Ulu­ru sa­gra­do (y vir­tual)

Un ícono de Aus­tra­lia aho­ra se pue­de vi­si­tar a la dis­tan­cia gra­cias a Street View

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

El mo­no­li­to ro­jo Ulu­ru, un lu­gar sa­gra­do abo­ri­gen en pleno de­sier­to de Aus­tra­lia y uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos del país, pue­de ser aho­ra vi­si­ta­do sin sa­lir de ca­sa y con guía in­clui­do a tra­vés de la apli­ca­ción Street View de Goo­gle.

“La gen­te de to­do el mun­do po­drá vi­si­tar el Par­que Na­cio­nal Ulu­ru-Ka­ta Tju­ta en el Street View, ca­mi­nar por el de­sier­to y dis­fru­tar las vi­bran­tes to­na­li­da­des que van des­de (el co­lor) ci­rue­la sal­va­je has­ta el car­bón”, ex­pli­có Ja­son Pe­lle­grino, director ge­ren­te de Goo­gle Aus­tra­lia, en un co­mu­ni­ca­do.

La he­rra­mien­ta per­mi­te vi­si­tar di­ver­sos lu­ga­res del Par­que Na­cio­nal Ulu­ru-Ka­ta Tju­ta, ubi­ca­do en el cen­tro del país y de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, don­de se en­cuen­tra la for­ma­ción ro­co­sa de nue­ve ki­ló­me­tros de con­torno co­no­ci­do has­ta ha­ce dé­ca­das co­mo Ayers Rock.

Es­tas tie­rras per­te­ne­cen al pue­blo abo­ri­gen anan­gu, que lle­gó al lu­gar ha­ce más de 30.000 años y des­de en­ton­ces guar­da con re­ce­lo las le­yes, las tra­di­cio­nes y los si­tios sa­gra­dos de sus an­te­pa­sa­dos.

El lu­gar ade­más es el ho­gar de 21 es­pe­cies de ma­mí­fe­ros, 73 de rep­ti­les y 178 de aves, ani­ma­les que for­man par­te de las le­yen­das so­bre la crea­ción de es­te lu­gar sa­gra­do.

La apli­ca­ción de Goo­gle per­mi­te a los usua­rios acer­car­se y en­fo­car de­ta­lles del mo­no­li­to, ca­mi­nar por el sen­de­ro Ku­ni­ya, apre­ciar las pin- tu­ras ru­pes­tres de Kul­pi Mu­tit­ju­lu, ade­más de va­gar por el ma­nan­tial de Ka­pi Mu­tit­ju­lu, lu­ga­res em­ble­má­ti­cos del par­que.

“Ta­lin­gu­ru Nya­kunyt­ja­ku fue ele­gi­do por los anan­gu co­mo el prin­ci­pal mi­ra­dor del ama­ne­cer pa­ra Ulu­ru y Ka­ta Tju­ta. Dis­fru­te la vi­si­ta guia­da pa­ra ex­pe­ri­men­tar los so­ni­dos, las his­to­rias y las can­cio­nes de Ta­lin­gu­ru Nya­kunyt­ja­ku en 360 gra­dos”, pu­bli­ca uno de los men­sa­jes de la mul­ti­na­cio­nal.

La vi­si­ta guia­da que acom­pa­ña a los ma­pas in­ter­ac­ti­vos in­clu­ye his­to­rias de los due­ños tra­di­cio­na­les de la zo­na don­de se asien­ta Ulu­ru y so­bre el sig­ni­fi­ca­do cul­tu­ral del lu­gar, así co­mo la ley tra­di­cio­nal (Tju­kur­pa) y las his­to­rias de la crea­ción.

Ma­pas es­te­la­res

Ulu­ru, que tie­ne 600 mi­llo­nes de años de edad y lle­ga a los 348 me­tros de al­tu­ra, tie­ne un gran va­lor es­pi­ri­tual pa­ra los anan­gu, cu­ya tie­rra ins­pi­ra las his­to­rias so­bre la crea­ción, así co­mo la his­to­ria y los via­jes guia­dos por los lla­ma­dos “son­gli­nes”.

Se tra­ta de los ma­pas es­te­la­res del cie­lo de la no­che aus­tra­lia­na, y me­mo­ri­za­dos a tra­vés de can­cio­nes, “son­gli­nes”, que han si­do trans­mi­ti­das oral­men­te, de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, y que guían el re­co­rri­do de los abo­rí­ge­nes.

Se­gún la mi­to­lo­gía abo­ri­gen, Ulu­ru fue crea­do por sus an­te­pa­sa­dos, al­gu­nos de ellos con for­mas de ani­ma­les, co­mo Ma­la (ua­la­bí), Ku­ni­ya (ser­pien­te pi­tón) o Li­ru (ser­pien­te ve­ne­no­sa) se des­pla­za­ron por mi­les de ki­ló­me­tros pa­ra de­jar­les una se­rie de en­se­ñan­zas que guían sus vi­das.

“Hay mu­chas his­to­rias de nues­tros an­te­pa­sa­dos en las que via­jan por la tie­rra en el tiem­po de la crea­ción y lle­gan has­ta aquí, des­de mu­chas di­rec­cio­nes tra­yen­do su co­no­ci­mien­to. Es co­mo un có­di­go”, di­ce uno de los due­ños tra­di­cio­na­les de las tie­rras en la vi­si­ta vir­tual, en la que acla­ra que al­gu­nos co­no­ci­mien­tos son pú­bli­cos y otros ex­clu­si­vos pa­ra los anan­gu.

Por ello, Goo­gle, que se de­mo­ró dos años en con­cre­tar es­te pro­yec­to e hi­zo in­ten­sas con­sul­tas pa­ra res­pe­tar la ley tra­di­cio­nal abo­ri­gen, evi­ta mos­trar imá­ge­nes de aque­llos lu­ga­res con­si­de­ra­dos se­cre­tos y sa­gra­dos. “Al­gu­nos vi­si­tan­tes vie­nen y ven lo her­mo­so del lu­gar, pe­ro no en­tien­den la Tju­kur­pa, la cul­tu­ra, la ley, el co­no­ci­mien­to y la his­to­ria que al­ber­ga”, di­jo el abo­ri­gen Sammy Wil­son, quien con­fió en la con­cien­ti­za­ción de la gen­te y que se ele­ve la ca­li­dad de vida de su co­mu­ni­dad, la de Mu­tit­ju­lu. ( ●

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.