Los ca­mi­nos del vino

Men­do­za es­tá tan cer­ca que per­mi­te una es­ca­pa­da de fin de se­ma­na. Es un dis­fru­te pa­ra to­dos los sen­ti­dos con su com­bo de pai­sa­jes na­tu­ra­les, vi­nos y alo­ja­mien­tos

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Fun­da­da en 1561 por Pe­dro del Cas­ti­llo, Men­do­za se ubi­ca al pie de los An­des, ca­de­na que la pro­te­ge de los vien­tos in­ten­sos. Tie­ne un cli­ma agra­da­ble y tem­pla­do, con po­cas llu­vias y de al­gu­na ma­ne­ra se sien­te la “puer­ta obli­ga­da” pa­ra lle­gar al océano Pa­cí­fi­co. Fue ele­gi­da co­mo una de las 21 ciu­da­des más ma­ra­vi­llo­sas del mun­do se­gún el si­tio www.new7­won­ders.com.

Co­mo ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de la ciu­dad de­ben men­cio­nar­se sus am­plias ve­re­das, las ar­bo­le­das y la cons­tan­te pre­sen­cia de es­pa­cios ver­des. Uno de sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos es su gran par­que ar­ti­fi­cial, que ocu­pa 510 hec­tá­reas.

Tie­ne en su gas­tro­no­mía uno de sus pun­tos al­tos pa­ra el tu­ris­mo, que se sos­tie­ne en de­ce­nas de ho­te­les y pe­que­ños res­tau­ran­tes que ofre­cen pla­tos tí­pi­cos de la re­gión, ade­más de una va­ria­da car­ta in­ter­na­cio­nal. Así pue­den degustarse des­de los in­fal­ta­bles asa­dos has­ta las au­tóc­to­nas em­pa­na­das crio­llas.

Tam­bién po­see una va­ria­da ac­ti­vi­dad cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca: mu­seos, lo­ca­les noc­tur­nos, ca­si­nos, ci­nes y tea­tros. Es un pa­ra­je obli­ga­do des­de don­de, ade­más de dis­fru­tar la ciu­dad en sí mis­ma, se pue­de or­ga­ni­zar las sa­li­das al res­to de la pro­vin­cia, que in­clu­yan la ru­ta del vino, pa­seos a las mon­ta­ñas o ríos o una visita a sus re­ser­vas na­tu­ra­les.

Men­do­za fue nom­bra­da en 1987 co­mo Ca­pi­tal In­ter­na­cio­nal del Vino por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de la Vi­ña y el Vino (OIV), ade­más de ser de­sig­na­da co­mo la oc­ta­va Ca­pi­tal Mun­dial del Vino. Así pa­só a for­mar par­te de una red mun­dial jun­to a otras ma­jes­tuo­sas ciu­da­des vi­ti­vi­ní­co­las, co­mo Bor­deaux o Flo­ren­cia, en­tre otras. El malbec es su va­rie­dad in­sig­nia. Las ru­tas del vino Lo pri­me­ro a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de de­ci­dir to­mar la ru­ta del vino es que Men­do­za tie­ne tres

●●● El bus vi­ti­vi­ní­co­la ofre­ce seis sa­li­das se­ma­na­les y tie­ne 20 pa­ra­das ●●●

re­gio­nes vi­ti­vi­ní­co­las. Se di­fe­ren­cian por el cli­ma y el ti­po de sue­los, que in­flu­yen en la cepa de uva y, na­tu­ral­men­te, en los vi­nos que se ob­tie­nen. Dos de es­tas re­gio­nes –Mai­pú y Lu­ján de Cu­yo– se ubi­can cer­ca de la ca­pi­tal. La ter­ce­ra, más ale­ja­da, es Va­lle de Uco. Las tres tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas pe­ro com­par­ten el en­can­to y el dis­fru­te. Si el vi­si­tan­te dis­po­ne de po­cos días se acon­se­ja po­ner fo­co en al­gu­na de ellas, en fun­ción de las pre­fe­ren­cias de vi­nos, los pai­sa­jes o las ac­ti­vi­da­des que se pre­fie­ran.

Al­gu­nos op­tan por “vi­vir” la ex­pe­rien­cia del vino y eli­gen alo­jar­se en una de las tan­tas bo­de­gas que hay en la re­gión. To­das ofre­cen de­gus­ta­ción y pue­den vi­si­tar­se por cuen­ta pro­pia, con­tra­tan­do un guía, o bien com­pran­do un pa­que­te en una agen­cia de via­jes. Una bue­na op­ción es ape­lar al lla­ma­do “bus vi­ti­vi­ní­co­la” (bus­vi­ti­vi­ni­co­la.com). Ofre­ce seis sa­li­das se­ma­na­les (de mar­tes a do­min­gos) y par­te des­de la ciu­dad de Men­do­za. Tie­ne 20 pa­ra­das fi­jas con la mo­da­li­dad “hop on & hop off”; con un mis­mo ti­que se pue­de ba­jar y su­bir du­ran­te el día en cual­quier pun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.