To­da la ex­pe­rien­cia

El Observador Fin de Semana - Luces - - Gastronomía -

uan­do lle­ga el fin de se­ma­na, mu­chos jó­ve­nes eli­gen re­unir­se con sus ami­gos en al­gu­na cer­ve­ce­ría pa­ra dis­fru­tar de una con­ver­sa­ción con pin­tas de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les de por me­dio. En los úl­ti­mos años, la in­dus­tria cer­ve­ce­ra cre­ció enor­me­men­te en Uru­guay, dan­do lu­gar a la aper­tu­ra ne­go­cios de­di­ca­dos a es­ta be­bi­da o a la ven­ta de co­mi­da y cer­ve­zas ar­te­sa­na­les co­mo acom­pa­ña­mien­to.

Nin­gún ba­rrio se salva de es­ta mo­vi­da. Par­que Ro­dó y Cordón, co­mo zo­nas re­cu­rren­tes de la no­che, son los que más se vie­ron in­va­di­dos por lu­ga­res co­mo Ma­la Fa­ma, Var­so­via, Oso Par­do, Hey Chopp, Ramón, en­tre otras cer­ve­ce­rías, pe­ro es­tas se re­par­ten por to­da la ciu­dad. Tie­rra de Osos, Mon­te­vi­deo Beer Com­pany, Cho­pe­ría Mas­tra, La Cho­pe­ría y Mr Grow­ler en­tre Po­ci­tos y Pun­ta Ca­rre­tas; The Shan­non, Cer­ve­za Pa­ta­go­nia y Cer­ve­ce­ría Ma­triz en Ciu­dad Vie­ja. Va­rias de ellas tie­nen años de exis­ten­cia, pe­ro su po­pu­la­ri­dad au­men­tó con el au­ge del gus­to por las ar­te­sa­na­les.

Sin em­bar­go, ¿qué tan­to sa­ben los uru­gua­yos so­bre cer­ve­za? Al­gu­nos eli­gen la va­rie­dad ru­bia, otros, la ro­ja, y los que les gus­ta más lo amar­go pre­fie­ren la Ipa o in­clu­so la do­ble Ipa. Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos y la elec­ción que­da a cri­te­rio del con­su­mi­dor. Pe­ro, ¿có­mo sa­ber si la cer­ve­za es bue­na o ma­la? O aque­llos aman­tes de la cer­ve­za, ¿nun­ca pen­sa­ron en có­mo ser un buen ca­ta­dor? Die­go “Van de Saar” Cas­tro, ca­ta­dor de cer­ve­za ar­gen­tino, ex­pli­có a El Ob­ser­va­dor que la ca­li­dad de una cer­ve­za se eva­lúa a tra­vés de tres co­sas: la vis­ta, el ol­fa­to y el tac­to. A la ho­ra de ha­cer su tra­ba­jo, lo pri­me­ro que ob­ser­va es si hay al­gún des­vío en el pro­ce­so o si exis­te una po­si­ble con­ta­mi­na­ción. Lue­go, eva­lúa si se ajus­ta o no al es­ti­lo de la be­bi­da. Por ejem­plo, si cum­ple to­das las con­di­cio­nes pa­ra ser Ipa, Ru­bia o Ro­ja.

Y, por úl­ti­mo, ana­li­za as­pec­tos in­tan­gi­bles. Con es­to se re­fie­re a lo que per­mi­te que se dis­fru­te más la cer­ve­za. “Uno tie­ne que eva­luar el cuer­po téc­ni­co, el ajus­te de es­ti­lo, y el gra­do de ma­ra­vi­llo­si­dad de una cer­ve­za”, agre­gó.

Por su par­te, Hum­ber­to Fro­lich, ca­ta­dor bra­si­le­ro de cer­ve­za, acon­se­jó ha­cer la eva­lua­ción a par­tir de los si­guien­tes cin­co Ru­bia, ro­ja o IPA, ca­da con­su­mi­dor tie­ne sus gus­tos.

pun­tos: la apa­rien­cia, el aroma, el sa­bor, la sen­sa­ción en bo­ca y las im­pre­sio­nes ge­ne­ra­les. “To­do lo que se pue­de per­ci­bir en una cer­ve­za, las ca­rac­te­rís­ti­cas de la mal­ta, el lú­pu­lo y la le­va­du­ra, to­do”, ex­pli­có a El Ob­ser­va­dor.

De igual for­ma, hi­zo hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de pres­tar­le aten­ción al sa­bor, al re­tro­gus­to, ••• ••• a las sen­sa­cio­nes y al cuer­po de la cer­ve­za. “Son las im­pre­sio­nes ge­ne­ra­les, ca­rac­te­rís­ti­cas in­tan­gi­bles de la cer­ve­za. El pla­cer ge­ne­ral de to­mar­la”, aco­tó.

La co­pa uru­gua­ya

Am­bos jue­ces vi­si­ta­ron Uru­guay pa­ra par­ti­ci­par de la ter­ce­ra edi­ción de la Co­pa Uru­gua­ya de Cer­ve­zas, rea­li­za­da el 28 y 29 de se­tiem­bre en el Ho­tel Ca­sa­pue­blo de Pun­ta del Es­te. Es la pri­me­ra vez que se hi­zo es­te even­to fue­ra de Mon­te­vi­deo.

Ade­más de ellos vi­nie­ron jue­ces de Chi­le, Co­lom­bia, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. To­dos ellos, si bien fue­ron in­vi­ta­dos pa­ra ca­tar las cer­ve­zas na­cio­na­les, tam­bién

ex­pu­sie­ron sus co­no­ci­mien­tos.

El even­to fue una com­pe­ten­cia pa­ra pre­miar las me­jo­res cer­ve­zas ar­te­sa­na­les de Uru­guay, pe­ro tam­bién pa­ra ha­cer con­fe­ren­cias di­ri­gi­das a cer­ve­ce­rías, cerveceros ca­se­ros, aman­tes de la cer­ve­za, per­so­nal de ho­te­les, res­tau­ran­tes y ba­res.

Pa­blo Pereiro, uno de los or­ga­ni­za­do­res del cer­ta­men, di­jo que la Co­pa uru­gua­ya sur­gió co­mo una ne­ce­si­dad de ge­ne­rar una ins­tan­cia de­di­ca­da a la cer­ve­za. Ya fue rea­li­za­do en dos oca­sio­nes y no­tan que el in­te­rés cre­ce de for­ma cons­tan­te. Es­te año se pre­sen­ta­ron 110 mues­tras.

El mer­ca­do cer­ve­ce­ro no so­lo tu­vo un cre­ci­mien­to a ni­vel lo­cal, sino re­gio­nal. “Es­to ha lle­va­do a que ten­ga­mos ca­da vez más cer­ve­ce­rías, ba­res cerveceros y res­tau­ran­tes que ofre­cen co­mo al­ter­na­ti­vas a sus car­tas la cer­ve­za ar­te­sa­nal, así co­mo ca­da vez hay más per­so­nas rea­li­zan­do cer­ve­za ca­se­ra en sus ca­sas”, se in­di­có en un co­mu­ni­ca­do pre­vio al even­to.

Te­nien­do en cuen­ta es­te con­tex­to, los or­ga­ni­za­do­res no­ta­ron la fal­ta de cer­tá­me­nes y com­pe­ten­cias. No so­la­men­te con el fin de ele­gir los me­jo­res pro­duc­tos, sino tam­bién pa­ra que las cer­ve­ce­rías na­cio­na­les pue­dan re­ci­bir una de­vo­lu­ción pre­ci­sa de su mer­ca­de­ría, pa­ra me­jo­rar y se­guir cre­cien­do en ca­li­dad. La idea es ali­men­tar de co­no­ci­mien­to al mer­ca­do y “con­fra­ter­ni­zar y for­ta­le­cer víncu­los en­tre el mun­do cer­ve­ce­ro”. •

“Hay que eva­luar el cuer­po téc­ni­co, el ajus­te de es­ti­lo y el gra­do de ma­ra­vi­llo­si­dad”

To­dos los sen­ti­dos par­ti­ci­pan de la ca­ta.

Ha­bi­tual­men­te es más co­mún es­cu­char ha­blar de ca­ta­do­res de vino, pe­ro tam­bién los hay de cer­ve­za. En Uru­guay no se co­no­ce en pro­fun­di­dad el ru­bro, uno re­la­ti­va­men­te re­cien­te que co­mien­za a re­gis­trar con­cur­sos y eva­lua­cio­nes. Pa­ra con­ver­tir­se en ca­ta­dor –o me­jor di­cho, en juez de cer­ve­za– el in­tere­sa­do pue­de ini­ciar­se de ma­ne­ra au­to­di­dác­ti­ca. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio con­tar con la ha­bi­li­ta­ción del pro­gra­ma de Cer­ti­fi­ca­ción de Jue­ces de Cer­ve­za BJCP (Beer Jud­ge Cer­ti­fi­ca­tion Pro­gram). “Uno tie­ne que es­tu­diar, por cuen­ta pro­pia o con cur­sos, y tie­ne que ren­dir exá­me­nes”, in­di­có Hum­ber­to Fro­lich. Ade­más, es ne­ce­sa­rio con­tar con “ho­ras de vue­lo”. Es de­cir, el juez va ga­nan­do pun­tos ca­da vez que ca­ta en un con­cur­so de cer­ve­za. Cuan­tos más pun­tos se ad­quie­ren, au­men­ta su ni­vel

co­mo juez.

Por otro la­do, pa­ra el bra­si­le­ro es fun­da­men­tal ser una per­so­na cer­ve­ce­ra. “Es una per­so­na que tie­ne que en­ten­der de to­da la par­te téc­ni­ca, pa­ra pro­bar la cer­ve­za y dar un feed­back co­rrec­to”, di­jo a El Ob­ser­va­dor. Pa­ra Die­go Cas­tro, ade­más, de­be sa­ber tam­bién so­bre la par­te de ser­vi­cios de ba­res y so­bre la cer­ve­za en sí mis­ma. El ca­ta­dor ar­gen­tino ex­pli­có que un as­pi­ran­te a juez es eva­lua­do tan­to de for­ma teó­ri­ca co­mo en la prác­ti­ca de ca­ta. In­clu­so, el exa­men se pue­de ren­dir más de una vez pa­ra su­bir la ca­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal. La edu­ca­ción vin­cu­la­da a es­te te­ma es­tá cre­cien­do en Su­da­mé­ri­ca en la ac­tua­li­dad a la par de la in­dus­tria. “Hay que apro­ve­char que se es­tá am­plian­do pa­ra cre­cer y me­jo­rar a ni­vel téc­ni­co”, agre­gó.

I. GUIMARAENS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.