Anato­mía de una pa­sión

Se­gui­do­res ex­pli­can có­mo la mú­si­ca de Ro­ger Wa­ters y Pink Floyd les mue­ve el pi­so; hoy, di­cen, lo su­yo se man­tie­ne más vi­gen­te que nun­ca

El Observador Fin de Semana - Luces - - Música - MARIANA CASTIÑEIRAS @mcas­ti­nei­rass

“Lo que me atra­pa de Pink Floyd es la at­mós­fe­ra que crea mu­si­cal­men­te. No tie­ne que ver con lo téc­ni­co sino con lo emo­cio­nal, la mú­si­ca tie­ne eso in­cons­cien­te que no sa­bés ex­pli­car, te to­ca en un lu­gar ahí aden­tro que to­da la vi­da me gus­tó”.

ENo es así no­más co­mo es­tá es­cri­ta, es­to se to­ca de una ma­ne­ra. No­so­tros te­ne­mos al­go si­mi­lar pe­ro con rock, so­mos co­mo una or­ques­ta que ha­ce mú­si­ca de Pink Floyd”. Sin em­bar­go, el te­cla­dis­ta Ger­mán Ta­bor­da (31) no es­tu­vo siem­pre de acuer­do. Por mo­men­tos, lo aga­rra la ten­ta­ción de cam­biar al­go en una can­ción, por de­jar­se lle­var por la emo­ción, pe­ro el te­ma ya es­tá zan­ja­do. La ban­da se va a ate­ner al ori­gi­nal. La de­ci­sión les cos­tó en su mo­men­to la sa­li­da de al­gu­nos in­te­gran­tes y por mo­men­tos eso hi­zo que Fe­rrig­na se iden­ti­fi­ca­ra con los con­flic­tos in­ter­nos que vi­vió la ban­da ori­gi­nal, es­pe­cial­men­te en­tre Wa­ters y Gil­mour.

A di­fe­ren­cia de otros miem­bros de la ban­da –son cua­tro fi­jos, aun­que tie­nen co­la­bo­ra­do­res fre­cuen­tes–, Fe­rrig­na y Sosa son fa­ná­ti­cos de Pink Floyd des­de an­tes de in­te­grar­la. Los es­ti­mu­la el desafío mu­si­cal pe­ro los sa­tis­fa­ce el de­seo de po­ner­se, por un ra­to, en la car­ne de sus ído­los y sen­tir que las com­po­si­cio­nes fue­ron he­chas pa­ra ellos. El pre­mio fi­nal es su au­dien­cia, que agra­de­ce has­ta con lá­gri­mas en los ojos, se­gún cuen­tan.

“Lo que me atra­pa de Pink Floyd es la at­mós­fe­ra que crea mu­si­cal­men­te. No tie­ne que ver con lo téc­ni­co sino con lo emo­cio­nal, la mú­si­ca tie­ne eso in­cons­cien­te que no sa­bés ex­pli­car, te to­ca en un lu­gar ahí aden­tro que to­da la vi­da me gus­tó”, de­fi­nió Sosa.

IN­TE­GRAN­TE DE PINK FLOYD EX­PE­RIEN­CE

La mú­si­ca o la vi­da mis­ma

“Vos te iden­ti­fi­cás con de­ter­mi­na­das ban­das y es co­mo el hue­vo y la ga­lli­na, no sa­bés si te lle­gan por­que te pa­só al­go con lo que te iden­ti­fi­cás o ya te lle­ga­ba la mú­si­ca, te pa­só al­go y en­con­trás en las can­cio­nes un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial”, di­jo Cic­ca­re­llo. Lo que sí sa­be, con cer­te­za, es que lo su­yo con la ban­da fue un enamo­ra­mien­to pro­gre­si­vo y que, cuan­do se dio cuen­ta, se en­con­tró a sí mis­mo co­lán­do­se a la pre­sen­ta­ción del li­bro de Polly Sam­son –es­cri­to­ra y es­po­sa de Gil­mour–, pa­ra po­der in­ter­cam­biar un par de pa­la­bras con él. En al­gún mo­men­to la ban­da y su vi­da se en­tre­cru­za­ron y de­jó de ser so­lo mú­si­ca.

Se com­pró un lu­gar en­tre las pri­me­ras seis fi­las pa­ra el recital de es­te sá­ba­do y si le pi­de a Wa­ters al­gu­na can­ción, no va a ser Mo­ney, sino Embryo. Es un te­ma ra­ro, po­co co­no­ci­do y que le pi­dió va­rias ve­ces –sin éxi­to– a Pink Floyd Ex­pe­rien­ce, a quie­nes sue­le ir a ver. Sa­be que si Wa­ters lo es­cu­cha, al me­nos, lo va a sor­pren­der con su solicitud.

A Martín Pa­che­co le cues­ta re­co­no­cer­lo pe­ro cuan­do vio a Ro­ger Wa­ters en vi­vo por pri­me­ra vez y sin­tió los acor­des que abren In the

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.