“Hoy es mu­cho más fá­cil de­la­tar la hi­po­cre­sía”

El es­cri­tor aca­ba de pu­bli­car El fin de la inocen­cia, una no­ve­la am­bien­ta­da en 1968 que re­la­ta co­mo una tra­ge­dia le cam­bia la vi­da de un gru­po de ami­gos

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros Pablo Vierci - AN­DRÉS RICCIARDULLI Es­pe­cial pa­ra

La ve­lo­ci­dad de las pa­la­bras que sa­len de su bo­ca y se atro­pe­llan unas a otras con­tras­ta con la len­ti­tud de sus mo­vi­mien­tos mien­tras sir­ve un ca­fé y le in­di­ca al pe­rro que ha­ga si­len­cio pa­ra po­der gra­bar la en­tre­vis­ta. Pa­blo Vier­ci, de 68 años, ca­sa­do y con dos hi­jas, es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y guio­nis­ta de ci­ne, se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo un ser ob­se­si­vo, que es­cri­be pa­ra in­ten­tar trans­for­mar la vi­da. Por eso aca­ba de pu­bli­car El fin de la inocen­cia (Al­fa­gua­ra), una no­ve­la que re­tra­ta la cri­sis de un gru­po de ami­gos tras un gra­ve ac­ci­den­te ma­rí­ti­mo. Di­ce que so­lo se arre­pien­te del tiem­po per­di­do, que su li­bro pre­fe­ri­do es La fies­ta del Chi­vo de Ma­rio Var­gas Llo­sa, y que nun­ca se ol­vi­da del día que pre­sen­tó La so­cie­dad de la nie­ve, el texto que es­cri­bió so­bre la tra­ge­dia de Los An­des. Op­ti­mis­ta por na­tu­ra­le­za, cree que lo me­jor siem­pre es­tá por ve­nir. Mu­cho, es­ta es una no­ve­la don­de yo de­ci­dí po­ner una gran can­ti­dad de as­pec­tos au­to­bio­grá­fi­cos. Se pue­de es­cri­bir una no­ve­la fan­tás­ti­ca o una rea­lis­ta, y se pue­de es­cri­bir en ca­lien­te o en frío. Yo es­cri­bo rea­lis­mo y en ca­lien­te, me gus­ta po­ner to­do los te­mas que no re­sol­ví en mi vi­da e in­ten­tar ha­cer­lo des­de la es­cri­tu­ra. Por­que la es­cri­tu­ra tra­ba­ja so­bre los re­cuer­dos, so­bre to­do los do­lo­ro­sos, los que no ter­mi­nan de fra­guar y si­guen ahí per­tur­bán­do­te des­de el in­cons­cien­te. Así que la no­ve­la es­tá he­cha de re­ta­zos de imá­ge­nes de mi ju­ven­tud. Co­mo el pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la, por ejem­plo, a lo lar­go de mi vi­da he es­ta­do ro­dea­do de ac­ci­den­tes que les su­ce­die­ron a otros. Vier­ci di­ce que so­lo se arre­pien­te del tiem­po per­di­do.

Por­que ese año fue el ger­men de mu­chas co­sas que hoy vi­vi­mos co­mo co­ti­dia­nas. Es cier­to que se per­die­ron mu­chas co­sas en el ca­mino y que no fue per­fec­to en nin­gún la­do, pe­ro le de­be­mos mu­cho al Ma­yo fran­cés. En Uru­guay ha­bía vio­len­cia, es­ta­ba el MLN-Tu­pa­ma­ros y ha­bían muer­to tres es­tu­dian­tes. En Fran­cia se pe­día li­ber­tad pe­ro se apo­ya­ban re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios co­mo el de Pol Pot. Ha­bía con­tra­dic­cio­nes, sí, pe­ro 1968 tam­bién mar­có un cam­bio en la for­ma de re­la­cio­nar­se las per­so­nas. Se mo­di­fi­có la re­la­ción hom­bre mu­jer, por ejem­plo. En 1967, ade­más, ha­bía sa­li­do la pas­ti­lla an­ti­con­cep­ti­va, con to­do lo que eso sig­ni­fi­có. Te­ne­mos las ins­truc­cio­nes del año XIII, te­ne­mos a Jo­sé Pe­dro Va­re­la con la es­cue­la, a Jo­sé Batlle y Or­dó­ñez y las re­for­mas que hi­zo an­tes que otros. Ade­más te­ne­mos una gran cla­se me­dia. Que tie­ne Es ver­dad, pe­ro yo ha­ce 40 años sus ma­ti­ces, sus ba­rrios, pe­ro que sos­ten­go lo mis­mo: Uru­guay don­de se mez­clan, co­mo en la no­ve­la, es el país más igua­li­ta­rio que el hi­jo de un mi­llo­na­rio con co­noz­co. Tam­bién el más re­pu­bli­cano el hi­jo de un pro­fe­sio­nal. Eso es de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. muy uru­gua­yo y si­gue igual. Co­noz­co muy bien esa sen­sa­ción de om­ni­po­ten­cia. En mi vi­da vi ha­cer mil lo­cu­ras, co­mo desafiar a la na­tu­ra­le­za, creer­se in­ven­ci­ble. Esa sen­sa­ción de lle­var­se el mun­do por de­lan­te, muy pro­pia de la ju­ven­tud. Des­pués el mun­do te de­vuel­ve a la reali­dad, pe­ro so­lo si te­nés suer­te, si no, igual te sa­le ca­rí­si­mo, co­mo a los per­so­na­jes del li­bro. Me fas­ci­na el te­ma de la om­ni­po­ten­cia en el ser hu­mano. Freud de­cía que la tie­nen de ver­dad los ni­ños, que sien­ten que to­do es pa­ra ellos, que tie­nen ese sen­ti­mien­to, di­ría, oceá­ni­co. Pe­ro yo creo que tam­bién les pa­sa a los adul­tos y es­pe­cial­men­te a los po­lí­ti­cos. Por­que me in­tere­sa­ba mos­trar co­mo a ve­ces cree­mos con­tro- lar­lo to­do y, sin em­bar­go, to­do lo que nos pa­sa su­ce­de por cau­sas aje­nas a no­so­tros mis­mos. La no­ve­la mues­tra eso más allá del ac­ci­den­te ma­rí­ti­mo; es una ra­dio­gra­fía de to­dos los he­chos que, com­bi­na­dos por azar, desem­bo­can en ese acon­te­ci­mien­to. Mues­tra có­mo tra­ba­ja el des­tino, co­sa que a ve­ces a sim­ple vis­ta no se ve. Co­no­cí de­ma­sia­dos ejem­plos de do­ble mo­ral y siem­pre me re­sul­ta­ron abo­mi­na­bles. En la dé­ca­da de 1960 y 1970 to­do era mu­cho más ocul­to, se­cre­to. Lo del hom­bre con dos fa­mi­lias pa­ra­le­las, co­mo su­ce­de en la no­ve­la, era co­mún. Se sa­bía pe­ro no se con­de­na­ba. Creo que tam­po­co ha­bía he­rra­mien­tas pa­ra sa­car a la luz las co­sas. Hoy la so­cie­dad uru­gua­ya es me­nos hi­pó­cri­ta, en par­te por­que vi­vi­mos en el si­glo de la trans­pa­ren­cia. Yo ten­go una vi­sión op­ti­mis­ta del ser hu­mano, me pa­re­ce que va ad­qui­rien­do ca­da vez ma­yor li­ber­tad. Hoy es mu­cho más fá­cil de­la­tar la hi­po­cre­sía. Sí, an­tes era to­do blan­co o ne­gro, no ha­bía ma­ti­ces. Eran los bue­nos con­tra los ma­los. Era Bo­nan­za. Hoy al­can­za mi­rar una se­rie de te­le­vi­sión pa­ra ver que la gen­te quie­re per­so­na­jes reales, con cla­ros­cu­ros. El lec­tor, el es­pec­ta­dor, ha evo­lu­cio­na­do y pre­sen­tar­le per­so­na­jes pu­ros no fun­cio­na, no tie­ne sen­ti­do. Yo co­noz­co des­de de­lin­cuen­tes a fi­lán­tro­pos y to­dos tie­nen ma­ti­ces. Por­que, en de­fi­ni­ti­va, esa es la ri­que­za de la con­di­ción hu­ma­na. Ca­da uno de los per­so­na­jes de la no­ve­la es am­bi­guo. Has­ta al más si­nies­tro, le pon­go un mon­tón de ra­zo­nes pa­ra que lle­gue a ser co­mo es. Y con eso le qui­to par­te de la cul­pa, lo ha­go más hu­mano. •

“Hoy la so­cie­dad uru­gua­ya es me­nos hi­pó­cri­ta, en par­te por­que vi­vi­mos en el si­glo de la trans­pa­ren­cia. Yo ten­go una vi­sión op­ti­mis­ta del ser hu­mano, me pa­re­ce que va ad­qui­rien­do ca­da vez ma­yor li­ber­tad”

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.