Aven­tu­ra en­tre du­nas

El es­con­di­do bal­nea­rio de Je­ri­coa­coa­ra, en el nor­des­te de Bra­sil, va­le la pe­na el lar­go via­je que de­be ha­cer­se pa­ra lle­gar y dis­fru­tar de sus pla­yas y su na­tu­ra­le­za

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Es el oa­sis per­fec­to, don­de to­do el año ha­ce ca­lor y el agua tem­pla­da os­ci­la en­tre el azul y el ver­de, pro­te­gi­da por enor­mes du­nas de are­na blan­ca. Si se pue­de pe­dir al­go más, tam­bién hay una va­ria­da y de­li­cio­sa ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y mu­cha di­ver­sión cuan­do cae el sol. Es Je­ri­coa­coa­ra, un bal­nea­rio en el nor­de de Bra­sil don­de se dis­fru­ta a lo gran­de.

Del rús­ti­co y agres­te pue­bli­to de pes­ca­do­res que so­lía ser aún que­da la na­tu­ra­le­za y los bri­llan­tes co­lo­res. Pe­ro es­ta lo­ca­li­dad, ubi­ca­da den­tro de un par­que na­cio­nal, se con­vir­tió en un des­tino ado­ra­do por via­je­ros de to­das par­tes del mun­do.

A Je­ri –co­mo lo lla­man to­dos ma­ne­ra ca­ri­ño­sa y por­que el nom­bre com­ple­to es di­fí­cil de pro­nun­ciar pa­ra los his­pa­noha­blan­tes– no se lle­ga así no­más. Des­de la ciu­dad de For­ta­le­za (es­ta­do de Cea­rá) se de­ben re­co­rrer unos 300 ki­ló­me­tros atra­ve­san­do du­nas o por la pla­ya, to­da una aven­tu­ra. Lo ha­bi­tual es que se lle­gue en avión a For­ta­le­za y lue­go se va­ya a Je­ri­coa­coa­ra con un pa­que­te de dos o tres días con to­do in­clui­do (trans­por­te en vehícu­los 4 x 4 y ho­tel o po­sa­da). Y va­le la pe­na por­que las pla­yas de Je­ri­coa­coa­ra no pa­ran de re­ci­bir ha­la­gos.

Ser ve­ci­nos del país que al­ber­ga es­te des­tino es un pri­vi­le­gio, y si bien hay que tran­si­tar un ca­mi­des­te

Je­ri­coa­coa­ra es­tá si­tua­do en el nor­des­te de Bra­sil, a 300 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de For­ta­le­za

no lar­go pa­ra lle­gar, es­te bal­nea­rio don­de ca­si no exis­ten las tí­pi­cas llu­vias tro­pi­ca­les nor­des­ti­nas de la pri­mer mi­tad del año lo va­le.

Tran­qui­li­dad, paz, pai­sa­jes so­ña­dos, bue­na co­mi­da, na­da de ce­men­to, sol y pla­yas es lo que pro­me­te –y cum­ple– Je­ri. De he­cho, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos hay una gran va­rie­dad gas­tro­nó­mi­ca. Pe­que­ños, de­li­ca­dos y gourmet, se pue­de de­gus­tar des­de pla­tos tí­pi­cos lo­ca­les, co­ci­na es­pa­ño­la, asiá­ti­ca, su­da­me­ri­ca­na y op­cio­nes pa­ra ve­ge­ta­ria­nos, ve­ga­nos y de­más. Co­ci­na ar­te­sa­nal, fres­ca y con el mar que pro­vee sus ma­ra­vi­llas, que se acom­pa­ñan con de­li­cio­sos tra­gos y li­cua­dos de fru­tas tro­pi­ca­les.

Di­rec­to a la na­tu­ra­le­za

Las tra­ve­sías en buggy por las du­nas son in­fal­ta­bles pa­ra quie­nes vi­si­tan Je­ri. Ser un par­que na­cio­nal im­pli­ca el cui­da­do del pa­tri­mo­nio na­tu­ral al má­xi­mo, al­go que sus ha­bi­tan­tes su­pie­ron con­ju­gar con la lle­ga­da de tu­ris­tas.

Las po­sa­das y los ho­te­les, así co­mo los res­tau­ran­tes, po­seen una lí­nea es­té­ti­ca muy acor­de a lo rús­ti­co y tro­pi­cal del lu­gar. Am­bien­te des­con­trac­tu­ra­do, con ca­lles de are­na sin pa­vi­men­tar son los ele­men­tos per­fec­tos pa­ra dis­fru­tar de días de sol y no­ches es­tre­lla­das.

Bue­na par­te de los tu­ris­tas acu­de a es­tas pla­yas por los de­por­tes que se pue­den rea­li­zar. Es un des­tino fa­mo­so por el wind­surf y el ki­te­surf, de­bi­do a sus vien­tos. Tam­bién prac­ti­car el sand­board en sus gi­gan­tes y blan­cas du­nas es el sue­ño de mu­chos.

Otra ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za que se pue­de ad­mi­rar es, con­tra­tan­do un pa­seo en bar­ca­za, los man­gla­res. En es­te eco­sis­te­ma per­fec­ta­men­te pro­te­gi­do se pue­den ob­ser­var can­gre­jos ro­jos y azu­les, y lo que to­dos desean ver son los ca­ba­lli­tos de mar, o hi­po­cam­pos. Los hay de co­lor ro­jo, ama­ri­llo o ma­rrón, y es­tos se­res que uno siem­pre se pre­gun­tó si exis­ten de ver­dad o son co­mo los dra­go­nes o los uni­cor­nios, aquí se pue­den ver dis­fru­tan­do a sus an­chas en el agua.

Si­tios des­ta­ca­dos

Un pun­to ca­rac­te­rís­ti­co de Je­ri­coa­coa­ra es la lla­ma­da Pe­dra Fu­ra­da, una for­ma­ción ro­co­sa que fue es­cul­pi­da por el mar du­ran­te mi­les de años (ver arri­ba). Cer­ca de es­te si­tio, en la cum­bre del Se­rro­te, a 100 me­tros de al­tu­ra, se en­cuen­tra el Fa­ro do Se­rro­te, al que se pue­de su­bir y ex­ta­siar­se con una de las me­jo­res vis­tas: una pa­no­rá­mi­ca de 360 gra­dos de Je­ri­coa­coa­ra. Mu­chos lo ha­cen al ama­ne­cer o al atar­de­cer.

Otro clá­si­co im­per­di­ble de Je­ri es ir a ver la pues­ta del sol en la Du­na do Por do Sol, des­de la cual, en su ci­ma, a 50 me­tros, la vis­ta es in­creí­ble, de un la­do el mar y del otro las ma­ra­vi­llo­sas du­nas que con­for­man es­te par­que na­tu­ral tan úni­co.

Al atar­de­cer lo ideal es to­mar­se un de­li­cio­so tra­go en al­guno de los pues­tos de la pla­ya. ¡Qué más se pue­de pe­dir!

Otra de las fo­tos más co­no­ci­das de quie­nes vi­si­tan Je­ri­coa­coa­ra es el Ár­vo­re da Pre­guiça” (ár­bol pe­re­zo­so), un ár­bol re­cos­ta­do so­bre la are­na con sus enor­mes raí­ces a la vis­ta. Una de sus par­ti­cu­la­ri­da­des es que es de los po­cos que han re­sis­ti­do al vien­to y al in­ten­so ca­lor de la pla­ya; se con­ser­va, y arras­tra sus raí­ces has­ta una dis­tan­cia de cua­tro me­tros, en una obra úni­ca de la na­tu­ra­le­za.

En un tour que vi­si­te Pe­dra Fu­ra­da, La­goa Azul y La­goa do Pa­rai­so se pue­de co­no­cer el Ár­vo­re da Pre­guiça, den­tro del par­que na­cio­nal, en la Praia do Preá.

La­goa Azul es un lu­gar rús­ti­co, de are­nas in­creí­ble­men­te blan­cas y la la­gu­na cris­ta­li­na y de aguas tran­qui­las, sue­le ser muy bus­ca­da por quie­nes gus­tan de ha­cer bu­ceo (mer­gul­ho). La­goa Azul po­see cier­ta in­fra­es­truc­tu­ra pe­ro con­ser­va un ai­re agres­te, no tan vi­si­ta­do por tu­ris­tas. Se pue­de de­lei­tar con de­li­cias del mar en al­guno de sus lu­ga­res pa­ra co­mer e in­clu­so hay ho­te­les don­de alo­jar­se.

La­goa Pa­raí­so es, co­mo lo di­ce su nom­bre, un lu­gar ma­ra­vi­llo­so; una la­gu­na de agua dul­ce que for­ma una bahía, y muy ani­ma­da. Po­see un club de pla­ya pa­ra pa­sar el día usan­do las ins­ta­la­cio­nes, al­qui­lar ca­mas­tros, som­bri­llas, to­mar tra­gos es­pec­ta­cu­la­res y al­mor­zar.

Bue­na par­te de los tu­ris­tas acu­de a es­tas pla­yas pa­ra prac­ti­car wind­surf y ki­te­surf

MAU­RI­CIO URIBARRI- FLICKR

Las ca­lles de are­na son ca­rac­te­rís­ti­cas.

G. B - FLICKR

Pla­yas de aguas cris­ta­li­nas y mu­cha paz.

Buggy. Es­tos pe­que­ños co­ches son un me­dio de trans­por­te usual en Je­ri­coa­coa­ra, ya que pue­den mo­vi­li­zar­se con ma­yor fa­ci­li­dad por la are­na.

Pe­dra Fu­ra­da. Des­de el cen­tro se pue­de lle­gar en una lar­ga pe­ro her­mo­sa ca­mi­na­ta; otra op­ción es ha­cer­lo en cua­tri­ci­clo o buggy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.