STEP­HA­NIE GALLIAZZI

El Observador Fin de Semana - Luces - - Salud Alimentación -

twitter.com/step­hie­ga­llia

Te in­flan”, “es so­lo pa­ra fi­si­co­cul­tu­ris­tas”, “an­dá a sa­ber to­dos los quí­mi­cos que tie­nen”, “es­te se­gu­ro le da a la pa­po­ta si tie­ne esos músculos” y un mon­tón de pre­con­cep­tos más gi­ran al­re­de­dor de los su­ple­men­tos de­por­ti­vos mien­tras que pa­ra al­gu­nos es­tas sus­tan­cias son la os­tia de ca­da día. De to­das for­mas, en los úl­ti­mos años, la adop­ción de há­bi­tos sa­lu­da­bles y el in­cre­men­to en la prác­ti­ca de ejer­ci­cio fí­si­co han con­tri­bui­do pa­ra que ca­da vez más los uru­gua­yos se in­for­men so­bre ellos. De esa ma­ne­ra, se de­rri­ban vie­jos mi­tos y se ge­ne­ran nue­vas teo­rías.

Los efec­tos de es­tos pro­duc­tos de­pen­den di­rec­ta­men­te del ti­po de su­ple­men­to con­su­mi­do, de las ne­ce­si­da­des de ca­da or­ga­nis­mo y, so­bre to­do, de la ali­men­ta­ción y en­tre­na­mien­to del in­di­vi­duo; por eso, es ne­ce­sa­rio ase­so­rar­se siem­pre con un pro­fe­sio­nal de la sa­lud.

“Los su­ple­men­tos, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, com­ple­men­tan, no re­em­pla­zan”, ex­pli­có el li­cen­cia­do en nu­tri­ción Sa­cha Mo­reno –qué ac­tual­men­te tra­ba­ja en las for­ma­ti­vas de Pe­ña­rol y en la se­lec­ción na­cio­nal de hoc­key–, y con­tó que mu­chas ve­ces dis­cu­te con pa­cien­tes que pien­san que con los su­ple­men­tos pue­den sal­tear­se la in­ges­ta de co­mi­das. A su vez iden­ti­fi­có el error de em­pre­sas co­mo Her­ba­li­fe que ven­den a sus ba­ti­dos co­mo sus­ti­tu­tos del de­sa­yuno o la ce­na.

Den­tro de la am­plia ga­ma de su­ple­men­tos se en­cuen­tran las pro­teí­nas en pol­vo, los ami­noá­ci­dos, la crea­ti­na, los que­ma­do­res de gra­sa, los mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos y los hi­dra­tos de car­bono. Jo­sé Mar­tí­nez –en­tre­na­dor per­so­nal, ins­truc­tor de fit­ness y téc­ni­co en nu­tri­ción de­por­ti­va– for­ma par­te del gru­po Bu­mak, el úni­co im­por­ta­dor en Uru­guay de las mar­cas de su­ple­men­tos es­ta­dou­ni­den­ses Ham­mer y Sa­turn, y en diá­lo­go con El Ob­ser­va­dor se­ña­ló cuá­les son los su­ple­men­tos con ma­yor pre­sen­cia en el mer­ca­do.

La ve­det­te de los su­ple­men­tos

Des­de los “fit” in­fluen­cers en Ins­ta­gram, has­ta las gón­do­las de las far­ma­cias y la tí­mi­da pe­ro cre­cien­te ins­ta­la­ción de tien­das de su­ple­men­tos, se ven ca­da vez más los ta­rros eti­que­ta­dos ba­jo el nom­bre de Whey Pro­tein, una pro­teí­na de sue­ro de le­che en pol­vo.

Mar­tí­nez ex­pli­có que cier­tas per­so­nas re­quie­ren una ma­yor in­ges­ta de pro­teí­nas por­que, o bien no lle­gan a con­su­mir­las me­dian­te los ali­men­tos só­li­dos, o por­que quie­ren to­ni­fi­car y au­men­tar su ma­sa mus­cu­lar y es­te pol­vo re- sul­ta de ayu­da. “En una per­so­na co­mún, la in­ges­ta de pro­teí­nas re­co­men­da­da os­ci­la en­tre los 0,5 y 0,8 gra­mos por pe­so cor­po­ral; pe­ro cuan­do rea­li­zan ac­ti­vi­dad fí­si­ca –de­pen­dien­do del de­por­te– esa can­ti­dad in­cre­men­ta”, ex­pli­có el en­tre­na­dor y ejem­pli­fi­có que en el ca­so de un fi­si­co­cul­tu­ris­ta, el con­su­mo de pro­teí­nas ne­ce­sa­rio pue­de lle­gar a los tres gra­mos y el de una per­so­na que ha­ce mus­cu­la­ción, al gra­mo y me­dio. En esos ca­sos, con el ali­men­to só­li­do pue­de que no se lle­gue a cu­brir la can­ti­dad de pro­teí­nas ne­ce­sa­rias, por eso, el Whey Pro­tein sir­ve co­mo una ayu­da. Se tra­ta de una suer­te de ecua­ción (no per­fec­ta) en la que, a ma­yor can­ti­dad de pro­teí­nas sin­te­ti­za­das so­bre las de­gra­da­das, ma­yor cre­ci­mien­to de los músculos. Ade­más, otro be­ne­fi­cio de con­su­mir la pro­teí­na en pol­vo es su rá­pi­da asi­mi­la­ción en el or­ga­nis­mo, so­bre to­do, cuan­do se di­lu­ye en agua.

Mar­tí­nez acla­ró: “Ha­blar de in­cre­men­to mus­cu­lar va más allá de lo que la gen­te pien­sa cuan­do ve los ta­rros de pro­teí­na y pien­sa que es pa­ra que­dar muscu­loso co­mo un fi­si­co­cul­tu­ris­ta”. Y agre­gó: “La pro­teí­na no te da eso, sino que te lo da •••

Los su­ple­men­tos, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, com­ple­men­tan, no re­em­pla­zan

••• el ti­po de en­tre­na­mien­to y la die­ta”.

Mo­reno es más crí­ti­co en cuan­to a la in­ges­ta de es­te pol­vo por­que con­si­de­ra que es muy di­fí­cil que al­guien que vi­va en es­tas la­ti­tu­des –don­de es muy co­mún co­mer car­ne– ten­ga una de­fi­cien­cia pro­tei­ca. Si bien ad­mi­te que la pro­teí­na en pol­vo es una bue­na op­ción pa­ra ve­ge­ta­ria­nos y ve­ga­nos (exis­ten pro­teí­nas en pol­vo ve­ge­tal), o cuan­do se tra­ta de per­so­nas que tie­nen una die­ta muy ri­gu­ro­sa en cuan­to a ca­lo­rías, pa­ra ba­jar de pe­so o com­pe­tir en cier­tas dis­ci­pli­nas, pre­fie­re re­co­men­dar a sus pa­cien­tes que des­pués del en­tre­na­mien­to se to­men un yo­gurt o un Co­let light, que tam­bién tie­nen pro­teí­nas. “El ba­ti­do es una bue­na for­ma de re­in­cor­po­rar ami­noá­ci­dos uti­li­za­dos en el en­tre­na­mien­to, más una fuen­te de car­bohi­dra­tos, pe­ro tam­bién re­cu­pe­rás con un pe­da­ci­to de pollo, arroz y ver­du­ra. Eso es lo que la gen­te no en­tien­de”, ma­ni­fes­tó.

La Whey Pro­tein es el su­ple­men­to es­tre­lla en el mer­ca­do. Y den­tro de sus di­ver­sas pre­sen­ta­cio­nes, la pro­teí­na iso­la­da es de las pre­fe­ri­das en ma­te­ria de ca­li­dad –a pe­sar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.