En­tre viñas y es­tre­llas

En Ca­ne­lo­nes, Co­lo­nia, Mal­do­na­do y Mon­te­vi­deo ru­ral na­cen nue­vas op­cio­nes pa­ra aque­llos que quie­ran to­mar­se unas va­ca­cio­nes con vis­ta a los vi­ñe­dos

El Observador Fin de Semana - Luces - - Estilo De Vida -

tre­mo sur de Amé­ri­ca lla­ma­da Uru­guay. El le­jano so­ni­do de un trac­tor de­jó en evi­den­cia que no to­do eran va­ca­cio­nes aque­lla ma­ña­na de oc­tu­bre. Aun­que aún fal­tan va­rios me­ses pa­ra la ven­di­mia, los tra­ba­ja­do­res de la zo­na te­nían mu­cho por ha­cer. La vid exi­ge mu­chos cui­da­dos du­ran­te la pri­ma­ve­ra.

Las bo­de­gas uru­gua­yas abrie­ron ha­ce va­rios años sus puer­tas pa­ra co­no­cer el ros­tro de los aman­tes de sus vi­nos. Las de­gus­ta­cio­nes, las re­co­rri­das en­tre los vi­ñe­dos y los al­muer­zos ya son mo­ne­da co­rrien­te en de­ce­nas de em­pren­di­mien­tos de to­do el país. Pe­ro al­gu­nas em­pre­sas de­ci­die­ron dar un pa­so más, en bus­ca de lo­grar ha­cer sen­tir al vi­si­tan­te co­mo en ca­sa. De la mano del cre­ci­mien­to del enotu­ris­mo, co­men­za­ron a sur­gir pe­que­ñas po­sa­das que ofre­cen la po­si­bi­li­dad de pa­sar unas va­ca­cio­nes en­tre co­pas.

Car­me­lo pi­có en pun­ta, pe­ro aho­ra aso­ma en el ho­ri­zon­te cer­cano un alu­vión de aper­tu­ras de op­cio­nes de hos­pe­da­je en bo­de­gas de otras zo­nas del Uru­guay, fun­da­men­tal­men­te en el sur, muy cer­ca de Mon­te­vi­deo.

La bo­de­ga Piz­zorno vi­ve por es­tos días la adre­na­li­na de co­men­zar un pro­yec­to am­bi­cio­so. In­quie­tos por de­fi­ni­ción, los des­cen­dien­tes del ita­liano Prós­pe­ro José Piz­zorno aca­ban de inau­gu­rar una pe­que­ña po­sa­da de cua­tro ha­bi­ta­cio­nes en la re­gión de Ca­ne­lón Chi­co, ubi­ca­da a 20 ki­ló­me­tros al nor­te de Mon­te­vi­deo. Don Prós­pe­ro, co­mo lo co­no­cían to­dos, lle­gó a Uru­guay des­de Pia­mon­te y en 1910 plan­tó los pri­me­ros vi­ñe­dos. Des­de en­ton­ces, la fa­mi­lia Piz­zorno ha man­te­ni­do la pa­sión por la ela­bo­ra­ción de vi­nos he­re­da­da de aquel ita­liano aven­tu­re­ro. Su bis­nie­to Fran­cis­co Piz­zorno, in­te­gran­te de la cuar­ta ge­ne­ra­ción de la empresa, re­ci­bió a El Ob­ser­va­dor en la po­sa­da y con­tó la his­to­ria del lu­gar. Esa vi­vien­da que aho­ra abre sus puer­tas a los tu­ris­tas al­ber­gó a la fa­mi­lia Piz­zorno des­de co­mien­zos del si­glo XX y por eso las ha­bi­ta­cio­nes lle­van el nom­bre de los bi­sa­bue­los a mo­do de ho­me­na­je: do­ña Mar­ga­ri­ta, don Fran­cis­co, do­ña Car­men y, por úl­ti­mo, el fun­da­dor, don Prós­pe­ro.

La po­sa­da re­ci­bi­rá huéspedes a par­tir del jue­ves 15 de no­viem­bre. Fran­cis­co Piz­zorno, en­car­ga­do de turismo y co­mer­cio ex­te­rior, di­jo que la de­man­da de sus clien­tes ha si­do ca­da vez ma­yor. “El cre­ci­mien­to fue muy lin­do y pen­sa­mos que el bro­che de oro pa­ra que los tu­ris­tas pue­dan te­ner una ex­pe­rien­cia com­ple­ta era pa­sar una no­che en­tre los vi­ñe­dos”, afir­mó.

Ade­más del hos­pe­da­je y el desa­yuno, la pro­pues­ta de la po­sa­da Piz­zorno in­clu­ye una vi­si­ta guia­da por la bo­de­ga y los vi­ñe­dos, y una de­gus­ta­ción de cin­co vi­nos con em­pa­na­das y que­sos. El pre­cio por no­che ron­da­rá los US$ 200.

La ma­yo­ría de los visitantes de Piz­zorno son bra­si­le­ros. El úl­ti­mo año, la bo­de­ga re­ci­bió a 4.800 personas, 87% de los cua­les fue­ron del gi­gan­te sud­ame­ri­cano. “Si te­ne­mos en cuen­ta la di­men­sión de Bra­sil, el enotu­ris­mo no tie­ne te­cho. El vino es sin du­das uno de los pro­duc­tos que for­ta­le­ce la mar­ca país”, di­jo.

Una no­che en el va­gón

Otras em­pre­sas tra­ba­jan por es­tos días en los de­ta­lles pa­ra po­ner en mar­cha sus op­cio­nes de hos­pe­da­je con ideas in­no­va­do­ras. Una de ellas es Bou­za, una bo­de­ga que na­ció a co­mien­zos de los 2000 co­mo un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar ba­sa­do en la con­sig­na de que el tra­ba­jo a pe­que­ña es­ca­la siem­pre lo­gra me­jo­res re­sul­ta­dos.

L. FINOTTI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.