Pa­ra no per­der las va­li­jas

Nue­vas tec­no­lo­gías e in­ver­sio­nes mi­llo­na­rias in­ten­tan se­guir­le la pis­ta al equi­pa­je

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - MART­HA C. WHI­TE

La in­dus­tria de las ae­ro­lí­neas di­ce que su ta­sa de equi­pa­je per­di­do es más ba­ja que nun­ca. De he­cho, la em­pre­sa de tec­no­lo­gía de trans­por­te aé­reo SI­TA in­for­mó que en 2016 y a ni­vel mun­dial fue de 5.73 por mil pie­zas de, lo que re­pre­sen­ta una caí­da de más de 12% con res­pec­to a 2015 y es la más ba­ja ja­más re­gis­tra­da. SI­TA atri­bu­yó gran par­te de la re­duc­ción a in­ver­sio­nes por par­te de las ae­ro­lí­neas y los ae­ro­puer­tos en me­jo­ras tec­no­ló­gi­cas.

El cli­ma y las co­ne­xio­nes que no se al­can­zan son los prin­ci­pa­les cau­sas de pér­di­da, di­ce Ga­reth Joy­ce, de ser­vi­cio al clien­te de Del­ta Air Li­nes.

Los tiem­pos más cor­tos de co­ne­xión tam­bién in­ci­den. Mien­tras que los pa­sa­je­ros tal vez pue­den sa­lir co­rrien­do ha­cia la pró­xi­ma puer­ta de em­bar­que, sus ma­le­tas des­pa­cha­das pue­den no lle­gar con la mis­ma ra­pi­dez. Las eti­que­tas iden­ti­fi­ca­do­ras da­ña­das o arran­ca­das, así co­mo los erro­res hu­ma­nos, tam­bién con­tri­bu­yen.

La in­ver­sión en nueva tec­no­lo­gía y me­jo­res pro­ce­di­mien­tos dan sus fru­tos, pe­ro tam­bién hay que considerar que la me­jo­ra en las ta­sas de pér­di­da coin­ci­dió con el mo­men­to en que las prin­ci­pa­les ope­ra­do­ras em­pe­za­ron a co­brar a los pa­sa­je­ros por pie­zas de equi­pa­je, lo que re­du­jo la can­ti­dad de ma­le­tas des­pa­cha­das.

Las nue­vas eti­que­tas de las ma­le­tas vie­nen con chips de iden­ti­fi­ca­ción por ra­dio­fre­cuen­cia (RFID, por su si­gla en in­glés), lo que sig­ni­fi­ca que la ubi­ca­ción es ras­trea­da y ve­ri­fi­ca­da elec­tró­ni­ca­men­te con­tra una ba­se de da­tos, pa­ra ga­ran­ti­zar que es­tén en el lu­gar co­rrec­to en el mo­men­to in­di­ca­do. Es­to ace­le­ra la lo­ca­li­za­ción de una va­li­ja en el lu­gar in­co­rrec­to, por lo que el pro­ce­so de re­co­nec­tar­la con su due­ño es más ve­loz.

“He­mos in­ver­ti­do ca­si 50 mi- llo­nes de dó­la­res en des­ple­gar es­ta tec­no­lo­gía”, des­ta­ca Joy­ce de Del­ta. Esa in­ver­sión in­clu­ye in­te­grar la in­for­ma­ción a la apli­ca­ción mó­vil de la ae­ro­lí­nea. “Si al­guien re­gis­tra una ma­le­ta re­ci­be una no­ti­fi­ca­ción au­to­má­ti­ca cuan­do és­ta es em­bar­ca­da”.

A los ae­ro­puer­tos tam­bién les in­tere­sa re­du­cir el pro­ble­ma del equi­pa­je per­di­do. La Au­to­ri­dad Por­tua­ria de Nueva York y Nueva Jer­sey in­vir­tió 2.3 mi­llo­nes de dó­la­res en la ins­ta­la­ción de un sis­te­ma de ras­treo RFID más so­fis­ti­ca­do. Pa­ra ju­nio del pró­xi­mo año, la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Trans­por­te Aé­reo ha es­ti­pu­la­do que to­das las ae­ro­lí­neas de­ben man­te­ner un in­ven­ta­rio pre­ci­so del equi­pa­je de los pa­sa­je­ros, ras­trean­do cuán­do se mue­ve ca­da pie­za, ya sea pa­ra ba­jar de un avión o pa­ra pa­sar de uno a otro.

“Re­cu­pe­rar mi va­li­ja fue el ma­yor te­ma pa­ra mí”, di­ce Re­bec­ca Cohen, cu­ya ma­le­ta se ex­tra­vió en el tra­mo de Mia­mi a Nueva York de un via­je lar­go.“Fue ca­si im­po­si­ble lo­grar con­tac­tar a una per­so­na”. Pa­sa­ron va­rios días has­ta que re­cu­pe­ró su va­li­ja y las ac­tua­li­za­cio­nes que re­ci­bió en el ín­te­rin fue­ron in­con­sis­ten­tes y has­ta con­tra­dic­to­rias. “Me di­je­ron que es­ta­ba en Mia­mi y que po­día ras­trear­la”, re­cuer­da. “No apa­re­ció. Lla­mé y me di­je­ron que en reali­dad to­da­vía es­ta­ba en Mia­mi y que el ras­trea­dor es­ta­ba mal”, agre­ga. ●

●●● Las nue­vas eti­que­tas de las ma­le­tas vie­nen con chips de iden­ti­fi­ca­ción por ra­dio­fre­cuen­cia ●●●

La ta­sa de pér­di­da de 2016 fue la más ba­ja de la his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.