La ciu­dad sa­gra­da

Las chi­me­neas y el ho­llín de la Revolución Cul­tu­ral de­ja­ron pa­so al an­ti­guo es­plen­dor de tem­plos y tra­di­cio­nes mi­le­na­rias que le de­vuel­ven su atrac­ti­vo a Pe­kín

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada - JOHN­SON-ART

Cuan­do vi­ne por pri­me­ra vez a Pe­kín en 1984, la ciu­dad se sen­tía pol­vo­rien­ta y ol­vi­da­da, una ca­pi­tal an­ti­gua de tiem­pos y pa­la­cios que Mao ha­bía pro­me­ti­do exi­to­sa­men­te, al pa­re­cer, trans­for­mar en un pai­sa­je de fá­bri­cas y chi­me­neas. El ho­llín pe­ne­tra­ba en to­dos los al­féi­za­res y to­das las ca­pas de ro­pa, mien­tras las per­so­nas se des­pla­za­ban en sen­ci­llas bi­ci­cle­tas de ace­ro o en au­to­bu­ses que es­cu­pían die­sel.

En­ton­ces, co­mo aho­ra, era di­fí­cil ima­gi­nar a es­ta ex­ten­di­da ciu­dad co­mo el cen­tro sa­gra­do del uni­ver­so es­pi­ri­tual de Chi­na. Pe­ro, du­ran­te la ma­yor par­te de su his­to­ria, fue exac­ta­men­te eso.

No era una ciu­dad san­ta co­mo Je­ru­sa­lén, La Me­ca o Be­na­rés, lu­ga­res cu­yo me­ro sue­lo es te­rreno sa­gra­do, lo que las ha­ce des­tino de pe­re­gri­na­cio­nes. Sin em­bar­go, las ca­lles, mu­ros, tem­plos, jar­di­nes y ca­lle­jo­nes de Pe­kín eran par­te de un ta­piz cui­da­do­sa­men­te en­tre­te­ji­do que re­fle­ja­ba las cons­te­la­cio­nes en el cie­lo, las fuer­zas geo­mán­ti­cas aba­jo y una ca­pa in­vi­si­ble de mon­ta­ñas y dio­ses sa­gra­dos. Era una to­tal obra de ar­te, que re­pre­sen­ta­ba al sis­te­ma po­lí­ti­co-re­li­gio­so que di­ri­gió a la Chi­na tra­di­cio­nal du­ran­te mi­le­nios.

La cos­mo­lo­gía de Pe­kín cam­bió en el si­glo XX, es­pe­cial­men­te des­pués de la to­ma del po­der por par­te de los co­mu­nis­tas, en 1949. Sus gran­dio­sas mu­ra­llas y mu­chos de sus dis­tin­ti­vos tem­plos y ca­lle- jo­nes, o hu­tong, fue­ron des­trui­dos pa­ra dar pa­so a los nue­vo idea­les de una so­cie­dad atea e in­dus­trial. Los años de 1980 tra­je­ron re­for­mas eco­nó­mi­cas y un de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio des­con­tro­la­do, el cual ani­qui­ló ca­si to­do el res­to de la ciu­dad vie­ja. Se per­dió una par­te me­die­val de unos 40 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y

tam­bién una for­ma de vi­da.

A lo lar­go de los años, he vis­to par­te de es­ta trans­for­ma­ción, pri­me­ro co­mo es­tu­dian­te, lue­go co­mo pe­rio­dis­ta y aho­ra co­mo es­cri­tor y maes­tro. Co­mo mu­chas per­so­nas que se han enamo­ra­do de es­ta ciu­dad, me des­ani­mé y sen­tí que la cul­tu­ra se ha­bía per­di­do.

Pe­ro, en los úl­ti­mos años, he co­men­za­do a pen­sar que es­ta­ba equi­vo­ca­do. La cul­tu­ra de Pe­kín no es­tá muer­ta; es­tá re­na­cien­do en rin­co­nes ex­tra­ños y en formas ines­pe­ra­das.

Veo es­to en dos lu­ga­res. Uno es el ba­rrio del Tem­plo del Sol en la par­te orien­tal de la ciu­dad, y el otro es un tem­plo taoís­ta en la par­te oc­ci­den­tal. Es­tos son lu­ga­res que pa­re­cían ol­vi­da­dos e irre­le­van­tes, pe­ro han co­bra­do len­ta­men­te una nueva im­por­tan­cia en los úl­ti­mos años, a me­di­da que los chi­nos bus­can nue­vos va­lo­res y creen­cias que apun­ta­len a su so­cie­dad pos­co­mu­nis­ta. La evo­lu­ción del sol Du­ran­te la ma­yor par­te de mi pe­río­do en Pe­kín, siem­pre he vi­vi­do a cor­ta dis­tan­cia ca­mi­nan­do del Tem­plo del Sol. Ubi­ca­do en un par­que de 20 hec­tá­reas en el dis­tri­to di­plo­má­ti­co de Jian­guo­men­wai, el tem­plo fue cons­trui­do en 1530, uno de cua­tro san­tua­rios don­de el em­pe­ra­dor ora­ba a cuer­pos ce­les­tes cla­ves. Los otros es­tán de­di­ca­dos a la lu­na, la tie­rra y el cie­lo.

Co­mo vir­tual­men­te to­dos los si­tios em­ble­má­ti­cos en Pe­kín, el tem­plo re­sul­tó muy da­ña­do du­ran­te la Revolución Cul­tu­ral. Es­te fue un pe­río­do de vio­len­cia co­mu­nis­ta ra­di­cal, de 1966 a 1976, cuan­do to­dos los si­tios de ora­ción y mu­chos sím­bo­los del pa­sa­do fue­ron ata­ca­dos. El al­tar de pie­dra prin­ci­pal, un dis­co plano de unos seis me­tros de an­cho, fue des­trui­do por los fa­ná­ti­cos de Mao. Pos­te­rior­men­te, el par­que se con­vir­tió en un de­pó­si­to pa­ra es­com­bros cuan­do las mu­ra­llas de la ciu­dad fue­ron de­rri­ba­das.

Lle­gué a co­no­cer el par­que ocho años des­pués de que ter­mi­nó ese pe­rio­do trau­má­ti­co. Re­cuer­do ca­mi­nar por el par­que, con su al­tar re­cien­te­men­te re­cons­trui­do, pe­ro mu­chos de los edi­fi­cios tan de­te­rio­ra­dos que los te­rre­nos pa­re­cían aban­do­na­dos.

En 1994, re­gre­sé a Chi­na pa­ra tra­ba­jar por sie­te años co­mo pe­rio­dis­ta. Ter­mi­né mu­dán­do­me a uno de los re­cin­tos di­plo­má­ti­cos, y el ve­cin­da­rio se con­vir­tió en mi ho­gar. En ese en­ton­ces, el par­que te­nía una cuo­ta de en­tra­da que lo man­te­nía re­la­ti­va­men­te va­cío, es­pe­cial­men­te en lo que era aho­ra una ciu­dad ates­ta­da y bu­lli­cio­sa. Era po­si­ble ca­mi­nar el sen­de­ro pe­ri­me­tral de 1,6 ki­ló­me­tros y en­con­trar so­lo a unas cuan­tas per­so­nas.

El Tem­plo del Sol no so­lo es­ta­ba va­cío de gen­te sino que pa­re­cía de­sér­ti­co. Era una épo­ca en que los par­ques chi­nos ra­ra vez te­nían pas­to. La tie­rra se­ca y com­pac­ta del ári­do Pe­kín era ras­tri­lla­da por cua- dri­llas ca­da po­cos días.

Pa­ra cuan­do re­gre­sé a Chi­na en 2009 pa­ra tra­ba­jar co­mo es­cri­tor y maes­tro, to­do es­to ha­bía cam­bia­do. El país ha­bía dis­fru­ta­do tres dé­ca­das de rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, y las ar­cas del go­bierno es­ta­ban re­bo­san­tes. Ade­más de por­taa­vio­nes, las Olim­pía­das y el tren de al­ta ve­lo­ci­dad, gas­ta­ba su di­ne­ro en par­ques y ve­ge­ta­ción. El Tem­plo del Sol re­ci­bió pas­to, ár­bo­les nue­vos, flo­res y bam­bú. El guar­dián de la tra­di­ción Pa­ra el go­bierno el par­que es una vez más una for­ma de in­cre­men­tar su le­gi­ti­mi­dad. Las au­to­ri­da­des ope­ran un di­mi­nu­to mu­seo que ex­hi­be, co­mo si fue­ran reales, re­crea­cio­nes de las pie­zas del al­tar des­trui­do. Tam­bién ins­ta­ló una gran cer­ca de ace­ro en torno al al­tar. Y eri­gió un ta­ble­ro de in­for­ma­ción que ex­pli­ca la his­to­ria del tem­plo mien­tras eli­mi­na to­da

men­ción a las pér­di­das de la era de Mao. El ob­je­ti­vo: ase­gu­rar a los chi­nos que el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que al­gu­na vez ata­có a la tra­di­ción, aho­ra es su guar­dián.

Re­crear los va­lo­res tra­di­cio­na­les es una de las po­lí­ti­cas na­cio­na­les cla­ve del lí­der chino Xi Jin­ping, pe­ro cual­quier co­sa pa­re­ci­da a un re­gre­so al pa­sa­do pa­re­cía im­po­si­ble en la dé­ca­da de 1980.

Com­pa­ra­do con la ciu­dad sa­gra­da del pa­sa­do, el Pe­kín de hoy es un área ur­ba­na li­ge­ra­men­te fue­ra de con­trol, cons­ti­tui­da por au­to­pis­tas y ras­ca­cie­los, tre­nes sub­te­rrá­neos y su­bur­bios. El an­ti­guo ta­piz cos­mo­ló­gi­co es­tá he­cho ji­ro­nes.

Pe­ro es un si­tio don­de los lu­ga­res tie­nen sig­ni­fi­ca­do. El his­to­ria­dor ur­bano Jeffrey F. Me­yer, quien es­cri­bió The Dra­gons of Tia­nan

men: Pe­kín as a Sa­cred City, se­ña­la que las ca­pi­ta­les chi­nas siem­pre re­fle­jan la ideo­lo­gía go­ber­nan­te. Es­to es cier­to de to­das las ca­pi­ta­les, por su­pues­to. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de las so­cie­da­des abier­tas, que son más des­or­de­na­das y don­de el men­sa­je ofi­cial a me­nu­do se pier­de o es sua­vi­za­do por vo­ces opues­tas, Pe­kín si­gue sien­do la ca­pi­tal de un Es­ta­do au­to­ri­ta­rio.

El Es­ta­do al­gu­na vez des­de­ñó la tra­di­ción pe­ro aho­ra la apo­ya. Y tam­bién a los cam­bios de la ciu­dad no de re­gre­so al pa­sa­do, sino al­go com­pues­to por las ideas del pa­sa­do de de­vo­ción fi­lial, res­pe­to por la au­to­ri­dad, re­li­gio­nes tra­di­cio­na­les, pe­ro tam­bién el pri­vi­le­gio de los ri­cos. Co­mo lo ex­pre­só Me­yer, en­ton­ces co­mo aho­ra, “Pe­kín era una idea an­tes de que fue­ra una ciu­dad”.

●●● Sus mu­ra­llas y mu­chos de sus tem­plos fue­ron des­trui­dos pa­ra dar pa­so a los nue­voss idea­les de una so­cie­dad atea e in­dus­trial ●●●

Pe­kín so­lía ser una ciu­dad con po­co ver­de y mu­cha su­cie­dad, pe­ro eso tam­bién es­tá cam­bian­do

En el Tem­plo de la Nu­be Blan­ca se dio un re­na­cer del taoís­mo, im­pul­sa­do por el go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.