Fon­ta­na di Tre­vi res­trin­gi­da

El re­co­no­ci­do mo­nu­men­to en Ro­ma co­men­zó un plan de prue­ba pa­ra evi­tar que los tu­ris­tas se ti­ren a la fuen­te o se sien­ten al­re­de­dor e im­pi­dan la cir­cu­la­ción

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

La fa­mo­sa Fon­ta­na de Tre­vi de Ro­ma pue­de ver­se des­de es­ta se­ma­na só­lo por un “re­co­rri­do obli­ga­to­rio” pa­ra im­pe­dir ac­tos van­dá­li­cos o de ma­la edu­ca­ción co­mo los úl­ti­mos epi­so­dios de per­so­nas que se ba­ñan, co­men en las es­ca­le­ras o se re­fres­can en sus aguas.

El Ayun­ta­mien­to de Ro­ma anun­ció el co­mien­zo de lo que de­no­mi­nó “re­co­rri­do obli­ga­to­rio”, aun­que en reali­dad so­la­men­te se co­men­zó a prohi­bir que los tu­ris­tas se sen­ta­ran en los ale­da­ños de la fuen­te. Las au­to­ri­da­des con­ti­nua­ron per­mi­tien­do que los tu­ris­tas per­ma­ne­cie­ran de pie de­lan­te y que se sa­ca­ran fo­tos mien­tras ti­ra­ban al agua la tra­di­cio­nal mo­ne­da.

Los en­car­ga­dos de vi­gi­lar el trán­si­to de los tu­ris­tas son vo­lun­ta­rios, en­tre ellos po­li­cías mu­ni­ci­pa­les ju­bi­la­dos, y la prue­ba du­ra­rá 80 días des­de las 9 a las 0 ho­ras.

Do­me­ni­co Vol­pe, uno de los po­li­cías re­ti­ra­dos, ex­pli­có que la me­di­da sir­ve pa­ra que los tu­ris­tas no “acam­pen” en la fuen­te, ni des­can­sen en los ban­cos de pie­dra que la ro­dean.

Los tu­ris­tas que se sien­tan al­re­de­dor de la fuen­te re­ci­ben la in­vi­ta­ción de los vo­lun­ta­rios a le­van­tar­se y, en ca­so de per­sis­tir en la in­frac­ción, re­ci­ben un agu­do pi­ti­do del sil­ba­to que los vo­lun­ta­rios lle­van col­ga­do al cue­llo.

Ma­le­ni, una tu­ris­ta es­pa­ño­la de vacaciones en Ro­ma con su es­po­so y sus tres hi­jos, se la­men­ta de que no ha­ya po­di­do sa­car­les una fo­to sen­ta­dos en la fuen­te, pe­ro cree que es­ta me­di­da es­tá ba­sa­da en la se­gu­ri­dad y la ve “bien”, por­que “si to­dos los que pa­san em­pie­zan a sen­tar­se con­ti­nua­men­te no se pue­de es­tar”.

La al­cal­de­sa de Ro­ma, Vir­gi­nia Rag­gi, con­fir­mó el pa­sa­do ma­yo la ne­ce­si­dad de or­ga­ni­zar un “re­co­rri­do obli­ga­to­rio” pa­ra los tu­ris­tas y evi­tar así que se de­ten­gan an­te la Fon­ta­na de Tre­vi.

Rag­gi ade­lan­tó que es­ta se­ría la so­lu­ción pa­ra aca­bar con los epi­so­dios de ba­ños o de los tu­ris­tas que re­fres­can los pies en la Fon­ta­na, cons­trui­da por Ni­co­la Sal­vi en­tre 1732 y 1762 y re­cien­te­men­te res­tau­ra­da.

El mi­nis­tro de Bie­nes Cul­tu­ra­les ita­liano, Da­rio Fran­ces­chi­ni, pi­dió ha­ce al­gu­nos me­ses a la al­cal­de­sa “po­ner un lí­mi­te al flu­jo de tu­ris­tas o una ba­rre­ra pa­ra evi­tar que sal­ta­sen a la fuen­te”, co­mo cuando ha­ce unas se­ma­nas dos hom­bres, en­tre ellos un es­pa­ñol, se des­nu­da­ron y na­da­ron en sus aguas.

Tam­bién re­cien­te­men­te se ha emi­ti­do una or­de­nan­za mu­ni­ci­pal que pre­vé mul­tas de has­ta 240 eu­ros (US$ 279) pa­ra aque­llas con­duc­tas “con­tra­rias a las re­glas del de­co­ro ur­bano” en 40 fuen­tes de la ca­pi­tal ita­lia­na.

A. DI MEO - EFE

Una tu­ris­ta se sa­ca una sel­fi fren­te al mo­nu­men­to ro­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.