Una re­co­rri­da thai ex­prés

Co­mo la ma­yo­ría de las ca­pi­ta­les asiá­ti­cas, la de Tai­lan­dia pue­de pa­re­cer abru­ma­do­ra a primera vis­ta, pe­ro igual se pue­de co­no­cer en po­cos días

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… Bangkok - LU­CÍA DI CIOCO twit­ter.com/Lu­ciaDiCio­co

Bang­kok es enor­me. Al pla­ni­fi­car un via­je se sue­le en­trar en la dis­yun­ti­va de cuántos días de­di­car­le. La res­pues­ta es no más de una se­ma­na. Es que Bang­kok es una ciu­dad cen­tra­li­za­da y con un sis­te­ma de trans­por­te muy acei­ta­do. So­la­men­te hay que aga­rrar­le la mano. Si bien tie­ne ba­rrios que se adap­tan a los dis­tin­tos pú­bli­cos, los al­re­de­do­res de Khao San Road le brin­da­rán la fa­ci­li­dad de te­ner prác­ti­ca­men­te to­do a una ca­mi­na­ta de dis­tan­cia.

En ge­ne­ral, lo que más lla­ma la aten­ción de los via­je­ros en to­da Tai­lan­dia son los tem­plos y pa­la­cios, y en Bang­kok no sue­le lle­var más de uno o dos días co­no­cer los más im­por­tan­tes. Si se to­ma el ferry tu­rís­ti­co por el río Chao Ph­ra­ya pue­de pa­gar al­re­de­dor de 150 bahts (equi­va­len­tes a 150 pe­sos uru­gua­yos) por un pa­se de to­do el día con pa­ra­das di­rec­ta­men­te en los pun­tos tu­rís­ti­cos.

El Gran Pa­la­cio pue­de ha­cer­se en dos ho­ras (es el que lle­va más tiem­po) y se pue­de al­qui­lar una au­dio­guía en es­pa­ñol. Tam­bién es el que sa­le más ca­ro, ya que la en­tra­da son 500 bahts y la au­dio­guía 200 bahts. Ahí se pue­de co­no­cer to­da la his­to­ria tai­lan­de­sa a tra­vés de las cons­truc­cio­nes del pa­la­cio y su tem­plo (que con­tie­ne al Bu­da de es­me­ral­da). Los tem­plos prin­ci­pa­les son el del ama­ne­cer (Wat Arun) y el que con­tie­ne el Bu­da re­cli­na­do (Wat Pho). Pe­ro si por el ba­rrio en el que se alo­ja hay al­guno más pe­que­ño tam­bién pue­de ha­cer­le una vi­si­ta. Las en­tra­das no sue­len su­pe­rar los 50 bahts.

Los mer­ca­dos

Si la es­ta­día en Bang­kok in­clu­ye un fin de se­ma­na, los mer­ca­dos son im­per­di­bles. Cha­tu­chak, por ejem­plo se en­cuen­tra a me­nos de 20 mi­nu­tos del cen­tro de la ciu­dad. En más de 8.000 pues­tos, los souvenirs a pre­cios ri­dí­cu­la­men­te ba­jos (y al por ma­yor) es­tán ase­gu­ra­dos.

Los mer­ca­dos flo­tan­tes son otra de las pro­pues­tas de com­pras tra­di­cio­na­les, aun­que sue­len con­te­ner más pro­duc­tos ali­men­ti­cios que ar­te­sa­nías. Amp­ha­wa es el más co­no­ci­do.

Si pre­fie­re co­mo­di­dad y ai­re acon­di­cio­na­do, la zo­na de com­pras en el cen­tro de Bang­kok pue­de ofre­cer­le lo mis­mo (so­bre to­do el shop­ping MBK), aun­que a pre­cios más ele­va­dos.

WIKIMEDIA_COMMONS

El gran pa­la­cio de Bang­kok que con­tie­ne el tem­plo con­si­de­ra­do más sa­gra­do de Tai­lan­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.