Un pa­raí­so pa­ra la fo­to

En la fron­te­ra en­tre Ar­gen­ti­na y Bra­sil, las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú ofre­cen vis­tas sen­sa­cio­na­les, aun­que las mul­ti­tu­des im­pi­den que la ex­pe­rien­cia sea per­fec­ta

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente - MARTÍN TO­CAR mto­car@ob­ser­va­dor.com.uy

Ar­gen­ti­na y Bra­sil tie­nen mu­chas co­sas en co­mún, pe­ro tam­po­co se can­san de com­pe­tir en múl­ti­ples fren­tes. Al­go de eso se re­fle­ja en las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú, la úni­ca de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do que ofi­cia de fron­te­ra na­tu­ral.

Ubi­ca­das en el vér­ti­ce en­tre Ar­gen­ti­na y Bra­sil (por po­cos ki­ló­me­tros, Pa­ra­guay que­da afue­ra de la fies­ta), el ac­ce­so a los los pai­sa­jes se pue­de ha­cer por el la­do ar­gen­tino (Par­que Na­cio­nal Igua­zú) o el la­do bra­si­le­ño (Par­que Na­cio­nal do Iguaçu). Mien­tras que los ar­gen­ti­nos se pre­cian de te­ner la ma­yor can­ti­dad de sal­tos, los bra­si­le­ños res­pon­den que tie­nen los me­jo­res asien­tos pa­ra apre­ciar­lo. Des­de un la­do del río, el pai­sa­je en­tra por los ojos; del la­do de en­fren­te, se sien­te en to­do el cuer­po.

Agua Gran­de

Cuando los gua­ra­níes la de­no­mi­na­ron Igua­zú (“agua gran­de”) no se equi­vo­ca­ron. Si bien no es el sal­to de agua más pro­nun­cia­do –ese ré­cord lo os­ten­ta el Sal­to del Án­gel en Ve­ne­zue­la con 974 me­tros de caí­da, contra los me­nos de 100 me­tros de los sal­tos más gran­des de Igua­zú– sí son las más ex­ten­sas del pla­ne­ta, su­man­do 2,7 ki­ló­me­tros de sal­tos a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre los dos gi­gan­tes sud­ame­ri­ca­nos. Esa cor­ti­na de agua que pa­re­ce no ter­mi­nar ja­más es su prin­ci­pal atrac­ti­vo.

Son mul­ti­tud

Sal­tos de agua que no tie­nen fin, ani­ma­les sil­ves­tres co­rre­tean­do con li­ber­tad y un ar­coí­ris siem­pre pin­ta­do en el cie­lo. Las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú tie­nen to­do pa­ra con­for­mar un cóc­tel per­fec­to, pe­ro un pe­que­ño de­ta­lle les arrui­na el tra­go: es­tán lle­nas de hu­ma­nos.

Lo que po­dría ser un es­pa­cio idí­li­co pa­ra enamo­rar­se de la na­tu­ra­le­za aca­ba sien­do –por mo­men­tos– un au­tén­ti­co cal­va­rio, por­que ni bien uno quie­re per­fi­lar­se pa­ra ver cual­quie­ra de las más de 200 ca­ta­ra­tas que se abren an­te sus ojos, lo ro­dean pa­li­tos de sel­fis y co­dos que in­ten­tan ha­cer­se un lu­gar pa­ra ob­te­ner el me­jor en­cua­dre.

Es difícil en­con­trar un mo­men­to pa­ra sen­tar­se a no ha­cer na­da más que ver el agua caer. Los pa­sa- di­zos la­be­rín­ti­cos de las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú, ese vie­jo se­cre­to ocul­to en el me­dio de la sel­va que su­po ma­ra­vi­llar a los gua­ra­níes, tie­nen la den­si­dad hu­ma­na de los prin­ci­pa­les cen­tros ur­ba­nos de Chi­na.

Cla­ro que va­le la pe­na la vi­si­ta, pe­ro el pla­cer es in­com­ple­to. El pro­ble­ma de fon­do de las Ca­ta­ra­tas es la bre­cha en­tre lo que es y lo que po­dría ser. Po­dría ser el ver­da­de­ro pa­raí­so y no es más que un muy lin­do lu­gar que ocu­pa­rá al­gu­nas pá­gi­nas en el ál­bum fa­mi­liar o una fo­to en Ins­ta­gram.

G.POO CAA­MA­ÑO - FLICKR

D.WI­LLIAMS - FLICKR

Los tu­ris­tas se agol­pan fren­te a las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú pa­ra sa­car fo­tos del pai­sa­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.