Pa­ler­mo: his­to­ria y cul­tu­ra

Mez­cla his­tó­ri­ca de orien­te con oc­ci­den­te, la cos­mo­po­li­ta ca­pi­tal de la is­la de Si­ci­lia es una de las ciu­da­des con ma­yor ri­que­za his­tó­ri­ca de Ita­lia

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Fe­ni­cios, nor­man­dos, ro­ma­nos, ára­bes…to­dos fue­ron de­jan­do su le­ga­do en las di­fe­ren­tes ca­pas que atra­vie­san Si­ci­lia, la is­la al ex­tre­mo sur del país con for­ma de bo­ta. Tam­bién fa­mo­sa por la Co­sa Nos­tra (la ma­fia de Si­ci­lia que fun­cio­nó co­mo un Es­ta­do den­tro de otro du­ran­te to­do el si­glo XX), es­tos tiem­pos ya pa­sa­ron pa­ra Pa­ler­mo y la ciu­dad es vi­si­ta­ble sin ries­gos pa­ra los tu­ris­tas. De gran­des di­men­sio­nes y den­sa­men­te po­bla­da, po­see una gran ri­que­za cul­tu­ral; a la vez, las di­fe­ren­tes con­quis­tas han de­ja­do un acer­vo cul­tu­ral que per­mi­te al tu­ris­ta crear di­fe­ren­tes ru­tas o iti­ne­ra­rios de acuer­do a las épo­cas y los es­ti­los de ca­da uno.

Las ca­lles de Pa­ler­mo, co­mo en la ma­yor par­te de Ita­lia, son estrechas e in­trin­ca­das. Siem­pre es me­jor re­co­rrer­las a pie y uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co (o ex­cur­sio­nes), an­tes que al­qui­lar un co­che. La Ciu­dad An­ti­gua Los te­so­ros son mu­chí­si­mos y muy vas­tos, pe­ro se pue­de ha­cer una mí­ni­ma se­lec­ción de los im­per­di­bles en la ca­pi­tal si­ci­lia­na, co­mo el Pa­la­cio Nor­man­do y la Ca­pi­lla Pa­la­ti­na. El Pa­la­cio fue cons­trui­do por los ára­bes so­bre rui­nas pú­ni­co-ro­ma­nas; lue­go fue am­plia­do por los nor­man­dos y los usa­ron co­mo se­de po­lí­ti­ca, has­ta que fi­nal­men­te lo uti­li­za­ron los vi­rre­yes es­pa­ño­les co­mo re­si­den­cia en el si­glo XVI. Hoy en día es la se­de de la Asam­blea Re­gio­nal Si­ci­lia­na.

En su in­te­rior se en­cuen­tra la Ca­pi­lla Pa­la­ti­na, una obra ar­qui­tec­tó­ni­ca del si­glo XII, fun­da­da por el rey Ro­ger II, una ma­ra­vi­lla gó­ti­co nor­man­da re­ves­ti­da de gi­gan­tes­cos mo­sai­cos con fon­do de oro, en una ca­pi­lla lle­na de co­lor y lu­mi­no­si­dad. Otro de los te­so­ros his­tó­ri­cos y ar­qui­tec­tó­ni­cos a apre­ciar en Pa­ler­mo, cer­ca del Pa­la­cio Nor­man­do, es la igle­sia San Juan de los Ere­mi­tas, del si­glo VI. Lue­go de la con­quis­ta de la

is­la por par­te de los mu­sul­ma­nes se con­vir­tió en mez­qui­ta, pa­ra ser de­vuel­ta a los ca­tó­li­cos en el si­glo XII. En ese mo­men­to se cons­tru­ye­ron cin­co cú­pu­las de ocre, su claus­tro y un gran jar­dín, y fue en­co­men­da­da a los mon­jes be­ne­dic­ti­nos.

En cuan to a tem­plos, otro que no se pue­de de­jar de vi­si­tar es La Ca­te­dral, tam­bién del si­glo XII, cons­trui­da por los nor­man­dos, la cual se fue mo­di­fi­can­do a lo lar­go de los años. Una de las ca­pi­llas que se des­ta­can en su in­te­rior es la del Sa­cra­men­to, por su de­co­ra­ción en pie­dras pre­cio­sas, así co­mo la de San­ta Rosalía, don­de se en­cuen­tra la pa­tro­na de Pa­ler­mo. Pa­ra quie­nes gus­tan de apre- ciar el ar­te ba­rro­co, la igle­sia de San Do­mé­ni­co es el lu­gar obli­ga­to­rio. Per­te­ne­ció a un mo­nas­te­rio do­mí­ni­co y fue re­mo­de­la­da en su as­pec­to ac­tual en el año 1640. La fa­cha­da es uno de los atrac­ti­vos prin­ci­pa­les, así co­mo las ca­pi­llas en su in­te­rior, que al­ber­gan a di­fe­ren­tes per­so­na­jes re­le­van­tes de la so­cie­dad lo­cal en sus tum­bas.

El al­tar prin­ci­pal es­tá de­co­ra­do en már­mol con in­crus­ta­cio­nes de pie­dras pre­cio­sas. Ade­más, en la par­te pos­te­rior de la igle­sia se en­cuen­tra el Ora­to­rio de San Do­me­ni­co, cu­yo al­tar ma­yor po­see una pin­tu­ra del ar­tis­ta Van Dyck: la Ma­don­na con San­to Do­min­go y los pa­tro­nes de Pa­ler­mo. Por la ca­lle Vit­to­rio Em­ma­nue­le (la prin­ci­pal), en la Piaz­za San Fran­ces­co se en­cuen­tra un clá­si­co de 1834 don­de pa­rar a co­mer al­gu­na de­li­cia pa­ler­mi­ta­na, sen­ta­do en una es­pec­ta­cu­lar te­rra­za: la An­ti­ca Fo­cac­ce­ria San Fran­ces­co. Hay mu­chas igle­sias y muy be­llas a des­cu­brir en Pa­ler­mo, pe­ro di­cen que la Mar­to­ra­na es la más her­mo­sa de to­das, con su fa­cha­da ba­rro­ca y un des­ta­ca­do cam­pa­na­rio.

Uno de los gran­des ‘ hits’ de Pa­ler­mo son las Ca­ta­cum­bas de los Ca­pu­chi­nos, que con­tie­nen 8 mil ca­dá­ve­res de ciu­da­da­nos y re­li­gio­sos mo­mi­fi­ca­dos y ali­nea­dos en sus pa­re­des. Las ca­ta­cum­bas da­tan del si­glo XVI y la tra­di­ción co­men­zó cuan­do dis­pu­sie­ron a un mon­je fa­mo­so de la épo­ca pa­ra que fue­ra vi­si­ta­do. Así des­cu­brie­ron los mon­jes las es­pe­cia­les con­di­cio­nes cli­má­ti­cas que se da­ban en es­tos lu­ga­res pa­ra la con­ser­va­ción. Las téc­ni­cas que se usa­ron pa­ra em­bal­sa­mar fue­ron va­rian­do y así se lle­gó a la ga­le­ría que exis­te hoy, con ca­te­go­rías es­ta­ble­ci­das en: mu­je­res, hom­bres, ni­ños, vír­ge­nes, mon­jes y pro­fe­sio­na­les. El más des­ta­ca­do por el es­ta­do de con­ser­va­ción es el cuer­po de una ni­ña de dos años lla­ma­da Rosalía Lom­bar­do, cu­yo cuer­po fue mo­mi­fi­ca­do en 1920 y lu­ce co­mo si es­tu­vie­ra dur­mien­do. Muy cer­ca, otro lu­gar in­tere­san­te es Zi­sa, el pa­la­cio que fue res­tau­ra­do y que en su épo­ca fue re­si­den­cia de los re­yes nor­man­dos que go­ber­na­ban la is­la des­de Pa­ler­mo.

Mer­ca­do de la Vuc­ci­ria

Uno no pue­de de­cir que fue a Pa­ler­mo si no vi­si­tó es­te mer­ca­do, el más an­ti­guo de la ciu­dad (da­ta del si­glo X). Se ubi­ca en una gran ex­ten­sión de ca­lle­jue­las dis­pues­tas al­re­de­dor de la Piaz­za San Do­me­ni­co, don­de se pue­de en­con­trar de to­do y sen­tir el es­pí­ri­tu pa­ler­mi­tano, con pues­tos de fru­ta, pes­ca­do, car­ne, que­sos, es­pe­cias, ob­je­tos y más.

Hoy Pa­ler­mo ocu­pa el quin­to lu­gar en­tre las 10 ciu­da­des que ofre­cen me­jor street food del mun­do. Tan­to es así que foodies de to­do el pla­ne­ta via­jan ha­cia allí pa­ra co­no­cer, en­tre to­da la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, los mer­ca­dos. In­clu­so hay un tour que se lla­ma ‘ Streat Pa­ler­mo’ (mez­cla de las pa­la­bras en in­glés ‘street’ – ca­lle- e ‘eat’ – co­mer-), qu re­co­rre los mer­ca­dos de Il Ca­po, La Vuc­ci­ria y Ba­lla­ro. En él se de­gus­tan ma­ra­vi­llas co­mo aran­ci­ne ( bo­las de arroz con car­ne), pan­ne­lle y caz­zi­lli (fri­tu­ras de ha­ri­na de gar­ban­zo y cro­que­tas), sfin­cio­ne ( piz­za pa­ler­mi­ta­na), vi­nos y pos­tres. ●

●●● La Ca­pi­lla Pa­la­ti­na, del si­glo XII, es una ma­ra­vi­lla gó­ti­co nor­man­da re­ves­ti­da de mo­sai­cos con fon­do de oro ●●●

MATT NORTHAM - FLICKR

STIJN NIEUWENDIJK - FLICKR

El mer­ca­do de la Vuc­ci­ria es del si­glo X.

RI­CAR­DO - FLICKR

La Ca­pi­lla Pa­la­ti­na se en­cuen­tra en el Pa­la­cio Real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.