Via­je­ros con aler­gias a fru­tos se­cos cho­can con ae­ro­lí­neas

Ca­da vez más pa­sa­je­ros son ba­ja­dos de avio­nes por de­cla­rar su pro­ble­ma

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - NEW YORK TI­MES NEWS SER­VI­CE

Ro­san­ne Bloom y su fa­mi­lia se aca­ba­ban de aco­mo­dar en sus asien­tos en un vue­lo de Fi­la­del­fia a las Is­las Tur­cas y Cai­cos en la ma­ña­na de Na­vi­dad, cuan­do dos em­plea­dos de la ae­ro­lí­nea les or­de­na­ron a ella, su es­po­so y sus dos hi­jos que sa­lie­ran del avión. Su equi­pa­je ya ha­bía si­do re­ti­ra­do.

¿El pro­ble­ma? Bloom ha­bía in­for­ma­do a la tri­pu­la­ción que sus hi­jos ado­les­cen­tes te­nían se­ve­ras aler­gias a los fru­tos se­cos, pe­ro que lle­va­ban con ellos su pro­pia co­mi­da y me­di­ci­nas. In­clu­so ofre­ció fir­mar una dis­pen­sa. “Nos sa­ca­ron del avión en dos mi­nu­tos”.

Matt Mi­ller, por­ta­voz de Ame­ri­can Air­li­nes, di­jo que esas de­ci­sio­nes co­rres­pon­den al pi­lo­to. “El pi­lo­to de­ci­dió que se­ría me­jor que la fa­mi­lia no via­ja­ra de­bi­do a la se­ve­ri­dad de la aler­gia y la ne­ce­si­dad de des­viar el avión si al­guien co­mía fru­tos se­cos”, di­jo.

Las ae­ro­lí­neas tie­nen una lar­ga tra­di­ción de ser­vir ma­níes en los vue­los, y a me­nu­do po­co más. Pe­ro la prác­ti­ca tam­bién pre­sen­ta un desafío pa­ra los via­je­ros con aler­gias se­ve­ras a los fru­tos se­cos, que pue­den su­frir una reac­ción sim­ple­men­te al to­car una su­per­fi­cie que ha­ya es­ta­do ex­pues­ta a los mis­mos.

Las fa­mi­lias con aler­gias a fru­tos se­cos es­tán plan­tean­do un desafío le­gal. Dos que­jas for­ma­les pre­sen­ta­das an­te el De­par­ta­men­to del Trans­por­te es­ta­dou­ni­den­se en el úl­ti­mo mes acu­san a Ame­ri­can Air­li­nes de dis­cri­mi­na­ción con­tra pa­sa­je­ros con aler­gias. Las que­jas ci­tan la po­lí­ti­ca de preabor­da­je de la ae­ro­lí­nea, que prohí­be abor­dar an­tes es­pe­cí­fi­ca­men­te a las per­so­nas con aler­gias, y no a otras.

Las reac­cio­nes alér­gi­cas con­for­man me­nos del 4% de to­das las emer­gen­cias mé­di­cas en vue­lo, se­gún un es­tu­dio de 2013 pu­bli­ca­do en el Wes­tern Jour­nal of Emer­gency Me­di­ci­na.

Una de las que­jas, pre­sen­ta­da el 28 de di­ciem­bre, es de Ni­co­le Mac­ken­zie, la ma­dre de un ni­ño de sie­te años con aler­gias que ame­na­zan su vi­da a los ma­níes, las nue­ces y las se­mi­llas. No se le per­mi­tió abor­dar an­tes pa­ra lim­piar el asien­to pre­vio al via­je.

Lian­ne Man­del­baum, cu­yo hi­jo tie­ne aler­gias, da se­gui­mien­to a las ex­pe­rien­cias de los via­je­ros con aler­gias en su si­tio web, No Nut Tra­ve­ler. Di­jo que ca­da ae­ro­lí­nea ela­bo­ra sus pro­pias re­glas pe­ro que las po­lí­ti­cas se apli­can de ma­ne­ra po­co con­sis­ten­te, de mo­do que los via­je­ros a me­nu­do no sa­ben qué es­pe­rar cuan­do ha­cen sus pla­nes de via­je.

El De­par­ta­men­to de Trans­por­te es­tá in­ves­ti­gan­do las que­jas, di­je­ron fun­cio­na­rios, y aña­die­ron en un co­rreo elec­tró­ni­co que las aler­gias se­ve­ras son con­si­de­ra­das una dis­ca­pa­ci­dad si afec­tan la ca­pa­ci­dad de la per­so­na pa­ra res­pi­rar “o afec­tan sus­tan­cial­men­te otra ac­ti­vi­dad de vi­da im­por­tan­te”.

Al­gu­nas ae­ro­lí­neas son más con­des­cen­dien­tes con los pa­sa­je­ros con aler­gias a los ali­men­tos. Je­tB­lue crea­rá una “zo­na de pro­tec­ción” li­bre de fru­tos se­cos al­re­de­dor de un pa­sa­je­ro alér­gi­co. South­west evi­ta­rá ser­vir ma­níes si las asis­ten­tes de vue­lo sa­ben que hay un al­guien alér­gi­co a bor­do. ●

Mu­chos pa­sa­je­ros alér­gi­cos via­jan con la me­di­ci­na en ca­so de emer­gen­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.