Ca­fé con ca­ra de Trump

Un em­pre­sa­rio en Ban­gla­desh, fa­ná­ti­co del pre­si­den­te de EEUU, abrió el ne­go­cio

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

Des­pués de pe­lear con las au­to­ri­da­des de Ban­gla­desh pa­ra con­ven­cer­los de que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos no te­nía na­da que ver con el ne­go­cio, un em­pre­sa­rio de­ci­dió usar el nom­bre de Do­nald Trump pa­ra dar gan­cho a su ca­fé en la ca­pi­tal de uno de los paí­ses con ma­yor po­bla­ción mu­sul­ma­na del mun­do.

For­mal­men­te abrió ha­ce más de dos me­ses aun­que Sai­ful Is­lam, su due­ño, afir­ma que aún tie­ne que ha­cer al­gu­nos arre­glos y pre­pa­rar­lo pa­ra una inau­gu­ra­ción a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas de es­te hom­bre, que se de­cla­ra se­gui­dor del po­lé­mi­co pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se en un país de 160 mi­llo­nes de per­so­nas, en un 90% mu­sul­ma­nas.

“To­da­vía me fal­tan al­gu­nos arre­glos; una vez los ter­mi­ne, voy a rei­nau­gu­rar­lo por to­do lo al­to. Voy a in­vi­tar a la em­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se”, di­jo Sai­ful.

Aún no hay mu­chas co­sas en el in­te­rior de es­te ca­fé de Dac­ca que lo con­vier­tan en un lu­gar es­té­ti­ca­men­te di­fe­ren­te, apar­te de una gran ima­gen de car­tón del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se en la puer­ta de en­tra­da pa­ra de­jar cla­ro que el vi­si­tan­te es­tá en­tran­do en te­rri­to­rio Trump.

Sai­ful Is­lam afir­ma que se ins- pi­ró en el Bell­vi­lle Ca­fe de Te­xas, cu­yo due­ño de­ci­dió re­nom­brar­lo co­mo Trump Ca­fe du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se.

“Yo tam­bién es­ta­ba bus­can­do un nom­bre. Cuan­do es­co­gí Trump Ca­fe mis ami­gos se rie­ron de mí, pe­ro es­ta­ba de­ci­di­do a em­pe­zar mi ne­go­cio con el nom­bre de Trump, al que con­si­de­ro un gran em­pre­sa­rio”, ex­pli­có Sai­ful.

Es­co­llos en el ca­mino

Pe­ro no fue fá­cil. Pri­me­ro tu­vo que con­ven­cer a las au­to­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas del país de que él era el ver­da­de­ro due­ño del ne­go­cio. “Tu­ve que con­ven­cer­los de que el pre­si­den­te Trump no tie­ne in­te­rés di­rec­to en Ban­gla­desh. Fi­nal­men­te me die­ron la li­cen­cia el 17 de enero, tres días an­tes de la asunción” pre­si­den­cial, in­di­có.

Den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to, ador­na­do con fo­tos del po­lé­mi­co em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se en las ven­ta­nas y en la puer­ta de la co­ci­na, se pue­de sa­bo­rear un cóc­tel Trump he­cho de ja­ra­be de fru­ti­lla, re­fres­co, ju­go de li­món y hie­lo.

Si uno tie­ne ham­bre pue­de de­can­tar­se por el sand­wich Trump Sub­way, de po­llo, re­po­llo co­lo­ra­do, za­naho­ria, pe­pino y cua­tro ti­pos de ma­yo­ne­sa. Pa­ra los ve­ge­ta­ria­nos, es­tá la en­sa­la­da de cas­ta­ñas de ca­jú Trump, y tam­bién hay un Chop suey Trump. La car­ta guar­da otro cóc­tel Trump, es­te de man­za­na ver­de sin al­cohol, cu­ya re­ce­ta Sai­ful ase­gu­ra que con­si­guió de un tío que tra­ba­jó en un res­tau­ran­te neo­yor­quino del hoy pre­si­den­te.

Con to­da es­ta ofer­ta, Sai­ful es­pe­ra con­ven­cer a sus clien­tes de que Trump no es un mal ti­po ni un an­ti­mu­sul­mán. “La prohi­bi­ción de via­je es pa­ra ciu­da­da­nos de paí­ses pro­ble­má­ti­cos y no creo que afec­te a los ban­gla­de­síes”, di­jo.

“Su pri­mer via­je ha si­do a un país mu­sul­mán, la gen­te aho­ra en­tien­de que no es mal ti­po”, aña­dió.

Sai­ful di­ce que ya es­tá dan­do un 10% de des­cuen­to a los es­tu­dian­tes, y tie­ne en vis­ta lan­zar un club de se­gui­do­res del lo­cal que se pue­dan be­ne­fi­ciar de otras ofer­tas.

Una ven­ta­ja que ya to­dos tie­nen por es­tar en el lo­cal es la del ac­ce­so a la red inalám­bri­ca “trump­ca­fe”, a la que, aun­que no se pue­de de­cir, se ac­ce­de con la cla­ve “ivan­ka­trump”.

Ab­du­llah-EFE A.

Tres jó­ve­nes ban­gla­de­síes co­men en el Trump Ca­fé de Dac­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.