El ho­tel co­mo gim­na­sio

Dis­tin­tos ho­te­les ofre­cen yo­ga y ejer­ci­cios fí­si­cos pa­ra atraer a un pú­bli­co jo­ven y que se preo­cu­pa por su bie­nes­tar in­clu­so cuan­do es­tá de va­ca­cio­nes

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito - TAMMY LA GORCE

Ja­mes Gian­nan­to­nio no se con­si­de­ra un ma­niá­ti­co del ejer­ci­cio. Pe­ro él, un re­si­den­te de Fi­la­del­fia de 31 años de edad, sa­be que po­dría pa­re­cer así cuan­do vi­si­ta Nue­va York. “Ten­go la mis­ma ru­ti­na ca­da vez que ven­go”, di­jo. “Me re­gis­tro, lue­go to­mo la al­fom­bra de yo­ga en la pe­que­ña área pa­ra ejer­ci­cio que in­clu­ye­ron en ca­da ha­bi­ta­ción, y reali­zo al­gu­nos ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­to y yo­ga li­ge­ra du­ran­te 20 mi­nu­tos. Lue­go me en­ca­mino al gim­na­sio y co­rro en la cin­ta du­ran­te 35 o 40 mi­nu­tos”.

Gian­nan­to­nio lo ha­ce ca­da dos se­ma­nas en Even Ho­tels Ti­mes Squa­re South. Su tra­ba­jo co­mo ge­ren­te de pro­yec­to pa­ra la com­pa­ñía de ener­gía Veo­lia, con se­de en Pa­rís, re­quie­re las fre­cuen­tes vi­si­tas al ho­tel. “El de­ta­lle es la re­gu­la­ri­dad”, di­jo. “Si ven­go aquí, sé que me com­pro­me­te­ré lo su­fi­cien­te pa­ra que­rer ha­cer ejer­ci­cio”, aña­dió.

Gian­nan­to­nio qui­zá sea so­lo uno de mi­llo­nes de millennials que se in­cli­nan por se­lec­cio­nar un ho­tel con ba­se en su ca­pa­ci­dad pa­ra ayu­dar­los a man­te­ner­se en for­ma. Una en­cues­ta de 2016 rea­li­za­da por la fir­ma de via­jes y hos­pi­ta­li­dad MMGY Glo­bal en­con­tró que ca­si la mi­tad de los millennials di­jo que un cen­tro de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co pre­mium con op­cio­nes de cla­ses de ejer­ci­cios den­tro o fue­ra del lu­gar in­fluía cuan­do ele­gían un ho­tel, en com­pa­ra­ción con más de un ter­cio de los miem­bros de la Ge­ne­ra­ción X y me­nos de una cuar­ta par­te de los

Otros es­tu­dios tam­bién han de­mos­tra­do la sen­sa­tez de usar el acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co pa­ra pro­mo­ver­se an­te los via­je­ros millennials. En el son­deo de ras­treo de via­jes de ve­rano rea­li­za­do el año pa­sa­do por Ame­ri­can Ex­press Tra­vel, 49% de los millennials di­jo que veía un gim­na­sio en el lu­gar co­mo una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes en un ho­tel.

“Los ho­te­les im­por­tan­tes se es­tán dan­do cuen­ta de que po­ner el acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co pri­me­ro im­por­ta mu­cho a los millennials”

Ten­den­cia cre­cien­te

Los ho­te­les han es­ta­do mo­vién­do­se en esa di­rec­ción. La Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Ho­te­les y Al­ber­gues en­con­tró que 85% de los ho­te­les te­nía ins­ta­la­cio­nes de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co el año pa­sa­do, un au­men­to res­pec­to del 63% en 2004.

Ca­de­nas ho­te­le­ras co­mo Even, es­tán ha­cien­do más que ofre­cer op­cio­nes de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co. To­do, des­de los ba­ti­dos ver­des ser­vi­dos en su ca­fe­te­ría has­ta las bol­sas de ma­lla ofre­ci­das a sus hués­pe­des pa­ra que de­po­si­ten su ro­pa de ejer­ci­cio su­da­da, es­tá he­cho con la idea de pro­mo­ver la sa­lud.

Bie­nes­tar, en reali­dad, es el tér­mino pre­fe­ri­do. “Cuan­do desa­rro­lla­mos Even Ho­tels, el mun­do no ne­ce­si­ta­ba otra mar­ca ho­te­le­ra”, di­jo Ja­son Mos­kal, vi­ce­pre­si­den­te de mar­cas de es­ti­lo de vi­da pa­ra In­ter­Con­ti­nen­tal Ho­tels Group. “Lo que el mun­do ne­ce­si­ta­ba era un lu­gar que los ayu­da­ra a man­te­ner su bie­nes­tar”. Los millennials, di­jo Mos­kal, son “un nú­me­ro im­por­tan­te de nues­tros hués­pe­des, y el bie­nes­tar es lo pri­me­ro en la men­te de ese gru­po de­mo­grá­fi­co”.

Los ge­ren­tes ge­ne­ra­les de los ho­te­les Even no son lla­ma­dos así. Más bien, son lla­ma­dos “di­rec­to­res de bie­nes­tar”. En­tre sus res­pon­sa­bi­li­da­des es­tá or­ga­ni­zar y en­ca­be­zar gru­pos de co­rre­do­res pa­ra hués­pe­des no fa­mi­lia­ri­za­dos con la ciu­dad en la cual se es­tán hos­pe­dan­do.

La fle­xi­bi­li­dad, se­gún Clai­re Ben­nett, vi­ce­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de ser­vi­cios de via­je y es­ti­lo de vi­da en Ame­ri­can Ex­press Tra­vel, es esen­cial pa­ra atraer a los millennials. Y esa es la ra­zón de que más ho­te­les es­tén ofre­cien­do op­cio­nes co­mo en el lu­gar, pro­gra­mas de prés­ta­mo de cal­za­do de­por­ti­vo y pa­ses de asis­ten­cia pa­ra es­tu­dios bou­ti­que de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co lo­ca­les.

“Los ho­te­les im­por­tan­tes se es­tán dan­do cuen­ta de que po­ner el acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co pri­me­ro im­por­ta mu­cho a es­te gru­po de­mo­grá­fi­co, y que ne­ce­si­tan te­ner op­cio­nes pa­ra que ejer­ci­tar­se no se sien­ta co­mo una ta­rea ru­ti­na­ria”, di­jo Ben­nett. “Y si pue­den in­cu­rrir en algo úni­co del lu­gar, eso es un buen equi­li­brio. Los días de la vie­ja cin­ta pa­ra ca­mi­nar en el só­tano ya no son real­men­te la es­tra­te­gia”.

La di­ver­sión, di­jo, tam­bién se vol­vió una prio­ri­dad pa­ra los ho­te­les que cor­te­jan a los millennials. “Quie­ren te­ner el ti­po de ex­pe­rien­cia que pue­dan pu­bli­car en Ins­ta­gram”, di­jo.

“La idea es ejer­ci­cio pa­ra la vi­da”, di­jo Jen­ne Ox­ford, ge­ren­te ge­ne­ral del ho­tel Kim­pton Ale­xis, otro que apun­ta al ejer­ci­cio. “Y si uno va a es­tar en bue­na con­di­ción pa­ra la vi­da, ¿por qué no ha­cer­lo di­ver­ti­do?”.

FO­TOS: A.TRITT - THE NEW YORK TI­MES

Los gim­na­sios y sa­las de apa­ra­tos son ca­da vez más fre­cuen­tes en ho­te­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.