Bo­tón des­pren­di­do

El Observador Fin de Semana - Luces - - Estilo De Vida -

ron mol­dean­do y trans­for­man­do en lo que hoy co­no­ce­mos co­mo la cor­ba­ta mo­der­na. Y tan­ta fue su in­fluen­cia en la ves­ti­men­ta eu­ro­pea de los úl­ti­mos si­glos, que el pro­pio Ho­no­ré de Bal­zac es­cri­bió un en­sa­yo en 1827 jun­to a Emi­le Mar­co de Saint-Hi­lai­re, que ti­tu­ló El ar­te de po­ner­se la cor­ba­ta. Allí se pue­de en­con­trar un pun­teo de­ta­lla­do y ca­si sa­tí­ri­co de có­mo usar la pren­da, así co­mo una eva­lua­ción de su im­por­tan­cia pa­ra el hom­bre de la épo­ca.

Mien­tras la his­to­ria mues­tra que la cor­ba­ta fue afian­zan­do su lu­gar en los cue­llos de los hom­bres del mun­do, el pre­sen­te es­tá mar­can­do una des­apa­ri­ción pau­la­ti­na. En una épo­ca –las pri­me­ras dé­ca­das del nue­vo si­glo– que ca­da vez más tien­de a la in­for­ma­li­dad, las cor­ba­tas es­tán an­cla­das a un mo­de­lo de rec­ti­tud del vestuario que pa­re­ce no en­ca­jar del to­do en los cá­no­nes de es­tos días.

Así lo ex­pli­ca Ve­ró­ni­ca Mas­son­nier, psi­có­lo­ga uru­gua­ya es­pe­cia­li­za­da en te­mas vin­cu­la­dos a las ten­den­cias de mer­ca­do: “La cor­ba­ta es, tal vez, el equi­va­len­te al cal­za­do de ta­co al­to en la in­du­men­ta­ria fe­me­ni­na: un signo de for­ma­li­dad en el ves­tir, un há­bi­to que evo­lu­cio­na con la di­ná­mi­ca de la so­cie­dad y sus es­ti­los de vi­da. Tam­bién es un em­ble­ma del tiem­po en que la ro­pa es­ta­ba rí­gi­da­men­te de­li­mi­ta­da se­gún el gé­ne­ro: la ves­ti­men­ta mas­cu­li­na ur­ba­na no es­ta­ba com­ple­ta sin ella”.

Se­gún Mas­son­nier, hoy la so­cie- dad uru­gua­ya afron­ta una fle­xi­bi­li­dad de có­di­gos de ves­ti­men­ta que au­men­tó en las úl­ti­mas dé­ca­das, so­bre to­do en el en­torno la­bo­ral.

“La cor­ba­ta es el más sig­ni­fi­ca­ti­vo de los sig­nos del cam­bio. Pa­ra al­gu­nos, re­cha­zar­la es un signo de re­bel­día fren­te a las cos­tum­bres más tra­di­cio­na­les. Re­cor­de­mos que la cor­ba­ta tu­vo un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra cier­tas ge­ne­ra­cio­nes: en el si­glo XX, las mo­vi­das re­bel­des de los 60 o los 70 desafia­ron las cos­tum­bres de sus ma­yo­res, y allí co­mien­za la trans­for­ma­ción ••• ••• de los há­bi­tos en el ves­tir. Hoy las em­pre­sas de Si­li­con Va­lley o cier­tas fi­gu­ras po­lí­ti­cas (lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les) co­no­cen su im­por­tan­cia sim­bó­li­ca, por lo cual el aban­dono de la cor­ba­ta ex­pre­sa un men­sa­je a tra­vés de un có­di­go vi­sual. Son ges­tos que es­ta­ble­cen sin­to­nía con una so­cie­dad que desea po­der com­por­tar­se con más es­pon­ta­nei­dad, más dis­ten­sión, más li­ber­tad de mo­vi­mien­to, me­nos ri­gi­dez y más irre­ve­ren­cia”, agre­ga.

Con un pun­to de vis­ta más ra­di­cal, el pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do Da­niel Gar­cía Ló­pez tam­bién coin­ci­de en es­te con­cep­to y así lo de­ja cla­ro en una co­lum­na pu­bli­ca­da en 2017 en la re­vis­ta Icon de El País de Ma­drid: “Hoy por hoy las cor­ba­tas re­pre­sen­tan to­do lo que no fun­cio­na en el mun­do. Son cas­ta, bu­ro­cra­cia, plu­to­cra­cia, pa­ter­na­lis­mo, de­ca­den­cia”. La ves­ti­men­ta co­mu­ni­ca. Es una ob­vie­dad, pe­ro no es­tá de más acla­rar­la. La au­sen­cia o la pre­sen­cia de una pren­da siem­pre ha­bla de la per­so­na, y eso es al­go que Juan Pa­blo Ri­ve­ro tie­ne muy cla­ro, por­que en ello ba­sa su tra­ba­jo. Co­mo ves­tua­ris­ta de Monte Car­lo TV, Ri­ve­ro de­be es­tar aten­to a por qué eli­ge de­ter­mi­na­da ca­mi­sa pa­ra una in­for­ma­ti­vis­ta, o a qué ti­po de jean se ade­cúa más un mo­vi­le­ro o no­te­ro. Su tra­ba­jo tam­bién in­vo­lu­cra pen­sar en cor­ba­tas.

“Hay que sa­ber qué se quie­re co­mu­ni­car. Usar cor­ba­ta lo ha­ce y por eso es que, por ejem­plo, los mo­vi­le­ros ha­ce ra­to de­ja­ron de lle­var­la. La cor­ba­ta te se­pa­ra de la gen­te en la ca­lle. Pa­ra un pe­rio­dis­ta que tra­ba­je allí es con­ve­nien­te no usar­la”.

Es­to tam­bién se tie­ne en cuen­ta pa­ra los in­for­ma­ti­vos, ya que en la edi­ción noc­tur­na ge­ne­ral­men­te la ves­ti­men­ta es más for­mal, a di­fe­ren­cia el me­dio­día, que se vis­te de for­ma más li­ge­ra. “La cor­ba­ta da un as­pec­to de for­ma­li­dad que ca­da vez es­tá más en desuso. Hay una mo­no­po­li­za­ción de lo po­pu­lar”, di­ce.

Luis Mu­to lle­va años tra­ba­jan­do con cor­ba­tas en su es­tu­dio. El di­se­ña­dor, que se de­cla­ra fer­vien­te en­tu­sias­ta de es­te ac­ce­so­rio aso­cia­do a la ele­gan­cia mas­cu­li­na, ase­gu­ra que des­de el prin­ci­pio han es­ta­do vin­cu­la­das al po­der y que su uso ha mer­ma­do en la bús­que­da de la co­mo­di­dad, pe­ro que, sin em­bar­go, es­tas no lle­ga­rá a des­apa­re­cer.

“Hoy la gen­te bus­ca más co­mo­di­dad. Hay em­pre­sa­rios que es­tán to­do el día en su ofi­ci­na, pe­ro hay otros que ha­cen un mon­tón de co­sas du­ran­te el día y ob­via­men­te que es­tar con una cor­ba­ta anudada al cue­llo to­do la jor­na­da no es lo más prác­ti­co. So­bre to­do cuan­do lle­ga el ca­lor”, co­men­ta. Tam­bién agre­ga que el es­ti­lo ha ido mu­tan­do con el tiem­po y que esa aso­cia­ción con el po­der que la cor­ba­ta ha te­ni­do des­de siem­pre aho­ra en nue­vas ten­den­cias pa­ra los dos se­xos. “En la tem­po­ra­da que vie­ne, en Ita­lia, la cor­ba­ta va a ser una ten­den­cia en la mo­da fe­me­ni­na. Y eso tie­ne mu­cho que ver con las reivin­di­ca­cio­nes que se vie­nen dan­do en ma­te­ria de gé­ne­ro”.

Se­ñal po­lí­ti­ca

Pe­ro, a pe­sar de en­trar den­tro de ten­den­cias fu­tu­ras en los paí­ses eu­ro­peos, los que sa­ben coin­ci­den que es­tá sien­do des­pla­za­da por la in­for­ma­li­dad del mun­do de hoy, pe­ro no eli­mi­na­da.

Por ejem­plo, la po­lí­ti­ca, uno de sus há­bi­tats por ex­ce­len­cia, de a po­co se ha ido des­po­jan­do de ella a tra­vés de si­tua­cio­nes pun­tua­les que se con­vir­tie­ron en men­sa­jes po­de­ro­sos con­tra de­ter­mi­na­dos có­di­gos del es­ta­blish­ment con­tem­po­rá­neo.

Uno de es­tos sa­cu­do­nes se vi­vió en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes del Par­la­men­to in­glés en ju­nio de 2017, cuan­do por pri­me­ra vez se per­mi­tió in­gre­sar a sus miem­bros sin la ca­rac­te­rís­ti­ca te­la anudada al cue­llo. La “re­vo­lu­ción” la ges­tó un in­te­gran­te del par­ti­do li­be­ral de­mó­cra­ta, lla­ma­do Tom Bra­ke. Tras el enojo de va­rios de los con­ser­va­do­res, el pre­si­den­te de la cá­ma­ra anun­ció al­gu­nas se­ma­nas más tar­de que esa cos­tum­bre an­ces­tral es­ta­ba ofi­cial­men­te abo­li­da.

En el plano lo­cal, el ges­to po­lí­ti­co vino de la mano de Jo­sé Mu­ji­ca, que en el día de su asun­ción se pre­sen­tó con tra­je, con ca­mi­sa, pe­ro sin cor­ba­ta. “El he­cho que Mu­ji­ca lo ha­ya he­cho le dio cier­ta in­for­ma­li­dad a lu­ga­res don­de ha­bía un pro­to­co­lo, más que na­da al ám­bi­to pre­si­den­cial. De­sa­car­to­nó esa si­tua­ción”, opi­na Mu­to, cu­yo es­tu­dio fue el en­car­ga­do de con­fec­cio­nar la ves­ti­men­ta del ex­pre­si­den­te pa­ra el día en que asu­mió el man­do de su pe­río­do.

“Los lí­de­res de opi­nión se ca­rac­te­ri­zan por in­ter­pre­tar tem­pra­na­men­te las ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad y por es­tar en la avan­za­da de las trans­for­ma­cio­nes: no son ellos los que ge­ne­ran el cam­bio sino que, al cap­tar las mu­ta­cio­nes de la so­cie­dad, ex­pre­san esos cam­bios de ma­ne­ra vi­sual”, ar­gu­men­ta so­bre el te­ma Mas­son­nier.

Pe­ro to­do es­te re­tro­ce­so de la cor­ba­ta en­mar­ca­do en am­bien­tes que de a po­co la van ol­vi­dan­do no sig­ni­fi­ca que va­ya a des­apa­re­cer. Sus vi­ra­jes son par­te de una mo­da ya acos­tum­bra­da a es­tos quie­bres es­té­ti­cos, a las re­sig­ni­fi­ca­cio­nes y adap­ta­cio­nes que se amol­dan a ca­da épo­ca.

Co­mo bien con­clu­ye Mas­son­nier, la cor­ba­ta es una pren­da que se­gui­rá es­tan­do y ad­qui­rien­do nue­vos sig­ni­fi­ca­dos en las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes, que en­con­tra­rán nue­vos usos y una sim­bo­lo­gía pro­pia a la que re­ple­gar­se. “Son un to­que de es­ti­lo a la vie­ja usan­za, la re­cu­pe­ra­ción de los clá­si­cos con un es­pí­ri­tu nos­tál­gi­co, ac­tua­li­za­dos con la es­té­ti­ca de hoy. Ex­cep­to en al­gu­nas ocu­pa­cio­nes –que la im­po­nen–, a ni­vel ur­bano la cor­ba­ta no se vi­ve co­mo un ‘de­ber’ sino co­mo un ac­ce­so­rio de mo­da”.

Y la mo­da no se eli­mi­na, no se su­pri­me. Lo que cam­bian son las ten­den­cias, que se trans­for­man. Así co­mo las cor­ba­tas, que pa­re­cen es­tar yén­do­se pe­ro que, en reali­dad, se­gui­rán allí pa­ra mo­les­tar a los quin­cea­ñe­ros que no se­pan có­mo ha­cer el nu­do que los ale­je de­fi­ni­ti­va­men­te de la ni­ñez. •

Las cor­ba­tas es­tán an­cla­das a un mo­de­lo de vestuario que pa­re­ce no en­ca­jar en es­tos días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.