Lynn Per­kins

El Observador Fin de Semana - Luces - - Vida Privada -

a ob­se­sión de los pa­dres en Si­li­con Va­lley con man­te­ner a sus hi­jos ale­ja­dos de las pan­ta­llas es ca­da vez ma­yor. Al­gu­nos creen que in­clu­so un pe­rio­do muy cor­to fren­te a una pan­ta­lla es ca­paz de ge­ne­rar una adic­ción y por tan­to con­vie­ne que los in­fan­tes nun­ca to­quen ni vean al­guno de es­tos pe­que­ños rec­tán­gu­los bri­llan­tes.

Al mis­mo tiem­po, es muy di­fí­cil pa­ra cual­quier adul­to que tra­ba­ja en el si­glo XXI es­tar en ca­sa sin lle­gar a mi­rar un te­lé­fono o compu­tado­ra. Así que, co­mo su­ce­de con mu­chas si­tua­cio­nes as­pi­ra­cio­na­les hoy en día, lo más sen­ci­llo es con­tra­tar a al­guien más pa­ra que se en­car­gue de la ta­rea. He aquí a la ni­ñe­ra de Si­li­con Va­lley, que ca­da día que cui­da a un me­nor re­gre­sa a un mun­do pre­pan­ta­llas.

“En un día nor­mal, ten­go per­mi­ti­do lle­var­los al par­que, en­se­ñar­les jue­gos de car­tas”, di­jo Jor­din Alt­mann, de 24 años, quien es ni­ñe­ra en San José, Ca­li­for­nia. “Los jue­gos de me­sa son muy im­por­tan­tes”, agre­gó. Y si­guió: “Ca­si to­dos los pa­dres que co­noz­co son muy es­tric­tos en no per­mi­tir que sus hi­jos ten­gan al­gu­na ex­pe­rien­cia tec­no­ló­gi­ca. En los úl­ti­mos dos años se ha vuel­to to­do un te­ma”.

Des­de Cu­per­tino has­ta San Fran­cis­co, ha sur­gi­do un con­sen­so en­tre los pa­dres ca­da vez ma­yor: es per­ju­di­cial pa­ra los ni­ños ver una pan­ta­lla. Así que esos pa­dres aho­ra les pi­den a las ni­ñe­ras que es­con­dan en to­do mo­men­to los ce­lu­la­res, los te­le­vi­so­res, las ta­ble­tas y las compu­tado­ras. Al­gu­nos in­clu­so han he­cho con­tra­tos pa­ra que quie­nes cui­den a los me­no­res se com­pro­me­tan a no usar sus pro­pios ce­lu­la­res, pa­ra que la ex­po­si­ción de los ni­ños a cual­quier pan­ta­lla sea nu­la.

El te­mor se ha trans­for­ma­do en pá­ni­co en Si­li­con Va­lley. Han sur­gi­do jus­ti­cie­ros que pu­bli­can fo­to­gra­fías de po­si­bles ni­ñe­ras a las que se ha vis­to uti­li­zan­do un te­lé­fono ce­lu­lar cer­ca de los ni­ños. Es de­cir, las personas que cons­tru­yen y desa­rro­llan to­dos los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes con pan­ta­lla que mu­chos de no­so­tros usa­mos aho­ra te­men su uso. Y eso ha pues­to a las ni­ñe­ras de Si­li­con Va­lley en una si­tua­ción muy ex­tra­ña.

“Du­ran­te el úl­ti­mo año to­do ha cam­bia­do”, co­men­tó Shan­non Zim­mer­man, una ni­ñe­ra de San José que tra­ba­ja pa­ra fa­mi­lias que prohí­ben las pan­ta­llas. “Aho­ra los pa­dres es­tán mu­cho más cons­cien­tes de la tec­no­lo­gía que po­nen al al­can­ce de sus hi­jos. Pa­só de ‘Que no lo use mu­cho’ a ‘Que no lo vea pa­ra na­da’”, di­jo.

A Zim­mer­man le gus­tan es­tas re­glas, pues ase­gu­ra que nos re­gre­san a una épo­ca en la que los ni­ños se com­por­ta­ban me­jor y sa­bían có­mo ju­gar al ai­re li­bre. Pe­ro di­ce que a los mis­mos pa­dres les cues­ta tra­ba­jo cum­plir con los li­nea­mien­tos. “La ma­yo­ría de ellos lle­gan a ca­sa y si­guen pe­ga­dos a sus te­lé­fo­nos y no es­cu­chan lo que les di­cen los ni­ños”, afir­mó. “Y aho­ra soy yo quien des­en­chu­fa las con­so­las de vi­deo­jue­gos”, apun­tó.

Ac­tual­men­te, los pa­dres les pi­den a las ni­ñe­ras fir­mar con­tra­tos que prohí­ben el uso del te­lé­fono, de acuer­do con agencias de cui­da­do­res de ni­ños en to­da la re­gión.

“Quie­nes tie­nen más con­tac­to con la tec­no­lo­gía son los más es­tric­tos al res­pec­to en sus ho­ga­res”, in­di­có Lynn Per­kins, directora eje­cu­ti­va de Ur­ba­nSit­ter, una red que ella di­ce cuen­ta con 500 mil cui­da­do­res en to­do Es­ta­dos Uni­dos.

Los con­tra­tos que prohí­ben el uso del te­lé­fono bá­si­ca­men­te es­ti­pu­lan que una ni­ñe­ra de­be acep­tar no uti­li­zar nin­gu­na pan­ta­lla fren­te al ni­ño, por nin­gún mo­ti­vo. A ve­ces in­clu­ye ex­cep­cio­nes, co­mo que pue­de to­mar las lla­ma­das de los pa­dres. “Si de he­cho la ma­dre llama y la ni­ñe­ra con­tes­ta, pien­sa: ‘Bueno, ¿qué es­tás ha­cien­do en el te­lé­fono co­mo pa­ra que pue­das con­tes­tar?’”, di­jo Ju­lia Swa­les, quien di­ri­ge la agen­cia Eli­za­beth Ro­se, la cual re- clu­ta ni­ñe­ras y amas de lla­ves pa­ra las fa­mi­lias de la zo­na. “Mal si lo ha­ces, mal si no lo ha­ces”, re­su­mió.

Al­gu­nos pa­dres han adop­ta­do un en­fo­que al­go más agre­si­vo. Mien­tras en las ofi­ci­nas de la zo­na el per­so­nal se de­di­ca a desa­rro­llar dis­po­si­ti­vos y apli­ca­cio­nes, en los par­ques hay es­pías te­le­fó­ni­cos. Los afi­cio­na­dos han de­ci­di­do ver por sí mis­mos quié­nes si­guen las re­glas, por­que pue­de que al­gún cui­da­dor de ni­ños es­té me­cien­do el co­lum­pio

“Es su­ma­men­te ofen­si­vo en cues­tión de de­re­chos hu­ma­nos. Te es­tán ras­trean­do, mo­ni­to­rean­do y pu­bli­can­do tu ima­gen en las re­des so­cia­les. Pe­ro sí creo que es­to se de­ri­va de una preo­cu­pa­ción ge­nui­na”.

del me­nor con una mano y en­vian­do men­sa­jes de tex­to con la otra o ni­ñe­ras que no se fi­jen de mo­do que un ni­ño lle­gue a ver una pan­ta­lla en las tien­das mien­tras caminan por la ca­lle. “Son los de­la­to­res y es­pías de ni­ñe­ras”, di­jo Per­kins, la directora eje­cu­ti­va de Ur­ba­nSit­ter. “Se au­to­co­mi­sio­nan, pe­ro hay por lo me­nos una pu­bli­ca­ción dia­ria en uno de los fo­ros”, con­tó.

Las pu­bli­ca­cio­nes si­guen un pa­trón. Un pa­dre to­ma la fo­to­gra­fía de un ni­ño con un adul­to que pa­re­ce no es­tar po­nien­do su­fi­cien­te aten­ción, la sube a uno de los gru­pos de re­des so­cia­les –co­mo Main Street Ma­mas, que tie­ne mi­les de usua­rios en San Fran­cis­co– y pre­gun­ta: “¿Es tu cui­da­do­ra?”. Per­kins llama a es­ta prác­ti­ca “Ex­hi­bir a la ni­ñe­ra”.

Los fo­ros de pa­dres de fa­mi­lia, don­de es­tos pu­bli­can pre­gun­tas y com­pran o ven­den ar­tícu­los in­fan­ti­les, aho­ra tie­nen que con­tem­plar te­mas de hu­mi­lla­ción pública y asun­tos de pri­va­ci­dad. Ha­ce po­co, Main Street Ma­mas prohi­bió que se in­clu­ye­ran fo­to­gra­fías en es­te ti­po de pu­bli­ca­cio­nes.

En oca­sio­nes, un pa­dre sal­drá a de­fen­der a la ni­ñe­ra y de­cla­rar que usó el te­lé­fono en un mo­men­to en el que es­ta­ba per­mi­ti­do.

“Di­cen al­go co­mo: ‘De he­cho, era mi ni­ñe­ra y me es­ta­ba en­vian­do un men­sa­je de tex­to, pe­ro gra­cias por el avi­so’”, co­men­tó Sy­ma La­tif, quien di­ri­ge Bay Area Sit­ters, que cuen­ta con apro­xi­ma­da­men­te 200 ni­ñe­ras tra­ba­jan­do en tur­nos. “Es, por su­pues­to, su­ma­men­te ofen­si­vo en cues­tión de de­re­chos hu­ma­nos. Te es­tán ras­trean­do, mo­ni­to­rean­do y pu­bli­can­do tu ima­gen en las re­des so­cia­les. Pe­ro sí creo que es­to se de­ri­va de una preo­cu­pa­ción ge­nui­na”.

En­se­gui­da sur­gen co­men­ta­rios pa­ra de­fen­der a al­guien o pa­ra se­ña­lar que na­die tie­ne la cer­te­za de que se tra­te de al­guien que es­tá cui­dan­do al ni­ño o de uno de sus pa­dres de fa­mi­lia; de ser­lo, di­cen, los es­tán­da­res son dis­tin­tos. Otros ar­gu­men­tan que no de­be­ría ha­ber di­fe­ren­cia.

Ani­ta Cas­tro, de 51 años, ha si­do ni­ñe­ra en Si­li­con Va­lley des­de ha­ce 12 años. Afir­ma es­tar cons­cien­te de que tra­ba­ja en ca­sas que tie­nen cá­ma­ras co­lo­ca­das pa­ra fil­mar­la. Ella cree que las pu­bli­ca­cio­nes de “ni­ñe­ra des­cu­bier­ta” se ex­ce­den y se sien­ten co­mo “una in­va­sión”.

“Yo uti­li­zo los fo­ros pa­ra bus­car tra­ba­jo, pe­ro aho­ra se leen en­ca­be­za­dos co­mo ‘Vi a tu ni­ñe­ra…’”, di­jo Cas­tro. “¿Quié­nes son los de­la­to­res? ¿Ve­ci­nos? ¿Ami­gos?”, in­cre­pó.

Ha­ce unas se­ma­nas, en una bi­blio­te­ca, otra ni­ñe­ra le con­tó a Cas­tro que re­nun­ció a su tra­ba­jo por­que la ma­dre la se­guía por los par­ques pa­ra vi­gi­lar­la.

“La ma­dre sa­lía de re­pen­te y le pre­gun­ta­ba: ‘Oye, no es­tás ha­blan­do por te­lé­fono, ¿ver­dad? No le es­tás per­mi­tien­do a mi hi­jo ha­cer lo mis­mo, ¿ver­dad?’”, con­tó Cas­tro. “Fi­nal­men­te la ni­ñe­ra le di­jo a la ma­dre: ‘Sa­be qué, creo que us­ted no ne­ce­si­ta una ni­ñe­ra’”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.