Puz­le mu­si­cal

El Observador Fin de Semana - Luces - - Música -

n 1973 se edi­ta­ba la can­ción Mo­ney y Ma­nuel Ci­ca­re­llo (48) te­nía 3 años. En ese en­ton­ces es pro­ba­ble que ca­mi­na­ra en pa­ña­les por su ca­sa mien­tras que Pink Floyd se ges­ta­ba co­mo la ban­da so­no­ra de su vi­da. Fue re­cién con su pri­mer suel­do que pu­do dar­se el gus­to y com­prar­se Shi­ne On, la ca­ja re­co­pi­la­to­ria de la dis­co­gra­fía de la ban­da. Le cos­tó el suel­do ín­te­gro y la re­cién ad­qui­ri­da in­de­pen­den­cia; el des­em­bol­so que tu­vo que ha­cer lo obli­gó a pe­dir­le pla­ta a sus pa­dres pa­ra so­bre­vi­vir el res­to del mes. Des­pués to­do es­ca­ló: vio cin­co ve­ces se­gui­das a Da­vid Gil­mour en un mis­mo año (Por­to Ale­gre, Bue­nos Ai­res y tres ve­ces en Los Án­ge­les), se en­con­tró ca­ra a ca­ra con el lí­der de Pink Floyd dos ve­ces y se con­vir­tió en un co­lec­cio­nis­ta bas­tan­te ob­se­si­vo de dis­cos, vi­ni­los y li­bros. Nun­ca ol­vi­da que, ca­da tres años des­de 1995, tie­ne que cam­biar la ba­te­ría del dis­co Pul­se pa­ra man­te­ner vi­va la luz que ti­ti­la en la ca­ja.

Con Martín Pa­che­co el fle­cha­zo lle­gó con esa mis­ma lu­ce­ci­ta ro­ja. Fue an­tes de con­ver­tir­se, co­mo lo­cu­tor, en una de las vo­ces re­co­no­ci­das de la ra­dio uru­gua­ya. Te­nía 16 o 17 años y tra­ba­ja­ba en una emi­so­ra de Trein­ta y Tres cuan­do se en­con­tró por pri­me­ra vez con el ál­bum Pul­se en una dis­que­ría oli­ma­re­ña. Vio la luz que bri­lla en el dis­co y su­po que ten­dría que in­cluir­lo a su en­ton­ces in­ci­pien­te co­lec­ción mu­si­cal. Es­cu­chó so­lo Wish you we­re he­re y le gus­tó, pe­ro no fue has­ta tiem­po des­pués, gra­cias a la in­fluen­cia de fa­mi­lia­res, que des­cu­brió que la ban­da iba mu­cho más allá. Que ten­dría, en el co­rrer de los años, mu­cho más pa­ra re­ga­lar­le.

Po­cos fa­ná­ti­cos a quie­nes uno les pre­gun­te el por­qué de su ad­mi­ra­ción por Pink Floyd di­rán que los se­du­jo la com­ple­ji­dad de sus ál­bu­mes, el al­to con­te­ni­do con­cep­tual o el com­po­nen­te ideo­ló­gi­co. La ma­yo­ría men­cio­na­rá, sí, a un ami­go, un fa­mi­liar o la ca­sua­li­dad co­mo pun­tos de en­cuen­tro. Pe­ro lo que vie­ne des­pués es, en to­dos los ca­sos, una fu­sión en­tre el ar­te y la vi­da per­so­nal. Ser fa­ná­ti­co de Pink Floyd es abra­zar­se con la fic­ción irri­so­ria pe­ro re­con­for­tan­te de que la ban­da es­cri­bió, no to­das, pe­ro qui­zás al­gu­na de esas can­cio­nes pen­san­do en uno. La ban­da uru­gua­ya Pink Floyd Ex­pe­rien­ce ya era conocida en va­rios círcu­los cuan­do Da­niel Sosa (32) en­tró co­mo ba­jis­ta. To­car a Pink Ma­nuel Ci­ca­re­llo quie­re pe­dir­le a Wa­ters que to­que Embryo. Martín Pa­che­co co­no­ció a Pink Floyd a tra­vés del dis­co Pul­se. Pink Floyd Ex­pe­rien­ce res­pe­ta to­das las can­cio­nes ori­gi­na­les.

Floyd al pie de la le­tra, res­pe­tan­do los arre­glos, las vo­ces, las me­lo­días, las pis­tas y to­do lo que la ban­da creó ori­gi­nal­men­te es mu­cho más com­ple­jo que in­ter­pre­tar ver­sio­nes adap­ta­das. Por eso, co­mo fa­ná­ti­co des­de la in­fan­cia, cuan­do Sosa es­cu­chó que to­do so­na­ba tal cual lo re­cor­da­ba su­po que ha­bía en­con­tra­do lo que es­ta­ba bus­can­do.

“Siem­pre qui­se for­mar par­te de una ban­da tri­bu­to a Pink Floyd; qué más lin­do que te­ner una ban­da con to­do ya for­ma­do”, di­jo. Él es ba­jis­ta co­mo su

ído­lo, Ro­ger Wa­ters.

¿Es me­jor in­ter­pre­tar o re­pe­tir to­do tal cual lo hi­zo la ban­da? Con el tiem­po, los in­te­gran­tes se res­pon­die­ron que sí, que lo su­yo iba a ser co­mo el ar­ma­do de un puz­le. Si una can­ción in­cor­po­ra­ba el so­ni­do de un re­loj, de mo­ne­das ca­yen­do o par­te de una se­rie te­le­vi­si­va ha­bría que en­con­trar­las y pa­sar­las en vi­vo.

El con­cep­to es re­vi­vir la ex­pe­rien­cia Pink Floyd, ex­pli­có el gui­ta­rris­ta Mau­ri­cio Fe­rrig­na (29): “Pien­so mu­cho en quie­nes to­can la mú­si­ca que com­pu­so Beet­ho­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.