En el fin del mun­do

El par­que Ka­ru­kin­ka en Chi­le com­bi­na na­tu­ra­le­za, aven­tu­ra y pai­sa­jes in­creí­bles

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - MA­RÍA LUI­SA MAES­TRE

Des­co­nec­tar­se y ex­pe­ri­men­tar la na­tu­ra­le­za allí don­de to­da­vía pa­re­ce po­si­ble el des­cu­bri­mien­to. Así es el par­que Ka­ru­kin­ka, en la pro­vin­cia chi­le­na de Tie­rra del Fue­go, un lu­gar que lla­ma al tu­ris­ta más aven­tu­re­ro y un la­bo­ra­to­rio na­tu­ral con una sor­pren­den­te historia y un in­men­so va­lor eco­ló­gi­co.

Ka­ru­kin­ka se ex­tien­de por 300.000 hec­tá­reas de bos­que suban­tár­ti­co, hu­me­da­les, es­te­pas, pai­sa­je cos­te­ro, mon­ta­ñas ne­va­das y la­gos y ríos lle­nos de vi­da, don­de ha­cer sen­de­ris­mo, na­ve­gar en ka­yak, prac­ti­car pes­ca de­por­ti­va o re­co­rrer en bi­ci­cle­ta.

Aun­que hoy re­sul­ta di­fí­cil de creer, bue­na par­te de es­te lu­gar se en­con­tra­ba ha­ce tre­ce años en ma­nos de una com­pa­ñía ca­na­dien­se dis­pues­ta a ex­plo­tar sus bos­ques.

Sin em­bar­go, el pro­yec­to no tu­vo éxi­to y es­te in­men­so te­rri­to- rio, jun­to a otras fin­cas de la is­la, aca­bó sien­do ad­qui­ri­do por el gi­gan­te fi­nan­cie­ro Gold­man Sachs, quien lo do­nó en 2004 a la or­ga­ni­za­ción con­ser­va­cio­nis­ta Wild Con­ser­va­tion So­ciety (WCS), su pro­pie­ta­ria y ges­to­ra des­de en­ton­ces.

Sus fun­da­do­res lla­ma­ron al par­que “Ka­ru­kin­ka” (“Nues­tra Tie­rra”) el nom­bre que los shelk­nam, los an­ti­guos po­bla­do­res de Tie­rra del Fue­go, da­ban a su ho­gar, un te­rri­to­rio en el que fue­ron ex­ter­mi­na­dos a gol­pe de cu­chi­llo y es­co­pe­ta por los co­lo­ni­za­do­res, ha­ce po­co más de un si­glo.

Ka­ru­kin­ka es hoy uno de los gran­des atrac­ti­vos de la Pa­ta­go­nia chi­le­na, un des­tino que ofre­ce mil ca­ras di­fe­ren­tes y en el que no to­do es fá­cil. Y en ello re­si­de par­te de su en­can­to: Na­tu­ra­le­za sal­va­je, ca­mi- nos in­ter­mi­na­bles, tem­pe­ra­tu­ras a ve­ces ex­tre­mas y tam­bién pai­sa­jes in­creí­bles que uno pue­de pen­sar que nun­ca pi­só na­die an­tes.

El par­que es vi­si­ta­do ca­da año por 400 per­so­nas. Lle­gan atraí­das por su es­ta­do prís­tino y la po­si­bi­li­dad de prac­ti­car deportes de aven­tu­ra, aden­trar­se en lu­ga­res muy le­jos del res­to del mun­do y co­no­cer eco­sis­te­mas de gran va­lor, con es­pe­cies de flo­ra y fau­na úni­cas. Al­gu­nas, en gra­ve ries­go.

Pe­ro su prin­ci­pal va­lor es otro: sus 75.000 hec­tá­reas son ca­pa­ces de re­te­ner 300 mi­llo­nes de to­ne­la- das de dió­xi­do de car­bono al año, mu­cho más que cual­quier ti­po de bos­que.

El es­pec­tácu­lo de es­tos hu­me­da­les es­tá en sus co­lo­res –ver­de y co­bre–, y en la va­rie­dad de flo­ra y fau­na, que in­clu­ye des­de una pe­que­ña plan­ta car­ní­vo­ra has­ta aves co­mo el ca­ran­cho o el cau­quén.

Cuan­do se acer­ca el in­vierno, los bos­ques suban­tár­ti­cos ad­quie­ren un ai­re de mis­te­rio. So­bre to­do cuan­do los cu­bre la nie­ve y la es­tam­pa pa­re­ce, a sim­ple vista, una fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro. En oto­ño, en cam­bio, el co­lo­ri­do de las ho­jas, ro­jas, ama­ri­llas y par­das, re­sul­ta de lo más lla­ma­ti­vo, y es en­ton­ces cuan­do re­sul­ta más evi­den­te la ri­que­za del en­torno.

La con­ser­va­ción, la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y la edu­ca­ción me­dioam­bien­tal son el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de WCS en Ka­ru­kin­ka. A po­co más de 260 ki­ló­me­tros de Por­ve­nir, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Tie­rra del Fue­go, es­te lu­gar se ha con­ver­ti­do en un la­bo­ra­to­rio na­tu­ral.

Ape­nas 400 per­so­nas vi­si­tan por año el par­que Ka­ru­kin­ka, en Tie­rra del Fue­go

EFE

El zo­rro cúl­peo, uno de los ha­bi­tan­tes del par­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.