Mia­mi po­ten­cia­do

So­lía ser si­nó­ni­mo de com­pras, pla­ya y vi­da noc­tur­na pe­ro aho­ra hay mu­cho más, por­que la ciu­dad su­po rein­ven­tar­se, di­ver­si­fi­car­se y apro­ve­char su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Las gran­des ciu­da­des del mun­do sa­ben que de­ben re­no­var­se e in­no­var pa­ra so­bre­vi­vir. Zo­nas de­va­lua­das se con­vier­ten en lu­ga­res de mo­da; ba­rrios don­de se ins­ta­lan di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des se vuel­ven atrac­ti­vos por su es­té­ti­ca, su gas­tro­no­mía, su per­so­na­li­dad y su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. To­do de­be apro­ve­char­se pa­ra ge­ne­rar va­lor agre­ga­do, ex­ten­der el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio y atraer vi­si­tan­tes. Mia­mi lo vie­ne lo­gran­do en su par­te con­ti­nen­tal, an­tes re­za­ga­da a los lo­ca­les y hoy de gran in­te­rés pa­ra tu­ris­tas que no só­lo se con­for­man con ir a la pla­ya y ha­cer com­pras en los clá­si­cos shop­pings y outlets.

De­sign Dis­trict

El Dis­tri­to de Di­se­ño, o De­sign Dis- trict, es uno de los ejem­plos de un ba­rrio que no te­nía na­da de atrac­ti­vo y ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en uno de los po­los de atrac­ción de la pe­nín­su­la. En la par­te con­ti­nen­tal es­te dis­tri­to se de­li­mi­ta en­tre la ca­lle 36 al sur, la 43 al nor­te, la 1 al oes­te y Bis­cay­ne Bou­le­vard al es­te. Aquí se en­cuen­tran las fir­mas de mo­da más fa­mo­sas del mun­do, en­tre ellas Louboutin, Pra­da, Her­mes, y Vuit­ton, ins­ta­la­das en lo­ca­les ma­ra­vi­llo­sos, que va­le la pe­na vi­si­tar aun­que no ten­ga pre­su­pues­to pa­ra com­prar nin­guno de esos ar­tícu­los de lu­jo. La pro­pues­ta se com­ple­ta con gran va­rie­dad gas­tro­nó­mi­ca, ga­le­rías de ar­te, shows, per­for­man­ces, y to­do ti­po de manifestaciones cul­tu­ra­les. La ofer­ta se si­gue di­ver­si­fi­can­do y ca­da vez son más los es­pa­cios de ar­te que se ins­ta­lan allí, des­de pe­que­ñas has­ta gran­des ex­hi­bi- cio­nes. De he­cho, la ma­yo­ría de los ar­tis­tas de Mia­mi (y fo­rá­neos tam­bién) se han ido ins­ta­lan­do en es­te dis­tri­to.

En el Dis­tri­to de Di­se­ño el se­gun­do sá­ba­do de ca­da mes se ce­le­bra la “No­che de di­se­ño y ar­te”, de la ho­ra19 a las 22. Ese día 130 ga­le­rías de ar­te abren sus puer­tas

y re­ci­ben a to­dos los que se mues­tren in­tere­sa­dos con tra­gos y muy bue­na re­cep­ti­vi­dad pa­ra quie­nes quie­ren em­pa­par­se de ar­te. Es un muy buen plan.

El Palm Court es el epi­cen­tro en cuan­to a even­tos; su dis­tin­ti­vo es una gran es­fe­ra con lá­mi­nas trans­pa­ren­tes (ideal pa­ra fo­to­gra­fiar­se), lu­gar en el que se rea­li­zan re­ci­ta­les, per­for­man­ces y to­ques de dj. Otro pun­to que no se de­be de­jar de co­no­cer es el Enea Gar­den Loun­ge, en la ca­lle 40. Fue con­ce­bi­do co­mo una es­pe­cie de oa­sis de re­la­ja­ción en me­dio de la ciu­dad. En­zo Enea, su di­se­ña­dor, trans­for­mó un es­pa­cio va­cío que se usa­ba co­mo es­ta­cio­na­mien­to en una es­pe­cie de lu­gar so­ña­do de bam­bú, bu­gan­vi­llas y otras es­pe­cies na­ti­vas. El gar­den loun­ge es un lu­gar úni­co don­de se rea­li­zan tam­bién mu­chos even­tos y ce­le­bra­cio­nes. El jar­dín pú­bli­co pro­vee al ba­rrio de un es­pa­cio so­fis­ti­ca­do, mo­der- no y ver­de. Little Ha­va­na Si bien es muy co­no­ci­do, in­clu­so por ofi­ciar de lo­ca­ción en pe­lí­cu­las co­mo Scar­fa­ce, mu­chos to­da­vía no co­no­cen es­te ba­rrio icó­ni­co de Miam; se pier­den así la opor­tu­ni­dad de aden­trar­se en una zo­na muy pe­cu­liar, de gran co­lor y sim­pa­tía, que co­men­zó a for­mar­se con los cu­ba­nos emi­gra­dos a par­tir de la lle­ga­da al po­der de Fi­del Cas­tro. Uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos es la Ca­lle 8, y so­bre ella el Pa­seo de las Es­tre­llas (co­mo el de Holly­wood pe­ro con ar­tis­tas cu­ba­nos), que in­clu­ye a ce­le­bri­da­des co­mo Glo­ria Es­te­fan, Se­le­na y mu­chos más. La ca­lle 8 es pa­ra re­co­rrer, pa­ra mi­rar sus co­lo­ri­dos mu­ros in­ter­ve­ni­dos por el ar­te ca­lle­je­ro, ob­ser­var su gen­te, apre­ciar el co­lo­ri­do y pro­bar pla­tos tí­pi­cos; tam­bién se pue­de com­prar un pu­ro en al­gu­na de las tien­das en­tre la ca­lle 12 y la 16, don­de el aro­ma y la mú­si­ca ha­cen vi­brar al vi­si­tan­te.

Little Ha­va­na es “el” lu­gar don­de pro­bar pla­tos tí­pi­cos cu­ba­nos en lu­ga­res que re­pli­can los co­mer- cios de ese país. El úl­ti­mo vier­nes de ca­da mes la pro­pues­ta es de “Vier­nes Cul­tu­ra­les” y así la zo­na se lle­na de mú­si­ca, dan­za, shows y gas­tro­no­mía.

El Do­mino Park es otro de los clá­si­cos y una de las fo­tos más co­no­ci­das de Little Ha­va­na, el par­que don­de los an­cia­nos - en ge­ne­ral- del ba­rrio se reúnen a ju­gar do­mi­nó y aje­drez. El lu­gar se lla­ma Má­xi­mo Gó­mez Park, pe­ro se lo co­no­ce en to­das par­tes co­mo Do­mino Park.

La ave­ni­da 13 es otra de las ca­lles que guar­dan un atrac­ti­vo par­ti­cu­lar: aquí se en­cuen­tra un me­mo­rial de fi­gu­ras cu­ba­nas, en­tre ellas Jo­sé Mar­tí. Es un lu­gar tran­qui­lo y agra­da­ble don­de ami­no­rar el rit­mo de la re­co­rri­da. Wyn­wood Arts Dis­trict Al sur del De­sign Dis­trict se ubi­ca otra de las áreas co­ol del Mia­mi de hoy: Wyn­wood es un ba­rrio don­de ori­gi­nal­men­te se ins­ta­ló la co­mu­ni­dad por­to­rri­que­ña (se lla­ma­ba Little San Juan) y hoy se trans­for­mó en re­duc­to de ar­te, mu­seos, tien­das y vi­vien­das de lu­jo y ofi­ci­nas, ade­más de una in­tere­san­te y va­ria­da mo­vi­da gas­tro­nó­mi­ca. En es­te ba­rrio, que tam­bién fue trans­for­mán­do­se a tra­vés del ar­te, ca­da día abren res­tau­ran­tes, ca­fe­te­rías, ga­le­rías, food­truck. Es el Wi­lliams­burg de Mia­mi, híps­ter, trendy y di­ver­ti­do.

Gra­cias al desa­rro­lla­dor y co­lec­cio­nis­ta de ar­te Craig Ro­bins, una gran can­ti­dad de ar­te lo­cal se ex­hi­be en las di­fe­ren­tes ga­le­rías de ar­te de Wyn­wood. El ma­jes­tuo­so edi­fi­cio Moo­re, de 1921, es el co­ra­zón histórico del dis­tri­to, y es­pa­cio del di­se­ña­dor Jo­nat­han Ad­ler, don­de tam­bién se rea­li­zan even­tos es­pe­cia­les y fiestas, mu­chas de las cua­les su­ce­den du­ran­te el Art Ba­sel Mia­mi Beach (even­to que reúne ex­po­si­to­res de ar­te con­sa­gra­dos, y lan­za nue­vos ta­len­tos del mun­do en­te­ro). Mu­chas de las ex fá­bri­cas y de­pó­si­tos que se en­con­tra­ban en es­te ba­rrio otro­ra obre­ro se trans­for­ma­ron en ga­le­rías de ar­te, es­tu­dios de ar­tis­tas y lu­ga­res de co­lec­cio­nes pri­va­das. Uno de los pun­tos al­tos del dis­tri­to es el Wyn­wood Walls, el par­que de

street art de la ciu­dad. En la 2da ave­ni­da, en­tre la 25 y la 26, es­tas pa­re­des son ho­gar de más de 40 mu­ra­les de di­fe­ren­tes ar­tis­tas. Little Hai­ti Ale­gre y co­lo­ri­do, es­te ba­rrio de in­mi­gran­tes hai­tia­nos que bus­ca­ron y bus­can me­jor suer­te que en sus pa­gos, ha lo­gra­do man­te­ner sus raí­ces y cul­tu­ra. Es un lu­gar pa­ra ob­ser­var cos­tum­bres y com­prar al­go en sus tien­das de re­cuer­dos y ob­je­tos; tam­bién se re­co­mien­da pro­bar al­gún pla­to de la gas­tro­no­mía na­ti­va hai­tia­na, sen­ci­lla y muy sa­bro­sa. En la Se­cond Ave­nue se pue­de vi­si­tar la Igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de Hai­tí. Si lle­ga a la ho­ra de la mi­sa par­ti­ci­pa­rá de una ce­le­bra­ción muy ale­gre y ca­ri­be­ña, con un es­ti­lo di­fe­ren­te a las de gós­pel, en la que to­dos sus fe­li­gre­ses vis­ten co­lo­ri­dos tra­jes. “Sweat Records” es una tien­da de mú­si­ca y ca­fe­te­ría que va­le la pe­na co­no­cer, ade­más, en oca­sio­nes se rea­li­zan to­ques de mú­si­ca en vi­vo y con­cier­tos. Aún no tan desa­rro­lla­do co­mo sus ve­ci­nos De­sign Dis­trict o Win­wood, Little Hai­ti es uno de los ba­rrios que tie­ne ma­yor pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to, con su pro­pio es­ti­lo y ca­ris­ma. Ed­ge­wa­ter Con Wyn­wood y el De­sign Dis­trict co­mo ve­ci­nos, la zo­na re­si­den­cial de Ed­ge­wa­ter es una op­ción so­fis­ti­ca­da y con vis­ta a la bahía, bue­na op­ción pa­ra de­te­ner­se a to­mar un tra­go y co­mer al­go en un lu­gar re­la­ja­do y con un di­se­ño in­te­rior de ex­qui­si­to gus­to. La zo­na se hi­zo fa­mo­sa ha­ce años, por­que ahí se ubi­ca­ba el apar­ta­men­to con vis­ta a la bahía que ha­bi­ta­ba Ca­me­ron Díaz en la pe­lí­cu­la

Lo­co por Mary. Sin em­bar­go fue en esa épo­ca, a fi­nes de los 90 cuan­do el ba­rrio re­cién co­men­zó su pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción, pa­ra con­ver­tir­se en lo que es hoy.

●●● Wyn­wood es el Wi­lliams­burg de Mia­mi, híps­ter, trendy y di­ver­ti­do ●●●

YVET­TE WOHN - FLICKR

Art Ba­sel es una enor­me fe­ria de ar­te in­ter­na­cio­nal, una de cu­ya edi­cio­nes se rea­li­za en Mia­mi .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.