“La tor­tu­ra es una prác­ti­ca ha­bi­tual en Mé­xi­co”

El es­cri­tor me­xi­cano pa­só por Mon­te­vi­deo pa­ra pre­sen­tar Una no­ve­la cri­mi­nal, un li­bro don­de de­nun­cia la co­rrup­ción ge­ne­ral de la jus­ti­cia en su país

El Observador Fin de Semana - Luces - - Cultura Jorge Volpi - AN­DRÉS RICCIARDULLI Es­pe­cial pa­ra

Pa­ra el me­xi­cano Jor­ge Vol­pi el fin nun­ca jus­ti­fi­ca los me­dios y por eso le de­di­có un li­bro en­te­ro al ca­so Cas­se­zVa­llar­ta, que en 2005 man­tu­vo a la opi­nión pública me­xi­ca­na en vi­lo cuan­do se des­cu­brió que el su­pues­to arres­to de un gru­po de se­cues­tra­do­res y la li­be­ra­ción pos­te­rior de los rehe­nes, ha­bía si­do en reali­dad un mon­ta­je te­le­vi­si­vo ar­ma­do por la po­li­cía con ayu­da de los me­dios. El ca­so se vol­vió in­ter­na­cio­nal cuan­do el ex­pre­si­den­te de Fran­cia, Ni­co­lás Sar­kozy, mo­vió las fi­chas di­plo­má­ti­cas pa­ra li­be­rar a su com­pa­trio­ta im­pli­ca­da en el ca­so, Flo­ren­ce Cas­sez. A lo lar­go de ca­si 500 pá­gi­nas Vol­pi, de 50 años, re­cons­tru­ye y po­ne al des­cu­bier­to una tra­ma de co­rrup­ción que lle­vó a va­rios inocen­tes a pri­sión y de­jó li­bres a los res­pon­sa­bles de la ma­nio­bra. Hom­bre de po­cas pa­la­bras, di­ce que sue­ña con que Mé­xi­co me­jo­re pa­ra no te­ner que vol­ver a es­cri­bir li­bros co­mo Una no­ve­la cri­mi­nal. Creo que es un ca­so que tie­ne to­dos los ele­men­tos que pue­den ser atrac­ti­vos pa­ra un lec­tor. Pe­ro tam­bién pa­ra mí, por­que me per­mi­tió con­tar una his­to­ria me­xi­ca­na, co­sa que ha­ce tiem­po yo que­ría ha­cer. Es una his­to­ria de amor, es una his­to­ria po­li­cía­ca, tam­bién po­lí­ti­ca, hay una cons­pi­ra­ción y una de­nun­cia con­tra el sis­te­ma de jus­ti­cia de mi país. Creo que es­ta no­ve­la me per­mi­tió ob­ser­var a Mé­xi­co des­de su peor la­do. Sí, exac­to. Es un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co que su­ce­dió ha­ce 13 años, cuan­do to­da­vía no exis­tía el tér- Una no­ve­la cri­mi­nal, de Jor­ge Vol­pi, es ga­na­do­ra del XXI Pre­mio Al­fa­gua­ra de no­ve­la.

mino fa­ke news. Pe­ro más de dos ho­ras y me­dia de tras­mi­sión fal­sa en te­le­vi­sión abier­ta, con un fal­so arres­to y una fal­sa li­be­ra­ción de rehe­nes trans­mi­ti­do co­mo si fue­ra en vi­vo, en­cua­dra cla­ra­men­te den­tro de las fa­ke news. Fue te­rri­ble des­cu­brir que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la po­li­cía, en quie­nes con­fia­ba la gen­te, po­dían en­ga­ñar­nos de una ma­ne­ra tan exa­cer­ba­da, rea­li­zar un mon­ta­je de tal mag­ni­tud, que ade­más ter­mino pro­vo­can­do un in­ci­den­te in­ter­na­cio­nal con Fran­cia.

Yo creo que tan­to los ciu­da­da­nos co­mo los pe­rio­dis­tas tie­nen el de­ber de du­dar. Y los pe­rio­dis­tas, más que na­die, de­ben du­dar siem­pre si los he­chos que re­la­tan son cier­tos o no. La li­te­ra­tu­ra tam­bién, aun­que no sea esa su fun­ción na­tu­ral. En mi ca­so, es­ta es mi pri­me­ra no­ve­la de no fic­ción, y tu­ve que che­quear ca­da da­to a lo lar­go de to­do el li­bro pa­ra ser ve­raz. Sí, es­tá muy mal, to­do si­gue igual. Mien­tras yo es­cri­bía es­te li­bro pa­só el ca­so Ayot­zi­na­pa, con sus 43 jó­ve­nes des­apa­re­ci­dos. Y aho­ra sa­be­mos que ese ca­so se in­ves­ti­gó igual de mal que el de Flo­ran­ce Cas­sez, con tor­tu­ras, con ma­ni­pu­la­ción de prue­bas y de tes­ti­gos, sem­bran­do prue­bas, et­cé­te­ra. El nues­tro es un sis­te­ma de jus­ti­cia mal di­se­ña­do, mal im­ple­men­ta­do, don­de la co­rrup­ción abar­ca to­dos los ni­ve­les y don­de la tor­tu­ra es una prác­ti­ca ha­bi­tual. Creo que es al­go que vie­ne de la épo­ca co­lo­nial y de las gue­rras de in­de­pen­den­cia, a lo que lue­go se su­mó la in­ca­pa­ci­dad de ca­si to­dos nues­tros paí­ses pa­ra crear es­ta­dos de de­re­cho só­li­dos. Siem­pre es­tu­vo la ten­ta­ción de le­gis­lar­lo

to­do y de ha­cer le­yes muy bo­ni­tas pe­ro nun­ca apli­car­las, lo que de­ri­vó en una fal­ta de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra las personas. Es un fe­nó­meno que se ma­ni­fies­ta en ca­si to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Creo que Uru­guay es una de las po­cas ex­cep­cio­nes, el res­to de paí­ses tie­ne sis­te­mas ju­di­cia­les muy en­de­bles. Y no se pue­de ser un ciu­da­dano de pri­me­ra si no se tie­ne se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Hoy hay me­nos que en otros mo­men­tos. Aho­ra no es nues­tro prin­ci­pal pro­ble­ma de se­gu­ri­dad, co­mo sí lo son los ho­mi­ci­dios y las des­apa­ri­cio­nes vin­cu­la­das a la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co. El sal­do de esa gue­rra con­tra el nar­co es de 220 mil muertos en 12 años. Es un tra­ba­jo com­ple­ta­men­te dis­tin­to a es­cri­bir fic­ción. Siem­pre pon­go el ejem­plo del ini­cio de mi no­ve­la, don­de yo que­ría con­tar el se­cues­tro de Va­le­ria y que­ría con­tar ese día y co­mo iba ves­ti­da. En cual­quier otra no­ve­la yo hu­bie­ra di­cho, pues iba ves­ti­da de azul o de ver­de, pe­ro aquí tu­ve que en­trar a la pá­gi­na ofi­cial de la es­cue­la a la que iba pa­ra ver có­mo era el uni­for­me que ella usa­ba. Por eso es un pro­ce­so dis­tin­to de es­cri­tu­ra, to­do tie­ne que es­tar ba­sa­do en una fuen­te.

Sí, es una prác­ti­ca de la po­li­cía que si­gue sien­do ha­bi­tual. En el ca­so Ayot­zi­na­pa que an­tes ci­ta­ba, la ONU aca­ba de ha­cer la de­nun­cia pública de que de­ce­nas de acu­sa­dos por el ca­so han si­do tor­tu­ra­dos. En Mé­xi­co hay or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos y mu­chas ONG que lo de­nun­cian a dia­rio. Pe­ro se si­gue tor­tu­ran­do. Po­si­ble sí es, por­que otros paí­ses lo han lo­gra­do. Pien­so en la Es­pa­ña fran­quis­ta, Chi­le o Uru­guay mis­mo, paí­ses que te­nían sis­te­mas de jus­ti­cia que no fun­cio­na­ban en dic­ta­du­ra, y que lue­go pu­die­ron ir crean­do, con la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, sis­te­mas in­fi­ni­ta­men­te más efi­cien­tes que el de Mé­xi­co. Así que po­si­ble es. •

“Hoy hay me­nos (se­cues­tros) que en otros mo­men­tos. Aho­ra no es nues­tro prin­ci­pal pro­ble­ma de se­gu­ri­dad, co­mo sí lo son los ho­mi­ci­dios y las des­apa­ri­cio­nes vin­cu­la­das a la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co”.

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.