La paz de Mar­ley

El Observador Fin de Semana - Luces - - Música -

El can­tan­te tu­vo una vi­sión. Ti­ros en la no­che. Una ca­sa ase­dia­da.

Un li­bro.

San­gre. Mu­cha san­gre. Di­cen que por eso, cuan­do los pis­to­le­ros lo fue­ron a ma­tar, su­po que ve­nían, y así so­bre­vi­vió.

En 1976, Ja­mai­ca ar­día en lla­mas. La is­la ca­ri­be­ña es­ta­ba ra­ja­da en dos. Es­ta­ban, en un la­do, los que apo­ya­ban al Pri­mer Mi­nis­tro Mi­chael Man­ley, so­cia­lis­ta, alia­do de Fi­del Cas­tro y can­di­da­to del Par­ti­do Na­cio­nal del Pue­blo. Y, por otro, los se­gui­do­res de Ed­ward Sea­ga, el can­di­da­to con­ser­va­dor del Par­ti­do La­bo­ris­ta de Ja­mai­ca.

A los ele­men­tos ha­bi­tua­les de una cam­pa­ña elec­to­ral se su­ma­ban dos fac­to­res re­le­van­tes: ca­da can­di­da­to te­nía un gru­po de pan­di­llas de su la­do. Gue­rri­llas pro­vis­tas de ar­ma­men­to pe­sa­do que no te­mían en que­mar ca­sas y an­dar a los ti­ros con las au­to­ri­da­des. Y, por de­trás, la CIA (cuán­do no), que que­ría evi­tar que Man­ley man­tu­vie­ra su car­go, lo que se veía des­de Es­ta­dos Uni­dos co­mo el po­ten­cial de te­ner otra ver­sión de Cu­ba en el Ca­ri­be, con la Gue­rra Fría co­mo tras­fon­do

Bob Mar­ley ya era el ar­tis­ta más que­ri­do y po­pu­lar de Ja­mai­ca, y era una fi­gu­ra neu­tral; enoja­do con la cri­sis so­cial y po­lí­ti­ca de­ci­dió ofre­cer­se pa­ra rea­li­zar el es­pec­tácu­lo Smi­le Ja­mai­ca, un even­to de­di­ca­do a lla­mar a la uni­dad y la paz. Pe­ro el go­bierno de Man­ley

La his­to­ria del ata­que con­tra Bob Mar­ley es con­ta­da en cla­ve de fic­ción por el es­cri­tor ja­mai­quino Mar­lon Ja­mes en el li­bro Bre­ve his­to­ria de sie­te asesinatos, dis­po­ni­ble en Uru­guay

lo trai­cio­nó y pro­gra­mó elec­cio- nes pa­ra dos se­ma­nas des­pués del show, dan­do a en­ten­der que Mar­ley lo ha­cía co­mo par­te de la cam­pa­ña.

La po­lé­mi­ca que desató ese cru­ce lle­vó a que, dos días an­tes del show, un gru­po de hom­bres ar­ma­dos asal­ta­ra la ca­sa del ar­tis­ta y aten­ta­ra con­tra su vi­da. No mu­rió na­die, pe­ro el re­pre­sen­tan­te de Mar­ley, su es­po­sa Ri­ta y el pro­pio mú­si­co fue­ron he­ri­dos. Co­mo mues­tra de su in­ten­ción de cum­plir con la cau­sa, a las 48 ho­ras de ha­ber re­ci­bi­do ba­la­zos en pe­cho y bra­zo, el can­tan­te subió al es­ce­na­rio del Smi­le Ja­mai­ca y dio un gran show. Lue­go de eso, se exi­lió en Lon­dres.

El do­cu­men­tal bus­ca re­sol­ver quien es­tu­vo de­trás del ata­que. ¿Fue la CIA, que lo con­si­de­ra­ba un ele­men­to sub­ver­si­vo pe­li­gro­so? ¿Fue­ron los hom­bres de Sea­ga, enoja­dos por lo que con­si­de­ra­ban un apo­yo al enemi­go? ¿Fue­ron pis­to­le­ros que bus­ca­ban ha­cer­se co­no­ci­dos? To­das las hi­pó­te­sis son ana­li­za­das mien­tras se na­rra el as­cen­so mun­dial de Mar­ley, que se con­vir­tió ca­si que en un pro­fe­ta mu­si­cal, mien­tras Ja­mai­ca se hun­día en una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y po­lí­ti­ca. A lo lar­go de su ca­rre­ra, el mú­si­co in­ten­tó lle­var sen­sa­tez y paz a su tie­rra, pe­ro la po­lí­ti­ca

Un dis­co.

pu­do más, y la gue­rra tri­bal nun­ca aca­bó.

El pri­mer ReMas­te­red lo­gra re­fle­jar la frus­tra­ción de Mar­ley de no po­der evi­tar el caos en su na­ción. Y, tam­bién, co­mo –más allá de las can­cio­nes so­bre pa­ja­ri­tos, amor y bai­le– el ar­tis­ta tam­bién era ca­paz de ha­blar so­bre po­lí­ti­ca. Lue­go de su pa­sa­je por Lon­dres, las te­má­ti­cas de sus le­tras cam­bia­ron en ba­se a su ex­pe­rien­cia en Ja­mai­ca. El ti­ro­teo fue un quie­bre pa­ra el ar­tis­ta, que se con­vir­tió en la voz de su tie­rra.

Cash ver­sus Ni­xon

El pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon es­ta­ba ner­vio­so. Sa­bía que su pos­tu­ra era com­pli­ca­da, por eso te­nía que re­for­zar sus apo­yos, que se con­cen­tra­ban prin­ci­pal­men­te en­tre los sec­to­res con­ser­va­do­res y tra­di­cio­na­lis­tas de los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses. En un país di­vi­di­do por la Gue­rra de Viet­nam y la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les de la po­bla­ción ne­gra, era ne­ce­sa­rio mos­trar­se cer­cano a fi­gu­ras que en­car­na­ran “los bue­nos va­lo­res”. Una de esas fi­gu­ras era uno de los mú­si­cos más po­pu­la­res y es­cu­cha­dos del mo­men­to: Johnny Cash.

El “hom­bre de ne­gro” es pre­sen­ta­do en es­te do­cu­men­tal, a tra­vés del dia­lo­go con su fa­mi­lia,

Bit­ter Tears no es uno de los dis­cos más cé­le­bres de Johnny Cash, pe­ro es des­ta­ca­do en el do­cu­men­tal co­mo uno de los ejem­plos de su com­pro­mi­so so­cial, al dar­le vi­si­bi­li­dad a los na­ti­vos.

Lo que vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.