Po­der pa­ra el pue­blo

Spi­ke Lee re­gre­sa con fuer­za en Infiltrado en el KKKlan, una po­ten­te pe­lí­cu­la que se ba­sa en he­chos reales y que fun­cio­na co­mo ale­ga­to fren­te al ra­cis­mo de EEUU

El Observador Fin de Semana - Luces - - Recomendados - EMANUEL BREMERMANN twit­ter.com/ema­bre­mer­mann

Infiltrado en el KKKLan, ade­más de ser una gran pe­lí­cu­la, es un ma­ni­fies­to. Lo po­si­ti­vo, lo que ha­ce que se me­ta en­tre los me­jo­res tí­tu­los del año, es que esa in­ten­cio­na­li­dad no con­vier­te a la pro­duc­ción en un pro­duc­to pan­fle­ta­rio, sino to­do lo con­tra­rio.

Da­tos a te­ner en cuen­ta:

Era ab­sur­do has­ta pa­ra Spi­ke Lee. Cuan­do Jor­dan Pee­le, di­rec­tor de la pe­lí­cu­la ¡Hu­ye!, le pu­so so­bre la me­sa la his­to­ria de Ron Stall­worth, Lee se sor­pren­dió y rió, pe­ro des­pués qui­so fil­mar­lo. Por un la­do, la pro­pues­ta ve­nía de un hom­bre que lo ha­bía de­ja­do ató­ni­to con su pri­me­ra pro­duc­ción –“lo lla­mé na­da más ver­la y le di­je lo im­por­tan­te que era su pe­lí­cu­la pa­ra to­dos”–; por el otro, el material era de­ma­sia­do bueno pa­ra ser ver­dad, de­ma­sia­do ten­ta­dor co­mo pa­ra que otra du­pla que no fue­ran ellos se atre­vie­ra a po­ner­lo en una pan­ta­lla de ci­ne. Así fue co­mo Infiltrado en el KKKlan ini­ció su re­co­rri­do de éxi­to.

Ha­cía tiem­po que una pe­lí­cu­la de Lee no re­mo­vía tan­to el se­di­men­to de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y ge­ne­ra­ba tan­to en­tu­sias­mo. El di­rec­tor, úl­ti­ma­men­te más nom­bra­do por sus crí­ti­cas a la ad­mi­nis­tra­ción Trump y a la Aca­de­mia que en­tre­ga los Os­car, ha­bía re­le­ga­do su pre­sen­cia ca­si ex­clu­si­va­men­te a los par­ti­dos de los New York Knicks y al­gu­nas apa­ri­cio­nes es­po­rá­di­cas en los me­dios. Su nom­bre si­gue sien­do si­nó­ni­mo de clá­si­cos con­tes­ta­ta­rios co­mo Haz lo co­rrec­to (1989) y Mal­com X

(1992), pe­ro en el úl­ti­mo tiem­po su repu­tación co­mo ci­neas­ta se ha­bía di­lui­do. In­clu­so sus úl­ti­mas pro­duc­cio­nes no ha­bían al­can­za­do de­ma­sia­da di­fu­sión ni re­per­cu­sión. Pe­ro es­ta in­ve­ro­sí­mil –aun­que real– his­to­ria lle­gó pa­ra cam­biar la pi­sa­da y po­ner­lo al fren­te de una rea­li­za­ción que de­vuel­ve su nom­bre al lu­gar que me­re­ce.

Infiltrado en el KKKlan se es­tre­na en Uru­guay es­te jue­ves, lue­go de un pa­so exi­to­so por Can­nes – ga­nó el Gran pre­mio del ju­ra­do–, mul­ti­tu­di­na­rias crí­ti­cas po­si­ti­vas en to­do el mun­do y un re­cien­te prees­treno en el Fes­ti­val de Mon­te­vi­deo. Ese acon­te­ci­mien­to fun­cio­nó co­mo una pri­me­ra pro­ba­da lo­cal a es­ta des­ta­ca­da pro­duc­ción, que cru­za co­me­dia, sá­ti­ra, es­pio­na­je y un fuer­tí­si­mo ale­ga­to con­tra el ra­cis­mo y, sin nin­gún ti­po de fil­tro, con­tra el odio que des­pren­de el dis­cur­so del ac­tual go­bierno nor­te­ame­ri­cano.

Ju­gan­do a dos pun­tas

Na­die po­dría ha­ber acu­sa­do a Lee de in­cré­du­lo en la pre­via, por­que es cier­to que la his­to­ria de Infiltrado en el KKKlan es de­ma­sia­do bue­na pa­ra ser ver­dad.

Es el año 1979 en el apa­ci­ble pue­blo su­re­ño y bien ra­cis­ta de Co- John Da­vid Was­hing­ton y Laura Harrier pro­ta­go­ni­zan In­fli­tra­do en el KKKlan

lo­ra­do Spings y Ron Stall­worth se abu­rre co­mo ar­chi­ve­ro de la co­mi­sa­ría lo­cal. Aca­ba de en­trar co­mo ofi­cial y lo des­ti­na­ron allí por no saber bien qué ha­cer con él. Pe­ro gra­cias a su in­ge­nio lo­gra avan­zar unos ca­si­lle­ros en los es­tra­tos po­li­cia­les y de un día pa­ra el otro de­ja el uni­for­me ra­so y co­mien­za a tra­ba­jar co­mo de­tec­ti­ve de la sec­ción de in­ves­ti­ga­cio­nes. Pe­ro en esa ofi­ci­na, tam­bién se abu­rre.

Así si­gue has­ta que un día, le­yen­do el dia­rio, se en­cuen­tra con un anun­cio. “Ku Klux Klan. Por in­for­ma­ción lla­me a XXXX-XXX”. Ron pien­sa. Le­van­ta el te­lé­fono. Llama. Lo atien­den. Que­da pa­ra re­unir­se con ellos, pa­ra em­pe­zar a for­mar par­te de “la or­ga­ni­za­ción”. La idea de Ron es cla­ra: in­fil­trar­se y des­cu­brir si los ado­ra­do­res de la piel pá­li­da es­tán tra­man­do al­go más que es­po­rá­di­cas que­mas de cru­ces. Y en reali­dad es un gran plan, sal­vo por un pe­que­ño de­ta­lle ét­ni­co que com­pli­ca un po­co la in­ves­ti­ga­ción: Ron es ne­gro.

En­ton­ces, po­ne en mar­cha un ope­ra­ti­vo que im­pli­ca te­ner un Ron al te­lé­fono –él, que a tra­vés de su la­bia man­tie­ne cau­ti­vas a las al­tas es­fe­ras del Klan– y un Ron fí­si­co, un agen­te ju­dío –in­ter­pre­ta­do por Adam Dri­ver– que in­ten­ta­rá pa­re­cer lo más an­ti­se­mi­ta, ra­cis­ta, ho­mó­fo­bo y vo­tan­te de Ni­xon po­si­ble pa­ra in­ter­ac­tuar con los “co­le­gas” de la or­ga­ni­za­ción.

A par­tir de es­ta pre­mi­sa to­tal­men­te afian­za­da en he­chos reales, Lee car­ga, apun­ta y dis­pa­ra con mu­ni­ción grue­sa al ra­cis­mo que do­mi­na su país na­tal des­de el ini­cio de los tiem­pos. Infiltrado en el KKKLan, ade­más de ser una gran pe­lí­cu­la, es un ma­ni­fies­to. Lo po­si­ti­vo, lo que ha­ce que se me­ta en­tre los me­jo­res tí­tu­los del año, es que esa in­ten­cio­na­li­dad no con­vier­te a la pro­duc­ción en un pro­duc­to pan­fle­ta­rio, sino to­do lo con­tra­rio.

Con po­de­ro­sas ac­tua­cio­nes en­ca­be­za­das por John Da­vid Was­hing­ton –el hi­jo ma­yor de Den­zel– y Adam Dri­ver –que con ca­da pe­lí­cu­la con­fir­ma su ca­li­dad de in­tér­pre­te ca­ma­leó­ni­co–, la pe­lí­cu­la com­po­ne un re­la­to que ro­za la sá­ti­ra, que ho­me­na­jea al ci­ne de ex­plo­ta­ción –hay pei­na­dos afro, mu­cha pana, mú­si­ca dis­co– y de­ja en­tre­ver epi­so­dios de co­me­dia que sa­can car­ca­ja­das. Pe­ro a la vez me­cha epi­so­dios muy os­cu­ros y que

man­tie­nen su­mi­da a la sa­la en un si­len­cio se­pul­cral.

Una de esas es­ce­nas, tal vez la más es­tre­me­ce­do­ra de to­das, es cuan­do los miem­bros del Klan ven y vi­to­rean jun­tos la pe­lí­cu­la El na­ci­mien­to de una na­ción, de D. W. Grif­fiths. La pro­duc­ción da­ta de 1915; es con­si­de­ra­da un lo­gro pa­ra la ci­ne­ma­to­gra­fía de la épo­ca y a la vez una ce­le­bra­ción ex­tre­mis­ta de las prác­ti­cas del Ku Klux Klan. Esa es­ce­na se in­ter­ca­la con el tes­ti­mo­nio de un an­ciano ne­gro que na­rra el lin­cha­mien­to de uno de sus me­jo­res ami­gos por par­te de un gru­po de ra­cis­tas, en un com­bo de­mo­le­dor. Epi­so­dios co­mo esos de­mues­tran que Lee, de nue­vo, no tie­ne re­pa­ros ni fil­tros a la ho­ra de de­jar cla­ra su pos­tu­ra. Quie­re ser im­pla­ca­ble y lo lo­gra.

Aún a pe­sar del do­lor que atra­vie­sa va­rios mo­men­tos, la pe­lí­cu­la es muy dis­fru­ta­ble. Du­ran­te gran par­te de su me­tra­je hay di­ver­sión, y uno se lo pa­sa realmente bien en la bu­ta­ca vien­do có­mo el ex­tra­ño dúo de agen­tes ha­ce lo im­po­si­ble por no echar a per­der la in­ves­ti­ga­ción. Sin em­bar­go, es di­fí­cil ob­viar el sub­tex­to del plan­teo de Lee y más cuan­do es­te pa­sa a mos­trar­lo de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta con fil­ma­cio­nes reales de ra­cis­mo exa­cer­ba­do. Reales y, so­bre to­do, muy re­cien­tes.

El fi­nal es, in­ten­cio­nal­men­te, un pe­di­do de ayu­da. Pa­ra ellos, pa­ra no­so­tros, pa­ra to­da la so­cie­dad. Una sú­pli­ca que se in­mis­cu­ye, sin pu­dor, en una de las me­jo­res pe­lí­cu­las del año. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.