ce­dien­do has­ta su fun­da­ción mis­ma y aún has­ta la lle­ga­da de los españoles al con­ti­nen­te.

Con una pro­sa na­da lí­ri­ca, ab­so­lu­ta­men­te ve­ro­sí­mil y pe­ga­da a los he­chos, el au­tor consigue que el lec­tor acep­te acompañar a Lau­ra, la su­fri­da pro­ta­go­nis­ta, en un via­je que pre­ten­de de­mos­trar la es­ca­sa dis­tan­cia que aún hoy se­pa­ra al hom­bre de la bar­ba­rie.

Los so­bre­vi­vien­tes de los ata­ques vi­ven en edi­fi­cios des­trui­dos, con­vi­ven con fa­mi­lias ex­tra­ñas en un mis­mo apar­ta­men­to y de­ben cam­biar de pro­fe­sión an­te la nue­va reali­dad: de in­ge­nie­ro a vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad, de ar­qui­tec­to a ma­tón o de se­cre­ta­ria a pros­ti­tu­ta, co­mo le pa­sa a Lau­ra en un ca­pí­tu­lo ge­nial.

Y po­co a po­co la his­to­ria co­mien­za a re­tro­ce­der. Des­apa­re­ce pri­me­ro la te­le­vi­sión, des­pués la ra­dio, el fút­bol y más tar­de la elec­tri­ci­dad. Ya no se tra­ba­ja 8 ho­ras sino 12, las ca­lles re­cu­pe­ran sus an­ti­guos nom­bres. Co­rrien­tes vuel­ve a ser de un so­lo ca­rril, las mu­je­res no pue­den tra­ba­jar y lue­go tam­po­co po­drán vo­tar. Y así has­ta re­tro­ce­der a las tri­bus in­dí­ge­nas y la au­sen­cia to­tal de de­re­chos y de ci­vi­li­za­ción, por­que Mai­ral los pre­sen­ta co­mo unos ver­da­de­ros ani­ma­les ale­ja­dos de to­da ima­gen be­né­vo­la.

A to­do es­to se su­man las aven­tu­ras de la pro­ta­go­nis­ta, que car­ga con su pa­dre en­fer­mo a cues­tas, que ha per­di­do a su no­vio du­ran­te la ca­tás­tro­fe y que de­be elu­dir mil pe­li­gros mor­ta­les mien­tras bus­ca so­bre­vi­vir en te­rri­to­rio hos­til.

A lo lar­go de to­da la no­ve­la sor­pren­de el equi­li­brio en­tre lo par­ti­cu­lar y lo ge­ne­ral, en­tre la pro­ta­go­nis­ta y su en­torno. No hay ba­ches ni pá­gi­nas de re­lleno. Las aven­tu­ras, ca­da vez más pe­li­gro­sas, son con­ta- por Mai­ral con idén­ti­ca in­ten­si­dad, lo que acre­cien­ta la sen­sa­ción de ve­ro­si­mi­li­tud, fun­da­men­tal en es­te ti­po de li­bros.

Ese tono pa­re­jo, que va al to­do y no a las par­tes, ha­ce que la no­ve­la sea muy só­li­da. Hay, aquí y allá, al­gu­nos to­ques de hu­mor ne­gro que fun­cio­nan co­mo vál­vu­las de es­ca­pe, pe­ro en ge­ne­ral se tra­ta de un li­bro sin con­ce­sio­nes, que pe­ga du­ro y pa­re­jo. Ni si­quie­ra las hay pa­ra la pro­ta­go­nis­ta, que no es un per­so­na­je exu­be­ran­te sino to­do lo con­tra­rio. Una mu­jer que pa­sa­rá de un pre­sen­te to­le­ra­ble a una si­tua­ción de de­gra­da­ción cons­tan­te,

En ge­ne­ral se tra­ta de un li­bro sin con­ce­sio­nes, que pe­ga du­ro y pa­re­jo

que la lle­va­rá a co­nec­tar­se con su la­do más ani­mal y sal­va­je.

El año del de­sier­to con­fir­ma el ta­len­to li­te­ra­rio de Pe­dro Mai­ral, que ha ur­di­do una gran no­ve­la apo­ca­líp­ti­ca pe­ro ti­ran­do ha­cia atrás en vez de ha­cia ade­lan­te. Pa­re­ce un tru­co ba­ra­to, pe­ro no lo es. De­trás hay un mon­tón de li­te­ra­tu­ra y una enor­me con­vic­ción a la ho­ra de con­tar una his­to­ria fan­tás­ti­ca. •

EL AÑO DEL DE­SIER­TO

De: Pe­dro Mai­ral Edi­to­rial: Eme­cé Pá­gi­nas: 316 Pre­cio: 630

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.