Ál­va­ro Al­cu­ri

El Observador Fin de Semana - Luces - - Comportamiento -

Ex­pe­rien­cias múl­ti­ples

La hi­ja de Wie­ner es­tá can­sa­da de ex­pli­car en el co­le­gio por qué su ma­ma tie­ne un ma­ri­do y una mu­jer. Tam­bién de acla­rar que su her­mano no es el hi­jo de la no­via de su pa­pá. Y que no, no son un trío. Son una fa­mi­lia que vi­ve ba­jo las di­rec­tri­ces del poliamor.

Wie­ner vi­ve des­de ha­ce unos cuan­tos años jun­to a cua­tro per­so­nas: su ma­ri­do, su mu­jer y sus dos hi­jos. To­dos con­vi­ven en una ca­sa que tie­ne una ca­ma de cin­co pla­zas y va­rios cuar­tos pa­ra des­per­di­gar­se cuan­do las co­sas se ten­san en­tre los tres adul­tos. La mu­jer de 43 años, que ha es­cri­to va­rios li­bros so­bre el te­ma y que se ha cansado de con­tar su his­to­ria en epi­so­dios de pod­casts, en­tre­vis­tas y pro­gra­mas de te­le­vi­sión, cuen­ta en va­rias no­tas pu­bli­ca­das por me­dios del mun­do que pre­fie­ren pres­cin­dir de las eti­que­tas, así co­mo pre­fi­rie­ron pres­cin­dir de las fron­te­ras ro­mán­ti­cas dic­ta­das por otros y en­ca­rar su pro­pia his­to­ria de amor.

“La pri­me­ra se­ñal de que es­ta­mos an­te una di­si­den­cia es que muy pron­to al­guien la con­ver­ti­rá en mo­da. Las re­la­cio­nes que se es­ta­ble­cen fue­ra de la mo­no­ga­mia no han si­do la ex­cep­ción”, es­cri­bió Wie­ner en una co­lum­na pa­ra El País de Ma­drid. “Pa­ra ellas exis­te un buen ra­mi­lle­te de eti­que­tas: ‘tríos’, ‘poliamor’, las re­su­ci­ta­das ‘re­la­cio­nes abier­tas’ y has­ta las ‘anár­qui­cas’. El abu­so de las eti­que­tas y las mo­das apli­ca­das a los víncu­los afec­ti­vos sue­len ser pe­li­gro­sas. Un ami­go es­cri­tor de­cía que poliamor le so­na­ba a ‘po­lí­gono in­dus­trial. ¿Por qué to­do lo que tie­ne que ver con es­te te­ma me hue­le a lu­ga­res des­tar­ta­la­dos y tris­tes?’”, re­fle­xio­nó.

Co­mo Wie­ner, otras per­so­nas tam­bién adop­ta­ron al poliamor co­mo for­ma de vi­da y lo con­ta­ron en me­dios in­ter­na­cio­na­les. Es el ca­so de Ani­ta Cas­sidy, que en una co­lum­na pa­ra The Guar­dian exa­mi­na su his­to­ria po­li­amo­ro­sa co­mo una res­pues­ta al “en­cie­rro” que sen­tía den­tro de su re­la­ción mo­no­gá­mi­ca. “Me con­ven­cí de que las re­la­cio­nes tra­di­cio­na­les son co­mo un va­cío. Te en­con­trás con al­guien, es sor­pren­den­te y ra­ro, y lue­go lo blo­queás; ce­rrás las ven­ta­nas y las puer­tas e in­ten­tás de­ses­pe­ra­da­men­te guar­dar to­do pa­ra vos. Y el ai­re se vuel­ve agrio por­que no hay oxí­geno. Po­dés co­me­ter un error se­xual de im­pro­vi­so por­que es­tás an­sian­do cual­quier ti­po de con­tac­to. ¿Por qué no vi­vir en un mun­do don­de po­dés te­ner es­pa­cio pa­ra una nue­va co­ne­xión, pa­ra otra chis­pa?”, es­cri­bió.

Aún a pe­sar de que la ma­yo­ría de las ex­pe­rien­cias pa­re­cen ser po­si­ti­vas, Wie­ner y otros “po­li­amo­ro­sos” han de­ja­do cla­ro tam­bién que en ese ré­gi­men afec­ti­vo el es­tig­ma es­tá a la or­den del día. Carry Jen­kins, pro­fe­sor de fi­lo­so­fía en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, ex­pli­có al­gu­nos de los mie­dos de quie­nes tie­nen es­te ti­po de re­la­cio­nes a la re­vis­ta Ti­me. “Mu­chas ve­ces te­men per­der sus tra­ba­jos si se co­no­ce su es­ti­lo de vi­da, o te­men no con­se­guir­los, o per­der el res­pe­to de sus fa­mi­lia­res y ami­gos. In­clu­so de que los apar­ten de sus hi­jos”, afir­ma. Carry Jen­kins sa­be de lo que ha­bla: el tu­vo su pro­pia re­la­ción po­li­amo­ro­sa.

El poliamor es­tá en el ai­re

Si bien no exis­ten nú­me­ros lo­ca­les –o al me­nos cer­ca­nos– y es­pe­cí­fi­cos res­pec­to a cuan­tas per­so­nas vi­vie­ron o vi­ven el poliamor –es un dato de­ma­sia­do com­ple­jo de agre­gar, en­tre otras di­fi­cul­ta­des–, sí hay nú­me­ros ex­tran­je­ros a los que se pue­de echar mano y al me­nos te­ner una idea de la in­ci­den­cia de es­te ti­po de op­cio­nes afec­ti­vas en el mun­do. Por ejem­plo, un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Jour­nal of Sex & Ma­ri­tal The­rapy es­ta­ble­ció que en 2016 en EEUU una de ca­da cin­co per­so­nas tu­vo al­gún ti­po de re­la­ción po­li­amo­ro­sa con­sen­sua­da.

Por es­te la­do del mun­do, en­ton­ces, el poliamor es­tá en el ai­re, y no pre­ci­sa­men­te por­que se es­té pro­li­fe­ran­do en pri­ma­ve­ra. Si uno bus­ca en la web, apa­re­ce­rán va­rias no­tas re­cien­tes. Si in­da­ga en las re­des so­cia­les, se en­con­tra­rá con co­men­ta­rios que es­ta­ble­cen que es “un blan­queo de los cuer­nos” o una “infidelidad acep­ta­da”. Tam­bién otros que lo festejan co­mo una con­quis­ta más de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les. Y en las so­bre­me­sas, al me­nos por al­gu­nas se­ma­nas, al­guien se­gui­rá pre­gun­tan­do qué es, que di­fe­ren­cia tie­ne con la po­li­ga­mia y di­rá, con ca­ra de sor­pren­di­do, que sí, que un ami­go su­yo co­no­ce a al­guien que co­no­ce a uno que es­tá en una re­la­ción de ese ti­po. Y que son fe­li­ces o que no le fun­cio­nó o que en­ten­dió que no era pa­ra él o ella. Se se­gui­rá co­men­tan­do con sor­pre­sa, en­tu­sias­mo, iro­nía o se­rie­dad, has­ta que al­guien pon­ga so­bre la me­sa otro te­ma y el poliamor que­de de­trás de otras char­las, otros tuits y otras no­tas de pren­sa. Pe­ro aún así, es­ta­rá. Co­mo lo es­tu­vo in­clu­so an­tes de Ga­brie­la Wie­ner, Ál­va­ro Al­cu­ri, Ro­ber­to de las Ca­rre­ras, y Flo­ren­cia Pe­ña. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.