A pu­ro arte

La be­lla Flo­ren­cia, ca­si 300 ki­ló­me­tros al nor­te de Ro­ma, reune obras ar­tís­ti­cas y una ar­qui­tec­tu­ra re­na­cen­tis­ta que la ha­cen úni­ca

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Flo­ren­cia es un clá­si­co de Ita­lia. Es ca­si co­mo que uno no es­tu­vo en el país de la bo­ta si no co­no­ció Flo­ren­cia. Al­gu­nos creen que un día es su­fi­cien­te, pe­ro lo con­ve­nien­te es al me­nos te­ner dos jor­na­das en­te­ras en es­ta ciu­dad de enor­me be­lle­za e in­va­lua­ble va­lor his­tó­ri­co y ar­tís­ti­co.

Sa­ber que en una ciu­dad que uno pi­sa lo hi­cie­ron tam­bién Ra­fael, Leo­nar­do Da Vin­ci y Mi­guel Án­gel es mu­cho. El arte em­bria­ga por to­dos los rin­co­nes en Flo­ren­cia, cu­na del Re­na­ci­mien­to. Se res­pi­ra, se es­cu­cha, se ve y se de­gus­ta. Y ese arte se com­bi­na con su ar­qui­tec­tu­ra, que da­ta de aque­lla épo­ca. ¿Có­mo per­ma­ne­cer tan so­lo un día en es­te ma­ra­vi­llo­so lu­gar del mun­do? La úni­ca ma­ne­ra es só­lo sa­bien­do que se va a vol­ver.

La Piaz­za del Duo­mo es el epi­cen­tro. La Ca­te­dral de San­ta Ma­ría del Fio­re, el Cam­pa­ni­le de Giot­to y el Bat­tis­te­ro di San Gio­va­ni com­po­nen el com­ple­jo que sim­bo­li­za la pos­tal per­fec­ta de la ciu­dad. El im­pre­sio­nan­te Duo­mo (el nom­bre más po­pu­lar que se la da a la Ca­te­dral) tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra 20.000 per­so­nas. Su­bir los 436 es­ca­lo­nes pa­ra lle­gar a su ma­ra­vi­llo­sa cú­pu­la, obra de Fi­lip­po Brue­ne­lles­chi, vale la pe­na pa­ra es­tar lo más cer­ca po­si­ble del im­pre­sio­nan­te fres­co del Jui­cio Fi­nal, y de pa­so ver la ma­ra­vi­llo­sa ciu­dad des­de la al­tu­ra.

Es­te edi­fi­cio, don­de fue bau­ti­za­do Dan­te Alig­hie­ri, es el sím­bo­lo de la ri­que­za de es­ta ciu­dad du­ran­te los si­glos XIII y XIV.

El Cam­pa­ni­le de Giot­to es el cam­pa­na­rio de la Ca­te­dral; se con­si­de­ra uno de los más her­mo­sos de Ita­lia, por su co­lo­ri­do (en már­mol blan­co, ver­de y rojo) y su es­truc­tu­ra. El Bat­tis­te­ro di San Gio­va­ni, en tan­to, es el más an­ti­guo del com­ple­jo y po­see ca- rac­te­rís­ti­cas que lo vuel­ven úni­co, co­mo el mo­sai­co bi­zan­tino de su cú­pu­la y la fa­mo­sa “Puer­ta del Pa­raí­so”, pa­ra la cual su crea­dor, Lorenzo Ghi­ber­ti, de­di­có 26 años de trabajo. El con­jun­to de las tres obras ar­qui­tec­tó­ni­cas es una de las ma­yo­res jo­yas del pa­tri­mo­nio edi­li­cio de Flo­ren­cia.

Más pa­ra co­no­cer

Otro de los pun­tos fun­da­men­ta­les es la Piaz­za de­lla Sig­no­ria, lu­gar em­ble­má­ti­co des­de don­de co­no­cer va­rios te­so­ros. Es­ta pla­za –lu­gar de reunión de tu­ris­tas y lo­ca­les – es la más ani­ma­da, so­bre to­do en las no­ches cá­li­das. Allí acu­den los ar­tis­tas a mos­trar su arte.

El Pa­laz­zo Vec­chio es el edi­fi­cio más co­no­ci­do de la pla­za. En su en­tra­da es­tán las es­ta­tuas de Adán y Eva, una co­pia del Da­vid (el ori­gi­nal es­tá en la Ga­le­ría Aca­de­mia) y Hér­cu­les y Ca­co. Lu­gar de re­si­den­cia y de trabajo de la cor­te flo­ren­ti­na, se mues­tra or­gu­llo­so a sus vi­si­tan­tes, de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar, co­mo to­do en es­ta ciu­dad.

Al atar­de­cer, un clá­si­co es el Pon­te Vec­chio. Es un puen­te úni­co en el mun­do, con sus ca­sas col­gan­tes y el río Arno co­mo mar­co. Al caer la noche, y con la ilu­mi­na­ción, la ima­gen cam­bia com­ple­ta­men­te y es otra be­lle­za a pre­sen­ciar.

El im­pre­sio­nan­te Duo­mo tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra 20.000 per­so­nas

El he­cho de ha­ber si­do cons­trui­do en el si­glo XIV, y de no ha­ber si­do des­trui­do en la gue­rra, ha­ce que sea el puen­te de pie­dra más an­ti­guo de Eu­ro­pa. Du­ran­te los si­glos XV y XVI sus ca­sas col­gan­tes fue­ron ocu­pa­das por car­ni­ce­ros y obre­ros de la in­dus­tria de la car­ne, y lue­go se ins­ta­la­ron jo­ye­ros y or­fe­bres. En esa épo­ca se cons­tru­yó el Co­rre­dor Va­sa­riano, que re­co­rre la par­te es­te del puen­te des­de el Pa­laz­zo Vec­chio has­ta el Pa­laz­zo Pit­ti.

El Pit­ti es don­de la fa­mi­lia Mé­di­ci vi­vió a par­tir de 1550. No so­lo es una ma­ra­vi­lla el pa­la­cio sino tam­bién los Jar­di­nes di Bo­bo­li, con sus fuen­tes, su in­creí­ble jar­di­ne­ría y sus es­cul­tu­ras. Si se es fan de los Mé­di­ci es im­pres­cin­di­ble vi­si­tar la igle­sia de San Lorenzo, la pre­di­lec­ta de la fa­mi­lia y la que al­ber­ga sus tum­bas, rea­li­za­das por Mi­guel Án­gel. De pa­so, en las cer­ca­nías se pue­de vi­si­tar el Mer­ca­do Cen­tral, don­de se sien­te la vi­bra lo­cal en sus múl­ti­ples pues­tos.

Otro día en Flo­ren­cia

Des­pués de la in­ten­si­dad del pri­mer día en Flo­ren­cia y de no pa­rar de que­dar des­lum­bra­do por sus te­so­ros, el se­gun­do día no se­rá más tran­qui­lo ni me­nos es­pec­ta­cu­lar.

Sin du­da el co­mien­zo de­be ser en la Ga­le­ría de la Aca­de­mia, don- de es­tá el ver­da­de­ro Da­vid de Mi­guel Án­gel, con sus cin­co me­tros de már­mol blan­co.

To­man­do la Vía dell´Oriuo­lo y y lue­go por la Vía Giu­sep­pe Ver­di se lle­ga a la Igle­sia de la San­ta Cro­ce, im­pre­sio­nan­te cons­truc­ción, y la más gran­de de las igle­sias fran­cis­ca­nas del mun­do. Aquí se en­cuen­tran en­te­rra­dos Ga­li­leo Ga­li­lei, Mi­guel Án­gel y Ma­quia­ve­lo en­tre otros.

Lue­go de es­ta vi­si­ta es re­co­men­da­ble des­can­sar, dis­fru­tar de un buen al­muer­zo y re­po­ner ener­gías pa­ra co­no­cer la fru­ti­lla de la torta: la Ga­le­ría Uf­fi­zi, una de las co­lec­cio­nes de arte más an­ti­guas e im­por­tan­tes del mun­do. Bot­ti­ce­lli, Da Vin­ci, Mi­guel Án­gel, Ti­ziano y los nom­bres más fa­mo­sos del arte ita­liano con­vi­ven en es­ta ga­le­ría.

El Pa­la­cio Uf­fi­zi po­see mu­chos de los te­so­ros de los Mé­di­cis. Ex­hi­be tam­bién Bot­ti­ce­lli, Leo­nar­do y va­rias obras del arte gó­ti­co tos­cano.

Un buen plan pa­ra el úl­ti­mo atar­de­cer en Flo­ren­cia es co­no­cer la Piaz­za­le Mi­che­lan­ge­lo, uno de los lu­ga­res ro­mán­ti­cos de la ciu­dad en la al­tu­ra. Se pue­de lle­gar ca­mi­nan­do pe­ro tam­bién se pue­de su­bir en óm­ni­bus (es en las al­tu­ras) y ba­jar ca­mi­nan­do. Ade­más de una ré­pli­ca en bron­ce del Da­vid, hay un res­tau­ran­te y ca­fe­te­ría pa­ra pa­sar el ra­to y dis­fru­tar del atar­de­cer.

FLO­REN­CIA NIE­TO PO­RRAS - FLICKR

SAL­VA­DOR DE MI­GUEL- FLICKR

En la ciu­dad de Flo­ren­cia re­sal­ta la ar­qui­tec­tu­ra, que en gran me­di­da da­ta del Re­na­ci­mien­to.

MARIA ES­PA­SA - FLICKR

La ca­te­dral de San­ta Maria del Fio­re.

ALES­SAN­DRA FLICKR

El Pa­laz­zo Pit­ti se ubi­ca al bor­de del río Arno.

Cen­tro. La Piaz­za del Duo­mo es un pun­to neu­rál­gi­co de la ciu­dad. En ella se en­cuen­tran la ca­te­dral, el Cam­pa­ni­le de Giot­to y el Bat­tis­te­ro di San Gio­van­ni.

Pa­laz­zo Vec­chio. Ubi­ca­do en la Piaz­za de­lla Sig­no­ria, es­te “pa­la­cio vie­jo” al­ber­ga un mu­seo que ex­hi­be obras de Mi­guel Án­gel, en­tre otros ar­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.