Sha­kes­pea­re se­gún Jo Nes­bø

Mac­beth es una es­tu­pen­da re­es­cri­tu­ra en cla­ve po­li­cial de una de las me­jo­res obras de tea­tro que es­cri­bió Wi­lliam Sha­kes­pea­re

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros - AN­DRÉS RICCIARDULLI Es­pe­cial pa­ra

En un mun­do al que le gus­ta se­pa­ra­se crean­do grie­tas in­sal­va­bles –po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas, eco­nó­mi­cas, se­xua­les– la cul­tu­ra tam­po­co per­ma­ne­ce aje­na. Por al­go exis­te aque­llo de la al­ta cul­tu­ra y la otra. Pe­ro hay una grie­ta sim­pá­ti­ca e his­tó­ri­ca, de ca­fé y ami­gos, que es la que se­pa­ra a los que ado­ran a Mac­beth y su per­sua­si­va es­po­sa, de los que ase­gu­ran que da­rían la vi­da por Ham­let o su fan­tas­ma lle­ga­do el ca­so.

Jo Nes­bø, a di­fe­ren­cia del fa­mo­so prín­ci­pe da­nés, no du­dó un se­gun­do en ele­gir al inol­vi­da­ble ma­tri­mo­nio es­co­cés pa­ra par­ti­ci­par en el pro­yec­to Ho­garth, que le ha ofre­ci­do a es­cri­to­res re­co­no­ci­dos la po­si­bi­li­dad de re­es­cri­bir y ac­tua­li­zar a Sha­kes­pea­re. Nes­bø fue ta­jan­te, Mac­beth o na­da, y pa­ra suer­te de los lec­to­res, los or­ga­ni­za­do­res acep­ta­ron su pro­pues­ta.

El re­sul­ta­do es una ma­ra­vi­lla de 600 pá­gi­nas que no se pue­de pa­rar de leer. Fiel a su ca­rre­ra li­te­ra­ria, el au­tor no­rue­go crea a par­tir de la obra de Sha­kes­pea­re un po­li­cial com­ple­jo pe­ro lu­mi­no­so, lleno de san­gre pe­ro tam­bién de con­te­ni­do psi­co­ló­gi­co, don­de ca­da per­so­na­je tie­ne su pe­so es­pe­cí­fi­co y la his­to­ria se desa­rro­lla con una con­tun­den­cia ma­yús­cu­la, una de las ma­yo­res vir­tu­des del maes­tro in­glés que Nes­bø pa­re­ce ha­ber ab­sor­bi­do por os­mo­sis.

La adaptación se si­túa en una su­cia, os­cu­ra y llu­vio­sa ciu­dad por­tua­ria eu­ro­pea aso­la­da por las dro­gas sin­té­ti­cas, que son ma­ne- ja­das por dos ban­das ri­va­les que tie­nen en ja­que a to­dos los es­ta­men­tos de la so­cie­dad, par­ti­cu­lar­men­te a la po­li­cía, que tie­ne va­rios co­rrup­tos en sus fi­las. La lle­ga­da de Dun­can, el nue­vo y ho­nes­to je­fe de las fuer­zas del or­den, po­ne en mar­cha la tra­ge­dia, que pre­sen­ta a un Mac­beth co­mo je­fe de la lla­ma­da Guar­dia Real (una sec­ción den­tro de la po­li­cía), exa­dic­to y en pa­re­ja con Lady, una her­mo­sa mu­jer ma­du­ra que re­gen­tea el ca­sino más im­por­tan­te de la ciu­dad.

Ló­gi­ca­men­te, tam­bién es­tán el res­to de los per­so­na­jes de la obra de Sha­kes­pea­re, in­clui­do He­ka­te y las tres bru­jas, el pri­me­ro co­mo lí­der de una de las ban­das de tra­fi­can­tes y las tres mu­je­res co­mo las en­car­ga­das de la “co­ci­na” de dro­gas, me­ta­fó­ri­co cal­de­ro del in- fierno. Tam­bién Duff (Mac­duff), co­mo el ri­val den­tro de la po­li­cía de Mac­beth, Ban­quo co­mo ve­te­rano agen­te y ami­go de su pro­pio ase­sino, Flean­ce, Sey­ton, Mal­com y un lar­go et­cé­te­ra de per­so­na­jes que se mue­ven por la novela con enor­me pro­ta­go­nis­mo gra­cias a la ex­ten­sión del tex­to, que su­pera por mu­cho a la obra ori­gi­nal, que es la tra­ge­dia más cor­ta que es­cri­bió Sha­kes­pea­re.

Es una gran novela por­que sin ha­ber leí­do una lí­nea de la gran obra del Bar­do de Avon, el li­bro se en­tien­de y dis­fru­ta de prin­ci­pio a fin. Pe­ro tam­bién es jus­to de­cir que con un ejemplar del Mac­beth ori­gi­nal a mano la ex­pe­rien­cia se ele­va mu­chí­si­mo y se tor­na más prís­ti­na la ha­za­ña de Nes­bø.

Ca­pí­tu­lo apar­te pa­ra Lady Mac­beth, per­so­na­je mag­né­ti­co en 1606 y en 2018, a la que Nes­bø do­ta de gran pro­fun­di­dad. Una mu­jer que le sa­ca bri­llo a la man­za­na an­tes de dár­se­la a Adán, ca­paz de to­do pe­ro na­da fría en su in­te­rior, com­ple­ja y sim­ple al mis­mo tiem­po, su­bli­me y her­mo­sa siem­pre. Pu­ro fue­go y as­tu­cia.

Es mag­ní­fi­ca la es­ce­na que in­ven­ta el no­rue­go pa­ra des­cri­bir co­mo se co­no­ció la pa­re­ja y has­ta •••

El au­tor no­rue­go crea a par­tir de la obra de Sha­kes­pea­re un po­li­cial com­ple­jo pe­ro lu­mi­no­so

••• qué pun­to se aman. En la se­cuen­cia, un clien­te del ca­sino le apun­ta a la ca­be­za a un crou­pier y Mac­beth lle­ga pa­ra des­ac­ti­var la si­tua­ción jun­to con Lady, que a pe­sar de sus pro­tes­tas lo acom­pa­ña co­mo pro­pie­ta­ria del lu­gar.

Nes­bø se lu­ce con­tan­do lo que su­ce­de con el crou­pier y al tiem­po que re­ve­la las sen­sa­cio­nes in­ter­nas de la pa­re­ja que es­tá por na­cer, la se­duc­ción que se va desa­rro­llan­do en­tre ellos pe­ro a ni­vel del pen­sa­mien­to, al­ter­nan­do co­mo ella lo va mi­dien­do y juz­gan­do en su in­te­rior y có­mo él ha­ce lo mis­mo, to­do en me­dio de una si­tua­ción ex­plo­si­va.

El in­mor­tal Mac­beth de Sha­kes­pea­re, el de Or­son We­lles, el Trono de san­gre, de Aki­ra Ku­ro­sa­wa. Y aho­ra tam­bién, el Mac­beth de Jo Nes­bø. Im­pres­cin­di­ble. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.